Help Print this page 

Summaries of EU Legislation

Title and reference
Directivas de la Unión Europea

Summaries of EU legislation: direct access to the main summaries page.
Languages and formats available
Multilingual display
Text

Directivas de la Unión Europea

La Directiva es uno de los instrumentos jurídicos de que disponen las instituciones europeas para aplicar las políticas de la Unión Europea (UE). Se trata de un instrumento flexible que se emplea principalmente como medio para armonizar las legislaciones nacionales. Establece una obligación de resultado para los países de la UE, pero les deja libertad con respecto a los medios para alcanzarlos.

SÍNTESIS

La Directiva es uno de los instrumentos jurídicos de que disponen las instituciones europeas para aplicar las políticas de la Unión Europea (UE). Se trata de un instrumento flexible que se emplea principalmente como medio para armonizar las legislaciones nacionales. Establece una obligación de resultado para los países de la UE, pero les deja libertad con respecto a los medios para alcanzarlos.

La Directiva forma parte del Derecho derivado de la UE. Por lo tanto, ha sido aprobada por las instituciones de la UE de conformidad con los tratados constitutivos. Una vez adoptada a escala de la UE, la Directiva debe transponerse al Derecho interno de los países de la UE para su aplicación.

Por ejemplo, la directiva sobre la ordenación del tiempo de trabajo establece períodos de descanso obligatorios y un límite para el tiempo de trabajo semanal autorizado en la UE. Sin embargo, corresponde a cada país formular sus propias leyes para determinar la aplicación de estas normas.

Acto obligatorio de alcance general

El artículo 288 del Tratado de Funcionamiento de la UE enuncia que la directiva es vinculante para los países destinatarios (uno, varios o todos ellos) en cuanto al resultado que debe obtenerse, dejando al mismo tiempo a las autoridades nacionales la competencia sobre la forma y los medios.

No obstante, la directiva se distingue del Reglamento y la Decisión:

  • a diferencia del Reglamento, que se aplica al Derecho interno de los países de la UE directamente tras su entrada en vigor, la Directiva no se aplica directamente en los países de la UE. Primero debe ser traspuesta a la legislación nacional antes de que los gobiernos, las empresas y los particulares puedan recurrir a ella.
  • a diferencia de la Decisión, la Directiva es un texto con un ámbito de aplicación general destinado al conjunto de países de la UE.

La Directiva se adopta siguiendo un procedimiento legislativo. Es un acto legislativo adoptado por el Consejo y el Parlamento con arreglo a los procedimientos legislativos ordinarios o especiales.

Transposición obligatoria

Para que una Directiva surta efecto a escala nacional, los países de la UE deben adoptar una ley que la incorpore. Esta medida nacional debe ajustarse a los objetivos establecidos por la Directiva. Las autoridades nacionales deben comunicar estas medidas a la Comisión Europea.

Los países de la UE tienen margen de maniobra en este proceso de transposición, lo cual les permite tener en cuenta las características nacionales específicas. La transposición debe producirse en el plazo establecido cuando se adopta la Directiva (generalmente en dos años).

Cuando un país no transpone una Directiva, la Comisión puede incoar un procedimiento de infracción e instruir un procedimiento contra el país ante el Tribunal de Justicia de la UE (el incumplimiento de la sentencia dictada con este motivo puede derivar en una nueva condena que puede concluir en la imposición de multas).

Protección de los particulares contra la incorrecta transposición de las Directivas

En principio, la Directiva solo entra en vigor una vez transpuesta. No obstante, el Tribunal de Justicia de la UE considera que una Directiva que no haya sido transpuesta puede tener ciertos efectos directos cuando:

  • la transposición a la legislación nacional no se haya producido o se haya producido incorrectamente,
  • las disposiciones de la Directiva sean incondicionales y suficientemente claras y precisas, y
  • las disposiciones de la Directiva atribuyan derechos a los particulares.

Cuando se cumplen estas condiciones, los particulares pueden alegar la Directiva ante los tribunales contra un país de la UE. Sin embargo, un particular no puede alegarla al presentar una reclamación contra otro particular en relación con el efecto directo de una Directiva si no ha sido transpuesta (véase la Sentencia del asunto C-91/92, Paola Faccini Dori contra Recreb Srl, de 14 de julio de 1994).

Asimismo, el Tribunal de Justicia concede a los particulares la posibilidad de obtener, en determinadas condiciones, una compensación por la transposición incorrecta o con retraso de una Directiva (Sentencia de los asuntos acumulados C-6/90 y C-9/9, Francovich y Bonifaci, de 19 de noviembre de 1991).

Lucha contra los retrasos en la transposición

El retraso en la transposición de Directivas de los países de la UE sigue siendo un problema persistente, que impide que los ciudadanos y las empresas aprovechen los beneficios tangibles del Derecho de la UE.

La UE ha establecido un objetivo de reducción del déficit de transposición del 1 %. La tabla de la transposición de las Directivas de la UE en el mercado único, publicada por la Comisión Europea en julio de 2014, muestra que solo cinco países no pudieron alcanzar este objetivo. En cambio, doce países consiguieron alcanzar un déficit de cumplimiento de la legislación nacional inferior al 0,5 % propuesto en el Acta del Mercado Único de abril de 2011.

Para obtener más información, véase el Derecho de la UE en el sitio web de la Unión Europea.

última actualización 30.08.2015

Top