Glosario de las síntesis

Ayuda Exportar a PDF Imprimir esta página 

Concentración

Una «concentración» es la combinación jurídica de dos o varias empresas mediante fusión o adquisición. Si bien las operaciones de concentración pueden incidir positivamente en el mercado, también pueden limitar notablemente la competencia con la creación o consolidación de un operador dominante.

Para evitar el riesgo de posibles restricciones de la competencia, la Comisión Europea controla los proyectos de concentración dentro de la Unión Europea (UE) (es decir, las operaciones que rebasan las fronteras de un país de la UE y determinados umbrales de volumen de negocios en el plano mundial y de la UE) y está facultada para, en su caso, autorizarlos con condiciones o prohibirlos.

Para determinar la compatibilidad de una operación de concentración con el mercado interior, la Comisión tiene en cuenta, en cada caso, varios elementos como los conceptos de «dimensión de la UE», «posición dominante», «competencia efectiva» y «mercado afectado». La «posición dominante» es el criterio fundamental para analizar las concentraciones. Según este criterio, se considera que una o más empresas ocupan una posición dominante si tienen poder económico para influir en los parámetros de competencia, concretamente en los precios, la producción, la calidad de la producción, la distribución, la innovación, y para restringir notablemente la competencia.

Las normas de la UE sobre el control de las concentraciones se definen en el Reglamento (CE) n° 139/2004, que entró en vigor el 1 de mayo de 2004.