Help Print this page 
Title and reference
Comunicación de la Comisión - La ciencia y la tecnología, claves del futuro de Europa - Orientaciones para la política de apoyo a la investigación de la Unión

/* COM/2004/0353 final */
Multilingual display
Text

52004DC0353

Comunicación de la Comisión - La ciencia y la tecnología, claves del futuro de Europa - Orientaciones para la política de apoyo a la investigación de la Unión /* COM/2004/0353 final */


COMUNICACIÓN DE LA COMISIÓN - La ciencia y la tecnología, claves del futuro de Europa - Orientaciones para la política de apoyo a la investigación de la Unión

1. LISBOA Y LA INVESTIGACIÓN

1.1. El Espacio Europeo de la Investigación y el «objetivo del 3 %»

1. La investigación científica, el desarrollo tecnológico y la innovación están en el centro de la economía del conocimiento, factor clave del crecimiento, de la competitividad de las empresas y del empleo. Por esta razón, la Comisión, en el marco de su Comunicación sobre el futuro marco financiero de la Unión [1], ha hecho del refuerzo del esfuerzo de la investigación europea uno de sus principales objetivos al proponer el aumento del presupuesto de investigación de la Unión, que, sumando todas las acciones [2], debería duplicarse.

[1] «Construir nuestro futuro común - Retos políticos y medios presupuestarios de la Unión ampliada (2007-2013), COM 101 final de 10.2.2004.

[2] Incluidas, por consiguiente, las acciones en los ámbitos del espacio y de la seguridad.

2. El proyecto de Espacio Europeo de la Investigación, lanzado en el Consejo Europeo de Lisboa de marzo de 2000, ha establecido un marco de referencia para la investigación en Europa. En el Consejo Europeo de Barcelona de marzo de 2002, la Unión se fijó el objetivo de hacer que el esfuerzo europeo de investigación alcanzara el 3 % del PIB para 2010, procediendo dos tercios del aumento de las inversiones privadas y el tercio restante del sector público. La Unión se sitúa hoy en día, con un 2% del PIB, por detrás de EE.UU. (2,8 %) y de Japón (más del 3 %).

3. En este contexto, para alcanzar los objetivos fijados en Lisboa es indispensable intensificar los esfuerzos de investigación a nivel propiamente europeo.

1.2. Intensificación del esfuerzo europeo de investigación

4. La investigación es cada vez más cara debido a su creciente complejidad. En 20 años, el coste de desarrollo de un medicamento se ha duplicado holgadamente y el de un componente microelectrónico se ha multiplicado por 10. Son muchas las necesidades de investigación a las que ningún Estado miembro puede atender en solitario.

5. Una política industrial europea, en particular en sectores altamente competitivos como los de las tecnologías de la información y de la comunicación, las biotecnologías y nanotecnologías, la aeronáutica o las tecnologías energéticas del hidrógeno, exige una integración de los esfuerzos de investigación a escala europea.

6. Y la acción de la Unión posee un reconocido «valor añadido europeo», fruto de la combinación de sus efectos en varios planos:

- constitución de «masas críticas» de recursos, especialmente en ámbitos determinantes para el crecimiento como la microelectrónica, las telecomunicaciones, las biotecnologías o la aeronáutica [3];

[3] Ejemplo: un proyecto sobre la mejora de las técnicas de acercamiento y de aterrizaje.

- refuerzo de la excelencia a través de la competencia a nivel europeo y de la colaboración transnacional: por ejemplo la creación de la red NeuroPrions, en la que participan 52 laboratorios para la investigación de las encefalopatías espongiformes transmisibles;

- efecto catalizador sobre las iniciativas nacionales y mejora de la coordinación de las actividades de los Estados miembros en aquéllos ámbitos que interesan a determinados países (los riesgos naturales) o que afectan a todos (el cambio climático) [4].

[4] Con 2,2 millones de euros, una acción en el ámbito de la genómica de las plantas coordina 12 programas nacionales que representan en total 133 millones de euros. Las cifras correspondientes a una acción en el ámbito de las micro-nanotecnologías son de 2,5 millones de euros y de 139 millones de euros.

7. Un refuerzo de la financiación europea contribuiría además a alcanzar el «objetivo del 3 %», que la Unión persigue por medio de un «Plan de acción» [5] que incluye una serie de medidas complementarias, dirigidas en su mayoría a estimular la inversión privada en la investigación [6].

[5] «Comunicación de la Comisión - Invertir en investigación: un plan de acción para Europa», COM (2003) 226 de 4.6.2003

[6] Medidas en el ámbito de la fiscalidad de la investigación y de la innovación, por ejemplo, como la fórmula de «crédito de impuesto de investigación» del que podría estudiarse la aplicación a nivel europeo.

8. En primer lugar, por combinar las cofinanciaciones de la Unión con las financiaciones públicas nacionales (en determinados ámbitos y en algunos países, el apoyo de la Unión representa el equivalente de los «créditos incitativos» nacionales). Esto es así, evidentemente, siempre que dichas financiaciones nacionales no disminuyan proporcionalmente, para lo que se cuenta con el compromiso político de los Estados miembros, así como con el efecto de ejemplo y de emulación de la Unión.

9. En segundo lugar, y sobre todo, un mayor esfuerzo a nivel europeo ejercería un potente efecto de palanca específico sobre las inversiones privadas en investigación. Las empresas europeas invierten menos en la investigación que las estadounidenses o japonesas y cuando lo hacen, a menudo es fuera de Europa [7]. La financiación de la Unión puede incitarles a investigar más en Europa, mediante su contribución:

[7] Las empresas farmacéuticas europeas, por ejemplo, tienden a concentrar sus inversiones de investigación en los Estados Unidos, principalmente alrededor de las grandes universidades de la costa este.

- al establecimiento de un marco para grandes proyectos tecnológicos que asocien empresas y universidades a escala europea y concebibles únicamente a este nivel;

- al aumento de los recursos humanos: un objetivo coherente con el del 3 % es el de conseguir que 8 de cada 1000 personas activas en Europa sean investigadores (frente a los 6 de cada 1000 de la actualidad), como en los Estados Unidos;

- a la creación de «polos de excelencia» [8] de masa crítica capaces de atraer las inversiones privadas.

[8] Véase la Comunicación de la Comisión «El papel de las universidades en la Europa del conocimiento», COM (2003) 58 de 5.2.2003.

1.3. Excelencia e innovación: claves de la competitividad industrial europea

10. Una condición para el cumplimiento de la agenda de Lisboa es, de hecho, la emergencia de «polos de excelencia europeos» de alta visibilidad, abiertos en el plano internacional, que atraigan a los mejores investigadores del mundo, indispensables para reforzar el papel de Europa en el panorama tecnológico mundial y en las iniciativas de investigación sobre temas de alcance planetario. La Unión deberá ayudar a crearlos, estimulando la excelencia mediante el apoyo a la colaboración y a la competencia a escala europea.

11. Por otro lado, la capacidad de Europa para transformar los conocimientos en productos y servicios, principalmente comerciales, y en éxitos económicos, no es suficiente. Las empresas europeas presentan 170 patentes por año y millón de habitantes, contra las 400 de las empresas estadounidenses. El déficit comercial de la Unión para los productos de alta tecnología es de alrededor de 23 000 millones de euros anuales [9].

[9] Comisión Europea, Estadísticas sobre la ciencia y la tecnología en Europa, edición de 2003.

12. La Unión lleva hoy en día a cabo una serie de acciones de apoyo a la investigación en las PYME y en su beneficio, al desarrollo de fondos de capital riesgo, de parques científicos, de incubadoras y de políticas regionales de innovación; a la transferencia de tecnologías y a la gestión de la propiedad intelectual y de las patentes. Estas acciones deben racionalizarse y agruparse en un conjunto coherente que alcance una cierta masa crítica. Se lanzará un proceso en este sentido en el marco de la preparación del próximo programa marco.

1.4. Adaptar el programa marco de investigación de la Unión.

13. El 6º programa marco de investigación de la Unión 2002-2006 ha suscitado una gran movilización. Hasta la fecha se han presentado 28 000 propuestas de investigación para todas las acciones, lo que significa la participación de 150 000 instituciones de 50 países. Hay que destacar el lanzamiento de 200 grandes redes y proyectos de investigación transnacionales en ámbitos como los métodos «postgenómicos» de encaminamiento de medicamentos o de desarrollo de componentes microelectrónicos a escala nanométrica y la puesta en marcha de 55 acciones para la integración de los programas en redes en ámbitos como la seguridad alimentaria o las enfermedades raras.

14. Pero el programa marco es víctima de su propio éxito. De los miles de propuestas recibidas solo ha podido seleccionarse una de cada cinco por falta de medios. Lo que es más preocupante, sólo ha podido financiarse algo menos del 50 % de los proyectos considerados de muy alta calidad [10].

[10] En términos presupuestarios, hay que señalar una ejecución del 99,98 % para los créditos de compromiso y del 96,9 % para los créditos de pago.

15. Por otro lado, el programa marco debe dar respuesta, por medio de distintos instrumentos, a necesidades diferentes: refuerzo de la colaboración y de la competencia, apoyo a la investigación básica y a la investigación industrial, a proyectos espontáneos y a iniciativas surgidas de decisiones políticas, etc. Además, y pese a los avances registrados recientemente, como la simplificación de las disposiciones contractuales, sus condiciones de aplicación pueden mejorarse.

2. SEIS GRANDES OBJETIVOS

16. Para reforzar el impacto de las acciones de la Unión se sugiere organizarlas en torno a seis grandes objetivos. Para poder poner en marcha las correspondientes acciones con un impacto significativo es necesario un aumento del presupuesto de investigación de la Unión en las proporciones indicadas. Los medios financieros se asignarían en función de tres principios: equilibrio entre actividades nuevas y en curso, entre la investigación destinada al avance de los conocimientos y la que tiene como objetivo la aplicación industrial y entre el apoyo a los recursos humanos y a los recursos materiales de la investigación.

2.1. Crear polos de excelencia europeos por medio de la colaboración entre laboratorios

17. Los programas de apoyo a la colaboración transnacional entre centros de investigación, universidades y empresas tienen un impacto visible en:

- la calidad de la investigación en Europa, que contribuyen a mejorar y cuya notoriedad aumentan, en ámbitos claves para el crecimiento;

- la difusión de los conocimientos y de los resultados en la Unión y la capacidad de los investigadores de implicarse en proyectos de alto nivel.

18. Con el 6º programa marco la gama de posibilidades se ha enriquecido con fórmulas como las «redes de excelencia» y los «proyectos integrados», que permiten ejercer un efecto estructurante en la investigación en Europa al contribuir al desarrollo de «polos de excelencia europeos» [11] .

[11] Como la red de excelencia de bioenergía recientemente puesta en marcha, en la que participan 24 instituciones de 13 países europeos, o el proyecto de investigación europeo sobre los nuevos sistemas de motores de combustión en el que participan todos los fabricantes europeos de automóviles.

19. Estas posibilidades, como la de los proyectos de talla más reducida, deben poder ser plenamente aprovechables por los investigadores en función de sus intereses y de sus necesidades [12]. Se ha establecido un «Panel de expertos para la evaluación intermedia de la eficacia de los nuevos instrumentos del 6º programa marco» que pronto presentará sus sugerencias sobre la base de encuestas mediante cuestionario y entrevistas con participantes y candidatos a participar en los programas.

[12] El apoyo a redes de excelencia, por ejemplo, debería quedar garantizado allí donde existen la capacidad y la voluntad de integrar a nivel casi institucional las actividades de un pequeño número de departamentos.

2.2. Lanzar iniciativas tecnológicas europeas

20. A iniciativa de la Comisión y de la industria, se están creando «Plataformas tecnológicas» que reúnen a escala europea a empresas, instituciones de investigación, organismos financieros e instancias reguladoras para definir una agenda de investigación común capaz de movilizar una masa crítica de recursos tanto nacionales como europeos, públicos y privados.

21. Este enfoque ya se ha adoptado o se adoptará en sectores como el de la energía (tecnología del hidrógeno, energía solar fotovoltaica), los transportes (aeronáutica), las comunicaciones móviles, los sistemas a bordo o la nanoelectrónica, y exige la identificación de las condiciones legales y reglamentarias necesarias para la realización de la agenda de investigación común.

22. A menudo, la agenda podrá llevarse a cabo por medio de «proyectos integrados». En algunos casos parece indicado un enfoque «paneuropeo», que suponga el establecimiento de amplias «iniciativas tecnológicas comunes». Un marco adecuado para su aplicación es el de las estructuras basadas en el artículo 171 del Tratado [13], más concretamente la empresa común.

[13] «La Comunidad podrá crear empresas comunes o cualquier otra estructura que se considere necesaria para la correcta ejecución de los programas de investigación, de desarrollo tecnológico y de demostración comunitarios».

2.3. Estimular la creatividad de la investigación fundamental mediante la competencia entre equipos a nivel europeo

23. La introducción de condiciones de competencia abierta y el apoyo a los mejores equipos de investigación a nivel europeo estimularía el dinamismo, la creatividad y la excelencia de la investigación europea, al tiempo que aumentaría su visibilidad. El debate en torno a la investigación básica y el «Consejo europeo de investigación» que tiene lugar desde hace dos años en el seno de la comunidad científica, y que una Comunicación de la Comisión de enero de 2004 [14] ha llevado al ámbito político, ha puesto de relieve la necesidad:

[14] COM (2004) 9 de 14.1.2004

- de aumentar el esfuerzo en materia de investigación básica en Europa, debido al impacto cada vez más reconocido de este tipo de investigación en los resultados económicos, impacto subrayado por la industria;

- de incrementar el apoyo a esta forma de investigación a nivel europeo, mediante la creación de un mecanismo de apoyo a proyectos de investigación de equipos individuales que compitan a nivel europeo.

24. La Comisión sugiere la creación de tal mecanismo. Los proyectos propuestos por los propios investigadores sobre temas de su libre elección se seleccionarían sin obligación de colaboración transnacional en función, únicamente, de la calidad científica («excelencia») que la revisión inter pares aprecie en su evaluación [15].

[15] Para las condiciones de aplicación de esta acción véase el punto 5.1.2.

2.4. Hacer Europa más atractiva para los mejores investigadores

25. El objetivo de la Unión es favorecer el desarrollo de carreras científicas europeas [16], contribuyendo a que los investigadores se queden en Europa y a atraer a los mejores investigadores del resto del mundo. En un contexto mundial cada vez más competitivo, conviene reforzar las acciones «Marie Curie» llevadas a cabo a este fin, tratando sobre todo de fomentar:

[16] En la perspectiva descrita en la Comunicación de la Comisión «Los investigadores en el Espacio Europeo de la Investigación: una profesión con múltiples carreras», COM (2003) de 18. 7.2003

- la atracción de los jóvenes por la ciencia y la formación inicial de investigadores apoyando la estructuración de las formaciones, en particular transdisciplinarias;

- el papel y lugar de la mujer en las ciencias y en la investigación;

- la transferencia de conocimientos, en beneficio principalmente de las regiones tecnológicamente menos avanzadas y de las PYME;

- la dimensión internacional de la formación y de la movilidad, mediante el aumento de los intercambios con otras partes del mundo;

- la formación «a lo largo de toda la vida» y el desarrollo de las carreras. [17]

[17] Para las condiciones de aplicación de esta acción véase el punto 5.1.2.

2.5. Desarrollar infraestructuras de investigación de interés europeo

26. Con la creación del foro ESFRI [18], se dio un paso importante en el ámbito de las infraestructuras de investigación en Europa. Hasta ese momento, la acción de la Unión se limitaba fundamentalmente al apoyo al acceso transnacional a las infraestructuras, así como a proyectos de investigación que tuvieran como efecto elevar su nivel de prestaciones.

[18] ESFRI : Forum estratégico europeo para las infraestructuras de investigación

27. Se propone reforzar dicha acción mediante la introducción de una modalidad de apoyo a la construcción y al funcionamiento de nuevas infraestructuras de interés europeo, a través de un mecanismo del tipo del utilizado para las Redes Transeuropeas (RTE [19]), según el modelo seguido para el apoyo a un láser de electrones libres y a una infraestructura para la nanoelectrónica en la «Iniciativa europea de crecimiento».

[19] RTE : Redes Transeuropeas

28. Este enfoque también se adoptaría para apoyar servicios esenciales dirigidos a la comunidad científica europea: infraestructuras distribuidas de comunicación (proyectos GEANT de interconexión de las redes electrónicas para la investigación y arquitectura GRID), sistemas de archivado electrónico de las publicaciones científicas o bases de datos para la bioinformática.

2.6. Reforzar la coordinación de los programas nacionales de investigación

29. Hay que intensificar los esfuerzos emprendidos con éxito en el 6º programa marco para mejorar la coordinación de los programas nacionales de investigación. Para ello es preciso aumentar los recursos financieros dedicados a las acciones ERA-NET de creación de redes de programas nacionales, ampliar el apoyo que ofrecen a las actividades de investigación y realizar un mayor esfuerzo en materia de apertura mutua.

30. La participación de la Unión en programas nacionales llevados a cabo conjuntamente en virtud del artículo 169 del Tratado [20] tiene por objetivo su auténtica integración. El ejemplo de la plataforma de ensayos clínicos para las enfermedades relacionadas con la pobreza, aunque con ciertas especificidades, permite sacar algunas enseñanzas. El desarrollo de acciones basadas en el artículo 169 parece la solución más fácil para los ámbitos en los que los Estados miembros comienzan a establecer programas, pero donde mayor interés presenta es en los ámbitos en los que existen estructuras ya establecidas. Parece indicado utilizar esta fórmula:

[20] «En la ejecución del programa marco plurianual, la Comunidad podrá prever, de acuerdo con los Estados miembros interesados, una participación en programas de investigación y desarrollo emprendidos por varios Estados miembros, incluida la participación en las estructuras creadas para la ejecución de dichos programas».

- en los ámbitos en los que los Estados miembros han manifestado su decisión firme de comprometerse financieramente;

- como instrumento de apoyo de cooperación «de geometría flexible» entre un grupo limitado de Estados miembros;

- recurriendo a los mecanismos de decisión más eficaces: «paquetes» de acciones acordados simultáneamente por el Consejo y el Parlamento Europeo, o «reglamentos marco».

31. Paralelamente, se trata de reforzar los vínculos de las organizaciones europeas intergubernamentales de investigación con la Unión. En la actualidad, estas organizaciones [21] tienen la posibilidad de responder a las convocatorias de propuestas. La Unión debería poder apoyar directamente algunas de sus actividades, que de desarrollarse a nivel europeo serían más beneficiosas para ella.

[21] En particular el CERN (organización europea para la investigación nuclear), la EMBO (organización europea de biología molecular), el EMBL (laboratorio europeo de biología molecular) y el ESO (observatorio europeo para el hemisferio austral), reunidos con otros en el seno de EIROforum.

3. UNA INVESTIGACIÓN MÁS EFICAZ EN TODA LA UNIÓN

3.1. Aprovechar el potencial de la Europa de los 25 y sus posibles ampliaciones

32. Para llevar a cabo la agenda de Lisboa, es preciso dar a todas las instituciones de investigación de la Unión ampliada los medios para trazar el camino que conduce a la excelencia. La posibilidad de participar en proyectos de dimensiones limitadas en asociaciones reducidas con excelentes laboratorios de otros países permitirá a los equipos más jóvenes o a las instituciones mas modestas sacar partido de los beneficios de la colaboración transnacional, al tiempo que adquieren la experiencia que les permita integrarse en proyectos complejos. Los mecanismos de transferencia asociados a los proyectos ayudarán a reforzar la base de conocimientos en el conjunto de los países de la Unión.

33. En la línea de la acción de apoyo a los centros de excelencia llevada a cabo a lo largo de los últimos años en los entonces países candidatos, sería necesario prever la posibilidad de reforzar la excelencia y su visibilidad allí donde existen sin que se hayan desarrollado plenamente mediante iniciativas específicas en las regiones correspondientes que incluyan medidas en materia de recursos humanos, de intercambios, de creación de redes, de desarrollo de equipos y de evaluación.

3.2. Sacar todo el partido a la complementariedad con los Fondos Estructurales

34. Una parte de los Fondos Estructurales está dirigida al apoyo al desarrollo de las capacidades de investigación: infraestructuras locales de investigación, recursos humanos, creación de organismos que actúen de intermediarios entre las universidades y las PYME. La propuesta de reforma de la política de cohesión hace de la «agenda de Lisboa» un tema privilegiado de intervención de los Fondos Estructurales en las regiones del Objetivo «Convergencia», y necesariamente cubierto por los programas en las regiones del Objetivo «Competitividad regional y empleo».

35. Para aprovechar al máximo esta evolución, convendría:

- reforzar la complementariedad de la utilización del presupuesto de investigación de la Unión y de los Fondos Estructurales, principalmente en el marco de las futuras «Orientaciones estratégicas de la Unión para la cohesión»;

- aumentar su utilización combinada, por ejemplo, acordando una financiación complementaria de los Fondos estructurales para un proyecto de investigación cofinanciado por el programa marco en una región del Objetivo «Convergencia».

4. CONCENTRAR LOS ESFUERZOS DE LA UNIÓN SOBRE LOS TEMAS CLAVE

4.1. Identificar los temas de gran interés europeo

36. Las acciones de apoyo a los equipos individuales de investigación y a los investigadores no tendrán temas predeterminados. En los demás casos, es preciso identificar los temas para los que el apoyo a nivel europeo es el más necesario: para las acciones mediante convocatorias de propuestas, en colaboración con la comunidad científica y la industria; para las iniciativas tecnológicas basadas en el artículo 171, en contacto con las plataformas tecnológicas; y para las acciones de coordinación de los programas, en especial en virtud del artículo 169, en concertación con los Estados miembros.

4.2. Apoyar los objetivos políticos de la Unión

37. Los temas a los que se deberá prestar una atención particular, más concretamente para la investigación en colaboración, son los relacionados con las políticas de la Unión. Estas acciones continuarán estimulando el progreso de los conocimientos en ámbitos como el de la salud [22], la protección de los consumidores, la energía, el medio ambiente, la ayuda al desarrollo, la agricultura y la pesca, las biotecnologías, las tecnologías de la información y de la comunicación, los transportes, la educación y la formación, el empleo, los asuntos sociales y la cohesión económica, la justicia y los asuntos de interior [23].

[22] Como ejemplos recientes cabe mencionar la red de excelencia sobre la prevención y el control de las enfermedades animales creada gracias al 6º programa marco, o el proyecto integrado sobre el impacto del cambio global en los ecosistemas de aguas dulces en Europa.

[23] Como complemento al apoyo científico y técnico suministrado directamente por el Centro Común de Investigación (CCI) para la definición, aplicación y seguimiento de las políticas.

4.3. Dos nuevos ámbitos para la Unión: el espacio y la seguridad

38. Dos nuevos ámbitos para la Unión en los que la investigación desempeña un papel motor deberían dar lugar a acciones específicas: el espacio y la seguridad [24] .

[24] Estas acciones se llevarían a cabo fundamentalmente a través de las seis grandes categorías de modos de intervención descritas en el punto 2, teniendo en cuenta, no obstante, las especificidades de estos dos ámbitos.

4.3.1. Contribuir a aplicar la política espacial europea

39. La política espacial europea se aplica en un contexto de cambios en el panorama mundial [25]. Su instrumento actual lo constituye un acuerdo marco de cooperación entre la Comisión Europea y la Agencia Espacial Europea (AEE). Esta política requiere el desarrollo de una sólida base científica, tecnológica e industrial.

[25] COM (2003) 17 de 21.1. 2003 y COM (2003) 673 de 11.11.2003.

40. En el futuro, esta política reposará en un «Programa espacial europeo», uno de cuyos elementos centrales será la investigación, cuyo esfuerzo se dirigirá a:

- las tecnologías de explotación del espacio, en los ámbitos de la navegación (proyecto GALILEO), de la observación de la tierra para la vigilancia del medio ambiente y la seguridad (sistema GMES [26]) y de las telecomunicaciones por satélite;

[26] GMES : Global Monitoring for Environment and Security.

- la tecnología del transporte espacial, indispensable para garantizar un acceso independiente de Europa al espacio;

- las actividades científicas en el espacio, por ejemplo en el marco de la utilización de la estación espacial internacional y las relacionadas con la exploración del espacio.

4.3.2. Poner la investigación al servicio de la seguridad

41. La seguridad es una de las principales preocupaciones de Europa: seguridad de las personas y del Estado, de los transportes y de las redes de telecomunicaciones frente a la delincuencia organizada y al terrorismo internacional, especialmente el bioterrorismo. Su aumento implica el desarrollo de conocimientos en materia de detección, de información, de reconocimiento y de vigilancia, así como de análisis de las causas de los conflictos.

42. A principios de 2004, se lanzó una «acción preparatoria» sobre este tema. Como continuación y atendiendo al informe de un grupo europeo de personalidades especializadas de alto nivel, debería ponerse en marcha un «Programa de investigación europeo para la seguridad» claramente identificado. Este programa, dotado de más medios, trataría de:

- aumentar la seguridad de la población en el territorio europeo en los ámbitos de la protección civil, por ejemplo, o de la lucha contra el bioterrorismo;

- ayudar a la Unión a ejercer sus misiones de mantenimiento de la paz, de prevención de los conflictos y de refuerzo de la seguridad internacional, dentro del respeto del espíritu de los principios de la Carta de las Naciones Unidas.

5. HACER MEJOR PARA HACER MÁS

5.1. Utilizar los modos de aplicación más eficaces

43. De conformidad con los principios formulados en la Comunicación de la Comisión de 10 de febrero [27], para aplicar la política de investigación se recurrirá a los modos de ejecución más eficaces. El objetivo es garantizar una disociación significativa del aumento del presupuesto y de los efectivos en la Comisión, al tiempo que se refuerza el vínculo con las estructuras nacionales.

[27] COM(2004)101 de 10.2.2004

44. La Comisión ejercerá plenamente su responsabilidad política y presupuestaria frente al Consejo y al Parlamento Europeo y garantizará el seguimiento científico de las acciones de forma modulada en función de su implicación.

5.1.1. La gestión en asociación

45. La gestión en asociación entre los Estados miembros, los actores de la investigación y la Comisión se utilizará en las acciones destinadas a reforzar la coherencia de los esfuerzos públicos y privados de investigación, así como la de las políticas tecnológicas de los Estados miembros:

- Acciones llevadas a cabo en virtud del artículo 171 del Tratado: fundamentalmente se trataría de las «Iniciativas tecnológicas comunes». Para su aplicación se crea necesariamente una estructura específica de gestión.

- Acciones llevadas a cabo con arreglo al artículo 169 del Tratado: la creación de una estructura específica de gestión es posible, pero no obligatoria.

- Acciones de apoyo a la creación y al desarrollo de infraestructuras de interés europeo, llevadas a cabo siguiendo el modelo de los proyectos de redes transeuropeas (RTE).

46. Una característica estas acciones es la movilización de masas críticas de medios a través de planes de ingeniería financiera con fondos del Banco Europeo de Inversiones, financiaciones públicas nacionales y fondos privados. El BEI incrementó su compromiso en el ámbito de la investigación mediante la adopción de sus planes de acción «i2i» e «Innovation 2010». Con el fin de aprovechar la posibilidad de movilizar préstamos del BEI, podría contemplarse la creación, dentro del programa marco, de un mecanismo de garantía europeo para grandes proyectos de investigación tecnológica.

5.1.2. La gestión externa

47. Se recurrirá a la gestión externa para el apoyo a los equipos individuales de investigación y a los investigadores. En ambos casos, se trata de acciones abiertas al conjunto del campo científico, que afectan a un número limitado de personas y que implican un gran número de operaciones financieras de volumen reducido.

48. Son varias las fórmulas a las que puede recurrirse para materializar la idea de «Consejo europeo de investigación»: una agencia de ejecución, una agencia de la Unión de tipo clásico o una estructura específica (por ejemplo, una fundación), creada mediante el artículo 171 del Tratado. El proceso político puesto en marcha permitirá determinar cuál es la mejor para satisfacer los tres principios fundamentales siguientes: supervisión por parte de la comunidad científica, responsabilidad política y financiera de la Comisión, y carácter comunitario, para evitar los riesgos de «justa compensación».

5.1.3. Una gestión por parte de la Comisión en evolución

49. La gestión por parte de la Comisión se utilizaría para el apoyo a la investigación de cooperación por varias razones:

- el papel de la Comisión en el establecimiento y la actualización regular de los «programas de trabajo», núcleo de estas iniciativas;

- su función de ayuda a la constitución de las asociaciones y su capacidad reconocida para garantizar la gestión de proyectos transnacionales complejos;

- el estrecho vínculo de estas acciones con las políticas de la Unión.

50. Las nuevas disposiciones financieras del 6º programa marco han permitido reducir las operaciones contables en beneficio de las tareas de supervisión, de control y de seguimiento científico. Tras identificar las actividades que no exigen la implicación directa de los servicios de la Comisión, las tareas de mera ejecución restantes deberían confiarse a una estructura exterior.

5.2. Mejorar el funcionamiento del programa marco

51. Al mismo tiempo, es preciso mejorar el entorno reglamentario y administrativo. El objetivo es aumentar la transparencia del proceso de evaluación, reducir los plazos y minimizar el coste de preparación de los proyectos [28].

[28] De conformidad con las conclusiones del Consejo Europeo de primavera de marzo de 2004 (punto 26 de las conclusiones).

52. Las disposiciones financieras y administrativas deben revisarse y simplificarse a la luz de la experiencia de las prácticas actuales. Atendiendo a las conclusiones del Panel para la evaluación de los instrumentos del 6º programa marco, se pondrá en marcha un proceso en este sentido, en el que participarán los usuarios de los programas y de las estructuras nacionales de investigación. Se examinarán las normas financieras y se presentarán propuestas al Consejo y al Parlamento Europeo en el marco de las propuestas de Decisión de la Comisión para el próximo programa marco y las normas de participación en el mismo.

6. CAMINO AL 7º PROGRAMA MARCO

53. Las orientaciones aquí presentadas deberán ser objeto de un doble debate: político en el seno de las Instituciones, y entre los actores y usuarios de la investigación en Europa. A principios de 2005, y en función de los resultados de este doble debate, la Comisión presentará su propuesta del 7º programa marco de investigación de la Unión. Junto a las indicaciones precisas sobre los esquemas de apoyo financiero, introducirá sus propuestas en materia de prioridades temáticas de investigación.

Top