Glosario de las síntesis

Ayuda Exportar a PDF Imprimir esta página 

Cláusula de defensa mutua

El Tratado de Lisboa refuerza la solidaridad entre los países de la Unión Europea (UE) frente a las amenazas exteriores introduciendo una cláusula de defensa mutua [artículo 42 (7) del Tratado de la Unión Europea]. Dicha cláusula prevé que, en caso de que un país de la UE sea objeto de un ataque armado en su territorio, los demás países de la UE le prestarán ayuda y asistencia por todos los medios de que dispongan, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas.

Esta obligación de defensa mutua vincula a todos los países de la UE. Sin embargo, no afecta a la neutralidad de ciertos países de la UE y está en consonancia con los compromisos de los países de la UE que son miembros de la OTAN.

La cláusula de solidaridad (artículo 222 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea), que establece la obligación que tienen los países de la UE de actuar conjuntamente cuando un país de la UE es objeto de un ataque terrorista o víctima de una catástrofe natural o de origen humano, completa esta disposición.