Glosario de las síntesis

Ayuda Exportar a PDF Imprimir esta página 

Control de la aplicación del Derecho comunitario

El artículo 17 del Tratado de la Unión Europea (TUE) estipula que la Comisión Europea es la guardiana de los tratados de la Unión Europea (UE). Así, su tarea consiste en controlar la aplicación del Derecho primario y derivado, y garantizar su aplicación uniforme en toda la UE. Además, recoge información para supervisar su cumplimiento por parte de los países de la UE.

Cuando un país de la UE incumpla el Derecho comunitario, la Comisión le enviará una «carta de requerimiento formal», que permite que dicho país presente sus observaciones. Si la Comisión sigue pensando que persiste la violación de las normas de la UE, enviará un dictamen motivado al país de la UE en cuestión. En caso de que este dictamen no surta ningún efecto, la Comisión podrá llevar el caso ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea [en virtud del artículo 258 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE)].

Si el país de la UE no acata la sentencia, el Tribunal podrá imponer una multa al país en cuestión tras un segundo juicio [artículo 260(2) TFUE]. En determinados casos concretos, el Tribunal podrá imponer sanciones económicas al dictar la sentencia del primer juicio de acuerdo con el artículo 258 del TFUE [artículo 260(3) TFUE].

Además, toda persona o entidad podrá interponer un recurso ante la Comisión si una medida o práctica administrativa en un país de la UE parece violar las normas de la UE. Sin embargo, solamente la Comisión puede iniciar el procedimiento en virtud de los artículos 258 y 260 del TFUE.