Help Print this page 
Title and reference
Informe de la Comisión - Informe anual sobre las actividades de investigación y desarrollo tecnológico de la Unión Europea en 2005 [SEC(2006) 1450]

/* COM/2006/0685 final */
Multilingual display
Text

52006DC0685

Informe de la Comisión - Informe anual sobre las actividades de investigación y desarrollo tecnológico de la Unión Europea en 2005 [SEC(2006) 1450] /* COM/2006/0685 final */


[pic] | COMISIÓN DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS |

Bruselas, 15.11.2006

COM(2006) 685 final

INFORME DE LA COMISIÓN

Informe anual sobre las actividades de investigación y desarrollo tecnológico de la Unión Europea en 2005 [SEC(2006) 1450]

INFORME DE LA COMISIÓN

Informe anual sobre las actividades de investigación y desarrollo tecnológico de la Unión Europea en 2005 (Texto pertinente a los fines del EEE)

1. INTRODUCCIÓN

El presente informe anual, relativo a los progresos y actividades de 2005, se ha preparado de conformidad con lo dispuesto en el artículo 173 del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea[1] y en el artículo 4 de la Decisión relativa al Sexto Programa Marco[2]

Se adjunta al informe un documento de trabajo de los servicios de la Comisión que contiene información más detallada, junto con estadísticas. Los capítulos principales se refieren a las actividades y resultados de 2005 y a la evolución de las actividades de investigación y desarrollo tecnológico en los Estados miembros de la Unión Europea. Los cuadros estadísticos figuran en anexo aparte.

2. ACTIVIDADES COMUNITARIAS DE INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO TECNOLÓGICO

2.1. Logros políticos

Por su naturaleza y escala, la política de investigación de la UE contribuye a mejorar la vida de los ciudadanos europeos, permitiendo al mismo tiempo aumentar la competitividad global de la UE. Desempeña un papel destacado en el desarrollo de la economía basada en el conocimiento y, por tanto, en el cumplimiento de los objetivos de Lisboa y de las prioridades de la Comisión en cuanto a prosperidad, empleo y crecimiento de la UE. En el ámbito de la investigación, la UE persigue dos objetivos principales: crear un Espacio Europeo de Investigación (EEI) y aumentar y mejorar los esfuerzos de investigación públicos y privados en Europa.

En el Consejo Europeo de primavera de 2005, los Jefes de Estado y de Gobierno reforzaron la estrategia de Lisboa con una el acuerdo de colaboración de Lisboa para el crecimiento y el empleo, dando un nuevo impulso al objetivo de Barcelona de destinar a investigación el 3 % de su producto interior bruto (PIB) en 2010, frente al 1,9 % actual. En su Comunicación 'La construcción del Espacio Europeo de la Investigación al servicio del crecimiento', de 6 de abril de 2005, que establece los objetivos de la política de investigación europea para 2007-2013, la Comisión reiteró la importancia de dar un nuevo impulso al conocimiento para estimular el crecimiento sostenible y conseguir así los objetivos de Lisboa. Desarrollar la capacidad de la Unión Europea de producir conocimientos, difundirlos a través de la educación y aplicarlos gracias a la innovación es sin duda el mejor medio de que dispone la Unión Europea para estimular el crecimiento económico y generar mejoras cuantitativas y cualitativas en el empleo, garantizando a la vez el progreso social y la protección del medio ambiente. En esta misma línea, los Jefes de Estado y de Gobierno, reunidos en Hampton Court, volvieron a confirmar la investigación como una de las cinco líneas de actuación prioritarias, a raíz de lo cual se creó un grupo de alto nivel presidido por el Sr. Esko Aho, antiguo Primer Ministro finlandés.

Con la publicación en octubre de la Comunicación 'Más investigación e innovación - Invertir en el crecimiento y el empleo: Un enfoque común', la Comisión se centra sobre todo en la mejora de las condiciones de la inversión del sector privado en investigación e innovación. Un objetivo importante es mejorar las condiciones marco de la investigación y la innovación, en particular a través de directrices u orientaciones europeas sobre cuestiones clave como los incentivos fiscales en favor de la investigación, el recurso a la contratación pública para productos y servicios innovadores, y la cooperación y transferencia de tecnología entre universidades y empresas. Para conseguir que la industria incremente sus inversiones en I+D en Europa, es esencial que las políticas de mercado interior busquen sobre todo fomentar la economía del conocimiento e impulsar el dinamismo del mercado de los bienes y servicios innovadores e intensivos en investigación.

2.1.1. Hacia el Séptimo Programa Marco

En 2005, se registraron importantes avances hacia el Séptimo Programa Marco (7PM), con la presentación por la Comisión de sus propuestas de marco jurídico general: el propio programa marco (CE y Euratom), junto con una completa evaluación de impacto previa en abril, los programas específicos en septiembre y las normas de participación y difusión de resultados en diciembre. La Comisión propuso un ambicioso 7PM, tanto en términos de alcance como de escala, acorde con los retos a los que ha de hacer frente Europa.

Los principales objetivos del 7PM se articulan en cuatro capítulos principales:

- Cooperación , para convertir a la UE en líder mundial de la ciencia y la tecnología, favoreciendo una cooperación más amplia entre equipos de investigación, tanto dentro de la UE como con el resto del mundo, en particular a través de asociaciones público-privadas a largo plazo y con una amplia participación.

- Ideas , para dar paso a una importante iniciativa, la creación de un Consejo Europeo de Investigación de carácter autónomo y prestar apoyo a la investigación básica en las fronteras del conocimiento, impulsada por los investigadores, promoviendo así a los investigadores cuya excelencia, creatividad y curiosidad intelectual conducirán a nuevos descubrimientos importantes.

- Personas , para desarrollar cualitativa y cuantitativamente los recursos humanos en investigación y desarrollo.

- Capacidades , para desarrollar los medios de que dispone la investigación y la innovación y situar a la ciencia en un lugar más favorable en la sociedad, y facilitando el desarrollo coherente de la cooperación internacional.

El marco jurídico general propuesto para el 7PM prevé una clara mejora del entorno reglamentario y administrativo de la investigación europea mediante una simplificación del acceso y los procedimientos y mediante la transferencia de algunas tareas logísticas y administrativas a estructuras exteriores.

2.1.2. Hacia el Espacio Europeo de Investigación (EEI)

Junto con la preparación del futuro marco de financiación de la investigación, la Comisión impulsó en 2005 importantes iniciativas estratégicas con vistas a la creación del EEI .

La Estrategia de movilidad para el EEI y la política de desarrollo de la carrera de los investigadores ofrecen un marco coherente que permitirá a los Estados miembros y a la Comisión crear un mercado laboral europeo único, abierto, atractivo y competitivo para los investigadores. Se han vuelto a conseguir avances sustanciales en la reducción de los obstáculos a la movilidad y en la mejora de los conocimientos y competencias para el desarrollo profesional en todos los sectores y disciplinas. Además, en 2005 se impulsó la mejora de la situación, la profesión y el desarrollo de la carrera de los investigadores con la Recomendación a los Estados miembros relativa a la Carta Europea del Investigador y al Código de conducta para la contratación de investigadores, que se puso en práctica inmediatamente después de su adopción, y con el lanzamiento de la iniciativa Investigadores en Europa 2005.

Existen actualmente veintiocho Plataformas Tecnológicas Europeas . Se centran en cuestiones estratégicas para los objetivos de crecimiento, competitividad y sostenibilidad de Europa, que dependen de progresos tecnológicos importantes, en ámbitos tan diversos como el acero, el transporte aéreo, marítimo o por ferrocarril, el hidrógeno, la energía fotovoltaica, el agua, los productos químicos, la nanoelectrónica, los medicamentos innovadores, la genómica de las plantas, la química sostenible (incluida la biotecnología industrial), la fabricación de productos manufacturados, el aprendizaje mutuo y la prospectiva. La Comisión Europea no establece ni dirige las plataformas tecnológicas europeas, pero les facilita orientación en caso necesario. Las plataformas se constituyen mediante un proceso "ascendente" en el que los interesados, liderados por la industria, se reúnen para definir y ejecutar un programa estratégico de investigación a medio y largo plazo, que estimula el potencial de desarrollo, implantación y uso de tecnologías clave. Cuando coinciden con los objetivos de la política de investigación europea, los Planes Estratégicos de Investigación desarrollados por las Plataformas Tecnológicas Europeas se han tenido en cuenta al elaborar el programa específico de cooperación. En un número limitado de áreas, pueden crearse Iniciativas Tecnológicas Conjuntas para poner en marcha la totalidad o una parte del programa estratégico de investigación desarrollado por una plataforma tecnológica europea[3].

Además, se seleccionaron 68 proyectos ERA-NET ; con el objetivo de coordinar programas de investigación nacionales y regionales en ámbitos como la cooperación bilateral con terceros países, la metrología, la agricultura y la pesca, la salud humana y la fitosanidad, la energía, el transporte o el medio ambiente. En cuatro áreas las propuestas del 7PM prevén iniciativas conjuntas en virtud del artículo 169 del Tratado, lo que supone un paso más en la coordinación de los programas.

En determinados ámbitos pueden también destacarse igualmente contribuciones al EEI. El 28 de junio de 2005, la Unión Europea y sus socios internacionales, Japón, Rusia, China, Estados Unidos y Corea, a los que se añadió posteriormente la India, firmaron una Declaración conjunta para la realización del reactor termonuclear experimental internacional (ITER) en el emplazamiento europeo de Cadarache. Este acuerdo, que implica a más de la mitad de la población mundial, confirmó, de hecho, el liderazgo de Europa en la investigación sobre la energía de fusión y marcó un hito histórico en la cooperación científica tanto internacional como europea. El ITER representa el próximo paso necesario antes de que la energía de fusión pueda convertirse en una realidad, contribuyendo a solucionar los problemas energéticos mundiales. Es uno de los mayores proyectos de investigación internacionales de la historia, con un presupuesto estimado de 10 000 millones de euros para 35 años.

En junio se adoptó un plan de acción 2005-2009 para la ejecución de una estrategia europea segura, integrada y responsable para el desarrollo de las nanociencias y las nanotecnologías. Su objetivo es reforzar y coordinar la investigación en este campo para contribuir a la competitividad de la Unión y a muchas de sus políticas, estableciendo sinergias con la educación y la innovación. La acción concertada de la industria europea, los centros e institutos de investigación, las universidades y las entidades financieras debería permitir la creación de productos y procesos comercialmente viables y verdaderamente seguros.

La investigación relativa al cambio planetario y los ecosistemas y a la sostenibilidad de los sistemas energéticos y de transporte aportó una contribución significativa a la evaluación de la estrategia de la UE sobre desarrollo sostenible. La Comisión dio cuenta del éxito del Plan de actuación a favor de las tecnologías ambientales y del Plan de acción europeo de medio ambiente y salud, cuya ejecución continuó en 2005. En la Cumbre de Bruselas, organizada por la Comisión en febrero de 2005, se adoptó el Plan de aplicación de 10 años de la iniciativa de observación de la Tierra.

En lo que respecta a la estrategia de la Comisión en materia de ciencias de la vida y biotecnología , el tercer informe de situación de la Comisión sobre los avances logrados y las futuras orientaciones puso de manifiesto su importancia para impulsar el crecimiento y consolidar la posición de la UE en el mercado mundial de la alta tecnología. Paralelamente, se presentaron los primeros resultados de la plataforma sobre ensayos clínicos para luchar contra las enfermedades vinculadas a la pobreza (VIH/SIDA, paludismo y tuberculosis), en el marco del Programa de cooperación sobre ensayos clínicos entre Europa y los países en desarrollo (artículo 169 del Tratado).

Por otra parte, se abordaron cuestiones transversales que afectan al EEI, como ciencia y sociedad , la igualdad de género en la ciencia y la cooperación internacional , por ejemplo en el marco de importantes actos públicos, planes de acción y análisis en profundidad, diálogos bilaterales y birregionales, preparación de acuerdos de cooperación internacional con Japón, Corea del Sur, Jordania y Egipto, así como la celebración de un acuerdo con Suiza.

La Acción preparatoria en el ámbito de la investigación sobre seguridad (PASR), que se puso en marcha en 2004, continuó en 2005. La PASR está preparando el terreno para establecer una prioridad propia en materia de investigación sobre seguridad, dentro del tema Seguridad y Espacio del 7PM. Con respecto al espacio, se adoptaron en 2005 dos Comunicaciones: "Política espacial europea: elementos preliminares" y "Vigilancia Mundial del Medio Ambiente y la Seguridad (GMES): del concepto a la realidad". Las actividades de investigación espacial del 7PM se definirán con el objetivo de apoyar la política espacial europea y se centrarán principalmente en la iniciativa GMES (vigilancia mundial del medio ambiente y la seguridad).

2.2. Ejecución del Sexto Programa Marco

Si bien está previsto que el 7PM inicie su andadura en 2007, sigue adelante la realización de las actividades de investigación del 6PM . Para el período 2002-2006, la UE dispone de un presupuesto de aproximadamente 20 000 millones de euros, asignados en particular a siete prioridades temáticas: ciencias de la vida, genómica y biotecnología aplicadas a la salud; tecnologías para la sociedad de la información; nanociencias y nanotecnologías, materiales inteligentes y nuevos procedimientos de producción; aeronáutica y espacio; calidad y seguridad de los alimentos; desarrollo sostenible, cambio planetario y ecosistemas; y ciencias sociales y humanidades. En 2005, se comprometió la totalidad del presupuesto. Continuaron los esfuerzos para conseguir que el 6PM siga atrayendo a los mejores grupos de investigación y a las empresas, organizaciones e instituciones más innovadoras, y se lograron notables progresos científicos y tecnológicos en todas las prioridades temáticas. La mayor parte de las áreas temáticas prestan una atención especial a temas que favorecen la participación industrial, y en particular de las PYME, así como a la cooperación internacional. Además, se están llevando a cabo trabajos de investigación para apoyar las políticas llevadas a cabo en ámbitos como la agricultura, la pesca, la salud y la protección de los consumidores, la educación, la juventud, el empleo y las políticas sociales, Justicia e Interior, el medio ambiente, el mercado único, la energía y el transporte. Con respecto al entorno reglamentario y administrativo, se consiguieron nuevas mejoras y avances, según las necesidades, especialmente en materia de simplificación.

Para aprovechar los programas marco anteriores , se procede a la difusión, análisis y evaluación de los resultados científicos y técnicos y del impacto socioeconómico de las actividades de investigación emprendidas en anteriores programas, con el fin de optimizar su potencial en la cadena de la innovación y la formulación de políticas. El informe y los estudios sobre la evaluación quinquenal de los Programas Marco de Investigación comunitarios 1999-2003 y la respuesta de la Comisión a los mismos han tenido amplia difusión y se han debatido en diversos foros políticos; también se han tenido debidamente en cuenta a la hora de preparar el 7PM.

CORDIS sigue siendo el servicio de difusión de los proyectos y resultados del 6PM, y todos los indicadores muestran un aumento notable del uso de los principales servicios, descripciones de proyectos, noticias y convocatorias.

3. EVOLUCIÓN EN LOS ESTADOS MIEMBROS Y APLICACIÓN DEL MÉTODO ABIERTO DE COORDINACIÓN

3.1. La investigación y el relanzamiento de la estrategia de Lisboa

En el Consejo Europeo de primavera de marzo de 2005, los líderes de la UE dieron primacía al crecimiento y al empleo entre las prioridades políticas de Europa. La estrategia de Lisboa significó una reafirmación del compromiso asumido por todos para movilizarse en pos de un programa de reformas positivas, habida cuenta de que el éxito depende de un enfoque global, con el máximo efecto multiplicador y con la participación activa de cada Estado miembro. Este compromiso salió reforzado a raíz del acuerdo relativo a las Directrices integradas para el crecimiento y el empleo, que proporcionan un plan claro para la elaboración de las reformas nacionales, y como consecuencia de la reunión informal de Hampton Court, celebrada en octubre.

El primer paso para traducir esta ambición a la práctica ha sido crear las herramientas necesarias para impulsar la creación de empleo. Para ello, es necesario adoptar un enfoque asociativo, con medidas oportunas al nivel correcto. Los Estados miembros han elaborado programas nacionales de reforma país por país, sobre la base común de las directrices integradas. Además, el Consejo, el Parlamento Europeo y la Comisión están estudiando conjuntamente las medidas necesarias a nivel comunitario para completar las iniciativas emprendidas por los Estados miembros.

En general, los programas nacionales de reforma presentados por todos los Estados miembros en otoño de 2005 reflejan de manera adecuada la necesidad de construir una economía del conocimiento y de mejorar el atractivo de Europa como lugar para invertir y trabajar. Paralelamente a esta necesidad, la evaluación de la parte de investigación de los programas nacionales de reforma de los 25 Estados miembros por parte de la Comisión muestra que todos ellos consideran la I+D una prioridad principal. En muchos países, las políticas de I+D e innovación están cada vez más integradas, lo que ha conducido en algunos casos a la creación de Consejos de I+D e innovación, con la participación de los interlocutores sociales y de los ministros pertinentes, a fin de asesorar estratégicamente a los Gobiernos. Los Estados miembros se enfrentan además a retos comunes, como la necesidad de mejorar los recursos humanos, la promoción de las PYME intensivas en investigación y la necesidad de mejorar la transferencia de conocimientos entre los sectores público y privado.

Aunque se han adoptado diversas medidas para responder a estos retos, la intensidad general de I+D en la UE se ha estancado durante estos últimos años. Varios Estados miembros han tomado medidas concretas para aumentar el gasto público y mejorar la eficacia y la eficiencia, entre las que cabe citar el desarrollo de asociaciones público-privadas (APP) para estimular la I+D privada y la instauración de sistemas de supervisión y evaluación de la I+D pública. Todos los Estados miembros se están planteando la modernización de la gestión de los centros de investigación y de las universidades para aumentar su autonomía. Alrededor de la mitad de ellos aplica medidas fiscales de algún tipo como incentivo para impulsar la I+D del sector privado, y otros están estudiando la posibilidad de introducirlas. Por último, muchos Estados miembros disponen de medidas o proyectos para garantizar una oferta suficiente de investigadores cualificados, atrayendo a más estudiantes hacia las disciplinas científicas, técnicas y de ingeniería y mejorando sus perspectivas profesionales. En conjunto, los programas nacionales de reforma (PNR) reflejan una concienciación cada vez mayor sobre la necesidad de combinar de modo coherente las políticas para apoyar la investigación y la innovación.

Habida cuenta de la importancia de la I+D para el crecimiento y para solucionar muchos de los problemas a que se enfrenta hoy en día nuestra sociedad, es importante intensificar las inversiones en I+D. Los Estados miembros disponen de un margen más que suficiente para mejorar la calidad del gasto público, transfiriendo los recursos disponibles, en particular las ayudas públicas, hacia fines más productivos y reforzando la coordinación entre Estados miembros para evitar una costosa duplicación de esfuerzos. También puede mejorarse la eficacia de las ayudas del sector público a la I+D. La propuesta de la Comisión Europea de reservar parte del gasto en cohesión para su asignación a los objetivos de Lisboa, aceptada por el Consejo Europeo en relación con los Estados miembros de la EU-15, demuestra que prioridades como la investigación se pueden integrar en distintas políticas. Sin embargo, la contribución más importante debería proceder del sector privado, y para ello es necesario asegurar perspectivas favorables de rendimiento del capital invertido en I+D en Europa. Esto a su vez depende de la existencia de una demanda de productos y servicios innovadores, de la disponibilidad de personas con las cualificaciones necesarias, y de la existencia de un marco reglamentario adecuado.

3.2. Progresos hacia el objetivo del 3 %

Estos últimos años, la intensidad de I+D de la UE (proporción del gasto en I+D en el PIB) no ha mostrado ningún signo de acercamiento a los objetivos fijados por el Consejo Europeo de Barcelona en 2002 (intensidad de I+D cercana al 3 % antes de 2010, dos tercios procedentes de la financiación privada). Un período de crecimiento lento pero continuo entre 1997 y 2001 ha ido seguido de un leve retroceso desde 2002 (del 1,92 % en 2001-2002 al 1,90 % en 2004). Estas variaciones han obedecido principalmente a las fluctuaciones de la financiación privada. Esta ha disminuido recientemente debido a la ralentización de la economía en 2002-2003 y al estallido de la burbuja tecnológica. En 2004, representaba el 55 % del gasto total en I+D.

No obstante, todos los Estados miembros se han fijado ahora objetivos de gasto en I+D en general bastante ambiciosos, al elaborar su PNR o poco después (Figura 1).

[pic]

Suponiendo que se cumplieran todos los objetivos de gasto en I+D en la UE, éste aumentaría notablemente, situándose en torno al 2,6 % del PIB en 2010.

Comparando, tanto en cada Estado miembro como en la EU-25 en conjunto, el índice anual de crecimiento de la intensidad de I+D necesario entre 2004 y 2010 para cumplir el objetivo mencionado con el índice de crecimiento registrado durante los últimos años (1997-2004), se puede evaluar en qué medida se ha avanzado respecto a este objetivo. Países como Dinamarca, Finlandia, Suecia, Alemania y Austria han registrado un índice de crecimiento que, de mantenerse, es suficiente para alcanzar su objetivo: aunque estos países ya tienen una intensidad de I+D superior a la media de la UE, estos últimos años han conseguido acentuar más la diferencia. En países como Bélgica, Francia o el Reino Unido y en la EU-25 en conjunto, el objetivo se alcanzará únicamente si se produce una aceleración sustancial del crecimiento del gasto en I+D. Para otros países como Polonia, Eslovaquia, Malta, Letonia y Grecia, el objetivo es sumamente ambicioso.

Al examinar las razones del éxito de los países que llevan la delantera en el camino hacia los objetivos de Barcelona, conviene tener en cuenta la contribución de los diversos sectores de la economía al crecimiento de la intensidad de I+D en las empresas de estos países. Efectivamente, detrás de todos estos éxitos hay uno o más sectores (uno en Finlandia y Alemania; dos en Dinamarca; tres en Suecia) con gran intensidad de I+D[4] que desempeñan un papel clave. Esta situación pone de manifiesto la importancia de algún tipo de especialización en las economías y los sistemas nacionales/regionales de innovación y la necesidad de contar con algunas empresas con gran intensidad en I+D. No obstante, no debería subestimarse el papel de la I+D financiada con fondos públicos para avanzar hacia el objetivo de Barcelona, puesto que en todos estos Estados miembros su intensidad también está por encima de la media comunitaria, lo que demuestra su papel complementario de la I+D financiada por el sector privado.

3.3. El Método Abierto de Coordinación (MAC)

Basándose en la experiencia del primer ciclo, el Comité de Investigación Científica y Técnica (CREST) puso en marcha el segundo ciclo en enero de 2005. Se crearon cinco grupos de expertos del CREST sobre temas específicos y se ha logrado un mayor nivel de implicación de los Estados miembros. Los grupos de expertos han estado dirigidos por uno o dos Estados miembros y sus trabajos han dado lugar a recomendaciones más orientadas a la práctica.

En el ámbito de la combinación de políticas, se desarrolló y aplicó en tres países (Suecia, España y Rumania[5]) un proceso de revisión inter pares, con el objetivo de fomentar el intercambio de información sobre cuestiones relacionadas con las políticas y de obtener enseñanzas tanto genéricas como específicas de cada país, con vistas a formular y ejecutar combinaciones eficaces de políticas que aumenten la intensidad de I+D. En el ámbito de la fiscalidad, el trabajo se centró en la evaluación y el diseño de medidas fiscales en favor de la investigación, lo que condujo a la confección de una guía práctica sobre la evaluación de estas medidas. Muchos Estados miembros han introducido, ampliado o mejorado estos últimos años regímenes fiscales en favor de la investigación.

Por lo que respecta a la reforma de los organismos públicos de investigación (OPI), los trabajos consistieron en la descripción de las actuales medidas de apoyo a la transferencia de conocimientos entre los organismos públicos de investigación y la industria y en la elaboración de recomendaciones de actuación y orientaciones de ejecución en materia de intercambio de conocimientos, organización de organismos públicos de investigación, creación de empresas-semilla y de capital riesgo, y sistemas de incentivos para investigadores. En cuanto a las PYME, en este segundo ciclo se abordarán las necesidades de las PYME intensivas en investigación y las nuevas empresas de alta tecnología. El grupo de expertos organizó sus actividades en torno a cinco temas considerados clave para un enfoque integrado de las políticas de investigación e innovación en este ámbito: cuestiones financieras; mejora de las competencias de gestión; colaboración con los centros de investigación; adquisición de tecnología y oportunidades de alto crecimiento. Los trabajos sobre los derechos de propiedad intelectual se concentran en la elaboración de un conjunto de herramientas que permitan establecer colaboraciones transfronterizas en las que participen organismos públicos de investigación, y en la preparación de módulos para la capacitación de expertos en transferencia de tecnología de toda Europa.

En lo que respecta a la aplicación del MAC a los recursos humanos de la investigación, existe desde 2002 un Grupo director sobre recursos humanos y movilidad. Este Grupo está integrado por representantes de los Estados miembros y en 2005 se centró en ejercicios de aprendizaje mutuo en relación con la movilidad de investigadores entre la universidad y la industria.

En septiembre de 2006, el CREST presentará al Consejo y a la Comisión un informe sobre el segundo ciclo del MAC aplicado al objetivo del 3 %, para que se tenga en cuenta en la preparación del informe anual de la Comisión y de las Conclusiones del Consejo de primavera de 2007 sobre el relanzamiento de la estrategia de Lisboa. Asimismo, el CREST utilizará los PNR y sus informes de situación como base para el aprendizaje mutuo, con el fin de mejorar las políticas nacionales de investigación, e informará sobre las principales conclusiones de este ejercicio en otoño de 2006.

Para reforzar y complementar la aplicación del MAC al objetivo del 3 %, se publicó una convocatoria piloto RTD MAC-NET (presupuesto global estimado: 8,7 millones de euros). El objetivo es apoyar iniciativas de aprendizaje mutuo y cooperación emprendidas por grupos de Estados miembros sobre cuestiones políticas de interés común. El nuevo sistema se aplicará en el contexto del Séptimo Programa Marco.

4. PERSPECTIVAS PARA EL FUTURO

Todos estos logros prepararon el terreno para 2006, un año de retos marcado por las negociaciones que deberán conducir a la adopción final del 7PM e impulsar las inversiones en investigación y en la carrera de los investigadores en Europa.

Tras alcanzarse un acuerdo el 4 de abril de 2006 sobre el presupuesto europeo para el período 2007-2013 durante un diálogo a tres bandas entre el Parlamento Europeo, la Comisión y la Presidencia de la UE, está previsto adoptar el 7PM y los programas específicos para finales de 2006 o principios de 2007. Las primeras convocatorias de propuestas deberían publicarse a principios de 2007.

En el contexto de la estrategia de Lisboa para el crecimiento y el empleo, los Estados miembros presentarán en otoño de 2006 sus primeros informes de situación. La Comisión evaluará la parte de investigación de las estrategias de los Estados miembros, así como el progreso hacia los distintos objetivos de la I+D establecidos en el Consejo de primavera y hacia el objetivo del 3 %. A fin de reforzar las estrategias de investigación de los Estados miembros, la Comisión adoptará antes de final de año directrices voluntarias para fomentar la transferencia de conocimientos entre universidades, organismos públicos de investigación y la industria. Además, la Comisión adoptará también un nuevo marco en materia de ayudas públicas a la I+D y la innovación, junto con orientaciones detalladas para el diseño y la evaluación de incentivos fiscales en favor de la I+D. Asimismo, se propone presentar una propuesta para crear un Instituto Europeo de Tecnología con la idea de que esté operativo para 2009.

5. OTRAS FUENTES DE INFORMACIÓN

En el documento de trabajo de la Comisión que se adjunta al presente informe se ofrecen más detalles. Para más información, pueden consultarse los siguientes documentos de acceso público:

- Informes anuales de seguimiento relativos al Programa Marco y a los programas específicos: ofrecen un resumen conciso e independiente del avance y la calidad de las medidas adoptadas para ejecutar los programas.

- Informes de evaluación quinquenal: examinan la ejecución y los resultados de las actividades de investigación de la Comunidad de los cinco años anteriores.

- Informe europeo sobre los indicadores científicos y tecnológicos: incluye presentaciones, estadísticas y análisis pormenorizados sobre las actividades de IDT europeas y nacionales en su contexto mundial.

- Informes sobre datos clave: publicados cada año, ofrecen una serie de indicadores para hacer un balance de la posición de Europa en ciencia, tecnología e innovación.

- Estadísticas sobre ciencia y tecnología en Europa (Eurostat): estadísticas sobre presupuestos de I+D, gasto en I+D, personal de I+D y patentes en los Estados miembros, desglosadas por regiones.

- Estudios y análisis publicados en el marco de los programas comunitarios de IDT, que abordan las cuestiones específicas de sus ámbitos respectivos.

La mayoría de estos documentos pueden obtenerse o solicitarse en los sitios Internet de la Comisión que se indican a continuación:

- EUROPA, sitio general de la Comisión: http://europa.eu/

- Sitio CORDIS, con información exhaustiva sobre el Programa Marco de IDT: http://cordis.europa.eu/

- Sitio de la Dirección General de Investigación de la Comisión: http://ec.europa.eu/research/

- Sitio de la Dirección General de Sociedad de la Información de la Comisión: http://ec.europa.eu/information_society/index_en.htm

- Sitio de la Dirección General de Empresa de la Comisión: http://ec.europa.eu/dgs/enterprise/

- Sitio de la Dirección General de Energía y Transportes de la Comisión: http://ec.europa.eu/dgs/energy_transport/index.html

- Sitio del Centro Común de Investigación (CCI): http://www.jrc.ec.europa.eu/

- Sitio de Eurostat: http://epp.eurostat.ec.europa.eu/

[1] «Al principio de cada año, la Comisión presentará un informe al Parlamento Europeo y al Consejo. Dicho informe versará en particular sobre las actividades realizadas en materia de investigación y desarrollo tecnológico y de difusión de los resultados durante el año precedente, así como sobre el programa de trabajo del año en curso.»

[2] Decisión n° 1513/2002/CE de 27 de junio de 2002. Artículo 4: «En el contexto del informe anual que ha de presentar la Comisión en virtud del artículo 173 del Tratado, la Comisión informará detalladamente del estado en que se encuentre la ejecución del sexto programa marco y, especialmente, de los avances en relación con la consecución de sus objetivos y el respeto de sus prioridades (…); también se incluirá información sobre los aspectos financieros y la utilización de los diferentes instrumentos.»

[3] Documento de trabajo de los servicios de la Comisión, "Report on European Technology Platforms and Joint Technology Initiatives: Fostering Public-Private Partnerships to Boost Europe’s Industrial Competitiveness", SEC(2005) 800, 10 de junio de 2005. Se ha reforzado el papel del Foro Estratégico Europeo sobre Infraestructuras de Investigación (ESFRI) para apoyar un enfoque coherente y estratégico en la elaboración de políticas, en particular mediante la preparación de una hoja de ruta europea para las nuevas infraestructuras de investigación de interés paneuropeo.

[4] Finlandia: Equipos de comunicación, Alemania: Vehículos de motor, Dinamarca: Productos farmacéuticos/biotecnología y servicios TIC, Suecia: Productos farmacéuticos, vehículos de motor y equipos de comunicación.

[5] País invitado a participar en la reunión del CREST en la perspectiva de la adhesión.

Top