Help Print this page 
Title and reference
Una política industrial integrada para la era de la globalización

Summaries of EU legislation: direct access to the main summaries page.
Multilingual display
Text

Una política industrial integrada para la era de la globalización

La industria se encuentra en el corazón del nuevo modelo de crecimiento de la economía de la UE, como se declara en la Estrategia Europa 2020. La presente Comunicación propone un enfoque nuevo hacia la política industrial que fortalecerá la competitividad de la UE, proporcionará crecimiento y empleo, y permitirá la transición hacia una economía con un nivel reducido de emisiones de carbono y una mayor eficiencia en el uso de los recursos.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 28 de octubre de 2010, titulada Una política industrial integrada para la era de la globalización: poner la competitividad y la sostenibilidad en el punto de mira [COM (2010) 614 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La presente Comunicación propone un nuevo enfoque de la política industrial, centrándose en la competitividad y sostenibilidad de la industria de la Unión Europea (UE). Para ello, es esencial considerar la política industrial en su sentido más amplio, adoptando aquellas políticas que afecten a los costes, precios y competitividad innovadora de la industria y los sectores individuales, así como considerando los efectos de competitividad de todas las demás iniciativas políticas que puedan influir sustancialmente en los costes, precios y competitividad innovadora. Esto no solo incluye el mercado único y las políticas comerciales, sino también el transporte, la energía, las políticas en torno al medio ambiente o la protección social y del consumidor.

El nuevo enfoque de la Comisión de la política industrial se caracteriza por:

  • seguir aplicando un enfoque a medida para todos los sectores y, al mismo tiempo, coordinar las respuestas políticas europeas mientras el concepto de sectores nacionales en el contexto de la globalización se desvanece;
  • tener en cuenta toda la cadena de valor y de suministro, desde el acceso a la energía y las materias primas a los servicios de postventa y el reciclaje de materiales. Además, como algunas partes de esta cadena se encuentran fuera de Europa, todas las industrias deben tener un reflejo de globalización;
  • informar periódicamente sobre las políticas industriales y de competitividad de la UE y sus Estados miembros, así como de sus resultados.

Todas las políticas de la UE han trabajado juntas en la misma dirección para ofrecer las mejores condiciones marco para la industria en Europa. Por tanto, dentro del marco del proceso de evaluación de impactos, la Comisión ha desarrollado un análisis de competitividad, es decir, una consideración especial de la competitividad industrial que debería aplicarse a todos los ámbitos políticos. Paralelamente, se proponen controles de idoneidad específicos para garantizar que el efecto acumulativo de la legislación existente no agrave a la industria.

La innovación es un motor clave de la productividad, de una mayor eficiencia energética y el aprovechamiento de materiales, de un mejor rendimiento de bienes y servicios y de la generación de nuevos mercados. Una nueva política de innovación industrial agilizará el desarrollo y la comercialización de bienes y servicios, y garantizará que las empresas de la UE sean las primeras en el mercado global, aumentando así su competitividad. Las tecnologías facilitadoras esenciales pueden sentar la base para una amplia variedad de nuevos procesos y de bienes y servicios, incluido el desarrollo de nuevas industrias en el futuro. Por tanto, la Comisión propone promover más el despliegue y la comercialización de tecnologías facilitadoras esenciales competitivas.

La modernización de la base de cualificaciones de Europa apoyará la base industrial europea mejorando el funcionamiento de los mercados de trabajo de la UE y asegurando que la mano de obra europea posea las competencias adecuadas. Para ello, la Comisión fomentará la creación de redes de agentes relevantes para compartir información y las mejores prácticas entre los países de la UE, al igual que propondrá principios orientativos sobre condiciones marco para la creación de empleo.

Con el fin de capitalizar la globalización, la Comisión desarrollará iniciativas de cooperación regulatoria internacional con vistas a establecer normas y reglas compatibles en todo el mundo y perseguir una integración económica más estrecha con nuestros países vecinos ampliando los beneficios de un mercado único europeo en determinadas zonas a través de la Política Europea de Vecindad. Esta Comunicación también reconoce los retos a los que se enfrentan las PYME para internacionalizarse; a finales de 2011 se puso en marcha una estrategia para la internacionalización de las PYME. Una de las prioridades clave es facilitar a las PYME la información y el apoyo complementario adecuados en los mercados de fuera de la UE.

La presente Comunicación reconoce que la industria de la UE debe agilizar su transición hacia una economía con un nivel reducido de emisiones de CO2 y una mayor eficiencia energética, lo que puede conllevar una reducción de los costes y del impacto medioambiental. El 20 de septiembre de 2011, la Comisión Europea puso en marcha su Plan de trabajo de la UE hacia una Europa eficiente en el uso de los recursos, que instaura un marco para proporcionar una disociación ambiciosa entre las emisiones de CO2 y la utilización de recursos. En consonancia con el Plan de trabajo de la UE hacia una economía de bajas emisiones de CO2 en el año 2050, la Comisión desarrollará las estrategias y políticas industriales sectoriales a largo plazo necesarias para contribuir a la transición hacia una economía de bajas emisiones de CO2, con un consumo energético y de los recursos eficiente.

La Comunicación exige una gobernanza más efectiva de la política industrial, con una mayor coordinación y cooperación de los Estados miembros. La Comunicación de 14 de octubre de 2011 titulada Política industrial: reforzar la competitividad pone en práctica este aspecto de la política.

ACTOS CONEXOS

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones: Una industria europea más fuerte para el crecimiento y la recuperación económica Actualización de la Comunicación sobre política industrial [ COM(2012) 582 final de 10.10.2012 - no publicada en el Diario Oficial].

En esta Comunicación, se pone de relieve la necesidad de conseguir un aumento en la inversión en nuevas tecnologías para dar a Europa un impulso que se traduzca en un avance competitivo en la nueva revolución industrial. Se fija un objetivo del 20 % del PIB de la UE correspondiente a producción industrial hasta 2020. Para lograrlo, la Comisión propone concentrar conjuntamente la inversión y la innovación en seis líneas prioritarias de actuación: tecnologías avanzadas de fabricación, tecnologías facilitadoras esenciales, bioproductos, política industrial y de la construcción y materias primas sostenibles, vehículos limpios y redes inteligentes. Habrá grupos de trabajo para definir planes para cada línea de actuación.

Por otro lado, La Comisión recalca la necesidad de mejorar las condiciones de trabajo: un mejor acceso al mercado interior y a los mercados internacionales contribuirán a la recuperación del crecimiento económico. Las acciones previstas incluyen fomentar el emprendimiento, el uso más amplio de la normalización, la protección y la promoción de los derechos de propiedad intelectual, un mejor acceso a las materias primas, un mejor acceso a la financiación y al capital y una mayor inversión en capital humano.

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones: Por un renacimiento industrial europeo [ COM(2014) 14 final de 22.1.2014 - no publicada en el Diario Oficial].

En esta Comunicación, se subraya la importancia de la industria para garantizar la resistencia económica. Teniendo en cuenta el descenso hasta el 15,1 % de la participación de la producción industrial al PIB de la UE en verano de 2013, se destaca la necesidad de impulsar la competitividad de la industria europea.

Ello se puede lograr de diversas maneras, entre las cuales las siguientes:

  • desarrollando las infraestructuras necesarias;
  • ofreciendo un marco regulador simplificado para favorecer la iniciativa empresarial y la innovación;
  • mejor integración de los mercados de capitales;
  • capacitación técnica;
  • energía y materias primas a precios asequibles;
  • integración progresiva de empresas, especialmente las PYME, en cadenas de valor mundiales, y
  • más préstamos para proyectos innovadores e industriales.

Última modificación: 17.06.2014

Top