Glosario de las síntesis

Ayuda Exportar a PDF Imprimir esta página 

Cooperación para el desarrollo

La cooperación para el desarrollo de la UE tiene su origen en la firma del Tratado de Roma en 1957. Los países y territorios de ultramar de los Estados miembros de entonces fueron los primeros beneficiarios. Con el paso de los años, se ha ido ampliando progresivamente el alcance de la cooperación para el desarrollo de la UE. Hoy en día, la UE es el mayor contribuyente del mundo y colabora con 160 países.

La cooperación para el desarrollo debe practicarse con arreglo a los principios y objetivos de la acción exterior de la UE. Su objetivo principal es reducir, y a largo plazo erradicar, la pobreza en el mundo mediante el fomento de un progreso económico, social y medioambiental sostenible de los países en desarrollo.

Los principios rectores de la acción exterior y la cooperación para el desarrollo europeas se enumeran en el artículo 21 del Tratado de la Unión Europea y en el artículo 208 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, respectivamente.

En los últimos años se han racionalizado los instrumentos de la UE para financiar la acción exterior. En el caso del periodo 2014-2020, la principal fuente de financiación disponible para el desarrollo proviene del Instrumento de Financiación de la Cooperación al Desarrollo (ICD) y el Instrumento Europeo de Vecindad (IEV), además del Fondo Europeo de Desarrollo (financiado por los Estados miembros pero no a partir del presupuesto de la UE).