Help Print this page 
Title and reference
Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones - Informe sobre la aplicación de la Estrategia para el mercado interior (2003-2006)

/* COM/2004/0022 final */
Languages and formats available
Multilingual display
Text

52004DC0022

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones - Informe sobre la aplicación de la Estrategia para el mercado interior (2003-2006) /* COM/2004/0022 final */


COMUNICACIÓN DE LA COMISIÓN AL CONSEJO, AL PARLAMENTO EUROPEO, AL COMITÉ ECONÓMICO Y SOCIAL EUROPEO Y AL COMITÉ DE LAS REGIONES - Informe sobre la aplicación de la Estrategia para el mercado interior (2003-2006)

ÍNDICE

PARTE A: INTRODUCCIÓN

PARTE B: Situación del mercado interior- Empiezan a SALTAR

las alarmas

PARTE C: UNA ampliación BIEN MANEJADA aportará UN NUEVO

IMPULSO a la integración del mercado

PARTE D: Estrategia para el mercado interior- avances hasta

la fecha

ANEXO 1: CUADRO DE INDICADORES DEL INFORME SOBRE LA APLICACIÓN

ANEXO 2: acciones por COMPLETAR antes de finales de 2003

PARTE A:

introducción

La Estrategia para el mercado interior (2003-2006) [1] indica los pasos necesarios para optimizar la contribución que puede aportar un mercado interior ampliado al incremento de la competitividad, crecimiento y prosperidad de la UE [2]. El Consejo Europeo de primavera de marzo de 2003 reconoció la importancia de la Estrategia como uno de los instrumentos de coordinación de la política económica de la Unión. En la reunión del Consejo Europeo de octubre de 2003 se destacó la necesidad de avanzar urgentemente en el ámbito de los servicios, los servicios financieros, la trasposición y la aplicación, que son fundamentales dentro de la Estrategia. El Consejo de Competitividad de septiembre adoptó la Estrategia y se comprometió a tomar medidas urgentes para llevar a cabo las acciones necesarias. Destacó su importancia como parte de un planteamiento integrado de la competitividad.

[1] COM(2003) 238 final de 7.5.2003.

[2] Consciente de la importancia de la Estrategia para la competitividad de la UE, la Comisión defiende la aplicación rigurosa del programa establecido en la Estrategia en su Comunicación «Algunas cuestiones clave de la competitividad en Europa: hacia un enfoque integrado», COM(2003) 704 final de 21.11.2003.

La Estrategia forma parte del «paquete de directrices», junto con las Orientaciones Generales de Política Económica (OGPE) y las Directrices para el empleo (DE) [3]. Junto con estos dos instrumentos, dispone de una perspectiva a tres años vista para garantizar un planteamiento más global, eficiente y coherente de la reforma económica de la UE.

[3] Véase la Comunicación de la Comisión relativa a la racionalización de los ciclos anuales de coordinación de la política económica y de la política de empleo, COM(2002) 487 final de 3.9.2002.

Este es el primer informe sobre la aplicación de la Estrategia. Se han elaborado informes sobre aplicación semejantes correspondientes a las OGPE y las DE. Estos tres informes forman parte del Informe de la Comisión ante el Consejo Europeo de primavera de 2004.

Sólo han transcurrido ocho meses desde la adopción de la Estrategia. Los resultados hasta la fecha son desiguales. Más de la mitad de las acciones que debían haberse terminado a finales de 2003 concluyeron en el plazo previsto. No obstante, muchas de las acciones con retraso son importantes actos legislativos fundamentales para el futuro de la competitividad de la UE.

Se deben adoptar medidas urgentes en los próximos 12 meses en dos ámbitos:

* En primer lugar, deben redoblarse los esfuerzos en los actos legislativos fundamentales que experimentan retrasos, como la patente comunitaria, la Directiva relativa al respeto de los derechos de propiedad intelectual y la Directiva sobre el reconocimiento de las calificaciones profesionales, así como otras propuestas más recientes, como los servicios de inversión del Plan de acción sobre servicios financieros (PASF) y la Directiva sobre transparencia. La legislación que no se haya finalizado antes de la sesión final del actual Parlamento Europeo (en abril de 2004) corre el riesgo de sufrir nuevos retrasos, lo que tendría un efecto dominó en todas las etapas siguientes hacia la mejora del funcionamiento del mercado interior.

* En segundo lugar, debe desarrollarse y aplicarse el concepto de «buena gobernanza» que establece la Estrategia. Esto supone que los Estados miembros, en su condición de copropietarios del mercado interior, tienen que trabajar conjuntamente y realizar las tareas necesarias que les competen. Los Estados miembros han comenzado con buen pie al ayudarse mutuamente en la resolución de los problemas transfronterizos [4]. Esta buena voluntad mostrada debe ahora extenderse a otras tareas como una trasposición mejor y más veloz, que evite los problemas mediante el fortalecimiento de la cooperación cotidiana entre las administraciones nacionales y el servicio de una mayor y mejor información a los ciudadanos y a las empresas.

[4] Mediante la Red SOLVIT http://europa.eu.int/solvit.

El éxito en estos ámbitos permitirá:

* Revitalizar la Estrategia de Lisboa, al mostrar coherencia entre las declaraciones políticas sobre la necesidad de reforzar la competitividad, por un lado, y las decisiones sobre medidas de reforma económica, por otro.

* Fortalecer los fundamentos de un mercado interior ampliado, acelerando el comercio intracomunitario e introduciendo mayor competencia en las economías de los Estados miembros, con lo que se obliga a las empresas a mejorar su eficacia y productividad. Esto es importante debido a que, en una economía con salarios relativamente elevados como la de la UE, una mayor productividad resulta esencial para reforzar la competitividad y garantizar nuestra prosperidad a largo plazo.

* Ayudar al incremento de la aportación de capital de inversión y crear el tipo de entorno exento de obstáculos que propicie un aumento de las inversiones en el sector privado, incluidas la I+D y las redes transeuropeas, tal como contemplan la «Iniciativa de crecimiento» [5] y el Plan de acción de inversión en investigación [6].

[5] Una Iniciativa Europea de Crecimiento - Informe intermedio al Consejo, COM(2003) 579 de 1.10.2003.

[6] «Invertir en investigación: un plan de acción para Europa», COM(2003) 226 final.

* Reforzar la situación de la Unión para afrontar las nuevas presiones competitivas que puedan surgir de la evolución del tipo de cambio entre el euro y otras divisas importantes.

PARTE B:

SITUACIÓN DEL MERCADO INTERIOR- EMPIEZAN A SALTAR LAS ALARMAS

Desde la supresión de nuestras fronteras interiores hace diez años, el mercado interior ha incrementado el crecimiento económico de la UE en al menos un 1,8 %, añadiendo cerca de 900 000 millones de euros a nuestra prosperidad colectiva y ayudando a la creación de 2,5 millones de nuevos puestos de trabajo [7].

[7] «El Mercado Interior - diez años sin fronteras», SEC(2002) 1417 de 7.1.2003.

No obstante, a pesar de sus numerosos éxitos, el mercado interior aún no funciona como debería hacerlo, al persistir demasiados obstáculos que lo ralentizan. Algunos ámbitos importantes, como los servicios, apenas se han beneficiado de la política del mercado interior.

En la actualidad existen ciertos elementos preocupantes. Tras un largo período de firmes avances durante los años noventa, algunos indicadores clave, que muestran el nivel de integración del mercado, empiezan a mostrar una dirección equivocada.

En primer lugar, el comercio transfronterizo en la UE de productos transformados, por ejemplo, ha empezado a tambalearse (cuadro 1): creció escasamente en 2001 y retrocedió en 2002.

>REFERENCIA A UN GRÁFICO>

Fuente: Comext (Eurostat) y servicios de la Comisión

En segundo lugar, ha dejado de producirse la convergencia de precios en la Unión Europea (cuadro 2). Si bien no todos los productos son fácilmente comercializables, un gran porcentaje sí lo es. Si aumentaran los intercambios comerciales entre Estados miembros, los precios de estos productos convergirían, dado que la intensificación del comercio dificulta la existencia de diferencias de precios. Por este motivo, es preocupante el estancamiento de la convergencia de precios en la UE.

>REFERENCIA A UN GRÁFICO>

Fuente: Eurostat

La situación es especialmente preocupante si se compara con el otro gran mercado único mundial: Estados Unidos. En ese país, las variaciones de precios en 1998 eran considerablemente inferiores a las de la UE (cuadro 3). Habida cuenta de que, en la UE, la convergencia de precios se detuvo antes de 1998, difícilmente se habrá atenuado esta disparidad.

>REFERENCIA A UN GRÁFICO>

Fuente: servicios de la Comisión (dirección general de economía y finanzas

En tercer lugar, la UE invierte más en países terceros de lo que éstos lo hacen en la UE (cuadro 4). Esta diferencia se redujo los dos últimos años, aunque no obedece a un interés creciente de los inversores extranjeros en la economía de la UE sino a la drástica disminución de la inversión de la UE en el resto del mundo. Las razones subyacentes al deterioro del marco de inversión en la UE son complejas, y uno los factores que influyen en las decisiones de los inversores potenciales puede ser la insatisfacción que suscita el marco reglamentario general y el estado imperfecto de la integración del mercado interior.

>REFERENCIA A UN GRÁFICO>

El retroceso de estos indicadores obedece en parte a factores cíclicos. Por consiguiente, es prematuro sacar conclusiones. No obstante, también sería temerario ignorar todas estas señales de alarma. La mejor manera de evitar un mayor deterioro es abordar la supresión de los obstáculos restantes para el funcionamiento de los mercados de productos y de capitales de la UE, reducir los costes del comercio transfronterizo y activar de nuevo el proceso de integración del mercado.

Esto no tiene por qué requerir un esfuerzo sobrehumano. No es necesario recortar mucho el coste de la comercialización para incrementar notablemente el comercio intracomunitario. El gran incremento del comercio intracomunitario durante los últimos 20 años se sustenta en una reducción de los costes comerciales estimada únicamente entre el 2 y el 5 % [8]. Todas las instituciones comunitarias y los Estados miembros tienen que trabajar conjuntamente para volver a lograr resultados semejantes.

[8] Cavelaars, P. (2001) International trade costs, home bias and Europe's single markets, Netherlands Central Bank, MEB Series 2001-8.

Además de facilitar la oferta transfronteriza de bienes y servicios, también es importante centrarse en la vertiente de la demanda (es decir, la dimensión relativa al consumidor). Si tienen dudas en cuanto a la seguridad y calidad de los productos importados, o se sienten inseguros con respecto a sus derechos en materia de recurso, los consumidores no adquirirán tantos bienes a los proveedores de otros Estados miembros. La mejor forma de solucionar este problema pasa por una fuerte competencia del mercado, conjugada con medidas a escala comunitaria orientadas al aumento de la confianza de los consumidores y al cumplimiento adecuado de las normas.

PARTE C:

UNA AMPLIACIÓN BIEN MANEJADA APORTARÁ UN NUEVO IMPULSO

A LA INTEGRACIÓN DEL MERCADO

Entre los muchos beneficios que aportaría la supresión de los obstáculos existentes, la ampliación tiene el potencial de proporcionar un nuevo e importante impulso al mercado interior. No obstante, esto se basa en la presunción de que los Estados miembros (actuales y futuros) trabajen estrecha y conjuntamente y eviten medidas que puedan acarrear la fragmentación del mercado interior. En este contexto, es importante que los países adherentes asuman las conclusiones de la Comisión en su informe de acompañamiento sobre el grado de preparación para la adhesión a la UE [9], y tomen medidas urgentes y decisivas para solucionar las deficiencias que persistan.

[9] COM(2003) 675 final de 5.11.2003.

Los intercambios comerciales entre la EU-15 y los países adherentes se multiplicaron por más de ocho entre 1995 y 2000, merced en gran medida a las repercusiones de los Acuerdos Europeos. A pesar de estos aumentos, las exportaciones de estos países a la EU-15 podrían aun duplicarse, incluso con los niveles actuales de desarrollo. En efecto, para estos países la adhesión a la UE reducirá aún más los obstáculos a los intercambios comerciales.

Si los países adherentes ya fueran Estados miembros, un modelo económico [10] sobre los intercambios comerciales indica que sus exportaciones a la EU-15 en 2000 supondrían un 63 % de lo que tenían que haber sido. Algunos países adherentes, especialmente Chipre y Eslovenia, tienen un potencial de exportación latente incluso superior (cuadro 5). Está previsto que Polonia, el mayor de los países adherentes, suponga el mayor impacto, dado que sus exportaciones a la EU-15 en 2000 fueron de un 54 % con respecto a lo que cabría prever de un Estado miembro de su tamaño y localización geográfica.

[10] Eastern Europe's International Trade, with Z. K. Wang, Manchester University Press, London, 1992.

>REFERENCIA A UN GRÁFICO>

El hecho de que las importaciones en la EU-15 procedentes de los países adherentes hayan experimentado un fuerte crecimiento hasta la fecha (contrariamente a lo que se observa en las exportaciones de la EU-15, que han ralentizado) indica que los países adherentes tienen, de hecho, un mayor potencial para aumentar sus exportaciones hacia la EU-15 (véase el cuadro 6), a condición que todos cumplan las reglas y se evite la fragmentación del mercado interior.

>REFERENCIA A UN GRÁFICO>

El aumento de las exportaciones de la EU-15 hacia los países adherentes se estableció tras un período de rápido crecimiento durante la segunda mitad de los años noventa. Con todo, a medida que los países adherentes aumenten su riqueza y mejoren sus infraestructuras de comunicaciones, los Estados miembros encontrarán cada vez más mercados interesantes para sus productos y servicios.

Gran parte de la expansión del comercio de los países adherentes con la actual UE es un resultado directo de las inversiones extranjeras directas (FDI).

En 1995, estos países recibieron un flujo combinado de poco más de 10 000 millones de euros. En 2000, apenas cinco años más tarde, este flujo aumentó más del doble alcanzando una suma ligeramente superior a los 25 000 millones de euros. Estos flujos fueron decisivos para pagar los déficits comerciales crónicos de los países adherentes. A finales de los años noventa, aproximadamente el 75% de sus déficits comerciales quedó cubierto mediante flujos de FDI.

También es esencial que estos flujos continúen, pues sin ellos los países adherentes no conseguirán recuperar el atraso con respecto a los actuales Estados miembros, habida cuenta de que su ahorro interior no basta para financiar las inversiones necesarias.

En general, los flujos de FDI se orientan hacia países con estructuras macroeconómicas estables y fiables, marcos jurídicos previsibles y una cultura favorable a las actividades empresariales. Esto también se aplica a los países adherentes si bien, en su caso, la FDI también llegar de la mano de otro factor: bajos costes de producción combinados con la capacidad de exportar a la UE. El aumento de los flujos de capital en el futuro dependerá, por consiguiente, de su plena integración en el mercado interior y de la aplicación de las reglas que lo rigen.

PARTE D:

ESTRATEGIA DEL MERCADO INTERIOR - AVANCES HASTA LA FECHA

Pese a algunos éxitos notables, los avances en la aplicación de la estrategia han sido, en general, decepcionantes. De las 45 acciones que hubieran debido realizarse antes del final de 2003, sólo 27 concluyeron en su plazo. Además, muchas de las acciones con retraso son procesos legislativos de importancia fundamental. El anexo 2 incluye información pormenorizada sobre cada una de las acciones. A continuación se presenta un breve resumen de los avances logrados en cada uno de los diez ámbitos prioritarios definidos en la Estrategia.

1. Facilitar la libre circulación de mercancías

Están en curso las acciones previstas para 2003 en el marco de esta rúbrica. No obstante, muchas de las acciones fundamentales para facilitar los intercambios comerciales anunciadas en la Estrategia sólo empezarán a surtir efecto en los próximos 12 meses. Entre estas acciones destaca la propuesta relativa a un nuevo reglamento para mejorar la aplicación del reconocimiento mutuo, introduciendo a tal efecto nuevas disposiciones (tales como la notificación obligatoria en caso de denegación del acceso al mercado, o la declaración de los motivos que justifiquen dicha denegación y los procedimientos de recurso para las empresas).

Esta propuesta se basará en una amplia cooperación entre las administraciones nacionales, algo que la Comisión espera lograr en el marco de los esfuerzos actuales para una «mejor gobernanza» del mercado interior.

Está igualmente en curso otra acción fundamental en el ámbito de la armonización de productos con el objetivo de reforzar aún más la eficacia operativa de las Directivas de «nuevo enfoque». El Consejo se ha pronunciado favorablemente sobre la Comunicación de la Comisión [11] al respecto y ha invitado a esta institución a diseñar un marco más claro en materia de evaluación de la conformidad, homologación y vigilancia del mercado y a tomar medidas para clarificar y promover la utilización del marcado CE. La Comisión tiene previsto presentar una propuesta legislativa antes de finales de 2004.

[11] COM(2003) 704 final de 21.11.2003.

2. Integrar los mercados de servicios

Todavía no existe un verdadero mercado interior de servicios; el 53,6 % de la economía europea aún no se ha integrado. La fragmentación resultante y la falta de competencia afectan a la productividad de los prestadores de servicios de la UE, cuyo crecimiento fue del 0,6 % entre 1996 y 2000, mientras que Estados Unidos obtuvo ganancias de productividad del 1,5 % durante el mismo período. Además, el consumo transfronterizo de servicios se ve dificultado por la falta de confianza de los consumidores.

En el ámbito de la Estrategia, la Comisión se comprometió a presentar una propuesta de directiva relativa a los servicios del mercado interior antes de que finalizara 2003. La Comisión acaba de presentar esta propuesta e insta al Consejo y al Parlamento Europeo a que le concedan prioridad.

También es necesario avanzar en lo relativo al Reglamento sobre las promociones de ventas, cuya adopción estaba prevista para 2003, pero se ha aplazado, y las Directivas relativas a las prácticas comerciales desleales y al reconocimiento de las cualificaciones profesionales. Estos textos son esenciales para que se materialice el mercado interior de servicios.

Los mercados financieros de la UE podrían y deberían estar más integrados. Si así fuera, las ganancias podrían ser considerables. Según algunos estudios [12], una de las fuentes de beneficios previstas (una diferencia menor entre las acciones y las obligaciones de las empresas) permitiría:

[12] «Quantification of the macro-economic impact of the integration of EU financial markets», estudio del London Economics para la DG Mercado Interior.

* un incremento potencial del PIB de la UE del 1,1 % durante el próximo decenio;

* un aumento del empleo del 0,5 %;

* una reducción media del coste de capital del 0,5 %.

Ya se han adoptado 36 de las 42 acciones inicialmente previstas en el Plan de acción sobre los servicios financieros [13], incluida la Directiva sobre folletos de emisión. Estas medidas ofrecen un marco reglamentario coherente y atento a la necesidades del mercado. Por consiguiente, su adopción y aplicación efectiva son fundamentales para sacar partido de sus beneficios.

[13] «The FSAP enters the home straight», noveno informe de aplicación del Plan de acción sobre servicios financieros, 25.11.2003.

3. Garantizar redes de industrias de alta calidad

La Estrategia para el mercado interior destacó que la apertura al mercado de las industrias de redes (energía, transporte, telecomunicaciones y servicios postales) ha aportado ventajas considerables a las empresas y a los consumidores [14].

[14] Véase la nota a pie de página 6.

Por lo tanto, la Comisión está determinada a dar continuidad al proceso de apertura del mercado en el pleno respeto de las obligaciones de servicio público y universal, esto es, garantizando la prestación de servicios, con la calidad indicada, a todos los consumidores y usuarios en el territorio de un Estado miembro, a un precio asequible [15].

[15] COM(2003) 270 final de 21.5.2003.

En los últimos seis meses se han registrado avances considerables. Ahora es necesario un último esfuerzo en lo relativo a las medidas de liberalización de los servicios de flete en el sector ferroviario.

Además, la Comisión realiza actualmente un análisis de las disposiciones jurídicas y administrativas relativas a la prestación de servicios hídricos, incluido el tratamiento de aguas residuales, y la aplicación, en estos sectores, de las reglas comunitarias de competencia y de mercado interior. El análisis señalado tiene como objetivo determinar el carácter lucrativo de una mayor modernización del sector. La Comisión espera en breve completar su análisis.

La Estrategia también destacó la creciente importancia de las asociaciones público-privadas (APP), que tienen un papel fundamental a la hora de encontrar soluciones innovadoras tanto para las redes transeuropeas como para los proyectos de investigación e innovación, elementos primordiales de la «Iniciativa de crecimiento». Se prevé que, en primavera de este año, la Comisión publique un Libro Verde sobre las APP y el Derecho sobre contratación pública.

4. Reducir la incidencia de los obstáculos fiscales

Los obstáculos fiscales entorpecen considerablemente el funcionamiento del mercado interior y entrañan para las empresas costes de conformidad innecesarios que, con frecuencia, repercuten en los consumidores.

La Comisión ha respetado todos los plazos en este ámbito. Por ejemplo, presentó propuestas de modificación de las Directivas «matriz-filiales» y «fusiones». No obstante, a fin de que se pueda avanzar, los Estados miembros tendrán que abandonar sus posiciones de principio y trabajar de forma más pragmática com objeto de obtener resultados que sean favorables a la competitividad en el ámbito del mercado interior. La Comisión sigue defendiendo que el voto por mayoría cualificada debería sustituir a la unanimidad en el Consejo en materia de asuntos fiscales que son fundamentales para el funcionamiento del mercado interior. Sin este cambio, será prácticamente imposible avanzar en una Unión con 25 o más Estados miembros.

5. Ampliar la oferta de contratos públicos

Un estudio reciente [16] muestra que la diferencia entre la aplicación y la no aplicación de las reglas de la UE en materia de contratación pública puede ascender al 34 % de los costes totales. Un simple ahorro del 10 % de los costes actuales de contratación pública permitiría a los Estados miembros cumplir el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

[16] COWI. «Monitoring Public Procurement in the European Union using Public Authorities Panel Data». Lote 2. Informe final de julio de 2003.

Aun así, la adjudicación de contratos por parte de muchas administraciones públicas todavía se produce sin una competencia real. Los Estados miembros deben solucionar este problema urgentemente y, para ayudarlos, la Comisión presentará una propuesta en 2004 encaminada a reforzar la Directiva sobre procedimientos de recurso.

El principal objetivo para 2003, la adopción del paquete legislativo relativo a la contratación pública, se encuentra actualmente en curso. El nuevo paquete permitirá a los Estados miembros promover la contratación pública por vía electrónica tanto en el sector público como en el de los servicios públicos. Los ahorros resultantes son enormes. En Italia, por ejemplo, el Gobierno calcula que ya ha ahorrado 3 700 millones de euros en 2003 de un total de 23 000 millones de euros de adquisiciones. En Irlanda, las estimaciones revisadas indican que los ahorros potenciales en los próximos cinco años serán de 1 000 millones de euros, suma que duplica las estimaciones iniciales.

En el ámbito de la Estrategia, la Comisión se comprometió a elaborar un plan de acción para promover la contratación pública por vía electrónica. Ya se ha iniciado la labor en este contexto, y se intensificará cuando entren en vigor las condiciones jurídicas adecuadas (propiciadas por el paquete legislativo).

6. Mejorar las condiciones para las empresas

Este capítulo se centra principalmente en la protección de los derechos de propiedad intelectual y en el derecho de sociedades, dos cuestiones directamente pertinentes para la promoción del espíritu empresarial y de la innovación en la UE y muy presentes en el mercado interior.

En el ámbito de la propiedad intelectual, se incide especialmente en tres propuestas legislativas importantes: la patente comunitaria, la Directiva sobre la patentabilidad de las invenciones implementadas en ordenador, y la Directiva relativa al respeto de los derechos de propiedad intelectual que, de forma distinta, pretenden asegurar que el sistema siga adaptándose a las necesidades de la industria y de los consumidores.

Se ha avanzado lentamente con respecto a estas propuestas. La falta de un marco jurídico actualizado en este ámbito acabará repercutiendo negativamente en la inversión, la innovación y la creatividad en materia de investigación, aspectos fundamentales para una fuerte economía comunitaria basada en el conocimiento.

La Comisión acaba de lanzar su Plan de acción «Modernización del Derecho de sociedades y mejora de la gobernanza empresarial en la Unión Europea» [17]. Se trata de una iniciativa importante que ayudará a las empresas a funcionar eficientemente en el mercado interior y aumentará la confianza en los mercados de capitales tras los recientes escándalos financieros.

[17] COM(2003) 284 final.

La Comisión ha presentado además una propuesta de Décima Directiva en materia de derecho de sociedades sobre las fusiones transfronterizas. El Consejo llegó a un acuerdo acerca de la Directiva sobre las ofertas de adquisición, aunque este acuerdo prevé un nivel de armonización inferior a la propuesta original de la Comisión.

7. Afrontar el reto demográfico

Las acciones previstas en la Estrategia están relacionadas con los ámbitos en los que el impacto de las alteraciones demográficas será más intenso: las pensiones y los servicios sanitarios. Sólo se había previsto que concluyera una acción en 2003: el análisis de la Comisión sobre el cumplimiento, por los Estados miembros, de la jurisprudencia del TJCE relativa a la oferta transfronteriza de servicios sanitarios y el acceso a estos servicios.

Este análisis ha finalizado y concluye que, en materia de servicios sanitarios, el mercado interior no funciona de forma satisfactoria y los ciudadanos europeos se encuentran con obstáculos injustificados o desproporcionados cuando desean ser reembolsados por los gastos en servicios sanitarios prestados en otro Estado miembro. La Comisión está dispuesta a resolver este problema y, para ello, tendrá en cuenta las 19 recomendaciones elaboradas por el Grupo de reflexión de alto nivel sobre movilidad de los pacientes y la evolución de los cuidados sanitarios [18].

[18] La Comisión prevé publicar una comunicación en marzo de 2004 que recoja su respuesta a estas recomendaciones.

8. Simplificar el entorno normativo

Si bien se está avanzando en el cumplimiento de los objetivos definidos en el Plan de acción de la Comisión «Simplificar y mejorar el marco regulador» [19], queda todavía camino por recorrer antes de que los resultados comiencen a notarse sobre el terreno.

[19] COM(2002) 278 final de 5.6.2002. Véase también el Informe de la Comisión «Legislar mejor, 2003», COM(2003) 770.

En particular, cabe observar que la Comisión está sometiendo una parte cada vez mayor de su programa de trabajo a una evaluación de impacto ampliada y consulta sistemáticamente a las partes interesadas en las fases iniciales. Además, las tres principales instituciones comunitarias han firmado recientemente [20] un acuerdo destinado a mejorar la calidad de la legislación comunitaria y su transposición al Derecho nacional.

[20] El 16 de diciembre de 2003.

La mejora del marco reglamentario depende también de que se produzcan esfuerzos similares a escala nacional, donde se elabora todavía la mayor parte de la legislación. Se ha avanzado, pero no todos los Estados miembros efectúan evaluaciones de impacto de sus propuestas, contrariamente a la Comisión [21].

[21] Informe a los ministros de administraciones públicas de los Estados miembros de la UE sobre los avances en la aplicación del Plan de acción del informe Mandelkern sobre la mejora de la regulación. Atenas, mayo de 2003.

Para 2003, la Estrategia prometió dos acciones: un mecanismo de comunicación de normas especialmente complejas y un grupo de trabajo del Consejo en el ámbito de la mejora de la reglamentación. Ninguna de estas acciones se efectuó en los plazos previstos, aunque los trabajos relativos al mecanismo de comunicación están bastante avanzados.

La Estrategia también destacó la necesidad de introducir una mayor lógica en el uso de los instrumentos (jurídicos) y de las acciones políticas, sobre todo en la EU-25. Optar entre el reconocimiento mutuo o la armonización, la autorregulación o la corregulación, las directivas o los reglamentos, no debe reducirse a una cuestión de conveniencia política sino resultar de una evaluación cuidadosa que pondere la mejor manera de concretizar los objetivos en cuestión. La Comisión expondrá sus ideas en este ámbito durante 2004, especialmente en lo referente a una «prueba de compatibilidad» del mercado interior que se aplicará a toda la legislación adoptada a nivel nacional.

9. Aplicar las normas

El mercado interior sólo puede funcionar si los Estados miembros aplican sus reglas correctamente y éstas se ejecutan eficazmente en la práctica. De momento, esto todavía no ocurre (véase el anexo 1 para más detalles).

Se trata de un grave problema. El mercado interior se asienta en la confianza de que todos se ajustan a sus reglas. Dado que la ampliación de la UE supondrá el aumento de su tamaño y diversidad, esta confianza debe reforzarse y no mermarse.

La Estrategia presenta una serie de acciones para mejorar la situación. De las cuatro acciones previstas para 2003, dos concluyeron en los plazos previstos: el inicio de un diálogo «preventivo» entre la Comisión y los Estados miembros y la propuesta de reglamento sobre la cooperación entre las autoridades nacionales responsables de aplicar la legislación relativa a la protección de los consumidores.

Las otras dos acciones (objetivos de transposición más ambiciosos y un sitio web que exponga los diversos procedimientos de recurso a disposición de los ciudadanos y de las empresas) llevan retraso. No es realista definir objetivos de transposición más ambiciosos si sólo unos pocos Estados miembros cumplen los objetivos actuales. Los trabajos de unificación de los distintos procesos de recurso en un único servicio están bastante avanzados.

De modo general, la presión política, por ejemplo mediante el cuadro de indicadores del mercado interior, contribuirá hasta cierto punto a mejorar la situación o evitar su deterioro. Pero el verdadero éxito de un mercado interior compuesto por 28 países exigirá una actitud diferente y relaciones laborales distintas. Los Estados miembros deben asumir plenamente la propiedad de su mercado interior y trabajar en colaboración con los demás Estados miembros y con la Comisión para que éste funcione en la práctica.

Esto implica, por ejemplo, evitar los retrasos de transposición, aprender de los demás Estados miembros la mejor manera de aplicar las directivas europeas y ayudar a la resolución de problemas transfronterizos (a través de la red SOLVIT). La Comisión está trabajando actualmente con los Estados miembros para dar cuerpo a esta visión.

10. Aportar mayor y mejor información

La información a los ciudadanos y a las empresas sobre cómo ejercer sus respectivos derechos constituye otro elemento de la «mejor gobernanza» en el ámbito del mercado interior. Se trata de un campo en el que los resultados efectivos dependerán de la voluntad de los Estados miembros de asumir una mayor responsabilidad en colaboración con la Comisión.

La Estrategia invita a los Estados miembros a elaborar planes nacionales de sensibilización de sus ciudadanos y de sus empresas sobre las oportunidades que ofrece el mercado interior e insta a la Comisión a organizar periódicamente debates de alto nivel sobre estos planes. También solicita a los Estados miembros que asuman más responsabilidades en la información proporcionada a escala

nacional a través del «Diálogo con los ciudadanos» de la Comisión (http://europa.eu.int/citizensrights), cuya nueva versión se introducirá en línea a comienzos de 2004. Ambos ámbitos han registrado avances, si bien queda trabajo pendiente.

ANEXO 1

CUADRO DE INDICADORES DEL INFORME SOBRE LA APLICACIÓN

1. Persisten los problemas con la aplicación, por los Estados miembros, de las reglas del mercado interior en el Derecho nacional

Con escasas excepciones, la transposición al Derecho nacional de los Estados miembros de un número considerable de directivas fundamentales para el mercado interior no se ha efectuado en los plazos que acordaron los propios Estados miembros. El cuadro 1 muestra que los resultados han mejorado ligeramente pero siguen siendo decepcionantes. El actual «déficit de transposición» es del 2,3 %, muy alejado del objetivo del 1,5 % estipulado en los sucesivos Consejos Europeos. Concretamente, esto significa que la Comisión sigue esperando 527 notificaciones de medidas nacionales de transposición. 131 directivas de mercado interior no se traspusieron al Derecho nacional en todos los Estados miembros, lo que supone cerca del 8,5% de todas las directivas relativas al mercado interior [22] y constituye la principal causa de fragmentación del mismo.

[22] A 31 de octubre de 2003, 1 535 directivas y 429 reglamentos hacían referencia al mercado interior, tal como se define en el Tratado CE.

>REFERENCIA A UN GRÁFICO>

Entre los países que cumplen el objetivo del 1,5 % establecido por el Consejo Europeo:

* Dinamarca y España merecen especial mención por lograr los mejores resultados (cuadro 2) y haber demostrado su compromiso y organización para mejorar unos resultados ya satisfactorios.

* Irlanda ha dado pasos de gigante al reducir en más de la mitad su déficit de transposición desde mayo de 2003, y su compromiso es digno de elogio.

* Finlandia y el Reino Unido también han de ser felicitados, pero deben seguir el ejemplo de Dinamarca y de España para mejorar sus resultados.

>REFERENCIA A UN GRÁFICO>

Déficit de transposición, por Estado miembro, a 30 de noviembre de 2003.

Entre los Estados miembros que no cumplieron el objetivo del 1,5 %:

* Suecia no lo cumplió por poco, pero registró su peor resultado desde 1999.

* Portugal, Austria y, en menor medida, Italia, se han esforzado por reducir sus déficits (cuadro 3), si bien en el caso de Italia el déficit sigue duplicando el objetivo del 1,5 %.

* Bélgica y los Países Bajos han experimentado un deterioro considerable de sus déficits en los últimos tiempos; en el caso de Bélgica, el déficit casi se ha duplicado desde mayo de 2003, lo que constituye una situación preocupante.

* Francia, Alemania, Luxemburgo y Grecia siguen registrando los peores resultados y, exceptuando a Grecia, sus déficits se han acentuado. Se trata de una situación deplorable, en comparación con los esfuerzos y la organización mostrados por otros Estados miembros para mejorar sus resultados y cumplir el objetivo. También cabe lamentar que estos países (junto con Bélgica e Italia) parezcan aceptar un déficit de transposición que supera el doble del objetivo del 1,5 % establecido por el Consejo Europeo.

>REFERENCIA A UN GRÁFICO>

Cambio del número de directivas atrasadas, por Estado miembro, desde mayo de 2003. Por ejemplo, Bélgica aumentó su retraso en 27 directivas, mientras que Irlanda lo redujo en 33 directivas.

También es importante garantizar que los retrasos en la transposición al Derecho nacional de las directivas relativas al mercado interior no se prolongue indefinidamente. Por este motivo, el Consejo Europeo de Barcelona de marzo de 2002 añadió un objetivo de «tolerancia cero» para las directivas cuya transposición al Derecho nacional registre un retraso de dos o más años. Como muestra el cuadro 4, sólo Dinamarca, Finlandia y Portugal han cumplido este objetivo, al igual que lo hicieron en el Cuadro de indicadores de mayo de 2003. Francia, Irlanda, Austria, Italia y Grecia mejoraron sus resultados, mientras que el Reino Unido y Luxemburgo obtuvieron peores resultados que en mayo de 2003. Es decepcionante que un objetivo establecido para todos los Estados miembros sólo haya sido cumplido por tres de ellos.

>REFERENCIA A UN GRÁFICO>

Número de directivas atrasadas con un plazo de transposición al Derecho nacional anterior al 31 de octubre de 2001 que no se han transpuesto a 30 de noviembre de 2003.

El cuadro 5 muestra que, general, los Estados miembros con mejores resultados en materia de puntualidad en la transposición de las directivas también se organizaron para poder reaccionar con mayor rapidez en los casos en que el plazo de transposición se hubiera superado, y lograr de este modo que la situación de incumplimiento de sus obligaciones no se prolongue excesivamente. Es de lamentar que algunos Estados miembros como Luxemburgo y Francia que, con frecuencia, registran retrasos en la transposición de las directivas, sean también los que más tarden en remediar la situación.

>REFERENCIA A UN GRÁFICO>

Atraso medio, en meses, de las directivas cuyo plazo de transposición ya expiról.

2. Problemas en la aplicación de las reglas del mercado interior: infracciones

Cuando la Comisión considera que las reglas del mercado interior no se aplican correctamente, inicia un procedimiento de infracción contra el Estado miembro en cuestión. Cualquier infracción está de más: se trata de un procedimiento costoso cuya resolución puede alargarse. En la Estrategia para el mercado interior, la Comisión instó a los Estados miembros a reducir el número de procedimientos de infracción en, al menos, un 50 % para 2006. Se trata de un objetivo ambicioso, pero realizable.

Por desgracia, como indica el cuadro 6, los Estados miembros han logrado avances escasos y la reducción fue inferior al 3 %, es decir, el número de procedimientos bajó de 1033 [23] a 1006. Mientras que diez Estados miembros parecen haber tenido en cuenta la solicitud de la Comisión, registrando una disminución del número de procedimientos que se les incoaron, aumentaron los procedimientos de infracción contra Francia, Países Bajos y Luxemburgo.

[23] Esta cifra, inferior a las estadísticas publicadas anteriormente, no incluye los llamados asuntos acumulados, que hacen referencia a los procedimientos de infracción basados en denuncias múltiples.

En conjunto, Francia e Italia representan cerca del 28 % de los procedimientos de infracción, es decir, más que Dinamarca, Finlandia, Suecia, Luxemburgo, Portugal, Irlanda y Países Bajos juntos. Las medidas adoptadas por Francia e Italia para reducir el número de infracciones tendrían un impacto proporcionalmente superior para lograr el objetivo del 50 %, por lo que se insta a estos países a redoblar sus esfuerzos.

>REFERENCIA A UN GRÁFICO>

Procedimientos por infracción en curso, por Estado miembro, a 31 de octubre de 2003, en comparación con las cifras equivalentes a 30 de abril de 2003, fecha de adopción de la Estrategia para el mercado interior.

ANEXO 2

ACCIONES POR COMPLETAR ANTES DE FINALES DE 2003

1. Facilitar la libre circulación de mercancías

>SITIO PARA UN CUADRO>

2. Integrar los mercados de servicios

>SITIO PARA UN CUADRO>

3. Garantizar redes de industrias de alta calidad

>SITIO PARA UN CUADRO>

4. Reducir la incidencia de los obstáculos fiscales

>SITIO PARA UN CUADRO>

5. Ampliar la oferta de contratos públicos

>SITIO PARA UN CUADRO>

6. Mejorar las condiciones para las empresas

>SITIO PARA UN CUADRO>

7. Afrontar el reto demográfico

>SITIO PARA UN CUADRO>

8. Simplificar el entorno normativo

>SITIO PARA UN CUADRO>

9. Aplicar las normas

>SITIO PARA UN CUADRO>

10. Aportar mayor y mejor información

>SITIO PARA UN CUADRO>

Top