Help Print this page 
Title and reference
Fiebre catarral ovina - EUR-Lex

Summaries of EU legislation: direct access to the main summaries page.
Languages and formats available
BG ES CS DA DE ET EL EN FR GA HR IT LV LT HU MT NL PL PT RO SK SL FI SV
HTML html ES html DE html EN html FR html IT
Multilingual display
Text

Fiebre catarral ovina - EUR-Lex

La Unión Europea (UE) establece medidas de prevención y de lucha contra la fiebre catarral ovina o lengua azul, cuya amplitud y cuyo alcance aumentan cuando se sospecha o se confirma la presencia de la enfermedad en las explotaciones.

ACTO

Directiva 2000/75/CE, de 20 de noviembre de 2000, por la que se aprueban disposiciones específicas relativas a las medidas de lucha y erradicación de la fiebre catarral ovina [Véanse los acto(s) modificativo(s)].

SÍNTESIS

La Directiva y sus modificaciones posteriores establecen las medidas de lucha y erradicación de la fiebre catarral ovina o bluetongue.

Sobre todo desde la aparición en la Unión de los serotipos 1 y 8 del virus de la fiebre catarral ovina en los años 2006 y 2007, el virus de la fiebre catarral ovina se ha extendido más, con potencial para convertirse en endémico en algunas zonas. Por lo tanto, se hace difícil controlar la propagación de este virus.

Las normas originales sobre vacunación contra la fiebre catarral ovina que establece la Directiva 2000/75/CE se basan en la experiencia del uso de las llamadas vacunas vivas modificadas, o vacunas vivas atenuadas, que eran las únicas vacunas disponibles cuando esa Directiva se adoptó. El uso de estas vacunas puede hacer, no obstante, que el virus vacunal tenga una circulación local indeseada e infecte también a animales no vacunados.

Gracias a una nueva tecnología, se dispone de vacunas inactivadas contra la fiebre catarral ovina que no plantean el riesgo de que se produzca una circulación local indeseada del virus de la vacuna entre los animales no vacunados. El amplio uso de tales vacunas durante la campaña de vacunación de los años 2008 y 2009 ha traído consigo una mejora significativa de la situación de la enfermedad. La vacunación con vacunas inactivadas es actualmente la mejor herramienta para controlar la fiebre catarral ovina y prevenir la enfermedad clínica en la Unión.

Siempre que se tomen las debidas medidas preventivas, no se excluye el uso de vacunas vivas atenuadas, pues aún puede ser necesario en determinadas circunstancias, por ejemplo, si aparece un nuevo serotipo del virus de la fiebre catarral ovina para el que no se dispone de vacunas inactivadas.

La sospecha o la confirmación del virus de la fiebre catarral ovina deberá notificarse a la autoridad competente del Estado miembro en cuestión antes de la aplicación de las medidas oportunas.

Medidas en caso de sospecha de la enfermedad

Cuando se sospeche la presencia de la enfermedad en una cabaña, el veterinario oficial ordenará que la explotación o las explotaciones en cuestión sean puestas bajo vigilancia y tomará determinadas medidas de investigación (vigilancia de la explotación, censo oficial de los animales y recuento de los lugares, estudio epidemiológico, etc.) y de protección (prohibición de la salida de animales de la zona, tratamiento de los animales mediante insecticidas, destrucción y eliminación de los cuerpos de los animales muertos, etc.).

Medidas en caso de confirmación de la enfermedad

Cuando se confirme la presencia de la enfermedad en una cabaña, en caso de sospecha el veterinario oficial extenderá la aplicación de las medidas a las explotaciones situadas en un radio de 20 kilómetros en torno a la explotación o explotaciones infectadas. Asimismo, ordenará la realización de un estudio epidemiológico y podrá tomar la iniciativa de comenzar un programa de vacunación alrededor de los focos de fiebre catarral.

Por otra parte, cuando se confirme la presencia de la enfermedad, la autoridad competente deberá delimitar alrededor de los focos una zona de protección y una zona de vigilancia.

Zona de protección y zona de vigilancia

La zona de protección consistirá en un área de un radio de 100 kilómetros como mínimo a partir de las explotaciones infectadas. Dentro de dicha zona deberán identificarse todas las explotaciones que guarden animales, se prohibirá la salida de los animales y la autoridad competente deberá realizar un programa de vigilancia epidemiológica. Se podrá decidir un programa de vacunación en la zona de protección.

La zona de vigilancia consistirá en un área de una amplitud de 50 kilómetros como mínimo a partir de los límites de la zona de protección. Dentro de dicha zona, deberán aplicarse las medidas de identificación, de restricción de movimiento y de vigilancia epidemiológica aplicables a la zona de protección. Por el contrario, se prohibirá la vacunación de los animales contra la fiebre catarral ovina.

Las zonas de protección y de vigilancia podrán ser ampliadas o reducidas en función de las circunstancias epidemiológicas, geográficas, ecológicas o meteorológicas.

Vacunación

Se podrá permitir el uso de vacunas contra la fiebre catarral ovina a condición de que la decisión se base en una evaluación de riesgos específica llevada a cabo por las autoridades y que la Comisión Europea sea informada antes de que se realice la vacunación.

Siempre que se utilicen vacunas vivas atenuadas, se debe determinar una zona de protección que abarque al menos la zona de vacunación, así como una zona de vigilancia que consista en un área del territorio de la Unión con una amplitud de 50 kilómetros como mínimo a partir de los límites de la zona de protección.

Se prohíbe la utilización de vacunas vivas atenuadas para la vacunación contra la fiebre catarral ovina en la zona de vigilancia.

Derogaciones y medidas adicionales

La Comisión, asistida por el Comité permanente de la cadena alimentaria y de sanidad animal, podrá adoptar medidas adicionales o excepcionales. En particular, podrán adoptarse disposiciones destinadas a permitir, con determinadas condiciones, la salida de los animales de las zonas de protección y de vigilancia.

Laboratorios nacionales

Cada Estado miembro designa un laboratorio nacional que se encarga de llevar a cabo los exámenes previstos por la presente Directiva, y después comunica a los otros Estados miembros y al público la ubicación de dicho laboratorio. Cada laboratorio nacional debe cooperar con el laboratorio comunitario de referencia en Pirbright (Reino Unido).

Contexto

La aparición de la fiebre catarral ovina a finales de los años noventa puso de manifiesto que la legislación comunitaria de la época no se adaptaba al carácter específico de la enfermedad. La Directiva retoma una serie de medidas establecidas por la Directiva 92/35/CEE relativa a la peste equina, que pueden adaptarse a la fiebre catarral ovina.

Referencias

Acto

Entrada en vigor

Plazo de transposición en los Estados miembros

Diario Oficial

Directiva 2000/75/CE

22.12.2000

1.1.2002

DO L 327 de 22.12.2000

Acto(s) modificativo(s)

Entrada en vigor

Plazo de transposición en los Estados miembros

Diario Oficial

Directiva 2008/73/CE

12.12.2006

-

DO L 219 de 14.8.2008

Directiva 2012/5/UE

22.3.2012

23.9.2012

DO L 81 de 21.3.2012

Las modificaciones y correcciones sucesivas de la Directiva 2000/75/CE se han integrado en el texto de base. La versión consolidada tiene un valor meramente documental.

12.11.2013

Top