Help Print this page 
Title and reference
Acuerdo de asociación entre la CE y Chile

Summaries of EU legislation: direct access to the main summaries page.
Languages and formats available
BG ES CS DA DE ET EL EN FR GA HR IT LV LT HU MT NL PL PT RO SK SL FI SV
HTML html ES html DE html EN html FR
Multilingual display
Text

Acuerdo de asociación entre la CE y Chile

Este Acuerdo establece una asociación política y económica que abarca el sector comercial, financiero, científico, técnico, social y cultural, así como la cooperación. Así pues, contempla la intensificación del diálogo político, la consolidación de la cooperación, una mayor participación en los programas marco y el desarrollo y la diversificación de las relaciones comerciales bilaterales.

ACTOS

Acuerdo por el que se establece una asociación entre la Comunidad Europea y sus Estados miembros, por una parte, y la República de Chile, por otra - Acta final [Véanse los actos modificativos].

Decisión 2002/979/CE del Consejo de 18 de noviembre de 2002 relativa a la firma y a la aplicación provisional de determinadas disposiciones del Acuerdo por el que se establece una asociación entre la Comunidad Europea y sus Estados miembros, por una parte, y la República de Chile, por otra.

SÍNTESIS

Este Acuerdo, que tiene por objeto establecer una asociación política y económica, abarca una amplio abanico de sectores. Aunque el Acuerdo se firmó el 18 de noviembre de 2002 y entró en vigor el 1 de marzo de 2005.

El Acuerdo instituye, a efectos de la coordinación de su aplicación, un consejo de asociación asistido por un comité de asociación. Se crea además un comité de asociación parlamentario para fomentar el diálogo entre los miembros del Parlamento Europeo y los del Congreso nacional chileno. Por último, un comité consultivo paritario debe asistir al consejo de asociación a la hora de fomentar el diálogo y la cooperación en el sector económico y social. La sociedad civil debe reforzar también su participación.

Los tres pilares del Acuerdo son el diálogo político, la cooperación y el comercio.

DIÁLOGO POLÍTICO

Este capítulo tiene por objeto fomentar y defender los valores democráticos a través de reuniones periódicas a distintos niveles. Las Partes procuran además coordinar sus posiciones respectivas y adoptar iniciativas conjuntas en los foros internacionales con el fin de cooperar en el ámbito de la política extranjera y de seguridad. Este diálogo tiene también como objetivo la cooperación contra el terrorismo.

COOPERACIÓN

Esta cooperación tiene como objetivo reforzar la capacidad institucional, fomentar el desarrollo social, favorecer la sinergia en el sector de la producción e incrementar las actividades de cooperación.

Cooperación económica

La cooperación económica se desarrolla en distintos ámbitos del sector comercial, tales como la cooperación en materia de normas, reglamentaciones técnicas, procedimientos de evaluación de la conformidad, cooperación aduanera, cooperación en el sector agrícola y rural, medidas sanitarias y fitosanitarias, pesca y estadísticas.

Se prevé además el desarrollo de la cooperación económica en otros sectores:

  • cooperación industrial: deberá desarrollarse a través de contactos, un diálogo reforzado, proyectos de cooperación industrial y el desarrollo de la innovación, la diversificación y la calidad de los productos;
  • cooperación destinada a fomentar el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas;
  • cooperación en el sector de los servicios, el medio ambiente, la energía, los transportes, el turismo y la minería;
  • el fomento de la inversión;
  • la protección de los consumidores y la protección de los datos;
  • el diálogo macroeconómico;
  • los derechos de propiedad intelectual;
  • la contratación pública y, concretamente, la prestación de asistencia técnica.

Ciencias, tecnología y sociedad de la información

La cooperación en este ámbito se centra en el diálogo, el intercambio de información, el fomento de los intercambios, la formación, los proyectos conjuntos y la intensificación de las intervenciones, entre otras cosas.

Cultura, educación y sector audiovisual

El apoyo notable a todos los niveles de enseñanza y el acceso a la educación de los colectivos vulnerables y desfavorecidos o de los minusválidos constituyen los objetivos de la cooperación en el sector de la educación y la formación. Es conveniente la aplicación de programas de formación en el sector audiovisual y, por otro lado, el intercambio de información desempeña una función clave en el marco de la cooperación cultural. Se fomentan las actividades comunes en el sector de la prensa, el cine y la televisión, así como los intercambios de jóvenes.

Administración y cooperación interinstitutional

El objetivo es modernizar y descentralizar la administración a través de la asistencia técnica, los intercambios de información, la transferencia de conocimientos, los estudios y la formación. Estos medios resultan también indispensables a la hora de fomentar una cooperación más estrecha entre las instituciones.

Cooperación en el ámbito social

La cooperación en el ámbito social tiene como objetivo fomentar la participación de los interlocutores sociales e impedir el trato discriminatorio de los ciudadanos de una de las Partes que residan legalmente en el territorio de la otra Parte. Se da prioridad a las medidas destinadas a fomentar el desarrollo humano, promover el papel de la mujer, modernizar las relaciones entre sindicatos y patronal, implantar un sistema sanitario eficaz y potenciar la creación de puestos de trabajo, entre otras medidas. Además, la cooperación en cuestiones relativas al género debe poner al alcance de todas las mujeres los recursos necesarios para el pleno ejercicio de sus derechos fundamentales.

Otros ámbitos de cooperación

Cada una de las Partes debe readmitir a sus ciudadanos que se encuentren ilegalmente en el territorio de la otra Parte a petición de ésta y sin más trámites. A tal fin, las Partes acuerdan celebrar a petición de una de ellas un acuerdo que especifique las obligaciones concretas en materia de readmisión.

La lucha contra la droga y la delincuencia organizada constituyen otros ámbitos de cooperación. Se trata de prevenir y reducir la producción, el comercio, el consumo ilícito y el blanqueo de los beneficios generados por el tráfico de droga, así como luchar contra la delincuencia organizada que lleva a cabo dicho tráfico.

Disposiciones generales

Esta parte del Acuerdo refuerza el papel de la sociedad civil en la cooperación. Además, deben fomentarse la cooperación y la integración regionales con el fin de desarrollar una cooperación activa y recíproca de ambas Partes con Mercosur. Debe reforzarse también la cooperación internacional, así como la cooperación con otros países de Latinoamérica y el Caribe.

COMERCIO Y CUESTIONES COMERCIALES AFINES

Las disposiciones sobre el comercio y las cuestiones comerciales afines recogidas en la parte IV del Acuerdo llevan vigentes desde el 1 de febrero de 2003 y tienen los siguientes objetivos:

  • la liberalización progresiva y recíproca del comercio de mercancías ;
  • la facilitación del comercio de mercancías ;
  • la liberalización recíproca del comercio de servicios ;
  • la mejora del entorno relativo a la inversión ;
  • la liberalización de los pagos por cuenta corriente y de la circulación de capitales ;
  • la apertura efectiva y recíproca de los mercados de contratos públicos ;
  • la protección de los derechos de propiedad intelectual ;
  • la implantación de un mecanismo de cooperación en materia de competencia ;
  • la implantación de un mecanismo de cooperación eficaz de solución de diferencias.

Libre circulación de mercancías

El Acuerdo asienta los fundamentos necesarios para la liberalización progresiva de la circulación de mercancías. Deben suprimirse los derechos de aduana aplicables a la importación de productos originarios de ambas Partes y a la exportación de todos los productos. El Acuerdo establece distintos períodos de reducción progresiva hasta la supresión total de los derechos de aduana aplicables a la importación de productos originarios de ambas Partes. Esta liberalización progresiva y recíproca aplicable a los productos industriales, el pescado, los productos de la pesca y los productos agrícolas transformados debe realizarse a lo largo de un período máximo de 10 años.

Al final del período transitorio, la liberalización cubrirá el 97,1 % de los intercambios comerciales bilaterales y, por sectores, el 100 % del comercio industrial, el 80,9 % del comercio agrícola y el 90,8 % del comercio de la pesca.

En cuanto a los productos agrícolas, existe una cláusula de emergencia en caso de que las cantidades importadas puedan ocasionar perturbaciones en el mercado de productos similares en el país importador. Todos estos productos se benefician también de una cláusula evolutiva que permite a ambas Partes acordar otras condiciones con vistas a una mayor liberalización de los intercambios comerciales.

Los obstáculos no arancelarios constituyen otro de los temas tratados en el Acuerdo. Éste prohíbe las restricciones cuantitativas y la imposición de cargas interiores diferentes a los productos importados. También establece medidas antidumping y compensatorias, de conformidad con los acuerdos pertinentes de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Los intercambios de información, la aplicación de normas, la simplificación y la cooperación son convenientes asimismo para reducir los obstáculos no arancelarios en el sector de las aduanas. Se crea además un comité especial sobre cooperación aduanera y normas de origen con el fin de garantizar el seguimiento de la aplicación del acuerdo, establecer un foro de consulta y desarrollar la cooperación.

La cooperación administrativa es otro aspecto fundamental para prevenir las irregularidades y el fraude a la hora de aplicar este trato preferente. Además, debe intensificarse la cooperación bilateral con vistas a una aplicación más adecuada de las normas, reglamentaciones técnicas y procedimientos de evaluación de la conformidad que permita facilitar el acceso a los mercados respectivos. En este contexto, se crea un comité encargado de vigilar el proceso.

Se tienen también en cuenta las medidas sanitarias y fitosanitarias para proteger la salud. El anexo IV recoge un acuerdo en este ámbito y se crea un comité específico. Dicho acuerdo facilita el comercio de animales, productos de origen animal y vegetales protegiendo al mismo tiempo la salud pública, animal y vegetal. Establece asimismo una cooperación en materia de elaboración de normas relativas al bienestar de los animales.

Los acuerdos anejos al texto (anexos V y VI) establecen una serie de disposiciones específicas relativas al vino y las bebidas espirituosas. Dicho acuerdo garantiza la protección recíproca de las denominaciones protegidas y, en el caso de los vinos, de las prácticas enológicas admitidas recíprocamente.

Las excepciones a la libre circulación de mercancías incluyen tres cláusulas :

  • una cláusula de excepción general aplicable a la protección de la moralidad pública, la salud, la vida y el patrimonio nacional, la observancia de las leyes, el comercio de oro o plata, la conservación de los recursos naturales no renovables y los artículos fabricados en las cárceles ;
  • una cláusula de salvaguardia que permite aplicar medidas ya previstas a tal efecto por el acuerdo general sobre comercio (GATT) y la OMC ;
  • una cláusula de escasez para evitar situaciones de escasez.

Comercio de servicios y derecho de establecimiento

Al contrario de lo que ocurre con la parte dedicada a las mercancías, esta parte sobre los servicios y el derecho de establecimiento no ha entrado aún en vigor. Tiene como objetivo la liberalización por las Partes de su comercio recíproco de servicios de conformidad con el texto del Acuerdo y el artículo V del GATS, a excepción de los servicios audiovisuales, de transporte aéreo y de cabotaje marítimo. Los servicios financieros cuentan con disposiciones propias (véase más adelante).

El texto puntualiza que las medidas que una de las Partes no mantenga o adopte se definen como «limitaciones». Además, el anexo VII recoge los compromisos específicos que constituyen el mínimo común denominador. El trato no puede ser en ningún caso menos favorable que el que cada una de las Partes dispense a sus propios servicios similares (trato nacional). Se exigen objetividad y transparencia a la hora de establecer la reglamentación interna y las Partes se comprometen a responder en un plazo razonable a las preguntas relativas al reconocimiento mutuo.

Este capítulo sobre servicios recoge una serie de especificaciones relativas al transporte marítimo internacional y a los servicios de telecomunicaciones.

El anexo VII recoge los compromisos específicos relativos a los servicios financieros. Se supone que las Partes deben concederse mutuamente el trato nacional y las medidas que no se adopten se consideran asimismo como limitaciones. La reglamentación aplicable en este sector ha de ser eficaz y transparente. Todas las medidas de aplicación general deben ser notificadas a los interesados, en la medida de lo posible. Pueden contemplarse excepciones cautelares a fin de proteger determinadas categorías de personas, mantener la seguridad o garantizar la integridad y estabilidad del sistema financiero. Las Partes tienen la obligación de responder a las consultas recíprocas y, por otro lado, habrá un comité encargado de velar por la aplicación de estas disposiciones.

Las disposiciones relativas al derecho de establecimiento se aplican a todos los sectores excepto al de los servicios, incluido el sector de los servicios financieros. Se mantienen el trato nacional y el derecho de reglamentación de cada una de las Partes. Éstas afirman su voluntad de reexaminar el marco jurídico de las inversiones y los flujos de inversión con vistas a su progresiva liberalización.

Este título relativo al comercio de servicios y al derecho de establecimiento recoge las excepciones que figuran en la cláusula de derogación general del título sobre la libre circulación de mercancías, a excepción de las disposiciones sobre el oro y la plata.

Contratación pública

Las Partes han de velar por la apertura efectiva y recíproca de sus mercados de contratos públicos. Así pues, el Acuerdo examina las definiciones, las normas de evaluación de los contratos públicos, los procedimientos de adjudicación, la calificación de los proveedores, la publicación de anuncios, los plazos, las especificaciones técnicas, la adjudicación de los contratos y todo cuanto resulta necesario para contribuir a esta apertura. También se deben aplicar en este ámbito el trato nacional, la no discriminación y la transparencia. Quedan prohibidas las operaciones de compensación y las preferencias nacionales. Este título recoge las excepciones aplicables al derecho de establecimiento, además de la protección de los bienes y servicios de las personas minusválidas, de instituciones de beneficencia o del trabajo penitenciario.

Pagos por cuenta corriente, propiedad intelectual, competencia y solución de diferencias

La parte comercial de este acuerdo examina también las disposiciones destinadas a:

  • lograr la liberalización de los pagos por cuenta corriente y de la circulación de capitales;
  • acordar y garantizar una protección adecuada y eficaz de los derechos de propiedad intelectual;
  • evitar que los beneficios del proceso de liberalización de los intercambios comerciales puedan verse reducidos o anulados por prácticas contrarias a la competencia;
  • prevenir y resolver las diferencias entre las Partes relativas a la aplicación de esta parte del Acuerdo.

La transparencia constituye otro de los puntos clave del Acuerdo. Así pues, las Partes se comprometen a cooperar en este sentido a través de contactos e intercambios de información. Se crea el comité de asociación encargado de supervisar la aplicación de las disposiciones comerciales.

Se mencionan por último algunas excepciones en el sector comercial tales como la seguridad nacional, los problemas relativos a la balanza de pagos y la fiscalidad.

Referencias

Acto

Entrada en vigor

Transposición en los Estados miembros

Diario Oficial

Acuerdo de asociación CE-Chile

Parcialmente vigente desde el 1.2.2003

-

DO L 352 de 30.12.2002

Decisión 2002/979/CE

1.2.2003

-

DO L 352 de 30.12.2002

Acto(s) modificativo(s)

Entrada en vigor

Incorporación al Derecho nacional de los Estados miembros

Diario Oficial

Decisión 2005/106/CE

-

-

DO L 38 de 10.2.2005

ACTOS CONEXOS

ACUERDOS SECTORIALES

Acuerdo de cooperación científica y tecnológica entre la Comunidad Europea y la República de Chile [Diario Oficial L 199 de 7.8.2003]. El Acuerdo establece el marco jurídico necesario para fomentar la cooperación entre ambas Partes en materia de investigación y de desarrollo tecnológico en sectores de interés común. Este Acuerdo se deriva de la Decisión 2003/589/CE del Consejo, de 21 de julio de 2003.

Acuerdo entre la Comunidad Europea y la República de Chile relativo a los precursores y a las sustancias químicas utilizados frecuentemente para la fabricación ilícita de estupefacientes o de sustancias psicotrópicas [Diario Oficial L 336 de 11.12.1998].

Este proyecto de Acuerdo tiene como objetivo implantar mecanismos de asistencia y cooperación entre Chile y la Comunidad Europea, con el fin de prevenir el desvío hacia usos ilícitos de sustancias utilizadas con frecuencia para la fabricación ilícita de estupefacientes y de sustancias psicotrópicas. Establece una serie de disposiciones relativas a la asistencia administrativa en materia de control de la aplicación de la legislación sobre el fraude, al intercambio de información y a la cooperación científica y técnica y en materia de confidencialidad. Este Acuerdo se deriva de la Decisión del Consejo de 3 de noviembre de 1998.

See also

Última modificación: 22.03.2005

Top