Glosario de las síntesis

Ayuda Exportar a PDF Imprimir esta página 

Seguridad alimentaria

La política de seguridad alimentaria de la UE fue reformada a principios de los años 2000 tras los diversos casos de crisis relacionados con alimentos destinados a consumo humano y para animales, como la encefalopatía espongiforme bovina (EEB).

La UE tiene como finalidad garantizar que:

  • los alimentos destinados a consumo humano y la alimentación animal sean seguros y nutritivos;
  • existan altos estándares de higiene y bienestar animal, así como de protección fitosanitaria (por ejemplo, un uso seguro de los pesticidas);
  • se proporcione información clara acerca del contenido (por ejemplo, aditivos o conservantes), el origen (trazabilidad) y el uso de los alimentos (por ejemplo, las dietas especiales).

La política de seguridad alimentaria de la UE se rige principalmente por los artículos 168 (Salud pública) y 169 (Protección de los consumidores) del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.

La legislación de la UE abarca toda la cadena alimentaria («de la granja a la mesa») y utiliza un enfoque integrado, en el que se abordan aspectos tan variopintos como el etiquetado, el envasado o la higiene.

Las decisiones sobre el terreno se basan en los dictámenes científicos independientes y sólidos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA). La Oficina Alimentaria y Veterinaria realiza inspecciones in situ tanto dentro como fuera de la UE.

Además, la UE cuenta con un sistema de alerta rápida (RASFF) para proteger a las personas frente a los alimentos no conformes.