Help Print this page 

Document 52016AE2508

Title and reference
Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la «Propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a las condiciones de entrada y residencia de nacionales de terceros países con fines de empleo de alta capacitación» [COM(2016) 378 final — 2016/0176 (COD)]

OJ C 75, 10.3.2017, p. 75–80 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)
Languages, formats and link to OJ
BG ES CS DA DE ET EL EN FR GA HR IT LV LT HU MT NL PL PT RO SK SL FI SV
HTML html BG html ES html CS html DA html DE html ET html EL html EN html FR html HR html IT html LV html LT html HU html MT html NL html PL html PT html RO html SK html SL html FI html SV
PDF pdf BG pdf ES pdf CS pdf DA pdf DE pdf ET pdf EL pdf EN pdf FR pdf HR pdf IT pdf LV pdf LT pdf HU pdf MT pdf NL pdf PL pdf PT pdf RO pdf SK pdf SL pdf FI pdf SV
Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal
 To see if this document has been published in an e-OJ with legal value, click on the icon above (For OJs published before 1st July 2013, only the paper version has legal value).
Multilingual display
Text

10.3.2017   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 75/75


Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la «Propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a las condiciones de entrada y residencia de nacionales de terceros países con fines de empleo de alta capacitación»

[COM(2016) 378 final — 2016/0176 (COD)]

(2017/C 075/14)

Ponente:

Peter CLEVER

Consulta

Parlamento Europeo, 4.7.2016

Fundamento jurídico

Artículo 304 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea

Consulta

Consejo de la Unión Europea, 20.7.2016

Fundamento jurídico

Artículo 304 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea

 

 

Sección competente

Empleo, Asuntos Sociales y Ciudadanía

Aprobado en sección

22.11.2016

Aprobado en el pleno

14.12.2016

Pleno n.o

521

Resultado de la votación

(a favor/en contra/abstenciones)

195/0/7

1.   Conclusiones y recomendaciones

1.1.

En un contexto de cambio demográfico, la UE depende también de la entrada de trabajadores altamente capacitados para garantizar el crecimiento y el bienestar. La activación del potencial existente en los mercados de trabajo nacionales —por muy importante que ello sea indudablemente en la política nacional— no es suficiente; lo que se requiere más bien es una estrategia europea común que se centre en captar especialistas, ya que, a escala mundial, Europa como entidad puede posicionarse mejor que los Estados miembros por separado.

1.2.

Una estrategia común encaminada a captar especialistas de terceros países debería concebirse como un todo coherente y cubrir la totalidad de los ámbitos relevantes, desde los primeros contactos con los especialistas interesados en inmigrar hasta la tramitación de los derechos de pensión. Asimismo, debería tomarse en consideración en primer lugar a los inmigrantes que han cursado una parte de sus estudios de enseñanza superior en el país de acogida. Habrá que tener en cuenta el impacto de la inmigración de trabajadores especializados en sus países de origen y apoyar a estos países para que sigan desarrollando sus sistemas educativos.

1.3.

Además, también es importante lograr el mayor consenso posible que permita que los Estados miembros se comprometan con esta estrategia y apliquen de forma coherente las medidas adoptadas a nivel de la UE. Para ello, habrá que prestar atención a una participación más estrecha de los interlocutores sociales nacionales y europeos. En la contratación de nacionales de terceros países deberán garantizarse la igualdad de trato y la no discriminación.

1.4.

Un elemento de actuación importante de una política de inmigración laboral coherente es la política de admisión. En este ámbito, unas normas comunes pueden facilitar el acceso a los mercados laborales europeos a los nacionales de terceros países pese a que, con todo, constituyen una intervención significativa en la soberanía nacional. De ahí que, en un principio, en el presente dictamen deban ponderarse las ventajas e inconvenientes de una mayor armonización. En las circunstancias actuales, una armonización plena de la política de admisión no parece ni útil ni necesaria.

1.5.

En su estado actual, la propuesta presentada por la Comisión Europea para revisar la «tarjeta azul» va demasiado lejos, ya que priva a los Estados miembros de la posibilidad de mantener vías de acceso para profesionales muy capacitados adaptadas a sus necesidades específicas. No obstante, es conveniente velar por que, en el futuro, la tarjeta azul se utilice en mayor medida para la admisión de profesionales altamente capacitados procedentes de terceros países en los países de la UE, puesto que puede constituir, al igual que la tarjeta verde estadounidense, una marca para que la Unión se presente como región de destino atractiva para una inmigración de trabajadores altamente capacitados.

1.6.

En líneas generales, cabe valorar positivamente la propuesta de la Comisión para revisar la tarjeta azul, ya que aumenta su atractivo como vía de entrada en la UE y, en especial, facilita claramente la movilidad de los titulares de la tarjeta azul dentro de la Unión. En este contexto, acoge muy favorablemente la mejora de las posibilidades para estancias por razones comerciales en otros Estados miembros de la UE.

1.7.

También las nuevas facilidades para la concesión de la tarjeta azul son correctas. Sin embargo, cabe cuestionar seriamente la reducción de los umbrales salariales. Unos umbrales por debajo de la media salarial nacional serán rechazados por las personas altamente cualificadas.

1.8.

Lo mismo sucede con la posibilidad facultativa de sustituir un título académico por la experiencia laboral correspondiente. En este caso, debería considerarse la posibilidad de reducir la experiencia laboral correspondiente necesaria de cinco a tres años y también sería razonable contar con indicaciones sobre los criterios según los cuales debe efectuarse la valoración.

2.   Contexto: la importancia de la inmigración laboral de profesionales altamente capacitados para la Unión Europea y la necesidad de una estrategia europea para captar especialistas

2.1.

La política de migración tiene diferentes objetivos. Uno es estabilizar la base de la mano de obra en los países más afectados por el cambio demográfico. Otro es la asunción de la responsabilidad social en el mundo en forma de acogida de refugiados. Habida cuenta de la multiplicidad de ángulos desde los que se puede abordar la cuestión, el presente dictamen se centrará en la inmigración de trabajadores especialistas altamente capacitados procedentes de terceros países.

2.2.

Sin inmigración de terceros países, el cambio demográfico supondrá en las próximas dos décadas una disminución considerable de la población en edad de trabajar en la Unión Europea. A la vez, el número de personas mayores crecerá notablemente. Esta evolución planteará grandes retos a la configuración de los presupuestos públicos, puesto que habrá menos contribuyentes (netos) para más beneficiarios (netos) de prestaciones estatales. Además, habrá escasez de mano de obra en el mercado de trabajo.

2.3.

Para poder controlar estos efectos negativos del cambio demográfico, en primer lugar deberá elevarse el potencial de mano de obra que exista en los Estados miembros de la UE. Para ello habrá que hacer grandes esfuerzos, en particular entre los grupos de personas socialmente desfavorecidas, para capacitarlas para el mercado laboral. También la movilidad dentro de la Unión Europea podrá contribuir a medio plazo a estabilizar la base de la mano de obra en los países más afectados por el cambio demográfico. Esta movilidad dentro de la UE aún no se utiliza en la medida en que sería jurídica y operativamente posible. Sin embargo, ambos factores, considerados en su conjunto, no serán suficientes. Esto deberá completarse con una estrategia específica a largo plazo encaminada a promover la inmigración legal de especialistas capacitados de terceros países.

2.4.

Actualmente, la situación imperante en el mercado de trabajo de los Estados miembros es muy dispar. Mientras que algunos países presentan escasez de especialistas; en otros, el desempleo es elevado, con la consecuencia de que también la demanda de mano de obra inmigrante y las oportunidades de integración para los inmigrantes de terceros países difieren sustancialmente. Por ello, las estrategias de inmigración deberán variar de un Estado miembro a otro.

2.5.

A la vez, se requiere una mayor cooperación para captar especialistas altamente capacitados para los mercados de trabajo europeos. A diferencia de los trabajadores poco capacitados, estas personas también cuentan con la posibilidad de emigrar a otros países, sobre todo a los países anglosajones, y son muy solicitados por estos, de modo que Europa compite en este ámbito. Solo un 31 % de los inmigrantes altamente capacitados de países que no pertenecen a la Unión y que emigran a la OCDE optan por un Estado miembro de la Unión. Uno de los principales obstáculos a la migración de trabajadores altamente capacitados hacia la UE es la falta de conocimiento de las distintas lenguas nacionales. Otro es que, en particular, con frecuencia no se suelen conocer bien muchos de los países más pequeños y, por ello, podrían percibirse de manera errónea como destinos poco atractivos.

2.6.

Habida cuenta de estas circunstancias, a la UE le compete un papel importante para aunar las actividades que los Estados miembros realizan para captar especialistas altamente capacitados de terceros países y, por consiguiente, hacerlas más eficaces, lo cual, en la competencia por captar especialistas con movilidad internacional, supone grandes ventajas si los Estados miembros se presentan conjuntamente como Europa. Para aumentar el atractivo de la UE como región objetivo para inmigrantes altamente capacitados de terceros países es necesario concebir una estrategia europea específica para captar especialistas, puesto que solo así la Unión podrá mantener y mejorar su nivel en la competencia mundial por conquistar personal altamente cualificado.

2.7.

El éxito de una estrategia europea encaminada a captar especialistas dependerá fundamentalmente de la medida en que esta contemple las circunstancias específicas nacionales y en que los Estados miembros se identifiquen con ella. Por ello, adoptando las medidas pertinentes, deberá aspirarse, en principio, a alcanzar un consenso lo más amplio posible, incluso respecto al marco jurídico que se requerirá para regular la inmigración de especialistas.

3.   Elementos de una estrategia europea para captar especialistas

3.1.

En el marco de una estrategia común con el objetivo de fomentar la inmigración legal de trabajadores altamente capacitados deberán concebirse medidas a escala europea para establecer contacto y gestionar la colocación de especialistas de terceros países. En este sentido, parece muy prometedor crear un banco de datos de talentos europeo en el que, de forma similar al EURES, especialistas de terceros países interesados en inmigrar puedan registrarse con sus cualificaciones y en la que los empleadores interesados puedan contactar con ellos directamente. Otros elementos de una estrategia europea encaminada a captar especialistas deberían ser la facilitación de oferta informativa sobre la Unión, las respectivas disposiciones de inmigración y la situación del mercado de trabajo en los Estados miembros. A ello deberían añadirse un marco apropiado para la movilidad de los profesionales procedentes de terceros países dentro de la UE, un procedimiento armonizado de reconocimiento de las cualificaciones de terceros países y el establecimiento de una cultura europea de bienvenida, que contrarreste el resentimiento de la población local hacia los inmigrantes. Este marco debería desarrollarse con la participación de los interlocutores sociales nacionales y europeos.

3.2.

Deberá incluirse una estrategia encaminada a promover la inmigración legal de especialistas capacitados de terceros países que tenga en cuenta no solo a las personas que ya llegan completamente formadas a los Estados miembros de la UE sino también a las personas que han cursado parte o la totalidad de sus estudios en el territorio europeo. En este contexto, se valoran muy positivamente las facilidades que se han introducido en la nueva Directiva (UE) 2016/801 relativa a los requisitos de entrada y residencia de los nacionales de terceros países con fines de investigación y estudios sobre la posibilidad de que los estudiantes trabajen durante sus estudios y la posibilidad de que, al final de sus estudios, los interesados puedan permanecer en el país por lo menos nueve meses para buscar trabajo. Esto debe ir acompañado de una oferta de información específica y asesoramiento para las universidades que informan a los estudiantes de terceros países sobre sus perspectivas en el mercado de trabajo de la UE.

3.3.

Los nacionales de terceros países admitidos legalmente en la UE no deben ser discriminados. En particular, deberán tener una retribución como la que sea habitual para la población local y recibir el mismo trato en cuanto a las condiciones de trabajo.

3.4.

Respecto al contacto con especialistas plenamente formados, deberá procederse con mucha cautela, ya que, en muchos de los países de origen potenciales hay también escasez de especialistas con buenas cualificaciones. En esos países hay que evitar una fuga de cerebros. Sin embargo, la inmigración temporal de trabajadores capacitados en el marco de la «circulación de cerebros» puede contribuir al desarrollo económico de los terceros países. En ese caso, deberá velarse por que el retorno temporal al país de origen no entrañe la extinción automática del permiso de trabajo existente en el Estado miembro de la UE de que se trate. En cualquier caso, una estrategia específica encaminada a captar especialistas de países poco desarrollados debería ir acompañada de medidas de política de cooperación al desarrollo para ayudar, entre otros, a los países de origen a desarrollar sus sistemas educativos. Esta política de desarrollo deberá orientarse en interés de los países de origen y no puede tener por objetivo incrementar el potencial futuro de contratación de profesionales cualificados procedentes de estos países.

3.5.

Para frenar la inmigración ilegal, la UE tiene previsto celebrar nuevas asociaciones de migración específicas con importantes países de origen y de tránsito. Estas asociaciones deberán servir también para promover la migración legal. Hasta ahora prácticamente no se ha hecho uso de este tipo de asociaciones de migración. Para ello, pueden acordarse medidas específicas encaminadas a formar especialistas en los países asociados y a simplificar la inmigración a Europa (dado el caso, mediante cupos). Así es como también puede contrarrestarse la migración ilegal, ya que de esta forma se ofrece una alternativa legal a muchos interesados en inmigrar, que, por lo general, presupone más inversiones en educación, y esto, a su vez, puede incidir positivamente en el nivel de formación de los países de origen.

4.   Necesidad y límites de una política de admisión unificada

4.1.

La política de admisión es una parte importante de una estrategia de captación de especialistas. No solo regula el acceso para ciudadanos de terceros países al mercado de trabajo del respectivo Estado miembro, sino que también regula hasta qué punto podrán circular dentro de la UE y traer consigo a sus familiares o hacerlos venir. Estas cuestiones también revisten una gran importancia para atraer especialistas de terceros países a la Unión.

4.2.

La adopción de normas uniformes con validez en toda la UE para la concesión de permisos de residencia constituye con todo una fuerte intervención en la soberanía nacional. De ello se deduce que cuanto más se armonicen los marcos normativos nacionales sobre los permisos de residencia y cuanto menor sea el margen de apreciación del que disponen los Estados miembros, más intensamente se percibirá como intervención. Por eso, antes de decidir sobre unos criterios uniformes de admisión deberán ponderarse a fondo las ventajas de adoptar normas a escala de la Unión y las disparidades que existen entre las necesidades y los intereses nacionales.

4.3.

Las necesidades de trabajadores de terceros países varían mucho de un Estado miembro a otro. Por ello, el artículo 79 del TFUE permite acertadamente que a escala de la Unión se desarrolle una política de inmigración común, pero no anula el derecho de los Estados miembros a establecer una política de admisión nacional. En efecto, los criterios de admisión nacionales aplicables a la migración por razones de trabajo procedente de terceros países tienen en cuenta mejor, por lo general, las particularidades de los mercados de trabajo nacionales. Los análisis de la situación del mercado laboral también pueden ser importantes para orientar la inmigración de población activa y deberían seguir dejándose a la discreción de los Estados miembros.

4.4.

No obstante, un marco común es absolutamente necesario, puesto que las economías de los Estados miembros están estrechamente interrelacionadas debido al mercado interior europeo. Por ejemplo, muchas empresas poseen centros de producción en varios países de la Unión y comercializan en toda la UE sus productos y servicios. Por lo tanto, también es frecuente que las empresas se vean obligadas a contratar empleados de terceros países con cualificaciones especiales por períodos breves en diferentes países. Si estas no entran dentro del ámbito de aplicación de la Directiva sobre los traslados dentro de una misma empresa, la contratación de ciudadanos de terceros países se complica si el permiso de residencia correspondiente no da derecho a trabajar en otro país de la Unión. También se plantean problemas similares para los inmigrantes que se instalan como autónomos en un país de la Unión y quieren o tienen que operar con su empresa en varios Estados de la UE. Es fundamental atender a esta necesidad de movilidad de los ciudadanos altamente capacitados de terceros país.

5.   Experiencias con la tarjeta azul de la UE y necesidad de introducir reformas

5.1.

Junto con otros instrumentos, la tarjeta azul de la UE es un componente importante de una estrategia común para captar especialistas altamente capacitados. Ofrece un gran potencial para captar especialistas de terceros países, puesto que puede constituir, al igual que la tarjeta verde estadounidense, un instrumento de mercadotecnia para que la Unión se presente como región de inmigración. Además, simplifica a los profesionales altamente capacitados interesados en inmigrar la posibilidad de valorar sus oportunidades de acceso a los mercados de trabajo europeos, puesto que en todos los Estados miembros se aplican, al menos en cuanto a su estructura, los mismos criterios. De esta forma, también puede fomentar la inmigración a la Unión.

5.2.

No obstante, el éxito de la tarjeta azul varía de un Estado miembro a otro. Mientras que en un país como Alemania es un importante componente de la estrategia para captar especialistas, otros la utilizan poco o prácticamente nada y siguen apostando esencialmente por los permisos de residencia nacionales. En 2015 en Alemania se expidieron 14 600 tarjetas azules de las primeras 16 800 tarjetas concedidas, lo que representa casi el 90 %. En ningún otro Estado miembro de la Unión este número superó las 1 000. En una serie de países de la Unión se emitieron, incluso, menos de veinte tarjetas azules. Entre estos países figuran también Estados miembros con una situación de mercado de trabajo comparativamente buena como los Países Bajos y Suecia.

5.3.

Esto significa que muchos Estados miembros no utilizan la tarjeta azul de la UE como instrumento estratégico para captar especialistas altamente capacitados de terceros países. Por consiguiente, los especialistas procedentes de terceros países interesados en inmigrar tampoco perciben, en general, la tarjeta azul de la UE como una marca de la política de inmigración común de la Unión y la tarjeta tampoco puede desplegar plenamente su potencial. Ante esta situación, la Comisión ha presentado una propuesta de reforma de la tarjeta azul de la UE.

5.4.

En líneas generales, cabe valorar positivamente la propuesta de la Comisión para revisar la tarjeta azul, dado que se fija como objetivo abordar ámbitos temáticos importantes como la interacción con otros permisos de residencia nacionales, la movilidad de los especialistas de terceros países dentro de la Unión y los criterios de concesión simplificados, y ofrecer soluciones. No obstante, es conveniente introducir algunas correcciones importantes.

5.5.

La propuesta de la Comisión prevé que no se conceda otro permiso de residencia más que la tarjeta azul de la UE a los trabajadores extranjeros altamente capacitados procedentes de terceros países. Quedarían exceptuados solamente los grupos profesionales especiales como los trabajadores autónomos y los científicos. La rigidez hace que los Estados miembros tengan dificultades a la hora de definir su política de inmigración en función de sus necesidades de especialistas y de responder específicamente a situaciones de escasez de mano de obra especiales. Por lo tanto, no es apropiado prohibir estrictamente otras vías de acceso a los trabajadores por cuenta ajena altamente capacitados, sino que debería dejarse a los Estados miembros la posibilidad de seguir manteniendo sus sistemas nacionales.

5.6.

No obstante, la tarjeta azul de la UE deberá estar más integrada en las políticas de admisión de los Estados miembros. Para ello, debería incorporarse en los considerandos de la Directiva una pasaje en el que se instara a los Estados miembros a dar preferencia a la concesión de una tarjeta azul sobre los permisos de residencia nacionales, cuando el solicitante correspondiente cumpla los criterios que se aplican a la concesión de esta tarjeta. De esta forma, los márgenes de maniobra nacionales no se verán tan limitados como en el caso de una prohibición de otros permisos. Asimismo, cabe señalar que el éxito de la tarjeta azul de la UE no se alcanzará solo incluyendo las regulaciones pertinentes en la Directiva de la Unión sino que para ello será también necesario que los Estados miembros se identifiquen plenamente con la tarjeta azul de la UE. La tarjeta solo podrá tener éxito cuando los Estados miembros reconozcan el valor añadido que aporta la tarjeta azul.

5.7.

Es razonable reducir los límites salariales; no obstante, la propuesta de la Comisión va demasiado lejos.

5.7.1.

Los umbrales salariales actuales de un mínimo de 1,5 veces el salario anual bruto medio o 1,2 veces en profesiones con vacantes difíciles de cubrir pueden ser un obstáculo en determinados Estados miembros, sobre todo, para quienes ingresan en el mercado laboral. Por eso, reducir estos umbrales puede ser un paso correcto, al que, no obstante, se oponen los sindicatos. En opinión del CESE, es preciso garantizar que los trabajadores altamente capacitados que ingresan en el mercado laboral no reciban en ningún caso una remuneración inferior al salario medio. El umbral de 0,8 veces que plantea la propuesta de la Comisión es demasiado bajo.

5.7.2.

Esta apreciación se basa en el hecho de que en el cálculo del salario bruto medio entran todos los trabajadores y que los trabajadores altamente cualificados, incluso como principiantes que se presentan para un empleo adecuado a sus cualificaciones, deberían poder aspirar, por regla general, a salarios que superen la media. Si en un Estado miembro hay escasez de especialistas, es razonable fijar límites de salarios comparativamente más bajos para la concesión de la tarjeta azul de la UE; no obstante, si el desempleo de la población activa cualificada es elevado, por regla general, convendrá fijar límites más altos. Además, no se debería dar lugar a la impresión de que la tarjeta azul de la UE sirve para traer mano de obra «barata» a la Unión. Esta situación también podría empañar la posible aceptación de la reglamentación.

5.7.3.

Asimismo, cabe observar que la Directiva sigue regulando con poca claridad cómo calcular el salario medio de referencia, lo que puede tener una incidencia importante en los umbrales salariales que se consideren finalmente válidos.

5.8.

Se acogen con satisfacción las nuevas facilidades previstas para la concesión de la tarjeta azul de la UE.

5.8.1.

Es un paso correcto la propuesta de la Comisión de reducir de 12 a 6 meses el plazo de vigencia mínimo del contrato de trabajo que deberá presentarse para obtener la tarjeta azul de la UE, puesto que para los empleadores que no están seguros de las capacidades efectivas de un trabajador altamente capacitado procedente de un tercer país es más simple la contratación y, por ende, la inmigración.

5.8.2.

También se valora positivamente la posibilidad que sigue vigente de sustituir un título académico por la experiencia laboral correspondiente, lo que no obstante debería seguir siendo facultativo. También, debería considerarse la posibilidad de reducir la experiencia laboral comparable necesaria de cinco a tres años. En este sentido, también es razonable contar con indicaciones sobre los criterios según los cuales debe efectuarse la valoración para que su interpretación no difiera demasiado de un Estado miembro a otro.

5.8.3.

Es razonable abrir la tarjeta azul de la UE a los ciudadanos de terceros países beneficiarios de protección que cumplan los requisitos de una inmigración cualificada, pues debe simplificarse el acceso al mercado de trabajo a los refugiados con buenas cualificaciones.

5.9.

Las nuevas regulaciones sobre movilidad de titulares de la tarjeta azul dentro de la UE son un paso importante.

5.9.1.

Cuando se requiera, también podría emplearse por un breve período de tiempo a personas altamente capacitadas en otros Estados miembros. Por ello, la propuesta de la Comisión de regular claramente las estancias por razones comerciales en otros Estados miembros constituye un paso importante en la dirección correcta. Debería volverse a debatir con profesionales la duración máxima propuesta de 90 días dentro de un período de 180 días.

5.9.2.

La posibilidad de solicitar una tarjeta azul un año más tarde en otro Estado miembro de la Unión sin tener que volver a pasar por un examen en profundidad de las cualificaciones es un paso positivo para fomentar la movilidad dentro de la UE.

6.   La política de integración, componente importante de la estrategia europea encaminada a captar especialistas

6.1.

Para garantizar la oferta de especialistas en Europa, habida cuenta del cambio demográfico, no basta con captar suficientes especialistas de terceros países para que inmigren. Más bien, hay que ofrecerles también buenas perspectivas de integración para que puedan desarrollar plenamente su potencial en los mercados de trabajo europeos y decidirse igualmente por permanecer a largo plazo en Europa. Por este motivo, se acoge con satisfacción el plan de acción para la integración propuesto por la Comisión, también en lo que respecta a la migración por razones de trabajo.

6.2.

Cualquier modalidad de inmigración deseada constituye también la expresión del rechazo del racismo y la xenofobia. Ello está plenamente en consonancia con los valores de la UE y representa un principio rector de actuación para la política y la sociedad.

6.3.

Se considera muy positivo que el plan de integración ya contemple el tiempo previo a la llegada a Europa, puesto que se sientan importantes bases para que la integración comience a tener éxito ya antes de arribar al país de destino, sobre todo, en lo concerniente al aprendizaje del idioma. Los cursos de idiomas y otras ofertas de formación encaminadas a una potencial inmigración a la UE, al mejorar las perspectivas de carrera en la Unión logran aumentar el atractivo de la UE como destino para los participantes en la formación procedentes de terceros países. También puedes contribuir directamente a fomentar la captación de especialistas capacitados de terceros países.

6.4.

Aun cuando el plan de integración contenga algunas medidas destinadas a los profesionales altamente capacitados, como una cooperación más estrecha en materia de reconocimiento de titulaciones extranjeras, en esencia, está orientado a otros grupos de inmigrantes que requieren más apoyo. Esto también es acertado. No obstante, una estrategia común encaminada a captar especialistas de terceros países debería aunar las ofertas de integración específicas para profesionales altamente capacitados, además del plan de integración existente. En este contexto, nos remitimos también a las recomendaciones formuladas por el Foro Europeo de la Migración en abril de 2016.

Bruselas, 14 de diciembre de 2016.

El Presidente del Comité Económico y Social Europeo

Georges DASSIS


Top