Help Print this page 
Title and reference
Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones - Segundo análisis estratégico del programa «Legislar mejor» en la Unión Europea {COM(2008) 33 final} {COM(2008) 35 final} {SEC(2008) 120}

/* COM/2008/0032 final */
Multilingual display
Text

52008DC0032




[pic] | COMISIÓN DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS |

Bruselas, 30.1.2008

COM(2008) 32 final

COMUNICACIÓN DE LA COMISIÓN AL PARLAMENTO EUROPEO, AL CONSEJO, AL COMITÉ ECONÓMICO Y SOCIAL EUROPEO Y AL COMITÉ DE LAS REGIONES

Segundo análisis estratégico del programa «Legislar mejor» en la Unión Europea

{COM(2008) 33 final}{COM(2008) 35 final}{SEC(2008) 120}

COMUNICACIÓN DE LA COMISIÓN AL PARLAMENTO EUROPEO, AL CONSEJO, AL COMITÉ ECONÓMICO Y SOCIAL EUROPEO Y AL COMITÉ DE LAS REGIONES

Segundo análisis estratégico del programa «Legislar mejor» en la Unión Europea

I. INTRODUCCIÓN

La actual Comisión ha dado máxima prioridad a la simplificación y a la mejora del marco regulador en Europa, lo cual forma parte de su objetivo más amplio de ofrecer resultados concretos a los ciudadanos y a la actividad empresarial. Adoptado en 2005, el programa "Legislar mejor" contempla a la vez garantizar la calidad de todas las nuevas iniciativas legislativas y modernizar y simplificar el conjunto de las disposiciones vigentes. De este modo, contribuye a estimular el espíritu de empresa y la innovación, a aprovechar todas las ventajas del mercado interior y, por consiguiente, a promover el crecimiento y la creación de empleos. Legislar mejor constituye, pues, un elemento esencial de la Estrategia de Lisboa para el crecimiento y el empleo. El programa "Legislar mejor" ayuda también a la Unión Europea a responder a la globalización y a conformar la normativa mundial y a no dejarse modelar por ella.

La Comisión está llevando a cabo mejoras en distintas etapas del ciclo de desarrollo de las políticas. Legislar mejor no significa desregulación o retraso en la adopción de nuevas normas europeas cuando son necesarias sino que las propuestas de normas y políticas sean evaluadas sistemáticamente y que se estudie un amplio abanico de opciones -tanto normativas como no normativas- para cada iniciativa mientras que un Comité de Evaluación del Impacto independiente supervisa la calidad de estas evaluaciones. Se simplifican y codifican las legislaciones vigentes y al mismo tiempo se pretende realizar esfuerzos concertados con el fin de reducir los gastos administrativos que implica la legislación comunitaria. Las propuestas existentes se analizan y se retiran cuando han dejado de ser pertinentes o coherentes con las prioridades de la Comisión. En asociación con los Estados miembros, se está elaborando actualmente una estrategia más eficaz para superar las dificultades en la aplicación y la conformidad con el Derecho comunitario.

El Programa "Legislar mejor" ya está aportando unos beneficios concretos a la actividad comercial y a los consumidores. Pero sólo una colaboración estrecha entre el conjunto de las instituciones europeas y los Estados miembros permitirá sacar plenamente partido a este objetivo de legislar mejor. La presente Comunicación examina los progresos realizados y señala los ámbitos en los cuales son necesarios nuevos esfuerzos y servirá de base para el balance que debe hacer el Consejo Europeo en marzo de 2008 sobre la estrategia destinada a legislar mejor.

II. MODERNIZAR EL CONJUNTO DE LA LEGISLACIÓN EN VIGOR

A menudo, la legislación europea lograr simplificar el marco normativo en el que se desenvuelven las empresas, los ciudadanos y las Administraciones públicas sustituyendo 27 conjuntos de normas diferentes por una sola. No obstante, es indispensable, en un mundo en constante mutación, examinar y modernizar constantemente la legislación adoptada durante los últimos 50 años.

1. Simplificar la legislación vigente

El Programa renovable de la Comisión en materia de simplificación tiene por objeto simplificar y modernizar la legislación comunitaria. Este programa, que prevé la aprobación de 164 medidas durante el período 2005–2009, forma ahora parte integrante de su programa de trabajo anual. La Comisión ya ha propuesto o adoptado 91 de ellas y presentará 44 nuevas medidas en 2008.

Este ejercicio de simplificación aporta ventajas concretas. Los agricultores y las empresas agrícolas, en particular, estarán sometidos en adelante a un marco regulador mucho más simple: 21 organizaciones comunes de mercados se han reagrupado a un único régimen. En materia de embalajes, las empresas deben ajustarse a unas normas simplificadas una vez que se han suprimido los requisitos en materia de preenvasado para cerca de 70 productos de consumo. Se ha introducido asimismo una rebaja en las tasas y se presta asistencia administrativa a las PYME que registran sus productos farmacéuticos. Los procedimientos de homologación simplificados facilitarán la matriculación y la venta de vehículos de motor garantizando al mismo tiempo el mantenimiento de las normas de seguridad. Un mercado de pagos más eficaz y más competitivo permitirá efectuar pagos dentro de la UE de manera tan sencilla, poco costosa y segura como se hace actualmente dentro de un mismo Estado miembro. Las empresas se beneficiarán de normas simplificadas en materia de seguros cuando se produzca la revisión de la actual legislación en materia de seguros (Solvencia II) en un futuro próximo. Se beneficiarán también de la modernización del Código Aduanero como ya lo hacen de la ausencia de uso del papel en las aduanas y el comercio.

Este proceso de simplificación de la legislación comunitaria han alcanzado su velocidad de crucero y la Comisión tiene la intención de mantener el ritmo actual. Llevará a cabo el examen del conjunto de la legislación comunitaria en vigor con el fin de determinar los posibles ámbitos hacia los cuales podrían orientarse las futuras actividades de simplificación e integrará los resultados en el Programa renovable de simplificación actualizado, que se presentará a principios enero de 2009. Se prepararan nuevas iniciativas en materia de simplificación acompañadas de un análisis del impacto[1]. La Comisión concederá prioridad a las actividades de simplificación que sean beneficiosas para las PYME y fomentará una participación más estrecha de las partes interesadas en las primeras fases de las mismas. Utilizará también el sistema de análisis del impacto para garantizar que se aprovechan todas las posibilidades de simplificación en el marco de las nuevas iniciativas legislativas.

Cada vez con más frecuencia, la Comisión procede a la refundición[2] de las normativas y prosigue la aplicación de la codificación[3]. De aproximadamente 400 actos que podían codificarse, la Comisión ha concluido 152: se han adoptado 87 actos y 65 están pendientes de la decisión del Consejo y del Parlamento. El programa de codificación debería concluirse en los 18 próximos meses. Por otra parte, la Comisión identifica y deroga actualmente los actos anticuados sin efectos reales pero aún en vigor. Estos trabajos, que se refieren a alrededor de 2.500 actos jurídicos, podrían acelerarse si el Parlamento Europeo y el Consejo llegaran a ponerse de acuerdo sobre los procedimientos acelerados para derogar las normativas que se han vuelto anticuadas.

Por último, la Comisión examina regularmente todas las propuestas pendientes ante los órganos colegisladores con el fin de velar para que se adapten a las necesidades y respondan a las normas de calidad vigentes. Desde 2005, se han retirado 78 propuestas y se han registrado 30 más en el programa legislativo y de trabajo de la Comisión previsto para 2008.

2. Reducir las cargas administrativas

En enero de 2007, la Comisión presentó un programa de acción destinado a reducir en un 25% de aquí a 2012 las cargas administrativas que pesaban sobre las empresas en la UE [4]. El Consejo Europeo ratificó este programa en marzo de 2007. Aprobó el objetivo de reducción de las cargas administrativas que se derivaban de la legislación de la UE e invitó a los Estados miembros a fijar "para 2008, sus propios objetivos nacionales, de una ambición comparable, en sus ámbitos de competencia"[5]. Doce Estados miembros ya han respondido a esta invitación[6].

Uno de los elementos esenciales del programa de acción consiste en evaluar las cargas administrativas soportadas por las empresas para ajustarse a las obligaciones de informar previstas por la legislación europea y las disposiciones de aplicación nacionales. Este ejercicio de evaluación, iniciado en julio de 2007, se refiere a 43 legislaciones (en 13 ámbitos prioritarios) que supuestamente representan más de un 80% de la carga administrativa que se deriva de la legislación comunitaria[7].

Se han contabilizado y clasificado cientos de obligaciones vinculadas a la legislación de la UE. La forma en que las obligaciones comunitarias se transpusieron a la legislación nacional ha sido también objeto de un examen, con el apoyo de los Puntos de contacto únicos establecidos por cada Estado miembro. Estos dos ejercicios deberían cerrarse a principios de 2008. La Comisión evaluará a continuación el tiempo y el dinero que las empresas invierten en el cumplimiento de estas obligaciones, lo que permitirá reconocer las obligaciones que van más allá de las exigencias comunitarias y cuál es su coste. Un análisis comparativo de tal amplitud no tiene precedentes y contribuirá a elaborar la lista de las mejores prácticas en materia de transposición. Las recomendaciones destinadas a reducir las cargas administrativas deberían estar preparadas de aquí a finales de 2008. Este ejercicio va adelantado respecto al calendario previsto por lo que se refiere al Derecho de sociedades, ámbito en el cual la Comisión estará en condiciones de presentar propuestas de aquí al verano de 2008. Las evaluaciones efectuadas por los Estados miembros muestran que existen cargas importantes en este ámbito. Una acción rápida sería, por lo tanto, muy beneficiosa.

La Comisión está examinando también las sugerencias presentadas por los Estados miembros y las personas que responden a la consulta en Internet relativa a la reducción de las cargas administrativas[8]. Contará también con el asesoramiento del "Grupo de alto nivel de las partes interesadas independientes sobre las cargas administrativas", presidido por el Dr. Edmund Stoiber, cuyos trabajos comenzaron en enero de 2008. Esto Grupo cuenta entre sus miembros a los dirigentes de varios organismos de vigilancia de los programas que se destinan a simplificar los trámites burocráticos en los Estados miembros, así como representantes de la industria, pequeñas y medianas empresas, organizaciones de protección del medio ambiente y consumidores con experiencia directa en la iniciativa "Legislar mejor". La Comisión continuará asimismo reduciendo cargas administrativas innecesarias mediante la promoción del uso de las tecnologías de la información y la comunicación.

Para obtener unos rápidos resultados, el programa de acción ha elaborado también una lista de 10 "acciones rápidas" susceptibles de producir resultados significativos (evaluados en 1,3 mil millones de euros) efectuando cambios relativamente menores en la legislación existente. La Comisión adoptó cuatro grupos de medidas legislativas correspondientes a lo largo de un período de cerca de seis meses. Una propuesta fue adoptada mediante codecisión en un tiempo record mientras que otras cinco deberían serlo a principios de 2008. La Comisión presentará nuevas acciones aceleradas antes de la Cumbre de primavera[9].

III. UTILIZAR LA EVALUACIÓN DEL IMPACTO EN EL PROCESO DE ELABORACIÓN DE LAS POLÍTICAS

El sistema integrado de evaluación del impacto de la Comisión está ayudando a las instituciones de la UE a diseñar mejores políticas y a legislar mejor. La evaluación del impacto facilita una toma de decisiones mejor informada a lo largo del proceso legislativo; mejora la calidad de las propuestas; promueve el cumplimiento de los principios de subsidiariedad y proporcionalidad; y asegura la coherencia con los objetivos más ambiciosos tales como la Estrategia de Lisboa y la Estrategia de desarrollo sostenible. Permite asimismo que la Comisión comunique sus políticas más eficazmente. La Comisión ha concluido y publicado 284 evaluaciones del impacto desde 2003. Estas evaluaciones son públicas y es posible acceder a un resumen de las mismas en todas las lenguas oficiales[10].

Como parte de un cambio cultural mayor, la evaluación del impacto forma parte de las prácticas de trabajo y la toma de decisiones de la Comisión, y ha cambiado la forma de diseñar las políticas. Las decisiones de la Comisión relativas a la oportunidad y la manera de proseguir una iniciativa se basan en pruebas transparentes, en la contribución de las partes involucradas y en un análisis profundo de las opciones posibles, entre las cuales la co–regulación y la auto–regulación. En 2007, por ejemplo, la Comisión canceló tres proyectos de iniciativas basándose en los análisis del impacto ya que éstos mostraban que la acción de la UE no aportaría un valor añadido suficiente en esta fase[11]. Estos proyectos se referían al establecimiento de una proporcionalidad íntegra entre el capital y los derechos de control, la modificación de la décimo cuarta Directiva "Derecho de sociedades" relativa a la transferencia transfronteriza del domicilio social de las sociedades de capitales, y finalmente a la protección de los testigos. Puede también suceder que los servicios de la Comisión tomen la iniciativa de efectuar diversos análisis del impacto incluso cuando no están formalmente obligados a ello[12]. El Comité de análisis del impacto efectúa controles de calidad independientes y ayuda a mejorar la metodología en este ámbito.

La Comisión se comprometió a proseguir la mejora del sistema de análisis del impacto. Actualmente está modernizando su metodología y reforzando el análisis del impacto en el ciclo de las políticas basándose en la experiencia adquirida en sus servicios, en las sugerencias hechas por las otras instituciones, los Estados miembros y las partes involucradas, así como en los resultados de la evaluación externa realizada en 2007[13]. Según las conclusiones de la evaluación, la Comisión ha realizado avances en relación con sus objetivos en materia de análisis del impacto: mejora de la calidad de las propuestas, apoyo efectivo al proceso de toma de decisiones y refuerzo de la transparencia. Reconoce, no obstante, la necesidad de clarificar el concepto de análisis proporcionado (análisis conforme a la importancia de la propuesta) y, por consiguiente, de delimitar mejor las iniciativas que deben evaluarse. Recomienda efectuar los análisis del impacto antes en el proceso de elaboración de las estrategias y mejorar el apoyo a la calidad, incluido el acceso a las fuentes de datos. De acuerdo con la evaluación, parece que se realizaron numerosos análisis del impacto para justificar una elección estratégica predeterminada.

La Comisión reaccionó aportando las mejoras antes mencionadas. Se introducirán otras mejoras en el marco de la revisión de las directrices de la Comisión relativas al análisis del impacto, que se concluirán cuando el Consejo Europeo haya hecho el balance sobre los progresos realizados en el ámbito de la mejora del marco normativo

1. Reforzar el análisis del impacto en el proceso de elaboración de las políticas

El sistema de análisis del impacto es adecuado y ha demostrado ser útil en el marco de la toma de decisiones, sobre todo para la Comisión, pero también para las otras instituciones. Además, la Comisión veló para que los análisis del impacto y los dictámenes correspondientes del Comité de análisis del impacto sean utilizados a lo largo del proceso de toma de decisiones. Al continuar en esta vía, es posible mejorar el sistema en algunos ámbitos, en particular, en materia de planificación. Los análisis del impacto deben realizarse antes en el proceso de elaboración de las políticas para que otros medios de acción puedan estudiarse en profundidad antes de la presentación de una propuesta. En otros términos, conviene determinar los temas que serán objeto de un análisis del impacto y solicitar el dictamen del Comité de análisis del impacto sobre los trabajos previstos en una fase poco avanzada del proceso. La Comisión seguirá reforzando esta coordinación "hacia atrás" así como el apoyo a la calidad de los análisis del impacto de las principales iniciativas legislativas.

2. Concentrar los recursos en los temas que aportan un mayor valor añadido

Cuando se instauró el sistema de análisis del impacto, todos los puntos que figuraban en el programa legislativo y de trabajo de la Comisión eran objeto de un análisis del impacto. La experiencia puso de manifiesto que convenía precisar este método. Conviene pues realizar un análisis del impacto de las propuestas más importantes y las que tienen una incidencia especialmente importante con independencia de que se incluyan en el programa legislativo y de trabajo de la Comisión. Estos análisis deben mantener una proporción con respecto a la importancia de la iniciativa en cuestión, lo que significa que se suprimirán o reducirán las exigencias en materia de análisis del impacto para las iniciativas que tengan una incidencia limitada o meramente general. La Comisión efectuará alrededor de 180 análisis de impacto en 2008 frente a los 130 de 2007. Más de la mitad de estos análisis se refieren a iniciativas que no aparecen en el programa legislativo y de trabajo de la Comisión, en particular, las medidas adoptadas mediante el procedimiento de comitología.

3. Reforzar el apoyo

Conviene reforzar el apoyo a la calidad y el asesoramiento, objetivos que serán cumplidos por la Comisión, en particular, a través de sus directrices relativas al análisis del impacto y el Comité de análisis del impacto. La atención se centrará en los siguientes puntos:

- Fijar un nivel de análisis proporcionado para cada análisis del impacto teniendo en cuenta la importancia de las repercusiones potenciales y el grado de sensibilidad política de la iniciativa;

- Subsidiariedad y proporcionalidad : la decisión acerca de la oportunidad de actuar y la forma en que la UE debe hacerlo, forma parte integrante del proceso de análisis del impacto. La Comisión reconoce que las repercusiones a nivel regional y nacional – a menudo importantes para garantizar el respeto de los principios de subsidiariedad y proporcionalidad – deben ser objeto de una atención más constante. Nuevos instrumentos serán necesarios a este respecto.

- Reforzar los análisis de impactos específicos : los servicios de la Comisión deberían prestar más atención al análisis de determinados ámbitos tales como el impacto social y distributivo, los efectos sobre el mercado interior, los consumidores, las PYME, las regiones y las autoridades locales, así como las consecuencias a escala internacional. Conviene también prever los aspectos vinculados a la mejora de la transposición y la aplicación de la legislación.

- Cuantificación : la evaluación del impacto debería cuantificar los impactos cuando esto sea posible y proporcionado — sin restar importancia a las incertidumbres subyacentes. A pesar de los avances logrados (por ejemplo, los costes administrativos se tienen sistemáticamente en cuenta y, si son significativos, se miden con ayuda del Método de los costes estándar de la UE), unos datos insuficientes o poco fiables impiden a menudo la cuantificación. Un mejor apoyo y orientación significa reforzar la cooperación con los Estados miembros, el Comité de las Regiones, el Comité Económico y Social Europeo y las partes interesadas en la materia.

- La colaboración de las partes interesadas y los expertos es imprescindible. La consulta es ahora un hecho habitual y las opiniones de los interesados se tienen en cuenta desde el principio del proceso político. Expertos exteriores participan en gran medida. La Comisión revisó sus normas mínimas para la consulta exterior en 2007. Confirmó las normas actuales y decidió aplicarlas más eficazmente mejorando la respuesta, asegurando la pluralidad de los puntos de vista, etc[14]. El Comité de evaluación del impacto verifica si se aplican correctamente las normas.

4. Garantizar un control de calidad riguroso

A finales de 2006, la Comisión creó el Comité de evaluación del impacto bajo la autoridad del Presidente y compuesto de funcionarios de alto nivel que actúan independientemente de los servicios que presentan propuestas. Proporciona asesoramiento así como el control de la metodología y la calidad, y cuenta con asesoramiento exterior cuando es necesario. La Comisión se sirve de sus dictámenes a la hora de tomar su decisión final, dictámenes que se hacen públicos una vez que se ha adoptado la iniciativa[15].

La Comisión ya ha evaluado la experiencia del primer año, basada en parte en el propio informe del Comité[16]. Acoge con satisfacción la autoridad imparcial del Comité y valora sus recomendaciones profesionales, que en la mayoría de los casos han supuesto mejoras reales en las evaluaciones del impacto. El Comité ha ayudado a elevar los niveles y ha ofrecido una orientación útil sobre la metodología. Se llevarán a cabo nuevas mejoras en los métodos de trabajo y los procedimientos internos. Por ejemplo, garantizar que la evaluación del impacto elaborada por los servicios para determinadas propuestas recoge las recomendaciones del Comité antes de que las propuestas correspondientes se presenten para que el Colegio adopte una decisión política.

IV. REPARTO DE LA RESPONSABILIDAD

LAS NORMAS DE LA UE son propuestas por la Comisión y adoptadas por el Parlamento Europeo y el Consejo. Los Gobiernos nacionales y los Parlamentos las transponen a los Derechos internos y adoptan la legislación bajo su propia responsabilidad, a menudo complementándola con normas regionales y locales. Todas estas normas afectan a la actividad empresarial y a los ciudadanos. El programa "Legislar mejor" debe, por lo tanto, llevarse a cabo en el marco de un esfuerzo conjunto de las instituciones de la UE y de los Estados miembros.[17] En este contexto, la Comisión continuará sus valiosos intercambios con el Grupo de expertos nacionales de alto nivel en materia de regulación.

1. Aplicación mediante el proceso de toma de decisiones de la UE

El ejercicio "Legislar mejor" solamente producirá beneficios tangibles una vez que se adopten y entren en vigor las mejoras legislativas propuestas por la Comisión. El proceso requiere un plazo de tiempo prolongado. Los niveles de calidad más altos de las normas incrementan el tiempo necesario para que la Comisión prepare sus iniciativas. La adopción por los colegisladores exige una media de dos años, lo cual, unido a los períodos permitidos para la transposición y entrada en vigor de nuevas Directivas[18], supone que transcurran alrededor de cuatro años, y a menudo el doble de ese tiempo, entre la concepción y la aplicación de una iniciativa de la UE.

En este contexto, existe sin embargo la necesidad de asegurarse de que el Programa renovable de simplificación recibe el apoyo continuado de todas las instituciones europeas. El Consejo y el Parlamento solamente ha adoptado hasta ahora 16 iniciativas del Programa renovable. La Comisión continuará haciendo propuestas de simplificación en 2008 con la esperanza de que los colegisladores hagan todo lo posible para su adopción en la primavera de 2009. Del mismo modo, en 2008 y a principios de 2009, la Comisión espera que los colegisladores den prioridad a la adopción de propuestas para reducir las cargas administrativas.

Aun cuando el Parlamento y el Consejo están haciendo un uso creciente de las evaluaciones del impacto de la Comisión en el examen de las propuestas, es necesario reforzar sus esfuerzos. También necesitan elaborar sus propias evaluaciones de impacto cuando prevean importantes modificaciones a una propuesta de la Comisión sobre cuestiones que no están cubiertas por la evaluación del impacto de la Comisión. La Comisión intentará asimismo garantizar que las evaluaciones del impacto se anticipen mejor a los problemas que pudieran plantearse en el Consejo y el Parlamento, por ejemplo, la elección del instrumento de actuación de la UE. El Consejo y Parlamento pueden también solicitar a la Comisión que se profundice en diversos aspectos de su evaluación inicial. Aunque estas evaluaciones se hayan previsto fundamentalmente para orientar la toma de decisiones de la Comisión, la Comisión decidirá constructivamente cómo responder a estas peticiones caso por caso. La revisión del "Planteamiento común para la evaluación del impacto"[19] por las tres instituciones a mediados de 2008 será una ocasión para avanzar en estas cuestiones.

2. Aplicación del Derecho comunitario

La Comisión otorga una gran prioridad a la aplicación correcta del Derecho comunitario. En septiembre de 2007, sugirió de qué modo podría trabajar con los Estados miembros para mejorar los mecanismos actuales de solución de problemas, produciendo resultados más rápidos y mejores.[20] También propone medios para que la Comisión y los Estados miembros se centren en la acción preventiva y para que la Comisión gestione las infracciones más eficientemente y proporcione más información. La Comisión desarrollará y pondrá en marcha estas iniciativas en los próximos meses y evaluará los progresos alcanzados en 2009.

V. CONFORMAR LA NORMATIVA MUNDIAL

En un mundo cada vez más globalizado, y después de muchos años de eliminación de barreras arancelarias, las barreras no arancelarias tales como la divergencia normativa se convierten en obstáculos para el comercio y la inversión internacionales. Muchas de las divergencias normativas reflejan opciones políticas legítimas y cumplen con la OMC y otros acuerdos internacionales, pero otras, sin embargo, son efectos secundarios no deseados de la manera en que cada parte legisla, y pueden resultar innecesarios o contraproducentes para la actividad empresarial y para los consumidores.

Para elaborar sus iniciativas, la Comisión cuenta ya con la participación de terceros países en su proceso de consulta. Además, el sistema de evaluación del impacto requiere que se tengan en cuenta los impactos exteriores. La Comisión garantizará que estos impactos exteriores, por ejemplo, en el comercio y las inversiones y en países en vías de desarrollo, se examinan a fondo. En los casos en que existan normas internacionales, las evaluaciones del impacto considerarán la posibilidad de atenerse a ellas en lugar de adoptar una iniciativa europea específica.

La Comisión cuenta con una prolongada práctica de diálogo sobre cuestiones en materia de regulación en las organizaciones multilaterales tales como la OCDE y la ONU y con socios comerciales clave. Para proyectar la estrategia de Lisboa hacia el exterior, la Comisión utilizará el diálogo internacional con el fin de levantar las barreras horizontales y sistémicas y facilitar la convergencia cuando sea posible. El planteamiento "Legislar mejor" de la UE puede proporcionar inspiración fuera de la UE y viceversa.

VI . PRÓXIMOS PASOS

Este análisis muestra que la UE está dedicada a su compromiso de "Legislar mejor". Sin embargo, se puede hacer más cuando la Comisión, el Parlamento, el Consejo y los Estados miembros actúan juntos:

Simplificar la legislación

- La Comisión tiene previsto presentar 45 iniciativas en el programa renovable de simplificación como parte de su programa de trabajo para 2008, además de 8 iniciativas para 2009. El programa de codificación se concluirá en los próximos 18 meses.

- El Consejo y el Parlamento deberían garantizar la rápida adopción de propuestas pendientes de simplificación, de las cuales existen ahora alrededor de 45, y garantizar que se mantengan las simplificaciones en el proceso.

- La Comisión invita al Consejo y al Parlamento a examinar conjuntamente opciones para que los procedimientos acelerados deroguen la legislación anticuada .

- La Comisión continúa revisando el acervo de la UE , ya que este ha dado lugar a un flujo constante de nuevas iniciativas. El ejercicio de revisión concluirá antes del fin de su mandato.

- La Comisión continúa revisando las propuestas pendientes como parte de su programa de trabajo anual . Reitera su recomendación de que las Comisiones futuras revisen, una vez nombradas, las propuestas pendientes con el fin de garantizar que los proyectos de legislación coinciden con las prioridades políticas.

Reducir los costes administrativos

- Dado que solamente un esfuerzo conjunto permitirá reducir la burocracia, la Comisión propone que los Estados miembros que no lo han hecho adopten o anuncien sus objetivos de reducción antes de marzo de 2008 de modo que el Consejo de primavera pueda hacer balance y proporcionar nuevas orientaciones.

- La Comisión invita al Consejo y al Parlamento Europeo a adoptar las propuestas de acción rápida pendientes ante el Consejo Europeo y a dar prioridad a las propuestas de acción rápida que la Comisión presentará en 2008.

- La Comisión trabajará con los Estados miembros y prestará asistencia.

- La Comisión presentará los resultados del ejercicio de medición para finales del año, así como varias medidas adicionales para hacer frente al objetivo del 25%. Las propuestas sobre la reducción de las cargas en el Derecho de sociedades se presentarán antes del verano. La información obtenida de este ejercicio ayudará a los Estados miembros a reducir las cargas derivadas de la transposición y aplicación de la legislación de la UE.

Utilización de la evaluación del impacto para elaborar iniciativas

- En 2008, la Comisión espera llevar a cabo más de 180 evaluaciones del impacto.

- En la primavera 2008, la Comisión revisará sus directrices de evaluación del impacto y elaborará medidas de orientación y apoyo a la luz de la presente Comunicación.

- La Comisión consolidará el papel del Comité de evaluación del impacto .

- El Consejo y el Parlamento deberían reforzar el uso de la evaluación del impacto en el proceso legislativo , examinando las evaluaciones del impacto de la Comisión y elaborando evaluaciones del impacto de enmiendas sustanciales. La Comisión invita a las otras instituciones a ser más transparentes sobre su propio trabajo de evaluación del impacto, según lo previsto en el "Planteamiento común de la evaluación del impacto".

- En el estudio del "Planteamiento común de la evaluación del impacto", la Comisión confía en un compromiso para llevar a cabo evaluaciones del impacto sobre iniciativas de los Estados miembros en el ámbito del título VI del TUE ( cooperación policial y judicial en materia penal ).

Reparto de las responsabilidades

- En 2008, el Consejo Europeo revisará los avances para la mejora de la legislación y el Parlamento, el Consejo y la Comisión revisarán conjuntamente el "Planteamiento común sobre la evaluación del impacto" .

Aplicación del Derecho comunitario

- La Comisión invita a los Estados miembros a trabajar con ella para garantizar la correcta aplicación del Derecho comunitario .

Contribuir a conformar la normativa mundial

- La Comisión reforzará, cuando sea pertinente, la evaluación del impacto internacional de la acción de la UE a fin de facilitar el comercio y la inversión internacionales y apoyar a los países en vías de desarrollo.

- La Comisión trabajará en estrecha colaboración con las organizaciones internacionales y los terceros países para desarrollar planteamientos respectivos en materia de regulación y, cuando sea posible, promover la convergencia.

VII. CONCLUSIÓN

Se ha logrado mucho hasta ahora en el desarrollo de una mejor legislación en la UE. La mejora en esta materia y la posibilidad de que ello redunde en beneficio de los ciudadanos y las actividades empresariales requiere tiempo, recursos financieros y humanos, así como la adaptación de las estructuras institucionales y administrativas. Esto no puede lograrse sin un apoyo político continuado.

La Comisión está plenamente comprometida a asumir su parte de responsabilidad a través de su Programa renovable de simplificación y su Programa de Acción para reducir las cargas administrativas, y dispuesta a reforzar continuamente su sistema de evaluación del impacto. Pero el éxito dependerá del compromiso de las otras instituciones europeas, los Estados miembros, las autoridades locales/regionales, y los interesados, a los que la Comisión invita a unirse a este esfuerzo colectivo.

[1] Casi la mitad de las iniciativas futuras de la Comisión conforme al programa renovable de simplificación (76) estarán acompañadas de una evaluación del impacto, en comparación con un 10% en el pasado.

[2] El proceso de refundición consiste en sustituir un acto legislativo y todas las enmiendas previas al mismo por un único acto legislativo cuando se adoptan nuevas modificaciones.

[3] La codificación consiste en reagrupar todos los actos legislativos y las modificaciones sucesivas en una única ley, sin ninguna nueva modificación. Esto reduce el volumen de la legislación y proporciona textos jurídicamente más claros.

[4] COM(2007) 23.

[5] Conclusiones de la Presidencia del Consejo Europeo (marzo 2007), p.10.

[6] Véase el Documento de trabajo de la Comisión, Reducir las cargas administrativas en la UE, COM(2008) 35

[7] http://ec.europa.eu/enterprise/admin-burdens-reduction/admin_burdens_en.htm. Además, se ha llevado a cabo y publicado un estudio en el que se evalúa las cargas administrativas sobre las explotaciones agrarias derivadas de la Política Agrícola Común.

[8] http://ec.europa.eu/enterprise/admin-burdens-reduction/index_en.htm.

[9] Véase COM(2008) 35.

[10] Debería también tenerse en cuenta que en 2007 la Comisión reforzó su política de evaluación (Comunicación sobre "Respuesta a las necesidades estratégicas: reforzar el uso de la evaluación". SEC(2007) 213), y los planes para evaluar la legislación y otras actividades de modo más sistemático con el fin de verificar las hipótesis presentadas en la etapa de la evaluación del impacto.

[11] Estas evaluaciones del impacto ya se han publicado (véase http://ec.europa.eu/governance/impact/cia_2007_en.htm y COM(2007) 693). A partir de 2008, la Comisión también publicará las evaluaciones del impacto en el caso de las iniciativas en el programa legislativo y de trabajo de la Comisión interrumpidas a consecuencia de la evaluación del impacto.

[12] En 2006 y 2007, los servicios de la Comisión llevaron a cabo, respectivamente, alrededor de 10 y 15 evaluaciones "voluntarias" de impacto; para 2008, se han previsto alrededor de 50.

[13] Esta evaluación del sistema de evaluación del impacto de la Comisión por la Asociación de Evaluación se publica en http://ec.europa.eu/governance/impact/key_en.htm La Comisión trató sobre ello en una conferencia pública con las partes implicadas en junio de 2007 y con su grupo de expertos nacionales de alto nivel en materia de regulación.

[14] Comunicación relativa al Seguimiento del Libro Verde "Iniciativa europea en favor de la transparencia", COM(2007)127 de 21.3. 2007.

[15] http://ec.europa.eu/governance/impact/cia_2007_en.htm.

[16] Véase el informe adjunto de 2007.

[17] Para la evaluación de los progresos realizados en los Estados miembros, véase el segundo informe provisional anual sobre la ejecución de la Estrategia de Lisboa, COM(2006) 816 .

[18] Por ejemplo, la iniciativa de simplificación por la que se modifica la Directiva 70/156/CEE relativa a la homologación de los vehículos de motor y de los remolques, sistemas, componentes y unidades técnicas independientes destinados a dichos vehículos, publicada en el Diario Oficial en octubre de 2007 pero que no entrará en vigor hasta abril de 2009. La Comisión presentó la propuesta en julio de 2003 COM(2003 )418.

[19] Adoptado conforme al Acuerdo interinstitucional de 2003 "Legislar mejor".

[20] Comunicación "Una Europa de resultados – La aplicación del Derecho comunitario". COM(2007) 502.

Top