Help Print this page 
Title and reference
Acreditación y vigilancia del mercado - EUR-Lex

Summaries of EU legislation: direct access to the main summaries page.
Languages and formats available
BG ES CS DA DE ET EL EN FR GA HR IT LV LT HU MT NL PL PT RO SK SL FI SV
HTML html ES html CS html DA html DE html EL html EN html FR html IT html HU html NL html PL html PT html RO html FI html SV
Multilingual display
Text

Acreditación y vigilancia del mercado - EUR-Lex

El presente Reglamento tiene por objetivo presentar un marco común para la acreditación en la Unión Europea (UE) y facilitar de este modo la circulación de mercancías entre los Estados miembros. La acreditación constituye la etapa última y definitiva de control público en el marco del sistema de evaluación de la conformidad, y certifica asimismo la competencia técnica de los organismos de evaluación de la conformidad.

El Reglamento establece igualmente el marco en el que se debe realizar el seguimiento de los productos en el mercado europeo, con el fin de garantizar que los mismos cumplan con los requisitos aplicables, y asegurar, así, un elevado nivel de protección del interés público. El Reglamento incluye igualmente normas sobre el marcado CE.

ACTO

Reglamento (CE) no765/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 9 de julio de 2008, por el que se establecen los requisitos de acreditación y vigilancia del mercado relativos a la comercialización de los productos y por el que se deroga el Reglamento (CEE) no 339/93 del Consejo (Texto pertinente a efectos del EEE).

SÍNTESIS

El presente Reglamento establece normas claras relativas a la organización y el funcionamiento, en los Estados miembros, de la acreditación de los organismos de evaluación de la conformidad responsables de las tareas de evaluación, al objeto de garantizar la conformidad con los requisitos aplicables. Es necesario contar con un nivel elevado de vigilancia del mercado para satisfacer las exigencias de protección de los intereses públicos como la salud y la seguridad en general, la salud y la seguridad en el lugar de trabajo, la protección de los consumidores o la protección del medio ambiente y la seguridad.

Estas normas refuerzan el sistema existente sin debilitar instrumentos actuales como la Directiva sobre la seguridad general de los productos que, globalmente, ha dado buenos resultados.

Acreditación

El presente Reglamento define la política europea en materia de acreditación. Por primera vez, se establece una base común y jurídica para la acreditación, y se crea un marco jurídico exhaustivo que regula la organización de la acreditación en el seno del Espacio Económico Europeo (EEE) desde el 1 de enero de 2010.

La acreditación se considera el nivel último de control público de la adecuación de los organismos de evaluación de conformidad, tanto si es obligatoria como voluntaria. La acreditación no tiene un fin comercial, en tanto en cuanto ello iría en detrimento de su valor y credibilidad.

La acreditación se caracteriza por lo siguiente:

  • sólo existe un organismo de acreditación por Estado miembro;
  • no existe competencia entre los organismos de acreditación y los de evaluación de la conformidad;
  • la acreditación es una actividad que requiere autoridad pública;
  • los organismos de acreditación no tienen ánimo de lucro y se rigen por los principios de la imparcialidad y la objetividad.

La cooperación europea para la acreditación (EA) (EN) debe encargarse de la gestión de la evaluación por pares mediante la cual se ejerce el control de las competencias y el funcionamiento de los organismos nacionales de acreditación. El mecanismo de evaluación por pares permite a la EA contribuir a la calidad de los servicios de los organismos de acreditación nacionales y por tanto a la aceptación recíproca de certificados de conformidad en toda la UE y en el resto del mundo.

Vigilancia del mercado

Los Estados miembros garantizan una vigilancia eficaz de sus mercados. A ellos corresponde instaurar y realizar controles minuciosos a fin de comprobar que los productos cubiertos por la legislación comunitaria de armonización cumplen las normas de protección de intereses públicos, especialmente en lo que respecta a la salud o la seguridad.

Las autoridades de vigilancia del mercado competentes en cada Estado miembro velarán por la vigilancia de los productos en el mercado comunitario. Garantizarán, en particular:

  • el control de la conformidad con las exigencias de seguridad de los productos;
  • el seguimiento de las reclamaciones o de los informes sobre los riesgos relativos a los productos;
  • el control de los accidentes y de los perjuicios para la salud que se sospeche que puedan estar provocados por estos productos;
  • la verificación de las medidas correctivas;
  • el seguimiento y la actualización de los conocimientos científicos y técnicos relativos a cuestiones de seguridad.
  • el seguimiento de las notificaciones de productos peligrosos en RAPEX.

Los Estados miembros deben cooperar entre sí y garantizar el intercambio de información entre ellos y la Comisión y las agencias comunitarias correspondientes.

Las autoridades de vigilancia del mercado efectúan los controles adecuados de las características de los productos, mediante controles documentales, físicos y exámenes de laboratorio, y pueden exigir a los agentes económicos que faciliten la información necesaria y les permitan acceder a sus locales para ejercer con total independencia su labor de vigilancia.

Cuando las autoridades consideran que un producto determinado presenta un riesgo, alertan a los usuarios adoptando las medidas adecuadas. Si representa un riesgo grave los Estados miembros velarán por que:

  • se realice una notificación para el producto en RAPEX;
  • el producto sea recuperado o retirado;
  • el producto se modifique de modo que el riesgo se suprima.

En caso de que exista riesgo, los Estados miembros comunican sin demora su decisión al agente económico y a la Comisión, detallando los motivos de la misma.

En lo que respecta a los controles de los productos que entran en el mercado comunitario, los Estados miembros otorgarán a las autoridades aduaneras los medios necesarios para garantizar los controles adecuados de la seguridad de los productos antes de su despacho a libre práctica. En caso de peligro grave, supuesto o real, o en ausencia de los documentos de acompañamiento necesarios, las autoridades aduaneras suspenden el despacho a libre práctica del producto en cuestión.

Las autoridades de vigilancia del mercado y las autoridades aduaneras colaborarán para garantizar un control efectivo de la seguridad de los productos.

El marcado CE es el único marcado que certifica, en el caso que se requiera, la conformidad de un producto con la legislación europea. El fabricante es responsable de colocar dicho marcado, con el que queda garantizado, así, el cumplimiento de los requisitos. Se establecen sanciones, incluidas de carácter penal, en caso de uso no autorizado del marcado.

La Unión puede financiar ciertas actividades previstas para la aplicación del presente Reglamento.

El presente Reglamento deroga el Reglamento (CE) no339/93 desde el 1 de enero de 2010.

Referencia

Acto

Entrada en vigor

Plazo de transposición en los Estados miembros

Diario Oficial

Reglamento (CE) no765/2008

2.9.2008

-

DO L 218 de 13.8.2008

ACTOS CONEXOS

Propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo relativo a la vigilancia del mercado de los productos y por el que se modifican las Directivas 89/686/CEE y 93/15/CEE del Consejo, 94/9/CE, 94/25/CE, 95/16/CE, 97/23/CE, 1999/5/CE, 2000/9/CE, 2000/14/CE, 2001/95/CE, 2004/108/CE, 2006/42/CE, 2006/95/CE, 2007/23/CE, 2008/57/CE, 2009/48/CE, 2009/105/CE, 2009/142/CE y 2011/65/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, y los Reglamentos (UE) no 305/2011, (CE) no 764/2008 y (CE) no 765/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo [COM (2013) 75 final ] : La Comisión propone revisar las normas actualmente en vigor, que se derivan de la Directiva 2001/95/CE (conocida como DSGP) relativa a la seguridad general de los productos, el Reglamento (CE) 765/2008 sobre vigilancia del mercado, y la legislación de armonización sectorial. Los traslapos o solapamientos de normas constituyen una fuente de confusión para operadores económicos y autoridades nacionales. La Propuesta se propone simplificar el actual sistema de vigilancia de productos no alimenticios destinados al consumo en el merco interior, al objeto de unificar, en la medida de lo posible, las normas aplicables a todos los productos. He aquí los principales objetivos:

  • combinar todas las normas en materia de vigilancia del mercado en un único instrumento jurídico que sea aplicable a todos los sectores;
  • evitar duplicidades y solapamientos en futuras disposiciones;
  • organizar un único procedimiento de vigilancia; la Propuesta fomenta una notificación de alerta única para productos peligrosos a través del sistema de intercambio rápido de información de la Unión (RAPEX);
  • definir claramente el procedimiento de vigilancia del mercado, distinguiendo cronológicamente entre las diferentes etapas del procedimiento (aspectos relacionados con la equidad, publicación de información, notificación, etc.).

Reglamento (CE) no 764/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 9 de julio de 2008, por el que se establecen procedimientos relativos a la aplicación de determinadas normas técnicas nacionales a los productos comercializados legalmente en otro Estado miembro y se deroga la Decisión no 3052/95/CE (Texto pertinente a efectos del EEE) [Diario Oficial L 218 de 13.8.2008].

12.11.2013

Top