Help Print this page 
Title and reference
Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones - Superar los desequilibrios en la banda ancha {SEC(2006) 354} {SEC(2006) 355}

/* COM/2006/0129 final */
Multilingual display
Text

52006DC0129

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones - Superar los desequilibrios en la banda ancha {SEC(2006) 354} {SEC(2006) 355} /* COM/2006/0129 final */


[pic] | COMISIÓN DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS |

Bruselas, 20.3.2006

COM(2006) 129 final

COMUNICACIÓN DE LA COMISIÓN AL CONSEJO, AL PARLAMENTO EUROPEO, AL COMITÉ ECONÓMICO Y SOCIAL EUROPEO Y AL COMITÉ DE LAS REGIONES

Superar los desequilibrios en la banda ancha {SEC(2006) 354}{SEC(2006) 355}

ÍNDICE

1. Introducción 3

2. Importancia de la banda ancha 4

3. Desequilibrios en la banda ancha: la brecha geográfica 5

3.1 El desequilibrio en cifras 5

3.2 Los nuevos Estados miembros 6

3.3 Soluciones tecnológicas 6

4. La respuesta actual 7

4.1 El proceso político 7

4.2 Justificación de la intervención pública 8

4.3 Instrumentos utilizables 9

5. Conclusiones 11

COMUNICACIÓN DE LA COMISIÓN AL CONSEJO, AL PARLAMENTO EUROPEO, AL COMITÉ ECONÓMICO Y SOCIAL EUROPEO Y AL COMITÉ DE LAS REGIONES

Superar los desequilibrios en la banda ancha

1. INTRODUCCIÓN

El dinamismo de la economía europea depende fuertemente del desarrollo y de la adopción de nuevas tecnologías. Para alcanzar los objetivos de crecimiento y empleo de la estrategia de Lisboa renovada, es imprescindible potenciar la oferta y la demanda de tecnologías de la información y la comunicación (TIC)[1].

El acceso de alta velocidad a Internet a través de las conexiones de «banda ancha» ofrece enormes posibilidades y constituye una prueba tangible de las promesas de la «sociedad de la información». Los beneficios de la banda ancha son tales que la imposibilidad de acceder a ella constituye un problema que debe abordarse con urgencia. La falta de acceso a las conexiones de banda ancha constituye un aspecto del problema más general que suele denominarse «brecha digital», a saber, la distancia que separa a personas, empresas y territorios en cuanto a oportunidades de acceder a las TIC y utilizarlas.

La presente Comunicación se centra en la brecha territorial que afecta al acceso de banda ancha. Su propósito es sensibilizar a las administraciones públicas y a las instituciones a todos los niveles sobre la importancia de esta brecha y sobre la inquietud que suscita la ausencia de unos servicios de banda ancha adecuados en las zonas menos desarrolladas de la Unión. La Comunicación se refiere a una de las prioridades de i2010, iniciativa europea en favor del crecimiento y el empleo[2].

El análisis se basa en las conclusiones del informe del Foro sobre la Brecha Digital[3], que fue sometido a consulta pública hasta el 16 de septiembre de 2005. En la Comunicación se pasa revista a los avances conseguidos en la implantación del acceso de banda ancha en la UE-15, más Noruega e Islandia, en 2003-2004. Todavía no se dispone de datos referidos a los nuevos Estados miembros.

Sobre la base de las observaciones recibidas con motivo de la consulta pública, la presente Comunicación enumera varios instrumentos que podrían aplicarse a nivel local para mejorar la disponibilidad de la banda ancha. Hace un llamamiento a todas las partes interesadas públicas y privadas para que concedan la máxima prioridad al desarrollo de esta importante infraestructura de comunicaciones y sugiere que los Estados miembros sigan aplicando y, cuando proceda, reforzando, sus estrategias nacionales de banda ancha. La Comisión, por su parte, adoptará diversas medidas encaminadas a facilitar el acceso a la información relevante y a reforzar el intercambio de las mejores prácticas.

La brecha digital en la banda ancha por motivos geográficos es solo un aspecto más de un problema de desarrollo económico y social más amplio, y exige por tanto actuaciones del lado de la demanda que favorezcan la adquisición de competencias, la accesibilidad, el uso de servicios en línea, etc. La Comisión trabaja sobre estos temas en el contexto de la iniciativa i2010, así como mediante el apoyo de los Fondos Estructurales y del Fondo de Desarrollo Rural.

2. IMPORTANCIA DE LA BANDA ANCHA

Internet constituye una de las innovaciones más importantes de nuestra época, por los sustanciales beneficios que aporta a las economías y las sociedades[4]. El impacto de la banda ancha está comenzando apenas a dejarse sentir y no resulta fácil cuantificarlo. No obstante, es evidente que la posibilidad de comunicar información a alta velocidad y a través de distintas plataformas es algo esencial para el desarrollo de nuevos bienes y servicios.

La banda ancha hace posibles nuevas aplicaciones y potencia las ya existentes. Estimula el crecimiento económico mediante la creación de nuevos servicios y la apertura de nuevas oportunidades de inversión y creación de empleo. Pero, asimismo, potencia la productividad de muchos de los procesos preexistentes, favoreciendo el incremento de los salarios y de la rentabilidad de las inversiones. Las administraciones públicas de todos los niveles han reconocido el impacto que puede tener la banda ancha en la vida cotidiana y se han comprometido a garantizar que todo el mundo pueda beneficiarse de ella[5].

Garantizar la sostenibilidad a largo plazo de las zonas rurales y apartadas exige abordar el desarrollo de la sociedad de la información desde un planteamiento estratégico. La disponibilidad de servicios de banda ancha constituye un elemento crítico para ayudar a las colectividades locales a atraer a las empresas y para hacer posibles el teletrabajo, la prestación de asistencia sanitaria y la mejora de la educación y de los servicios de la administración pública. Representa un vínculo vital con la información. Valgan los ejemplos siguientes:

Telemedicina y salud en línea : Las aplicaciones en telemedicina y salud en línea permiten salvar la distancia espacial y temporal y acercarse a las personas en su propio entorno. Los hospitales rurales pueden aprovechar la banda ancha para ofrecer las mismas competencias médicas de que disponen los centros urbanos. También resultan posibles la adquisición de suministros médicos y la prescripción de recetas en línea, así como la conservación de historias clínicas en soporte electrónico. Cabe asimismo efectuar un seguimiento electrónico capaz de aportar importantes beneficios a quienes necesitan asistencia permanente.

Administración electrónica : La banda ancha mejora las posibilidades de prestación de servicios de administración electrónica y permite una mejor interacción entre administraciones, facilitando el acceso a las mismas de ciudadanos y empresas. Favorece igualmente el desarrollo de servicios de alta calidad y puede mejorar el rendimiento de las organizaciones, contribuyendo a una mayor eficiencia de las administraciones públicas.

Educación : La banda ancha refuerza el proceso de aprendizaje a lo largo de toda la vida y permite a los estudiantes formarse en tiempo real con profesores cualificados en áreas en las que no se cuente con otra opción. Los estudiantes pueden acceder a recursos educativos alternativos y conocer nuevas formas de contenidos educativos. Resulta posible la videoconferencia y se facilita la colaboración entre instituciones.

Desarrollo rural : En las zonas rurales, la banda ancha desempeña la importante función de conectar las explotaciones agrarias y las empresas con los mercados nacionales e internacionales. Contribuye al desarrollo de la economía rural al facilitar los negocios electrónicos, en particular en los sectores agrario y alimentario. Puede fomentar la diversificación al conferir mayor atractivo a las zonas rurales y mejorar las oportunidades de comercialización de productos y servicios tales como el turismo y las actividades recreativas. Las iniciativas de TIC locales construidas en torno a nudos de banda ancha pueden conseguir que la prestación de servicios a empresas y colectividades locales resulte rentable.

3. DESEQUILIBRIOS EN LA BANDA ANCHA: LA BRECHA GEOGRÁFICA

3.1 El desequilibrio en cifras

La demanda de servicios de banda ancha residenciales en la UE ha aumentado rápidamente. El número de líneas de acceso de banda ancha se ha duplicado prácticamente en los últimos dos años. En octubre de 2005 había en la UE-25 aproximadamente 53 millones de conexiones, lo que significa un índice de penetración del 11,5% en relación con la población y del 20% aproximadamente en relación con el número de hogares. Esta tendencia se ha visto impulsada principalmente por el mercado y potenciada por el aumento de la competencia.

El acceso de banda ancha puede ofrecerse a través de varias plataformas: hilo telefónico y cable, conexiones inalámbricas, fibra, satélite y red eléctrica. La tecnología de acceso predominante en la UE es la línea digital de abonado (DSL), cuya cuota de mercado en el de la banda ancha en general no deja de aumentar, situándose actualmente en el 80 %. El módem de cable es la segunda tecnología de mayor penetración, con una cuota del 18 %, repartiéndose el 2 % restante entre las demás tecnologías.

Pese al aumento general de la conectividad en banda ancha, el acceso sigue siendo limitado en las regiones más apartadas y rurales a causa de los elevados costes que implican la baja densidad de población y la lejanía. La escasez de población limita la explotación de las economías de escala, hace que los índices de demanda sean más bajos y reduce los rendimientos esperados de una inversión. La lejanía implica a menudo la necesidad de salvar largas distancias desde las centralitas locales hasta las dependencias de los usuarios y hasta la red troncal. Es frecuente que los incentivos comerciales para invertir en el despliegue de la banda ancha en estas zonas resulten insuficientes. Hay que apuntar, no obstante, como elemento positivo, que la innovación tecnológica estaba abaratando los costes del despliegue.

De resultas de ello se produjo un aumento significativo de la cobertura de la banda ancha en 2004, pero en enero de 2005 persistía un importante desequilibrio entre las zonas urbanas y rurales de los Estados miembros de la UE-15 (más Noruega e Islandia)[6]. A comienzos de año, la DSL cubría aproximadamente un 85 % de los hogares, frente a un 80 % un año antes[7]. Dado el predominio de esta técnica de entrega, la cifra de la disponibilidad de la DSL puede considerarse un buen indicador de la disponibilidad general de la banda ancha[8].

Los hogares que disponen de acceso a la banda ancha se concentran en las zonas urbanas y suburbanas. En enero de 2005, el DSL llegaba a tan sólo el 62 % aproximadamente de los hogares situados en zonas rurales. Además, en estas áreas sólo el 8 % de los hogares estaban abonados a la banda ancha, frente a un promedio del 18 % en las zonas urbanas.

Las zonas rurales van por detrás de las urbanas igualmente en lo que se refiere a la velocidad de conexión. Las velocidades de descarga de entre 144 kbps y 512 kbps han sido las más comunes en las zonas rurales durante los dos últimos años, pero en las zonas más urbanas las velocidades medias se sitúan en el intervalo 512 – 1 000 kbps. Mientras que en las zonas urbanas existe una clara tendencia hacia el aumento del ancho de banda, en las rurales las velocidades tienden a permanecer constantes. Esta divergencia resulta del bajo rendimiento tecnológico atribuible tanto a la distancia como a la ausencia de competencia. La inferior velocidad puede obstaculizar su adopción por las empresas en las zonas rurales, así como por los hogares, que se ven así privados de una verdadera experiencia multimedia.

Aunque la conectividad hace rápidos progresos, existe una enorme distancia entre la cobertura y el uso de la banda ancha en todas las zonas. En las menos desarrolladas, características estructurales tales como el nivel inferior de renta y de educación pueden inhibir la demanda incluso en los casos en que el acceso existe. La Comisión examinará este problema en los informes anuales sobre la iniciativa i2010.

3.2 Los nuevos Estados miembros

No se dispone aún de datos comparables sobre la cobertura de la banda ancha en los nuevos Estados miembros. El mercado de la banda ancha está empezando a desarrollarse, pero se ve obstaculizado por la menor penetración tanto del PC como de la línea telefónica. No obstante, en algunos países las redes de televisión por cable cuentan con una importante implantación y representan una alternativa interesante a la puesta al día de las centrales telefónicas.

Aun cuando el despliegue de la banda ancha en la UE-15 se apoya principalmente en la puesta al día de las redes existentes, es razonable esperar unas pautas de desarrollo distintas en los nuevos Estados miembros. La situación más común en estos países es de adaptación lenta del mercado, más que de deficiencia del mercado. Además, existe una tendencia clara a la adopción del móvil en lugar del teléfono fijo. Cuando dispongan de ella, los usuarios desearán posiblemente conservar su línea fija para acceder a Internet, pero es probable que la tecnología inalámbrica desempeñe un papel más importante en la prestación de servicios de banda ancha.

3.3 Soluciones tecnológicas

Los servicios de banda ancha pueden prestarse utilizando distintas combinaciones de tecnologías de redes de comunicaciones («plataformas»). Las tecnologías pueden apoyarse en una infraestructura de transmisión fija o radioeléctrica y pueden sustituirse o complementarse mutuamente en función del caso. Cada tecnología cuenta con características distintivas e incide de distinta manera en la capacidad y las posibilidades generales de la red[9].

La innovación tecnológica va consiguiendo aumentar gradualmente el alcance y el rendimiento de las tecnologías actuales, comercializar nuevas plataformas y reducir su tamaño operativo mínimo, facilitando el aprovechamiento de las economías de escala.

Pueden conseguirse nuevas reducciones de los costes de ingeniería civil de las infraestructuras pasivas explotando las sinergias entre la construcción de infraestructuras de TIC y de energía, agua o transporte.

La aparición de nuevas plataformas inalámbricas especialmente adaptadas a las zonas rurales constituye una novedad interesante. Sin embargo, es necesario disponer de espectro suficiente, lo que a su vez acrecienta la importancia de gestionar de manera más eficiente y flexible este recurso escaso[10].

La combinación óptima de tecnologías depende de las características de cada localidad concreta. El coste de las tecnologías varía en función del número de usuarios potenciales, de la distancia de los hogares al punto de presencia y de la presencia de la red de retroceso. En una zona aislada de escasa población puede resultar más conveniente una solución inalámbrica, mientras que en una ciudad pequeña puede interesar una solución alámbrica. Algunas soluciones radioeléctricas requieren una trayectoria de línea visual que no siempre se podrá conseguir en regiones montañosas.

Ninguna opción tecnológica ofrecerá la mejor conectividad en todas las situaciones. A menudo será una combinación de tecnologías y soluciones la que resulte óptima. En conclusión, la mejor solución sólo puede definirse a nivel local. La inversión y las opciones deben basarse en la disponibilidad del momento y en la demanda real.

4. LA RESPUESTA ACTUAL

4.1 El proceso político

La Comisión ha destacado el problema de la brecha digital geográfica en varias oportunidades[11]. En e Europe 2005[12] se subrayaba la posibilidad de intervención pública en las zonas insuficientemente atendidas, insistiendo en el papel que podrían desempeñar los Fondos Estructurales a la hora de llevar la banda ancha a las regiones menos favorecidas. En las «Orientaciones sobre los criterios y modalidades de uso de los Fondos Estructurales en el sector de las comunicaciones electrónicas» publicadas por la Comisión en julio de 2003[13], se presentaban aclaraciones sobre la disponibilidad y la compatibilidad de la financiación pública con las normas sobre ayudas estatales.

En el contexto de e Europe 2005 y sobre la base de los debates celebrados en los Consejos de Telecomunicaciones, 15 Estados miembros pusieron en pie sus estrategias nacionales de banda ancha en 2003. Cinco de los nuevos Estados miembros han decidido posteriormente adoptar documentos similares. Todas las estrategias reconocen el papel de la competencia a la hora de impulsar la inversión privada. No obstante, cuando se constata una deficiencia del mercado, las estrategias nacionales admiten el papel de las administraciones públicas a la hora de garantizar la cobertura y anuncian programas de apoyo. Las iniciativas actuales inciden tanto en el lado de la oferta como en el de la demanda para estimular un círculo virtuoso, teniendo en cuenta que el desarrollo de mejores contenidos y servicios depende de la implantación de la infraestructura y viceversa. Algunas de estas estrategias han sido revisadas recientemente a fin de introducir objetivos más precisos.

Por regla general las iniciativas se coordinan a nivel nacional, aunque su ejecución tenga lugar a los niveles regional y local. El informe del Foro sobre la Brecha Digital anunciado en el Libro blanco sobre el espacio[14] inauguró un debate público sobre la medida en que resulta deseable una intervención pública. En el informe se detallaban los costes y los rendimientos de las tecnologías alternativas y se ofrecían ejemplos de iniciativas actuales. La consulta pública confirma la importancia atribuida a este tema por las autoridades locales, regionales y nacionales, así como por la industria y por diversas asociaciones. Se adjunta a la presente Comunicación un completo resumen de los resultados de la consulta pública.

4.2 Justificación de la intervención pública

Las medidas adoptadas a los distintos niveles de la administración pública pueden contribuir al incremento de la cobertura en las zonas insuficientemente atendidas. Sin embargo, valorar cuando existe una deficiencia del mercado es tarea difícil, en especial cuando existe incertidumbre sobre el ritmo de despliegue de la banda ancha. Por lo tanto, es necesario que las ventajas asociadas a una intervención pública sean patentes y sustanciales, de manera que quedan compensados los riesgos de consecuencias no deseadas. Uno de los riesgos consiste en que, al decantarse por determinadas tecnologías o definir determinados servicios, algunos programas públicos puedan inhibir el desarrollo tecnológico. Otro es que la intervención pública falsee la competencia y afecte a los incentivos comerciales a la inversión. Por último, dada la distancia que actualmente media entre la cobertura y la penetración, es posible que, sencillamente, los usuarios no estén interesados en el uso de una tecnología.

Es preciso tener presentes todos estos riesgos a la hora de diseñar iniciativas de banda ancha que impliquen el fomento y la agregación de la demanda, programas de subvenciones y préstamos, iniciativas municipales y competencia, etc. El análisis exige que los responsables de las políticas contrasten datos fiables sobre la banda ancha de manera permanente y oportuna. Especial importancia reviste disponer de una cartografía de las infraestructuras.

Las administraciones locales están bien situadas para recoger información local y agregar la demanda local de servicios de banda ancha. Ellas conocen la topografía local y pueden definir la combinación óptima de tecnologías. Pueden asimismo facilitar el desarrollo de servicios locales o poner en marcha proyectos piloto que permitan explorar nuevas tecnologías. Por último, pueden respaldar un despliegue de infraestructuras de alta capacidad a prueba de futuro que estén abiertas a los prestadores de servicios en competencia con criterios de no discriminación.

En conclusión, las autoridades locales/regionales son las que mejor situadas están para planificar un proyecto de banda ancha que tenga en cuenta las necesidades locales y los requisitos tecnológicos. Es preciso reforzar las estrategias nacionales de banda ancha de manera que se tengan en cuenta y se reflejen las necesidades locales. Para dichas autoridades resultará asimismo muy beneficioso un intercambio más intenso de las mejores prácticas, al tratarse de proyectos dispersos.

4.3 Instrumentos utilizables

No resulta fácil idear y aplicar unos instrumentos políticos efectivos que permitan corregir las deficiencias del mercado o complementar la actuación de las fuerzas del mercado. No obstante, se dispone ya de varios instrumentos a nivel de la UE:

i) Aplicación del marco regulador de las comunicaciones electrónicas : La banda ancha se está desarrollando más aprisa en los mercados liberalizados. Potenciar la competencia es, por consiguiente, la mejor manera de estimular el desarrollo del mercado. Además, dada la importancia de las soluciones inalámbricas en las zonas rurales, una mayor coordinación de la política de espectro radioeléctrico de la UE podría favorecer una mayor armonización y estimular el avance de la banda ancha.

Acción 1 : Los Estados miembros deben aplicar en su integridad el marco regulador de las comunicaciones electrónicas a fin de potenciar el acceso abierto y facilitar la competencia en las zonas rurales. En lo que se refiere al espectro, la Comisión colabora con los Estados miembros para armonizar las condiciones técnicas de la utilización en la UE de las aplicaciones de acceso inalámbrico de banda ancha con el propósito de consolidar el mercado único y de fomentar el empleo de tecnologías innovadoras.

ii) Financiación pública : Al aumentar el apoyo público a las iniciativas de banda ancha, se refuerza la convicción de que la intervención pública puede acelerar el despliegue de la banda ancha en las zonas menos rentables al tiempo que garantiza, mediante requisitos de acceso abierto, la preservación de la competencia en el futuro.

Acción 2 : Conviene potenciar el desarrollo de la intervención pública, en forma de créditos y subvenciones, a menudo como asociaciones de los sectores público y privado, en las zonas insuficientemente atendidas. Los Estados miembros deberían explorar los incentivos fiscales a los abonados, sin detrimento de las normas sobre competencia ni de la neutralidad con respecto a la tecnología.

iii) Ayudas estatales y política de competencia : La intervención pública puede falsear la competencia y la legislación sobre ayudas estatales contiene un importante conjunto de normas destinadas a protegerla. Cuando se prevé la concesión de una ayuda estatal, es obligado notificar el proyecto a la Comisión Europea, que evaluará su compatibilidad con el Tratado. Se han tomado ya varias decisiones sobre proyectos de financiación pública relacionados con la banda ancha en zonas rurales y apartadas en los que la Comisión no ha planteado ninguna objeción. Puede consultarse un resumen de dichas decisiones en el capítulo 3 y en el anexo 3 del informe del Foro sobre la Brecha Digital. El despliegue de una infraestructura de acceso abierta, definida con arreglo al principio de neutralidad tecnológica y gestionada por una entidad independiente, parece la solución que más favorece la competencia efectiva.

Acción 3 : La Comisión seguirá explicando y difundiendo sus prácticas con el fin de proporcionar orientaciones sobre las normas relativas a las ayudas estatales aplicables a los proyectos de banda ancha.

iv) Financiación de la UE: Fondos Estructurales y Fondo de Desarrollo Rural : A nivel de la UE, los Fondos Estructurales y el Fondo de Desarrollo Rural contribuyen al desarrollo de las regiones y zonas rurales que han quedado rezagadas. En el marco del proceso de Lisboa renovado, la Comisión ha propuesto que los programas financiados por los Fondos Estructurales aborden la inversión en conocimientos. Los Fondos Estructurales, especialmente en las zonas rurales y apartadas y en los nuevos Estados miembros, tienen por objetivo garantizar la disponibilidad de una infraestructura de TIC allí donde el mercado no consigue ofrecerla a un coste asequible y a un nivel adecuado para hacer posibles los servicios necesarios. Por encima de todo, los Fondos Estructurales deben proponerse la difusión de la sociedad de la información a través de un apoyo equilibrado a la demanda y a la oferta de productos y servicios de TIC, así como a través de la mejora del capital humano. La balanza de inversiones debe responder al desequilibrio que existe actualmente entre la penetración de la banda ancha y su cobertura en la zona que se trate.

En 2003 se publicaron unas directrices sobre el uso de los Fondos Estructurales en el sector de las comunicaciones electrónicas[15]. El nuevo Fondo de Desarrollo Rural se centrará también en una inversión de cara al futuro en capital humano e innovación, incluyendo la difusión de las TIC en las zonas rurales[16]. Los programas de desarrollo rural pueden desempeñar un papel importante para garantizar que exista una infraestructura local de pequeña escala adecuada para conectar las inversiones importantes destinadas a estrategias locales de diversificación y desarrollo del potencial agrícola y alimentario. Sólo de esta manera podrán traducirse plenamente a crecimiento y empleo los efectos multiplicadores que se buscan.

Acción 4 : La Comisión organizará una conferencia en el primer semestre de 2007 en la que se reunirán las partes interesadas del sector de las TIC y del mundo rural. Su objetivo será comprender mejor las necesidades de los usuarios rurales y sensibilizar sobre las posibilidades de las TIC en el desarrollo rural. En particular, se centrará en la manera en que las colectividades y las empresas rurales pueden aprovechar las oportunidades creadas por la mejora de la infraestructura de TIC y el acceso de banda ancha, así como sobre las sinergias entre los Fondos Estructurales y el Fondo de Desarrollo Rural.

v) Agregación de la demanda y compras públicas : La incertidumbre de la demanda afecta a los retornos esperados e inhibe la inversión comercial. Las autoridades locales están bien situadas para organizar un sistema de registro y evaluar la demanda local que en última instancia podría llegar al mercado. Cuando la demanda conjunta de una sola colectividad no resulta suficiente, los municipios pueden consolidar la demanda de varias de ellas.

Acción 5 : La Comisión pondrá en marcha una página web dedicada a fomentar el intercambio de mejores prácticas y facilitar la agregación de la demanda. Actuará como plataforma central de información, publicando los anuncios de concurso y sirviendo de ventanilla única para el intercambio de las mejores prácticas. De esta manera, la página puede convertirse en un punto de encuentro virtual entre los proveedores y las administraciones locales. En particular, podría servir para que las zonas de escasa densidad de población coordinasen su demanda de banda ancha, creando así una masa crítica para soluciones tecnológicas, tales como el satélite, capaces de ofrecer una gran cobertura.

vi) Fomento de la creación de unos servicios públicos modernos : Todos los Estados miembros se muestran a favor del desarrollo de servicios públicos en línea. A su vez, el desarrollo de servicios innovadores estimula la demanda de los usuarios que facilita el despliegue de infraestructuras. El desarrollo de unos servicios públicos en línea modernos constituye un potente instrumento para impulsar la demanda de banda ancha.

Acción 6 : Unas políticas activas a nivel regional y de Estado miembro que favorezcan la conectividad para las administraciones públicas, los centros escolares y los centros sanitarios crearán una masa crítica de usuarios y estimularán la demanda al hacer palpables las ventajas de los servicios que la banda ancha permite ofrecer. La Comisión tendrá en cuenta el efecto estimulador de los servicios de administración electrónica en las regiones menos favorecidas en la preparación de su plan de acción sobre administración electrónica en 2006.

5. CONCLUSIONES

La generalización del acceso de banda ancha es una condición esencial para el desarrollo de las economías modernas y constituye un aspecto importante de la estrategia de Lisboa. La Unión Europea debe incrementar sus esfuerzos para fomentar la difusión de los servicios de banda mucha y estimular su implantación, en particular en las zonas menos desarrolladas de la Unión.

La presente Comunicación invita a las administraciones de la Unión Europea, cualquiera que sea su nivel, a mostrarse más activas en el uso de los instrumentos y tecnologías disponibles.

Se invita a los Estados miembros a poner al día sus actuales estrategias nacionales de banda ancha a fin de facilitar mejores orientaciones a todas las partes interesadas. Sus documentos podrían definir objetivos en materia de cobertura y de penetración sobre la base de una asociación activa con las autoridades regionales y explotar las sinergias entre las distintas fuentes de financiación (nacionales, Fondos Estructurales y Fondo de Desarrollo Rural). Las estrategias nacionales de banda ancha deben asimismo fijar unos objetivos claros en lo que se refiere a conectividad de centros escolares, administraciones públicas y centros sanitarios.

La Comisión efectuará un seguimiento de estas estrategias y organizará debates al respecto dentro del Grupo de alto nivel i2010.

La Comisión seguirá atentamente la evolución de la brecha digital en la banda ancha mediante:

a) el análisis de todos los aspectos de la misma en los informes anuales sobre la marcha de la iniciativa i2010 y en el contexto de la iniciativa e Inclusion;

b) la vigilancia de la evolución de la banda ancha en los nuevos Estados miembros al objeto de presentar un informe al respecto en 2006.

[1] «Es hora de acelerar» - Informe Anual de la Comisión Europea sobre el Crecimiento y el Empleo: http://europa.eu.int/growthandjobs/annual-report_en.htm.

[2] COM(2005) 229.

[3] Disponible en http://europa.eu.int/information_society/eeurope/i2010/digital_divide/index_en.htm.

[4] M. O’Mahony y B. Van Ark, «EU productivity and competitiveness: An industry perspective», http://www.ggdc.net/pub/EU_productivity_and_competitiveness.pdf.

[5] «Conectando Europa a alta velocidad: estrategias nacionales de banda ancha», COM(2004) 369.

[6] No se dispone aún de datos comparables sobre la cobertura en los nuevos Estados miembros.

[7] Por cobertura de la DSL se entiende el porcentaje de la población atendida por conmutadores equipados para DSL. Esta definición incluye los particulares y empresas situados a tal distancia de los conmutadores que no puede llegarse realmente a ellos, por lo que sobreestima la cobertura efectiva.

[8] En términos más generales, se espera que queden excluidos al menos 4,7 millones de usuarios potenciales por el despliegue comercial de la banda ancha en 2013. Véase anexo 1, nota 17.

[9] En el capítulo 2 del informe del Foro sobre la Brecha Digital se encontrará una descripción detallada de sus características.

[10] La Comisión presentó una nueva estrategia para una utilización óptima del espectro radioeléctrico en Europa el 29.9.2005. Véanse COM(2005) 400, COM(2005)411 y COM(2005) 461.

[11] COM(2003) 65, COM(2003) 673, COM(2004) 61, COM(2004) 369, COM(2004) 380.

[12] COM(2002) 263.

[13] Disponible en http://europa.eu.int/comm/regional_policy/sources/docoffic/working/sf2000_en.htm.

[14] COM(2003) 673.

[15] Véase nota 13.

[16] La Comisión presentó un conjunto de directrices estratégicas comunitarias para 2007-2013 (COM(2005) 299 y COM(2005) 304) sobre la próxima generación de programas de política de cohesión y de desarrollo rural más centrados en el crecimiento y el empleo.

Top