Help Print this page 

Document 52015XC0321(02)

Title and reference
Directrices, de 19 de marzo de 2015 , sobre la evaluación formal de riesgos a efectos de determinar las prácticas correctas de fabricación apropiadas para los excipientes de medicamentos de uso humano Texto pertinente a efectos del EEE

OJ C 95, 21.3.2015, p. 10–13 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)
Languages, formats and link to OJ
BG ES CS DA DE ET EL EN FR GA HR IT LV LT HU MT NL PL PT RO SK SL FI SV
HTML html BG html ES html CS html DA html DE html ET html EL html EN html FR html HR html IT html LV html LT html HU html MT html NL html PL html PT html RO html SK html SL html FI html SV
PDF pdf BG pdf ES pdf CS pdf DA pdf DE pdf ET pdf EL pdf EN pdf FR pdf HR pdf IT pdf LV pdf LT pdf HU pdf MT pdf NL pdf PL pdf PT pdf RO pdf SK pdf SL pdf FI pdf SV
Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal
 To see if this document has been published in an e-OJ with legal value, click on the icon above (For OJs published before 1st July 2013, only the paper version has legal value).
Multilingual display
Text

21.3.2015   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 95/10


Directrices

de 19 de marzo de 2015

sobre la evaluación formal de riesgos a efectos de determinar las prácticas correctas de fabricación apropiadas para los excipientes de medicamentos de uso humano

(Texto pertinente a efectos del EEE)

(2015/C 95/02)

Introducción

Las presentes directrices se basan en el artículo 47, párrafo quinto, de la Directiva 2001/83/CE del Parlamento Europeo y del Consejo (1).

Con arreglo al artículo 46, letra f), párrafo segundo, de la Directiva 2001/83/CE, se exige al titular de la autorización de fabricación que garantice que los excipientes son aptos para su utilización en un medicamento mediante la determinación de cuáles son las prácticas correctas de fabricación apropiadas. Dicha determinación se basará en una evaluación formal de riesgos con arreglo a las presentes directrices. La evaluación de riesgos tendrá en cuenta los requisitos exigidos por otros sistemas de calidad apropiados así como el origen y uso previsto de los excipientes e incidentes previos de defectos de calidad. El titular de la autorización de fabricación deberá garantizar que se apliquen las prácticas correctas de fabricación que se hayan determinado. El titular de la autorización de fabricación deberá documentar las medidas adoptadas.

El procedimiento de evaluación y gestión de riesgos de los excipientes debe incorporarse en el sistema de calidad farmacéutica del titular de la autorización de fabricación.

Los titulares de autorizaciones de fabricación deben disponer, in situ, de documentación sobre la evaluación y gestión de riesgos de prácticas correctas de fabricación apropiadas para los excipientes, a fin de que los inspectores de tales prácticas puedan revisarla. Debe estudiarse la posibilidad de compartir con el fabricante del excipiente la información pertinente de la evaluación de riesgos, a fin de mejorar continuamente.

A más tardar el 21 de marzo de 2016, debe llevarse a cabo, conforme a las presentes directrices, una evaluación de los riesgos de los excipientes destinados a medicamentos de uso humano autorizados.

CAPÍTULO 1 — ÁMBITO DE APLICACIÓN

1.1.

Las presentes Directrices se aplican a la evaluación de riesgos para determinar las prácticas correctas de fabricación apropiadas para los excipientes destinados a medicamentos de uso humano. Según el artículo 1, punto 3 ter, de la Directiva 2001/83/CE, un excipiente es todo componente de un medicamento distinto del principio activo y del material de envasado.

1.2.

Las presentes directrices no contemplan las sustancias añadidas para estabilizar los principios activos que no pueden existir por sí mismos.

CAPÍTULO 2 — DETERMINACIÓN DE LAS BUENAS PRÁCTICAS DE FABRICACIÓN SOBRE LA BASE DEL TIPO Y EL USO DEL EXCIPIENTE

2.1.

En EudraLex, volumen 4, Directrices de la UE sobre prácticas correctas de fabricación, Medicamentos para uso humano y veterinario, parte III: Documentos relacionados con las prácticas correctas de fabricación, Directriz Q9 de la Conferencia Internacional sobre Armonización (ICH Q9), pueden consultarse principios y ejemplos de herramientas de gestión de riesgos con respecto a la calidad que pueden aplicarse a distintos aspectos de calidad farmacéutica, incluidos los excipientes.

2.2.

Estos principios de gestión de riesgos con respecto a la calidad deben utilizarse para evaluar los riesgos relacionados con la calidad, la seguridad y la función de cada excipiente, así como para clasificar el excipiente en cuestión, por ejemplo como de bajo, medio o alto riesgo. A tal fin, deben utilizarse herramientas de gestión de riesgos respecto a la calidad como las enumeradas en EudraLex, volumen 4, parte III, ICH Q9 [por ejemplo, el análisis de peligros y puntos de control crítico (APPCC)].

2.3.

Para cada excipiente de cada fabricante que se utilice, el titular de la autorización de fabricación debe determinar los riesgos en relación con la calidad, la seguridad y la función de cada excipiente desde su origen —ya sea animal, mineral, vegetal, sintético, etc.— a través de su incorporación en la forma farmacéutica terminada. A continuación se enumeran algunos de los aspectos que deben tenerse en cuenta:

i)

la encefalopatía espongiforme transmisible;

ii)

el potencial de contaminación viral;

iii)

el potencial de contaminación microbiológica o de contaminación con endotoxinas o pirógenos;

iv)

el potencial, en general, de cualquier impureza procedente de las materias primas, como aflatoxinas o plaguicidas, o generada como parte del proceso y transmitida, por ejemplo disolventes residuales y catalizadores;

v)

la garantía de esterilidad de aquellos excipientes sobre los que se afirma que son estériles;

vi)

el potencial de cualquier impureza transmitida por otros procesos ante la ausencia de equipos o instalaciones especializados;

vii)

las condiciones de control medioambiental y de transporte y almacenamiento, incluida la gestión de la cadena del frío, si procede;

viii)

la complejidad de la cadena de suministro;

ix)

la estabilidad del excipiente;

x)

las pruebas de integridad de los envases.

2.4.

Además, por lo que respecta a la utilización y la función de cada excipiente, el titular de la autorización de fabricación debe tener en cuenta:

i)

la forma farmacéutica y el uso del medicamento que contiene el excipiente;

ii)

la función del excipiente en la formulación, por ejemplo lubricante en un comprimido o conservante en una fórmula líquida, etc.;

iii)

la proporción del excipiente en la composición del medicamento;

iv)

la ingesta diaria de excipiente por el paciente;

v)

cualquier defecto de calidad o adulteración fraudulenta en relación con el excipiente, tanto a nivel global como a nivel de empresas locales;

vi)

si el excipiente es una combinación;

vii)

los efectos conocidos o posibles sobre los atributos críticos de la calidad del medicamento;

viii)

otros factores identificados o sobre los que se sabe que son pertinentes para garantizar la seguridad de los pacientes.

2.5.

Una vez establecido y documentado el perfil de riesgo del excipiente, el titular de una autorización de fabricación debe establecer y documentar los elementos de EudraLex, volumen 4, que considera necesarios para controlar y mantener la calidad del excipiente, por ejemplo el anexo 1 o el anexo 2; parte II: Requisitos básicos de los principios activos utilizados como material de partida.

2.6.

Estos elementos variarán en función de la fuente, la cadena de suministro y el uso posterior del excipiente, pero el titular de la autorización de fabricación debe tener en cuenta, como mínimo, los siguientes elementos de prácticas correctas de fabricación de alto nivel:

i)

el establecimiento y la aplicación de un sistema eficaz de calidad farmacéutica;

ii)

personal suficientemente competente y debidamente cualificado;

iii)

descripciones detalladas de los puestos de trabajo del personal directivo y de supervisión responsable de las actividades de fabricación y de calidad;

iv)

programas de formación para todo el personal que interviene en las actividades de fabricación y de calidad;

v)

programas de formación relacionados con las medidas de salud e higiene y con la vestimenta que se consideran necesarias para las operaciones previstas;

vi)

suministro y mantenimiento de los locales y equipos adecuados para las operaciones previstas;

vii)

sistemas de documentación que abarquen todos los procesos y especificaciones de las diversas operaciones de fabricación y de calidad;

viii)

sistemas de codificación e identificación de los materiales de partida, productos intermedios y excipientes que permitan una trazabilidad plena;

ix)

el programa de cualificación de los proveedores;

x)

el sistema de control de la calidad del excipiente y una persona responsable independiente de la producción para liberar los lotes;

xi)

el mantenimiento de registros sobre los materiales recibidos y los excipientes, y conservación de muestras de los excipientes durante los períodos exigidos en EudraLex, volumen 4, parte II;

xii)

sistemas que garanticen que cualquier actividad contratada esté sujeta a un contrato escrito;

xiii)

la implantación de un sistema eficaz para que se revisen las reclamaciones y puedan retirarse los excipientes;

xiv)

el sistema de gestión de los cambios y de gestión de las desviaciones;

xv)

el programa de autoinspección;

xvi)

el control medioambiental y las condiciones de almacenamiento.

CAPÍTULO 3 — DETERMINACIÓN DEL PERFIL DE RIESGO DEL FABRICANTE DEL EXCIPIENTE

3.1.

Tras haber determinado las prácticas correctas de fabricación apropiadas, debe realizarse un análisis de las deficiencias de las prácticas correctas de fabricación en relación con las actividades y capacidades del fabricante del excipiente.

3.2.

Deben obtenerse datos y pruebas para apoyar el análisis de las deficiencias mediante auditorías o a partir de la información facilitada por el fabricante del excipiente.

3.3.

Debe tenerse en cuenta la certificación de los sistemas de calidad y de las prácticas correctas de fabricación que posea el fabricante del excipiente, así como las normas con arreglo a las cuales se ha concedido, pues tal certificación puede cumplir los requisitos.

3.4.

Deben documentarse todas las deficiencias detectadas en las actividades y las capacidades del fabricante con respecto a las prácticas correctas de fabricación exigidas. Además, el titular de la autorización de fabricación debe efectuar una evaluación de riesgos adicional para determinar el perfil de riesgo, por ejemplo bajo, medio o alto riesgo, respecto a dicho fabricante del excipiente. A tal fin, debe utilizarse EudraLex, volumen 4, parte III, ICH Q9. Para ello, deben utilizarse herramientas de gestión de riesgos para la calidad como las enumeradas en dicha directriz, por ejemplo el APPCC.

3.5.

El titular de una autorización de fabricación debe contar con una serie de estrategias, que van desde la aceptación a través del control hasta el rechazo para los diferentes perfiles de riesgo y, sobre esta base, debe establecerse una estrategia de control, por ejemplo auditorías, recuperación de documentos y realización de ensayos.

CAPÍTULO 4 – CONFIRMACIÓN DE LA APLICACIÓN DE LAS PRÁCTICAS CORRECTAS DE FABRICACIÓN

4.1.

Una vez que se han definido las prácticas correctas de fabricación apropiadas para el excipiente y el perfil de riesgo del fabricante del excipiente, debe realizarse una revisión en curso del riesgo mediante mecanismos como:

i)

el número de defectos relativos a los lotes de excipientes recibidos;

ii)

el tipo y la gravedad de esos defectos;

iii)

el seguimiento y el análisis de tendencias de la calidad del excipiente;

iv)

la pérdida de la certificación del sistema de calidad pertinente o de la certificación sobre prácticas correctas de fabricación por el fabricante del excipiente;

v)

la observación de las tendencias en los atributos de calidad del medicamento; esto dependerá de la naturaleza y la función del excipiente;

vi)

los cambios organizativos, procedimentales, de proceso o técnicos observados en el fabricante del excipiente;

vii)

la auditoría y la auditoría posterior del fabricante del excipiente;

viii)

cuestionarios.

Sobre la base de los resultados de la evaluación de riesgos, debe revisarse la estrategia de control establecida en caso de que sea necesario.


(1)  Directiva 2001/83/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de noviembre de 2001, por la que se establece un código comunitario sobre medicamentos para uso humano (DO L 311 de 28.11.2001, p. 67).


Top