Help Print this page 
Title and reference
Reconocimiento mutuo de medidas de vigilancia

Summaries of EU legislation: direct access to the main summaries page.
Languages and formats available
BG ES CS DA DE ET EL EN FR GA HR IT LV LT HU MT NL PL PT RO SK SL FI SV
HTML html ES html DE html EN html FR html IT
Multilingual display
Text

Reconocimiento mutuo de medidas de vigilancia

Esta Decisión marco establece normas para el reconocimiento mutuo de medidas de vigilancia durante actuaciones penales. Su objetivo es facilitar la vigilancia, en la fase anterior al juicio oral, de los sospechosos que residen en un país distinto al país en el que tiene lugar el juicio.

ACTO

Decisión marco 2009/829/JAI del Consejo, de 23 de octubre de 2009, relativa a la aplicación, entre Estados miembros de la Unión Europea, del principio de reconocimiento mutuo a las resoluciones sobre medidas de vigilancia como sustitución de la prisión provisional.

SÍNTESIS

La Decisión marco relativa a la orden europea de vigilancia establece normas para el reconocimiento mutuo de medidas de vigilancia durante actuaciones penales emprendidas por países de la Unión Europea (UE).

La orden europea de vigilancia regula la libertad provisional en la fase previa al proceso y permite transferir una medida de vigilancia del país en que una persona es sospechosa de haber cometido un delito al país en el que reside habitualmente. Esto permitirá a una persona sospechosa estar sujeta a una medida de vigilancia en su país de origen hasta que se inicie el juicio en el país extranjero y, por lo tanto, ofrece una forma de reducir la detención de ciudadanos no residentes en la UE antes del juicio.

La orden europea de vigilancia regula:

  • el reconocimiento de las decisiones sobre medidas de vigilancia;
  • la supervisión de las medidas de vigilancia;
  • la entrega de la persona que haya incumplido las medidas de vigilancia impuestas.

Por tanto, el objetivo de la orden europea de vigilancia es:

  • asegurar que la persona en cuestión pueda comparecer en su juicio;
  • fomentar el uso de medidas no privativas de libertad en actuaciones penales que tengan lugar en un país de la UE distinto al país de residencia de la persona implicada;
  • mejorar la protección de las víctimas y del público general.

Tipos de medidas de vigilancia

Los países de la UE deberán reconocer y supervisar las medidas de vigilancia que impongan una obligación a la persona en cuestión en cuanto a:

  • informar a la autoridad que supervisa las medidas de vigilancia de cualquier cambio de domicilio;
  • no entrar en determinados lugares;
  • permanecer en un lugar determinado;
  • cumplir determinados restricciones de salida del territorio del país de vigilancia;
  • presentarse en determinadas fechas ante la autoridad designada;
  • evitar todo contacto con personas específicas relacionadas con los delitos presuntamente cometidos.

La orden europea de vigilancia enumera una serie de medidas de vigilancia adicionales que cada país de la UE podrá supervisar, según su decisión.

Transmisión de medidas de vigilancia

Un país de la UE podrá transmitir una resolución sobre medidas de vigilancia a la autoridad competente del país de la UE en el que resida la persona a la que imponen dichas medidas. Sin embargo, este último debe haber sido informado de las medidas y haber consentido en regresar a su país de residencia. Previa petición de la persona implicada, también se podrá transmitir una resolución sobre medidas de vigilancia a la autoridad competente de otro país de la UE. En este caso, la autoridad en cuestión deberá haber consentido en recibir la resolución.

La autoridad competente del país de la UE que emitió la resolución sobre medidas de vigilancia transmite esta resolución (o una copia certificada de la misma) junto con un certificado adjunto a la decisión marco directamente a la autoridad competente del país de la UE que llevará a cabo las tares de supervisión. La autoridad competente del país emisor debe indicar el periodo de validez de la resolución sobre las medidas de vigilancia y si dicha resolución puede renovarse. Además, debe especificar la duración prevista del periodo durante el cual podrá ser necesario supervisar las medidas de vigilancia.

Reconocimiento de las resoluciones de medidas de vigilancia

El país al que se transmite una resolución sobre medidas de vigilancia debe reconocer dicha resolución y adoptar las medidas necesarias para supervisar las medidas de vigilancia en los 20 días siguientes a la recepción. La Decisión marco establece una lista con una serie infracciones por las que deben reconocerse en cualquier caso resoluciones sobre medidas de vigilancia, sin verificación de la doble tipificación de los hechos. Sin embargo, estas infracciones deberán ser punibles con una pena privativa de libertad o medida de privación de libertad de un mínimo de tres años en el país que emite la resolución sobre medidas de vigilancia.

Para cualquier otra infracción, el país encargado de supervisar las medidas de vigilancia puede exigir que la resolución esté relacionada con hechos que también constituyan una infracción de acuerdo con su legislación, al objeto de reconocer la resolución. En determinadas circunstancias, este país puede negarse a reconocer la resolución sobre medidas de vigilancia en general.

Si las medidas de vigilancia no son compatibles con la legislación del país encargado de la supervisión, su autoridad competente podrá adaptar dichas medidas. No obstante, las medidas adaptadas deberán corresponder a las medidas originales en la medida de lo posible y en ningún caso podrán ser más severas que las medidas originales impuestas.

Una vez que el país encargado de la supervisión reconoce la resolución sobre medidas de vigilancia, es competente para supervisar las medidas de vigilancia con arreglo a su Derecho nacional.

Adopción de cualquier decisión ulterior

El país que emite la resolución sobre medidas de vigilancia será competente para adoptar cualquier decisión ulterior relacionada con: la renovación, revisión y retirada de la decisión original, la modificación de las medidas de vigilancia y la emisión de una orden de detención. Toda decisión de este tipo estará regida por la legislación del país emisor.

En caso de que la autoridad competente del país emisor modifique las medidas de vigilancia, la autoridad competente del país encargado de la supervisión podrá:

  • adaptar las medidas, si estas no son compatibles con su Derecho nacional, o
  • negarse a supervisar las medidas, si no pertenecen al ámbito de la presente Decisión marco.

En caso de que la autoridad competente del país emisor emita una orden de detención, la persona implicada deberá entregarse con arreglo a los procedimientos establecidos en la Decisión marco sobre la orden de detención europea.

Antecedentes

Las conclusiones del Consejo Europeo celebrado en Tampere el 15 y 16 de octubre de 1999 hacían hincapié en la importancia de aplicar el principio de reconocimiento mutuo de los autos anteriores al juicio. En consecuencia, el programa de medidas de 2001 destinado a aplicar el principio de reconocimiento mutuo en materia penal abordó el reconocimiento mutuo de medidas de vigilancia.

REFERENCIAS

Acto

Entrada en vigor

Plazo de transposición en los Estados miembros

Diario Oficial

Decisión marco 2009/829/JAI

1.12.2009

1.12.2012

DO L 294 de 11.11.2009

ACTOS CONEXOS

Informe de la Comisión al Parlamento Europeo y al Consejo sobre la aplicación, por los Estados miembros, de las Decisiones Marco 2008/909/JAI, 2008/947/JAI y 2009/829/JAI, relativas al reconocimiento mutuo de resoluciones judiciales por las que se imponen penas u otras medidas privativas de libertad, medidas de libertad vigilada y penas sustitutivas y medidas de vigilancia como sustitución de la prisión provisional. (COM(2014) 57 final de 5.2.2014).

El informe concluye que el nivel de aplicación no es satisfactorio. La transposición parcial e incompleta de las Decisiones Marco entorpece la aplicación del principio de reconocimiento mutuo en el ámbito de la justicia penal. Además, quebranta la confianza legítima de los ciudadanos de la UE, que pierden una valiosa forma de reducir el impacto negativo que puede tener en sus vidas el hecho de verse imputados o acusados en otro Estado miembro, especialmente cuando son objeto de una orden de detención europea en la fase previa al juicio.

Última modificación: 17.06.2014

Top