Help Print this page 
Title and reference
Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo - Las acciones exteriores a través de los programas temáticos en el marco de las futuras perspectivas financieras de 2007-2013

/* COM/2005/0324 final */
Multilingual display
Text

52005DC0324

Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo - Las acciones exteriores a través de los programas temáticos en el marco de las futuras perspectivas financieras de 2007-2013 /* COM/2005/0324 final */


[pic] | COMISIÓN DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS |

Bruselas, 3.8.2005

COM(2005) 324 final

COMUNICACIÓN DE LA COMISIÓN AL CONSEJO Y AL PARLAMENTO EUROPEO

Las acciones exteriores a través de los programas temáticos en el marco de las futuras perspectivas financieras de 2007-2013

1. INTRODUCCIÓN

En el contexto de las próximas perspectivas financieras de 2007 – 2013, la Comisión ha propuesto una estructura simplificada para la prestación de la ayuda exterior de la Comunidad, con el fin de facilitar la coherencia y y conseguir más y mejores logros con los recursos disponibles. En lugar de la actual gama de instrumentos geográficos y temáticos que se ha ido elaborando de manera ad hoc a lo largo del tiempo, se proponen seis instrumentos para el futuro, tres de los cuales están diseñados para dar la respuesta necesaria a necesidades concretas (el Instrumento de Ayuda Humanitaria, el Instrumento de Estabilidad y el Instrumento de Ayuda Macrofinanciera) y otros tres están diseñados con una determinada cobertura geográfica que les permite aplicar políticas concretas (el Instrumento de Preadhesión (ISPA), el Instrumento Europeo de Vecindad y Asociación (ENPI) y el Instrumento de Financiación de la Cooperación al Desarrollo y de la Cooperación Económica (DCECI) ). En el caso de cuatro de los seis instrumentos, la Comisión adoptó nuevas propuestas legislativas el 29 de septiembre de 2004; en el caso de los otros dos (ayuda macrofinanciera y ayuda humanitaria), los fundamentos jurídicos ya existentes se consideran adecuados en su forma actual. De conformidad con el Reglamento Financiero, estos seis Reglamentos constituirán los «actos básicos» necesarios para los créditos presupuestarios relevantes al amparo de la línea « La UE como potencia a escala mundial» de las futuras perspectivas financieras.

El futuro de los programas temáticos con una cobertura geográfica mundial ha sido motivo de una considerable preocupación para el Parlamento Europeo y el Consejo, aunque también para las organizaciones no gubernamentales europeas, las cuales aplican tradicionalmente una parte importante de estos programas a través de «convenios de subvención» con la Comisión. Como respuesta a estas preocupaciones, el 12 de abril el Presidente Barroso anunció al Parlamento que la Comisión presentará sus propuestas al respecto a través de la presente Comunicación. A la hora de elaborar sus propuestas, la Comisión ha consultado a la sociedad civil y tenido en cuenta, en la medida de lo posible, su punto de vista y preocupaciones.

La simplificación propuesta tiene de hecho una notable incidencia sobre la forma en que van a diseñarse y gestionarse los programas temáticos en el futuro. El importante número de Reglamentos temáticos específicos ya existentes tales como el relativo a la «Iniciativa Europea para la Democracia y los Derechos Humanos»[1] o la «ayuda para la lucha contra las enfermedades relacionadas con la pobreza en los países en desarrollo»[2] se integrarán en estos nuevos Reglamentos de habilitación, que proporcionarán por lo tanto los fundamentos jurídicos necesarios para los futuros programas temáticos. La Comisión diseñará programas temáticos, que trascenderán la cobertura geográfica de los tres instrumentos políticos (DCECI, ISPA y ENPI), y adoptará documentos estratégicos con asignaciones financieras indicativas plurianuales. Además, el DCECI establece una serie de disposiciones explícitas relativas a iniciativas mundiales y al apoyo al suministro de bienes públicos universales, con el fin de lograr un fundamento jurídico único y claro para las contribuciones comunitarias, lo que significa que, en circunstancias excepcionales, los programas podrían beneficiar a países no pertenecientes a los países en desarrollo. Los tres instrumentos horizontales establecen los mecanismos necesarios para responder a situaciones específicas y, por lo tanto, se aplican a través de estrategias específicas y, en caso de cooperación a largo plazo, a través de una programación plurianual.

Globalmente, aunque reconoce el valor añadido de los programas temáticos, la nueva estructura de los instrumentos de acción exterior ofrece la oportunidad de volver a plantear el ámbito de aplicación y el contenido de los programas temáticos, incluidos los créditos presupuestarios respectivos, y ampliar a dichos programas el concepto de simplificación mediante su consolidación y racionalización, con el fin de aumentar su eficacia y eficiencia. El presente documento establece la propuesta de la Comisión relativa a los criterios aplicables a los programas temáticos, el ámbito de aplicación y la justificación de los programas previstos y los aspectos críticos de los procedimientos de gestión previstos para su programación, elaboración de presupuestos y adopción, habida cuenta de la experiencia adquirida a raíz de anteriores evaluaciones (véase el anexo). El contenido íntegro de cada programa temático, incluidas las estrategias respectivas y su diseño preciso, será objeto de posteriores propuestas detalladas de la Comisión.

2. PROPUESTA DE PROGRAMAS TEMÁTICOS EN EL MARCO DE LAS PRÓXIMAS PERSPECTIVAS FINANCIERAS

2.1. Conceptos y ámbito de aplicación

A efectos de la presente Comunicación, se aplicará la siguiente definición:

Los programas temáticos abarcan un sector específico de actividad de interés para un grupo de países socios no determinado por factores geográficos, o actividades de cooperación dirigidas a varias regiones o grupos de países socios, o una operación internacional no específica desde el punto de vista geográfico, incluidas iniciativas multilaterales o a escala mundial[3], con el fin de promover las políticas internas de la Unión en el extranjero.

Uno de los principios importantes en que se fundamenta el concepto de programa temático es el principio de «subsidiariedad». Los programas geográficos constituyen el instrumento privilegiado de la cooperación con terceros países. No obstante, en algunas circunstancias, los programas geográficos (a nivel de un solo país o varios países y a escala regional) no constituyen el instrumento más adecuado para las intervenciones en un sector determinado. En estos casos se recurre a los programas temáticos, los cuales han der ser coherentes con los programas geográficos y aportar un valor añadido a estos.

El marco relativo a los informes estratégicos sobre países aprobado por la Comisión y el Consejo en noviembre de 2000 pone de manifiesto que la programación geográfica debe ser «global» y que los informes estratégicos sobre países y regiones constituyen en efecto el instrumento adecuado para garantizar la combinación adecuada de instrumentos y políticas en las relaciones con terceros países, contribuyendo de este modo a la coherencia de las políticas comunitarias, lo que significa que las estrategias tanto por países como por regiones deben tener en cuenta las consecuencias de las políticas internas relevantes de la UE. Además, las cuestiones transversales tales como la igualdad entre hombres y mujeres y el medio ambiente deben tratarse de forma integrada a través de programas tanto geográficos como temáticos. En el contexto de la simplificación de los instrumentos necesarios para la acción exterior, la Comisión ha reiterado su compromiso con respecto a estos principios[4].

Las estrategias tanto por países como por regiones se aplican en principio por medio de los recursos financieros asignados a los programas nacionales y regionales. Estos deben reflejar las prioridades en materia de cooperación bilateral o regional, a la luz de las estrategias de desarrollo de los países socios y de las intervenciones complementarias de otros donantes. Como parte de la política y combinación de instrumentos, los programas de cooperación financiados a través de los programas nacionales y regionales son complementados por los programas temáticos.

Los programas que ponen en aplicación las políticas comunitarias centradas en una región específica bajo un tema común se considerarán programas regionales, por lo que algunos programas ya existentes proseguirán en un marco más bien geográfico que temático y no se tratarán en la presente Comunicación[5].

2.2. Criterios de definición

A partir de los conceptos antes citados, los programas temáticos se definirán sobre la base de su valor añadido distintivo y su conformidad con el principio de subsidiariedad mencionado anteriormente . Los siguientes criterios, que no son mutuamente excluyentes, ayudarán a definir los programas temáticos y el tipo de actividades que pueden abarcar. Podrán establecerse programas temáticos siempre que

1. los objetivos políticos de la UE no puedan conseguirse a través de los programas nacionales y regionales y el programa sea aplicado por una organización intermediaria o a través de esta, tales como organizaciones no gubernamentales u otro tipo de agentes no estatales y organizaciones internacionales o mecanismos multilaterales, es decir,

2. iniciativas a escala mundial en el ámbito del desarrollo sostenible o en apoyo a bienes públicos universales (o para luchar contra los «males» públicos universales),

3. acciones desarrolladas en los Estados miembros de la UE y en países candidatos (por ejemplo, la cofinanciación de campañas de sensibilización llevadas a cabo por ONG),

y/o

4. el programa dé lugar, en regiones y países socios, a la ejecución de acciones complementarias de otras acciones financiadas al amparo de programas nacionales y regionales, en caso de existir tales programas, que resulten coherentes con los mismos; en tal caso, resulta más eficaz (es decir que los resultados de las acciones temáticas previstos son mejores que los logrados a través de los programas nacionales o regionales) o más rentable (gastos de gestión más bajos) recurrir a programas temáticos, es decir que

5. la acción es multirregional y/o transversal (incluidos los proyectos piloto e innovadores);

6. no existe ningún acuerdo sobre la acción con el (los) gobierno(s) socio(s);

7. la acción es una respuesta a una prioridad política unilateral o una obligación o compromiso internacional de la CE;

8. no existe ningún informe estratégico sobre el país ni programa indicativo nacional, o estos han sido suspendidos.

2.3. Programas temáticos propuestos

A la hora de elaborar los programas temáticos en el contexto de las próximas perspectivas financieras, la Comisión propone un marco más eficaz y racional para la elaboración y gestión de dichos programas, a fin de evitar la fragmentación innecesaria y definir mejor las prioridades, por lo que es necesario que los programas propuestos sean completos y coherentes a nivel interno.

Además de las acciones necesarias para la aplicación de las políticas externas, los nuevos Reglamentos[6] cubrirán también los aspectos externos de las políticas internas. Estos se han tenido en cuenta en este contexto, en caso necesario[7].

Se proponen programas temáticos en los sectores que se indican a continuación. Dichos programas se describen a grandes rasgos, si bien serán las Comunicaciones detalladas que se van a presentarse sobre cada uno de los programas temáticos las que determinen las propuestas finales de la Comisión.

9. Democracia y derechos humanos

La Comisión se propone presentar un programa temático para la promoción de la democracia y los derechos humanos en el mundo, que sustituya a la actual iniciativa europea sobre democracia y derechos humanos. De acuerdo con los objetivos específicos establecidos en los Tratados[8], el programa temático fomentará los valores fundadores de la Unión Europea en materia de relaciones exteriores canalizando la ayuda financiera hacia actividades de promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales, y al apoyo a la democracia y a los procesos democráticos. Cubrirá la ayuda financiera global, regional y específica de cada país a las acciones, ejecutadas principalmente por agentes no estatales, procedentes de la sociedad civil, y organizaciones regionales e internacionales. El programa reforzará la visibilidad política de la UE en el ámbito de los derechos humanos y la democratización, especialmente sobre cuestiones internacionales tales como la justicia penal internacional y el Tribunal penal internacional, la abolición de la pena de muerte, la lucha contra la tortura y el racismo, las discriminaciones respecto a las minorías y la población indígena, así como la democratización y la observación de procesos electorales. La ayuda financiera a través del programa temático se concederá independientemente de la aprobación por parte de las autoridades del país beneficiario y de la existencia de una estrategia o un programa nacional.

10. Desarrollo humano y social

La Comisión se propone presentar un programa temático único de desarrollo humano y social basado en una estrategia coherente a escala mundial, con el fin de apoyar la consecución de los objetivos políticos relativos al desarrollo humano y social y cumplir los compromisos internacionales suscritos por la CE en este ámbito.

El programa temático podría centrarse en aspectos adecuados tales como la sanidad, el SIDA, la población, la educación y la formación, la igualdad entre hombres y mujeres, el trabajo digno[9], la cohesión social y la cultura y fomentar los programas internacionales correspondientes basados en la Declaración del Milenio, los programas de El Cairo, Pekín y Copenhagen, la iniciativa «Educación para Todos», etc., recoger el enfoque de la CE respecto a las asociaciones estratégicas con organismos de la ONU e instituciones afines, asociaciones internacionales y fondos e iniciativas a escala mundial dedicados al fomento y la aplicación de dichos programas y colaborar con redes internacionales o regionales de la sociedad civil activas en este sector.

11. Medio ambiente y gestión sostenible de los recursos naturales, incluida la energía

La Comisión se propone presentar un programa temático único en el sector del medio ambiente y de los recursos naturales, centrado en la dimensión medioambiental del desarrollo, que apoye el fomento de la política medioambiental y energética de la Comunidad Europea en el extranjero.

La estrategia temática podría:

- prestar apoyo a iniciativas a escala mundial y comunitaria y a organizaciones internacionales (incluidas las ONG) centradas en la dimensión medioambiental del desarrollo sostenible, los bienes públicos medioambientales universales y la gestión sostenible de los recursos naturales, incluidos, entre otros, aspectos pertinentes relativos al cambio climático, los desafíos medioambientales en materia de sanidad, los productos químicos y la gestión de los residuos, la biodiversidad, los bosques, la ordenación territorial, los recursos marinos, el agua potable y las pautas sostenibles de consumo y producción, así como el refuerzo de la gobernanza, el control y la evaluación medioambientales a escala internacional;

- apoyar y reforzar la capacidad de los gobiernos de los países en desarrollo y de la sociedad civil para integrar la dimensión medioambiental en la cooperación al desarrollo y cumplir las obligaciones y compromisos correspondientes, reforzar su participación en convenios, iniciativas o procesos medioambientales a escala mundial o regional; apoyar la consolidación de la gestión de los recursos naturales en los países en desarrollo;

- prestar apoyo operativo, a través de contribuciones voluntarias, a acuerdos medioambientales multilaterales y otras iniciativas, procesos y organizaciones medioambientales internacionales (incluidas las ONG);

- promover la política medioambiental comunitaria en el extranjero, concretamente mediante el apoyo y la contribución a iniciativas públicas o privadas.

Está previsto un capítulo distinto dedicado a la «energía para el desarrollo sostenible» , que constituirá el vínculo adecuado con el futuro programa « Energía inteligente para Europa» II, completará acciones en materia de energía sostenible en los aspectos antes citados, y deberá ser coherente con los demás elementos del programa temático. Este capítulo tendrá como objetivo global la reducción de la pobreza y podrá prestar apoyo al acceso a servicios energéticos sostenibles, fiables y asequibles, de alta calidad, en países en desarrollo, a través de la ayuda a la integración de la energía sostenible en las estrategias de desarrollo, la consolidación de la capacidad administrativa y reguladora, la implantación de acuerdos de financiación adecuados para atraer la inversión y el fomento de la cooperación regional a fin de establecer infraestructuras de interconexión.

12. La participación de los agentes no estatales en el desarrollo

La Comisión se propone presentar un programa temático de apoyo a las organizaciones de la sociedad civil y otros agentes no estatales participantes en el desarrollo, originarios de la UE y de los países socios. También podría contemplarse el apoyo a las autoridades locales de los países socios en este contexto. Concretamente, este programa podría tener un triple objetivo de apoyo a i) la contribución de los agentes no estatales al proceso de desarrollo al nivel del país socio y a nivel regional, concretamente mediante medidas destinadas a reforzar la confianza, el fomento de la representación, la conexión mediante redes y la capacidad de diálogo, la facilitación de una mayor participación de las bases sociales y el fomento de sinergias entre agentes estatales y agentes no estatales en el sector del desarrollo; ii) un entendimiento, una asociación y una solidaridad mayores entre los ciudadanos europeos y las sociedades civiles de los países en desarrollo impulsando la sensibilización y la información en cuestiones de desarrollo entre los ciudadanos de la UE y de los países candidatos; iii) la cooperación y la coordinación entre las redes de la sociedad civil y entre dichas redes y las instituciones de la UE.

13. Seguridad alimentaria

La Comisión tiene previsto un programa temático destinado a i) apoyar la entrega de bienes públicos internacionales que contribuya directamente a la seguridad alimentaria (por ejemplo, en materia de investigación agrícola) y la financiación de programas mundiales (por ejemplo, sistemas de detección temprana), ii) tratar el tema de la inseguridad alimentaria en los países o regiones que carecen de gobierno o en los que el gobierno no controla determinadas zonas del país, o que no cuentan con un marco estratégico nacional, y iii) promover políticas y estrategias innovadoras en el campo de la seguridad alimentaria.

14. Cooperación con los países industrializados

Este programa temático se centrará en la cooperación con un determinado número de países industrializados seleccionados a efectos del DCECI y tendrá como objetivo aportar una respuesta específica y racional a la necesidad de cooperar y dedicar una mayor atención a estos socios políticos y comerciales a menudo muy importantes, de forma tanto bilateral como multilateral. Las actividades de cooperación tendrán como objetivo el apoyo a los objetivos establecidos en los distintos instrumentos bilaterales (acuerdos, declaraciones políticas y planes de acción) que rigen las relaciones entre la Comunidad Europea y los países socios, con el objetivo global de crear un entorno más favorable al desarrollo futuro de estas relaciones. Los objetivos de cooperación más específicos incluirán concretamente la consolidación de los vínculos entre los agentes socioeconómicos de la UE y los países socios, una mejor comprensión de la UE en los países socios y una mayor influencia de la UE en dichos países y la ampliación y profundización de la asociación y de los proyectos de cooperación en distintos sectores.

15. Inmigración y asilo

La Unión Europea viene desarrollando desde hace varios años el concepto de asociación con terceros países en el campo de la inmigración, poniendo de relieve la necesidad de adoptar un planteamiento global de la inmigración en colaboración con los países y regiones interesados. A fin de concretar este concepto, en 2004 se creó el programa Aeneas de cooperación con terceros países en el sector de la inmigración y el asilo, a fin de prestar una ayuda financiera y técnica específica y complementaria a terceros países en apoyo de sus esfuerzos y tratar todos los aspectos de la inmigración.

Está previsto que el programa Aeneas prosiga como programa temático diseñado para reforzar la integración de las cuestiones relativas a la inmigración y al asilo en las relaciones exteriores de la Comunidad, en cuanto prioridad interna transversal de la UE. El instrumento ofrecerá también un marco comunitario horizontal que ayude a consolidar la cooperación entre los agentes de la UE y los agentes internacionales y de terceros países concernidos por el fenómeno de la inmigración, con vistas a fomentar una mayor comprensión de los desafíos que se plantean y contribuir a la búsqueda de soluciones equilibradas y mutuamente satisfactorias.

3. PARTICIPACIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO, DEL CONSEJO Y DE LA SOCIEDAD CIVIL

La Comisión reconoce que es necesario un debate político con el Parlamento Europeo y el Consejo, así como directrices de estas instituciones sobre la dirección estratégica de los programas temáticos antes del proceso presupuestario anual. La Comisión propone por consiguiente que, antes de preparar y adoptar estrategias temáticas, se entablen conversaciones con el Parlamento Europeo y el Consejo sobre el ámbito de aplicación, los objetivos y las prioridades políticas relativas a cada programa temático, sobre la base de una comunicación oficial dirigida a las instituciones. A la hora de elaborar estrategias temáticas, la Comisión tendrá en cuenta la voluntad política del Parlamento Europeo y del Consejo según lo expresado en sus conclusiones y resoluciones respectivas.

La Comisión indicará la cantidad global de financiación prevista para cada programa temático dentro de los instrumentos correspondientes al amparo de la línea 4 (acciones exteriores) de las perspectivas financieras, sobre la base de un marco plurianual indicativo, presentado al Parlamento Europeo y al Consejo el año n-2, antes del inicio del proceso presupuestario correspondiente al año n, lo que permitirá al Parlamento Europeo y al Consejo pronunciarse sobre las opciones y prioridades estratégicas antes de que la Comisión prepare el anteproyecto de presupuesto. En términos generales, la Comisión consultará a la sociedad civil y, en su caso, a los agentes internacionales antes de elaborar las propuestas que presentará al Parlamento Europeo y al Consejo.

4. ASPECTOS RELATIVOS A LA GESTIÓN

4.1. Programación

Los programas temáticos descritos en el capítulo anterior son coherentes a nivel interno, ya que definen una serie de ámbitos con amplios denominadores comunes que responden a políticas y objetivos comunitarios específicos. Por consiguiente, paralelamente a la programación de los recursos geográficos, los recursos financieros asignados a cada programa temático se programarán sobre la base de un documento estratégico.

De acuerdo con los criterios relativos al ámbito de aplicación y las definiciones establecidas en el capítulo 3, los programas temáticos no deben sustituir a los programas geográficos, sino que deben completarlos, por lo que es preciso determinar su valor añadido específico en las estrategias. En caso de que los programas temáticos conlleven acciones en terceros países, uno de los importantes desafíos consiste en vincular los proyectos temáticos centrados en el país y las estrategias y prioridades establecidas en las estrategias nacionales y regionales, en caso de existir tales estrategias. Dichas estrategias deben identificar, a la hora de establecer la combinación de políticas, las posibilidades de añadir valor a los programas nacionales y regionales[10] a través de los programas temáticos. A su vez, las estrategias temáticas, en caso de que conlleven acciones complementarias de los programas nacionales y regionales, deben indicar los países y regiones de especial importancia para la consecución de los objetivos previstos y tendrán en cuenta las estrategias nacionales y regionales, en caso de existir tales estrategias.

Las estrategias temáticas fijarán los objetivos, los resultados previstos, los indicadores de rendimiento y los sectores prioritarios para la intervención comunitaria, así como su complementariedad, valor añadido y sinergia con las acciones de otros agentes internacionales. La Comisión aplicará a las estrategias temáticas un marco normalizado similar al de los informes estratégicos sobre el país y un procedimiento de adopción armonizado después de las tres principales fases de elaboración, control de calidad y aprobación oficial.

4.2. Ejecución a través de los nuevos instrumentos de acción exterior

Los programas temáticos descritos anteriormente trascienden la cobertura geográfica de los tres instrumentos que cuentan con un ámbito de aplicación geográfica definido. No obstante, en lo que atañe al Instrumento de Asistencia Estructural de Preadhesión (ISPA), normalmente no son necesarias acciones suplementarias dentro de los programas temáticos, ya que las estrategias de preadhesión cubren ya, a través programas nacionales o plurinacionales, todos los aspectos del acervo comunitario (los 36 capítulos del proceso de negociación) y todas las políticas comunitarias, incluida la participación de los países beneficiarios en los programas comunitarios.

El programa temático relativo a la democracia y los derechos humanos constituye un caso específico, ya que se aplicará a través de los tres instrumentos políticos y el instrumento de estabilidad. El programa temático titulado «Cooperación con los países industrializados» se aplicará tan sólo a través del DCECI. Todos los demás programas temáticos se aplicarán tan sólo a través del Instrumento Europeo de Vecindad y Asociación (ENPI) y el Instrumento de Financiación de la Cooperación al Desarrollo y de la Cooperación Económica (DCECI).

Cabe señalar dos aspectos:

- la asignación de fondos procedentes de las dotaciones objeto de una codecisión de la autoridad presupuestaria, en relación con los distintos instrumentos

Cada uno de los dos instrumentos, el DCECI y el ENPI, recibirá una dotación financiera objeto de una codecisión de los dos brazos de la autoridad legisladora, lo que supone que los recursos financieros asignados a los programas temáticos deben ser claramente asignados a los dos instrumentos. Las iniciativas y los programas a escala mundial para el suministro de bienes públicos universales sólo se asignarán al DCECI.

En el caso de los programas temáticos que corresponden a distintos instrumentos, los fondos se asignarán e identificarán de forma específica sobre la base de las dotaciones respectivas como parte del marco indicativo plurianual.

- La aplicación sobre la base de los distintos Reglamentos (ENPI, DCECI, ISPA e instrumento de estabilidad para la democracia y las cuestiones relativas a los derechos humanos)

El Reglamento que regula la cooperación en una determinada región regulará también las acciones ejecutadas en el marco de los programas temáticos en dicha región. Las acciones en materia de bienes públicos universales y las iniciativas a escala mundial se regularán a través del DCECI. Las disposiciones de aplicación propuestas por la Comisión en el marco del ENPI y del DCECI son en gran parte idénticas o totalmente coherentes por lo que respecta a la aplicación de los programas temáticos.

5. CONCLUSIONES

La Comisión reconoce la necesidad y utilidad constantes de los programas temáticos en el campo de la cooperación exterior. Mediante la consolidación y racionalización de dichos programas, con la consiguiente reducción de su número a aproximadamente la mitad, la Comisión tiene como objetivo garantizar la aplicación eficaz y eficiente de los futuros programas de cooperación, en aplicación de las políticas y prioridades.

ANNEX: LESSONS LEARNED FROM EVALUATIONS

The Commission has evaluated most of the thematic regulations under the current Financial Perspectives. Moreover, a significant number of country strategy evaluations have been undertaken in recent years, which throw light upon the link between country programmes and thematic programmes. Certain general findings and lessons to be drawn from these studies need to be taken into account in the concept and definition of future thematic programmes, particularly where they are implemented at country level. On one hand, the evaluations show that thematic programmes have had a positive impact:

- Thematic programmes have proven useful for implementing Community actions in cases when the government of the partner countries blocks them under the geographic programmes, which is notably the case in sensitive areas such as human rights, democracy or support to civil society.

- They have been assessed as useful to initiate actions, often with innovative approaches, with pre-selected partners.

- Actions are often more easily accepted by partner countries when funding is “additional”.

- Thematic programmes have proven useful to intervene in fragile states and difficult partnerships, particularly in supporting programmes implemented by non-state actors.

On the other hand, the thematic programmes and budget lines have demonstrated certain weaknesses. They are currently large in numbers and fragmented. The narrowly defined thematic focus, once determined by legislative act, limits the flexibility to adapt to new needs. The parallel implementation of numerous thematic programmes and the country programme poses managerial challenges and loss of efficiency[11]. Interventions in third countries funded under thematic programmes create by their nature problems of coherence with country and regional strategies[12]. Thematic interventions need to be consistent with the country analysis and should respond or relate to country strategies[13]. Consequently, they should also be part of the complementarity assessment made in the context of country strategies. The substance of thematic programmes should be integrated into the policy dialogue with partner governments.

Correspondence list of current and future thematic programmes

(The content and substance of thematic programmes may not necessarily correspond exactly to current programmes.)

Heading 4 in 2000 – 2006 | Heading 4 in 2007 – 2013 |

Democracy and the rule of law and respecting human rights and fundamental freedoms (Reg. No. 975/1999 and 976/1999) Poverty diseases (Reg No. 1568/2003 plus 550/97 on AIDS/HIV) Reproductive and sexual health and rights in developing countries (Reg. No. 1567/2003 plus 1484/97 population policies and programmes in developing countries) Gender equality in development cooperation (Reg. 806/2004) Integration of environmental dimension in development process (Reg. No. 2493/2000) Conservation and sustainable management of tropical forests and other forests in developing countries (Reg. No 2494/2000) Some international funding currently included in DG ENV budget Intelligent Energy (COOPENER) Decentralised cooperation (Reg. No. 1659/98 plus amendments) Co-financing operations with NGOs (Reg. No 1658/1998) Food aid policy and food aid management, special operations in support of food security (Reg. No. 1292/1996) Cooperation and commercial relations between the EU and the industrialised countries (Reg. No. 382/2001) Rehabilitation and reconstruction operations in developing countries (Reg. No. 2258/1996) Aid to up-rooted people in Asia and Latin America (Reg. No. 2130/2001) Assistance to third countries in the area of migration and asylum (Reg. 491/2004) | [pic] [pic] [pic] [pic] [pic] [pic] [pic] [pic] | 1. Democracy and human rights 2. Human and social development 3. Environment and sustainable management of natural resources 4. Civil society and decentralised cooperation 5. Food security 6. Cooperation with industrialised countries 7. Programmes transferred to geographic programmes (regional programmes) 8. Migration and asylum |

[1] Reglamento (CE) nº 975/1999, de 29 de abril de 1999.

[2] Reglamento (CE) nº 1568/2003, de 15 de julio de 2003.

[3] A efectos de la presente Comunicación, las «iniciativas a escala mundial» se definen como iniciativas políticas en el campo del desarrollo sostenible o del suministro de bienes públicos universales respaldadas y apoyadas por la comunidad internacional y ejecutadas a través de mecanismos multilaterales, incluidos los fondos mundiales.

[4] Comunicación de la Comisión sobre las perspectivas financieras, de 14 de julio de 2004, COM(2004)487 final.

[5] Concretamente, este es el caso del programa de ayuda a los provedores de plátanos ACP, que expirará en 2008, de toda futura ayuda a los países ACP productores de azúcar y de la ayuda a las poblaciones desarraigadas de Asia, etc.

[6] Comunicación de la Comisión relativa a los instrumentos de ayuda exterior, de 29.9.2004, COM(2004) 626 final. Véase también SEC(2004) 1203/2 de 29 de septiembre de 2004.

[7] Los programas pertenecientes al sector de la fiscalidad y la aduana (programas aduana/Fiscalis) y al sector de la educación y formación (TEMPUS Plus) corresponderán a los programas geográficos. En el caso de TEMPUS Plus, el ENPI y el DCECI establecerán una asignación plurianual para cada instrumento dentro de los programas multinacionales o regionales adecuados. Se establecerá para cada país un mecanismo que garantice un marco presupuestario fiable en el caso de los países ISPA mientras sigan participando en el programa TEMPUS Plus.

[8] Artículos 11(1) TUE, 177(2), 181a(1) TCE.

[9] El concepto de trabajo digno, que ha sido definido por la OIT, abarca el empleo, la protección social, los derechos fundamentales en el trabajo, incluidas las normas fundamentales del trabajo, el diálogo social y la igualdad entre hombres y mujeres.

[10] De acuerdo con el ENPI y el DCECI, se trata de los «programas nacionales y regionales indicativos» .

[11] Example: “About fifty budget lines, of which around thirty that function and are regulated differently were mobilised to finance almost 400 identified projects”. Evaluation of the EC Country Strategy for Honduras, February 2004.

[12] Breakdown of the legal bases: if the European initiative for democracy and human rights is excluded, these various thematic regulations concern crisis situations (refugees, humanitarian aid) or post-crisis situations (rehabilitation) within the framework of which actions in favour of human rights are one component of the aid. However, if this falls exactly within the objective of mainstreaming, it is particularly difficult within these circumstances to precisely identify which projects – and which budgets – are implemented in favour of human rights.

[13] Example: “Secure further coherence between all the EC instruments and budget lines deployed in Bangladesh. …develop procedures to ensure that…deployment of the budget lines concerned is coherent with the Country Strategy, and pursues country specific objectives. ”. Recommendation 5 of the Evaluation of the EC Country Strategy for Bangladesh, November 2003.

Top