Help Print this page 
Title and reference
Comunicación de la Comisión - Informe sobre el Fondo Internacional para Irlanda presentado en aplicación del artículo 5 del Reglamento (CE) nº 177/2005 del Consejo {SEC(2006) 1226}

/* COM/2006/0563 final */
Multilingual display
Text

52006DC0563

Comunicación de la Comisión - Informe sobre el Fondo Internacional para Irlanda presentado en aplicación del artículo 5 del Reglamento (CE) nº 177/2005 del Consejo {SEC(2006) 1226} /* COM/2006/0563 final */


ES

Bruselas, 12.10.2006

COM(2006) 563 final

COMUNICACIÓN DE LA COMISIÓN

Informe sobre el Fondo Internacional para Irlanda presentado en aplicación del artículo 5 del Reglamento (CE) nº 177/2005 del Consejo

{SEC(2006) 1226}

ÍNDICE

1. Introducción (...)3

2. Balance de las actividades del IFI (...)4

2.1. Descripción general del IFI (...)4

2.1.1. Objetivos y prioridades (...)4

2.1.2. Organización y funcionamiento (...)4

2.1.3. Presupuesto (...)5

2.1.4. Actividades (...)5

2.2. Participación de la Unión Europea en el Fondo Internacional para Irlanda (...)5

3. Auditorías de las actividades del Fondo (...)6

4. Actividades del Fondo Internacional para Irlanda y los Fondos estructurales de la CE (...)7

4.1. Correspondencia entre objetivos (...)7

4.2. Organizar la coordinación entre el IFI y los programas de la CE (...)8

4.3. «Sharing this space» (Compartir el espacio común): una estrategia para los cinco últimos años de existencia del Fondo Internacional para Irlanda (...)9

5. Publicidad e información (...)9

6. Conclusión y propuestas (...)10

1. Introducción

El siguiente informe sobre las actividades del Fondo Internacional para Irlanda (IFI) se presenta de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (CE) nº 177/2005 del Consejo (anexo I – «el Reglamento IFI») [1], que prevé el mantenimiento de la financiación del Fondo durante el período 2005-2006. El principal objetivo del informe es examinar las actuaciones del IFI durante ese período. El análisis incluye una descripción del Fondo y de sus actividades y se refiere a sus fuentes de financiación, a las anteriores evaluaciones de sus actividades, así como a la publicidad y la complementariedad con otros programas comunitarios. Además, el informe examina la nueva estrategia quinquenal del IFI que precederá a su disolución, prevista para 2010, año del vigésimo quinto aniversario de su creación, y presenta una propuesta relativa a la participación de la UE en esta fase última del trabajo del IFI.

Desde la década de los sesenta, Irlanda del Norte se ha visto dominada por las divisiones políticas y la violencia entre comunidades, situación que ha tenido también repercusiones en la República de Irlanda.

En 1985, es decir, trece años antes de la firma (en abril de 1998) del Acuerdo de Belfast conocido como Acuerdo del Viernes Santo «Good Friday Agreement», se firmó el Tratado angloirlandés, que disponía que los dos Gobiernos debían cooperar para impulsar el desarrollo económico y social de las zonas de ambas partes de Irlanda que más habían sufrido las consecuencias de la inestabilidad de los últimos años, así como estudiar la posibilidad de obtener apoyo internacional para esta tarea.

Como consecuencia de ello, en 1986 se creó el Fondo Internacional para Irlanda, una organización internacional independiente con su propio órgano de gobierno.

La Comunidad Europea ha venido contribuyendo a la financiación del IFI desde 1989. A finales de 2006, la ayuda de la Unión Europea representará el 57 % de las contribuciones anuales al Fondo y el 39 % de las contribuciones recibidas hasta esa fecha.

El Reglamento del IFI constituye la actual base jurídica de las contribuciones de la Comunidad para 2005 y 2006. En su artículo 5 dispone que la Comisión debe presentar a la autoridad presupuestaria de la CE (Parlamento Europeo y Consejo de la Unión Europea) un informe sobre la procedencia de seguir contribuyendo al Fondo con posterioridad a 2006.

El presente informe y sus anexos se basan en el Informe de 2004 sobre el Fondo Internacional para Irlanda [2], y responden a los requisitos de evaluación antes mencionados. Desde la publicación del último informe, el traspaso de competencias en Irlanda del Norte ha quedado en suspenso y, dada la fragilidad persistente del proceso de paz, en el informe se evalúa la necesidad de proseguir las contribuciones después de 2006.

2. Balance de las actividades del Fondo Internacional para Irlanda

2.1. Descripción general del Fondo Internacional para Irlanda

2.1.1. Objetivos y prioridades

Instituido mediante el Acuerdo celebrado en 1986 entre los Gobiernos del Reino Unido e Irlanda (anexo II), el Fondo Internacional para Irlanda entró en funcionamiento en diciembre de ese mismo año. El Acuerdo establece que los objetivos principales del IFI deben ser:

· promover el progreso económico y social, e

· impulsar en toda Irlanda los contactos, el diálogo y la reconciliación entre nacionalistas y unionistas.

El Acuerdo prevé también la asignación a Irlanda del Norte de aproximadamente el 75 % de los recursos del IFI.

2.1.2. Organización y funcionamiento

Los Gobiernos británico e irlandés designan de común acuerdo un Presidente y un Consejo de administración compuesto de seis miembros, que supervisan la dirección y el funcionamiento del IFI. El Consejo de administración representa a las comunidades de ambas partes de Irlanda y se reúne, por término medio, cuatro veces al año. Los representantes de la Unión Europea y de los países donantes [3] participan en esas reuniones en calidad de observadores. Los anexos III a V contienen información más amplia sobre la organización del IFI.

Desde la publicación del último informe en 2004, el Fondo ha destinado 103 millones de euros a un total de 580 proyectos, cuya lista figura en el anexo VI. El IFI ha destinado más de 830 millones de euros a cerca de 6 000 proyectos a través de los distintos programas de apoyo.

El Consejo de administración revisa periódicamente las actividades del Fondo y propone, en su caso, nuevas iniciativas para responder de la mejor manera posible a las necesidades identificadas. Actualmente, las actividades del IFI se llevan a cabo a través de distintos programas y regímenes que pueden agruparse en tres capítulos: la regeneración de las zonas desfavorecidas, el desarrollo de la capacidad de las comunidades y el desarrollo económico.

En el transcurso de los años, el IFI se ha ido adaptando continuamente a las nuevas situaciones. Si bien en los primeros años el Fondo apoyaba explícitamente las grandes inversiones en capital, en la actualidad consagra una parte cada vez mayor de sus recursos (alrededor del 30 %) a proyectos orientados a la población. Así, cada vez son más frecuentes las intervenciones relacionadas con la educación, y el IFI espera que el Consejo de administración se pronuncie con especto a una iniciativa en favor del sector de las escuelas integradas entre las dos principales tradiciones de la región.

2.1.3. Presupuesto

El estatuto jurídico del IFI es similar al de una institución fiduciaria o una fundación.

Desde su creación, el IFI ha recibido alrededor de 743 millones de euros (a precios corrientes). Hasta ahora, los Estados Unidos han sido el principal contribuyente (59,9 %), mientras que la participación de la Unión Europea se aproxima al 39 % de los recursos totales puestos a disposición del Fondo; el resto procede de Canadá, Australia y Nueva Zelanda (anexo VII).

Para el ejercicio 2006, la contribución de los Estados Unidos representa un 42 % (13,8 millones de USD), la de la Unión Europea un 57 % (15 millones de EUR) y la de Canadá 0,6 % (0,5 millones de CAD). No se dispone de información precisa en cuanto a las contribuciones anuales de Nueva Zelanda y Australia para ese año.

Los gastos de administración general, de organización y de Secretaría corren a cargo de los Gobiernos británico e irlandés.

2.1.4. Actividades

Desde la publicación del último informe, el Fondo ha destinado 103 millones de euros a 580 proyectos en el marco de distintos programas y regímenes (anexo VIII) agrupados en torno a tres categorías: regeneración de las zonas desfavorecidas, desarrollo de la capacidad de las comunidades y desarrollo económico. De estos proyectos, 424 se realizaron en el territorio de Irlanda del Norte, con un importe de 70,8 millones de euros, mientras que 156 se desarrollaron en Irlanda o eran proyectos conjuntos con una contribución de 32,9 millones de euros.

2.2. Participación de la Unión Europea en el Fondo Internacional para Irlanda

El IFI difiere de las formas de intervención tradicionales de los Fondos Estructurales de la Comunidad Europea (como el programa PEACE) en que es una organización internacional independiente. La Comisión Europea (representada por el Director General de Política Regional) participa en calidad de observador en las reuniones del Consejo de administración del Fondo, junto con los otros países donantes.

Desde que la UE decidió contribuir al IFI, sus aportaciones financieras han ascendido a quince millones de euros al año entre 1989 y 1994, a diecisiete millones de euros al año entre 1995 y 1999, y a quince millones de euros al año desde 2000. Cada pago va precedido de un análisis del informe anual y de las cuentas del ejercicio correspondiente, así como de las necesidades financieras. El observador de la Comisión procede a comprobaciones complementarias de la situación financiera del IFI en los trabajos de preparación de cada reunión del Consejo de administración.

3. Auditorías de las actividades del Fondo

Los servicios de la Comunidad Europea (Tribunal de Cuentas Europeo y DG de Política Regional) han sometido al IFI a distintas auditorías y controles sobre el terreno, tal como se indica en los informes correspondientes a 1999, 2001 y 2002 dirigidos a la autoridad presupuestaria de la CE.

En la última auditoría, que se remonta a noviembre de 2003, se constató que el IFI había adoptado medidas para abordar las cuestiones planteadas en anteriores auditorías (por ejemplo, la evaluación de los procedimientos aplicados por la Secretaría y los agentes del Fondo, y la próxima introducción de un nuevo sistema informatizado destinado a sustituir a los grandes libros de contabilidad).

Sin embargo, otros puntos siguen pendientes:

· la falta de directrices uniformes para la gestión de los programas del IFI y de un manual de instrucciones;

· el intercambio sistemático de información entre el IFI y los organismos que gestionan los Fondos Estructurales con el fin de evitar la doble financiación;

· el aumento de la frecuencia y la exhaustividad de las operaciones de liberación antes del cierre de las cuentas anuales y el refuerzo de los procedimientos de liberación.

En su respuesta, el IFI indicó que no sería viable ni rentable establecer directrices uniformes aplicables a todos los programas, y que los procedimientos de liberación vigentes no eran deficientes. En cambio, reconoció la necesidad de examinar la posibilidad de mejorar su cooperación con otros proveedores de fondos.

Desde la presentación del último informe a la autoridad presupuestaria, la Comisión ha efectuado un seguimiento de estas cuestiones, en particular la posibilidad de proceder a liberaciones de fondos no utilizados. Actualmente, el IFI elabora informes para las reuniones de su Consejo de administración en relación con posibles liberaciones e insta a los responsables de proyectos a indicar si tienen o no la intención de reclamar el importe total puesto a disposición por el Fondo.

Además, el IFI es objeto de controles por sus propios auditores (PriceWaterhouse Coopers) y por los Gobiernos de ambos países, y los resultados se recogen en el informe anual, que es aprobado por el Consejo de administración.

4. Actividades del Fondo Internacional para Irlanda y los Fondos Estructurales de la CE

4.1. Correspondencia entre objetivos

El Fondo Internacional para Irlanda y el programa comunitario PEACE presentan prioridades y objetivos complementarios [4]. La finalidad estratégica del programa PEACE, que consiste en impulsar el avance hacia una sociedad pacífica y estable y promover la reconciliación, constituye asimismo uno de los principales objetivos del IFI, y las dos iniciativas comparten también una serie de ámbitos complementarios hacia los cuales se orientan.

El Reglamento del IFI prevé que, en la asignación de las contribuciones de la Comunidad, se dé prioridad a los proyectos de carácter transfronterizo o intercomunitario, con el fin de completar las actividades o la financiación del programa PEACE II. No obstante, si bien los proyectos que aspiran a recibir una ayuda de PEACE deben demostrar de qué manera piensan promover la reconciliación y la comprensión mutua entre las comunidades, la dimensión intercomunitaria sólo se exige explícitamente para algunos programas del Fondo.

El IFI siempre ha hecho hincapié en las ayudas a las regiones más desfavorecidas en Irlanda del Norte y a los condados limítrofes de Irlanda del Sur. Esta ayuda se concede en el marco de varios programas reunidos bajo el título «Regeneración de zonas desfavorecidas», atribuyéndose una gran prioridad a estos proyectos en los principales programas de apoyo del Fondo y también en iniciativas especiales. Desde 2003, más del 85 % de los compromisos del Fondo se han destinado a proyectos en estos ámbitos. En cambio, el programa PEACE aplica indicadores de impacto basándose en las «zonas desfavorecidas» [5] en Irlanda del Norte y en el índice «Combating Poverty» (combatir la pobreza) en la región fronteriza.

Por lo que se refiere a los beneficiarios, el IFI apoya globalmente a los mismos grupos de población que el programa PEACE II [6]. Cuando los proyectos pueden ser financiados a la vez por el IFI y por programas de la CE, la política del Fondo es la de ser el primero en conceder la ayuda, aunque su contribución financiera pueda ser más modesta [7]. En comparación con los programas comunitarios, el IFI tramita las solicitudes con celeridad, con arreglo a procedimientos de selección racionalizados, y demuestra una mayor flexibilidad cuando se trata de responder a nuevas necesidades y de aprovechar nuevas ocasiones, dado que su presupuesto se aprueba anualmente.

4.2. Organizar la coordinación entre el Fondo Internacional para Irlanda y los programas de la CE

El Reglamento del Fondo establece que la contribución de la CE se utilice para complementar las actividades financiadas por los Fondos Estructurales y, en particular, las del programa especial en favor de la paz y la reconciliación en Irlanda del Norte y en los condados fronterizos de Irlanda. Es importante garantizar una coordinación entre ambas iniciativas a fin de compartir las buenas prácticas y evitar que se sobrepase el límite máximo del 75 % fijado para las ayudas comunitarias a todo proyecto financiado simultáneamente por el IFI y por un programa de la UE [8].

Las modalidades actuales en materia de coordinación incluyen la recepción por la Comisión de los documentos de las reuniones del Comité consultivo del IFI [9] y su participación en todas las reuniones del Consejo de administración, así como la asistencia de representantes del Fondo, en calidad de observadores, a las reuniones de los comités de seguimiento relativos al marco comunitario de apoyo para Irlanda del Norte, el programa PEACE II, el programa operativo «Hacia un desarrollo sostenible», y la iniciativa comunitaria INTERREG III-A para Irlanda del Norte e Irlanda.

Se ha invitado al SEUPB [10] a que designe miembros de su personal para participar en los equipos de programas del IFI con el fin de garantizar una mayor armonización en la selección de los proyectos y el intercambio de información.

A nivel operativo, el IFI y el SEUPB recurren en numerosos casos a los mismos agentes y, si procede, ambos comparten las evaluaciones económicas. La norma del 75 % se aplica a los proyectos cofinanciados.

Además el IFI y el SEUPB han participado en los proyectos de reconciliación con el fin de identificar las deficiencias de asistencia a la reconciliación en Irlanda del Norte y en los seis condados fronterizos.

La Comisión considera que ambas organizaciones deben aumentar la puesta en común de sus procesos de selección de proyectos y la información de que disponen. Esto es esencial cuando un mismo promotor de proyecto solicita una financiación a la vez con cargo al IFI y a un programa comunitario. El intercambio de solicitudes de datos (por ejemplo, compartir planes económicos o análisis de rentabilidad) permitiría acelerar el proceso de selección y ofrecer una respuesta coordinada, de modo que los solicitantes no se enfrenten a una duplicación de los criterios de selección y los requisitos.

En el marco de los programas comunitarios en vigor se han establecido sistemas exhaustivos de seguimiento material y financiero y de elaboración de informes. El IFI podría tener regularmente acceso a estos datos de seguimiento para los proyectos financiados. De esta manera se eliminaría el riesgo de doble contabilización del impacto del programa, que menoscaba toda tentativa de efectuar estudios de evaluación minuciosos y precisos.

4.3. «Sharing this space» (Compartir el espacio común): una estrategia para los cinco últimos años de existencia del Fondo Internacional para Irlanda

En 2003, el IFI emprendió una profunda revisión estratégica de sus programas con el objetivo explícito de reorientarse hacia actividades más centradas en las comunidades. Tras esta revisión, a principios de 2006 se lanzó una estrategia quinquenal denominada «Sharing this space» destinada a promover la reconciliación en Irlanda en el marco de la fase final de la actividad del Fondo. Los programas en vigor dirigidos a las comunidades se prolongaron a fin de crear una infraestructura sostenible para la reconciliación que siguiera funcionando tras la desaparición del Fondo y, en consecuencia, gran parte de las actividades tradicionales del IFI, de naturaleza económica, se interrumpieron para privilegiar el desarrollo de las comunidades en lo referente a la población.

Los objetivos del IFI durante los cinco últimos años consistirán, en particular, en:

· concebir y realizar la visión de un futuro común para Irlanda del Norte y las dos partes de la isla;

· promover la comprensión entre las distintas comunidades en Irlanda;

· facilitar la integración entre las comunidades;

· crear alianzas con otros organismos, garantizar los trabajos a largo plazo del IFI más allá de 2010 y compartir la experiencia adquirida por los promotores de la paz en otras regiones.

En el futuro, los programas apoyados por el IFI se agruparán en torno a cuatro temas: sentar bases, tender puentes, integrar y dejar una herencia. Los temas de los programas contribuirán a la consecución de los objetivos anteriormente mencionados.

Dado que el IFI cesará sus actividades en 2010, o poco después, todo reglamento futuro relativo a las contribuciones comunitarias deberá garantizar que se toman las disposiciones pertinentes con respecto al cierre del IFI, en consonancia con los principios de buena gestión financiera. Un reglamento de este tipo debería abarcar preferiblemente los cuatro años de 2007 a 2010, de modo que se garantice la financiación del Fondo.

5. Publicidad e información

El IFI agradece el apoyo de todos sus donantes (independientemente de su nivel de contribución o de la regularidad de sus pagos) haciendo una referencia estándar a ellos en notas de prensa y en diversas publicaciones (informe anual, folletos informativos y otros informes), así como en su sitio web. También se hace una referencia a los donantes en los discursos del Presidente o de los miembros del Consejo de administración y en las sinopsis que se entregan a quienes visitan los proyectos del IFI. Además, las oficinas de representación de la Comisión en Belfast y Dublín mantienen contactos regulares con el IFI y son invitadas a la inauguración de todos los proyectos financiados por el Fondo.

Sin embargo, como el IFI se creó en los Estados Unidos a mediados de los años 80, la opinión pública, tanto del Norte como del Sur, sigue percibiéndolo como una organización sufragada por los Estados Unidos, a pesar de la generosa financiación concedida por la UE desde 1989 y de la insistencia constante del Fondo por dar publicidad a la contribución de la Comunidad en todos los proyectos. La Comisión pondrá de relieve aún más la participación de la UE en las actividades del IFI, sobre todo en el caso de proyectos cofinanciados por ambos.

6. Conclusión y propuestas

El prolongado apoyo que viene prestando la Unión Europea al proceso de paz en Irlanda del Norte ha quedado bien patente en su compromiso con el IFI (desde 1989) y en su programa PEACE (desde 1995). Con ello se reconoce el largo tiempo que requiere la consecución de los objetivos del proceso de paz, objetivos que el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión han respaldado ampliamente a lo largo de los años.

La situación política y social de la región sigue siendo frágil y la persistencia de la violencia y las fracturas existentes aconsejan a la UE proseguir sus esfuerzos en favor de la paz y la reconciliación en esta parte de la Unión Europea. Una de las Conclusiones de la Presidencia adoptadas por el Consejo Europeo los días 15 y 16 de diciembre de 2005 [11] se refiere al Fondo Internacional para Irlanda y señala lo siguiente:

El Consejo Europeo ha tomado nota de la importante labor llevada a cabo por el Fondo

Internacional para Irlanda en favor de la paz y la reconciliación y ha pedido a la Comisión que tome las medidas necesarias para que la UE mantenga su apoyo al Fondo en este momento en que entra en la fase final de su labor hasta 2010.

Además, en las Perspectivas financieras [12] se garantiza la continuación del programa PEACE en Irlanda del Norte y en los condados limítrofes de Irlanda:

Como reconocimiento al esfuerzo especial para el proceso de paz en Irlanda del Norte, se

asignara un total de 200 millones de euros al Programa PEACE para el periodo 2007-2013.

Dicho programa se realizara respetando plenamente el carácter adicional de las intervenciones de los Fondos Estructurales.

Los informes de la Comisión Europea han reconocido unánimemente la contribución altamente positiva de la acción del IFI en favor de la paz y la reconciliación en Irlanda del Norte y en la región fronteriza de Irlanda en pos de unos objetivos comunes, a saber, promover el progreso económico y social, y fomentar los contactos, el diálogo y la reconciliación entre nacionalistas y unionistas en toda Irlanda.

El ciclo actual de los programas de los Fondos Estructurales de la CE (en particular el nuevo programa PEACE II), que constituyen los principales instrumentos de promoción del progreso económico y social en la región, ofrece nuevas perspectivas para el IFI. Las prioridades fijadas tanto por el Fondo como por los programas comunitarios son complementarias, lo que abre amplias perspectivas de sinergias que conviene aprovechar. La continuación del programa PEACE y la nueva estrategia («Sharing this Space») adoptada por el IFI permitirán una mayor consolidación de estas sinergias.

La Comisión acoge positivamente la estrategia «Sharing this Space». Se trata de una estrategia realista que garantizará el progreso hacia un futuro común, favoreciendo la integración y la comprensión, y procurando que los resultados del trabajo del IFI continúen y perduren más allá de su desaparición.

***

Puesto que el refuerzo de la solidaridad entre los Estados miembros y entre sus ciudadanos es un objetivo central de la UE, es importante que esta última mantenga su compromiso con respecto a tales objetivos, en colaboración con otros donantes internacionales, renovando su contribución al IFI.

En este contexto, la Comisión considera que la financiación debe mantenerse después de 2006 sobre la base de las observaciones formuladas en el presente informe, que podrían tenerse en cuenta en el futuro reglamento del Consejo sobre la contribución comunitaria al IFI, o traducirse en otros medios de cooperación adecuados entre la Comisión y el Fondo.

[1] DO L 30 de 3.2.2005, p. 1.

[2] Comunicación de la Comisión: Informe sobre el Fondo Internacional para Irlanda presentado en aplicación del artículo 5 del Reglamento (CE) nº 214/2000 del Consejo - COM(2001) 548 y SEC(2001) 1579 de 1 de octubre de 2001.

[3] Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda y Australia.

[4] El programa PEACE II está clasificado como programa operativo del objetivo nº 1 para el período 2000-2006, por un importe total de 609 millones de euros. Para el período de programación 2007-2013, habrá un nuevo programa PEACE que se beneficiará de una contribución del Fondo Europeo de Desarrollo Regional por un importe de 200 millones de euros. Este programa se inscribirá en el objetivo de cooperación territorial previsto por el nuevo marco reglamentario.

[5] Definidas como una mezcla de zonas de contacto, de zonas afectadas por la violencia y de zonas con graves carencias.

[6] El programa PEACE II se dirige específicamente a las personas de las zonas, los sectores, los grupos o las comunidades afectadas por el conflicto y que no se corresponden necesariamente con las que sufren mayores privaciones de tipo económico o social.

[7] Véanse en el anexo VIII los porcentajes máximos de intervención.

[8] Artículo 29 del Reglamento (CE) nº 1260/1999.

[9] Canje de Notas IFI/Comisión: Nota a C. Trojan de 28 de junio de 1994.

[10] Órgano especial de los programas de la UE – la autoridad de gestión del programa PEACE II.

[11] Documento 15914/05.

[12] Documento 15915/05.

--------------------------------------------------

Top