Help Print this page 
Title and reference
Informe de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social y al Comité de las Regiones - Aplicación y resultados del Año Europeo de las Lenguas 2001 (presentado por la Comisión Europea de acuerdo con el artículo 11 de la Decisión n° 1934/2000/CE)

/* COM/2002/0597 final */
Languages and formats available
Multilingual display
Text

52002DC0597

Informe de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social y al Comité de las Regiones - Aplicación y resultados del Año Europeo de las Lenguas 2001 (presentado por la Comisión Europea de acuerdo con el artículo 11 de la Decisión n° 1934/2000/CE) /* COM/2002/0597 final */


INFORME DE LA COMISIÓN AL CONSEJO, AL PARLAMENTO EUROPEO, AL COMITÉ ECONÓMICO Y SOCIAL Y AL COMITÉ DE LAS REGIONES - Aplicación y resultados del Año Europeo de las Lenguas 2001 (presentado por la Comisión Europea de acuerdo con el artículo 11 de la Decisión n° 1934/2000/CE)

ÍNDICE

Resumen

Introducción al informe

Parte 1: Descripción de las estructuras y la aplicación

1. Objetivos y grupos destinatarios del año europeo de las lenguas

2. Colaboración con el Consejo de Europa

3. Cooperación con los países participantes

4. Recursos

5. Reuniones y acontecimientos

6. Información y comunicaciones

7. Eurobarómetro

8. Proyectos cofinanciados

9. Conclusiones de la celebración del Año Europeo de las Lenguas

Parte 2 : Resultados del AEL - política y estrategia

10. Resultados del AEL en función de los objetivos definidos:

11. Resultados políticos y estratégicos

12. Evolución futura a nivel europeo

ANEXOS

1. Principales recomendaciones de la evaluación externa

2. Desglose detallado de los compromisos del presupuesto comunitario

3. Desglose detallado del gasto en los países participantes

4. Selección de proyectos: datos estadísticos

5. Proyectos y actividades cofinanciados del AEL: ejemplos de buenas prácticas

Resumen

La Unión Europea y el Consejo de Europa establecieron el Año Europeo de las Lenguas 2001 (AEL) con el objetivo general de fomentar el aprendizaje de idiomas entre todas las personas que residen en Europa. Participaron en él 45 países europeos. La Comisión Europea fue responsable de su aplicación en los Estados miembros de la UE y los países del EEE. A nivel nacional, se encargó de organizarlo una red de órganos nacionales de coordinación nombrados por las autoridades nacionales.

El presupuesto del AEL, de 11 millones de euros, se dedicó a la cofinanciación de proyectos, una campaña de información, actos de apertura y clausura a nivel europeo y nacional y una encuesta Eurobarómetro. Dos acontecimientos sirvieron de elementos focalizadores del AEL: una Semana de los Adultos que aprenden Idiomas, en mayo, y un Día Europeo de las Lenguas, en septiembre. Ambos estaban destinados a estimular la realización de actividades a gran escala. Entre enero y junio de 2002 se llevó a cabo una evaluación externa del AEL.

Se realizaron 190 proyectos cofinanciados de ámbito local, regional, nacional y transnacional, generalmente centrados en 3 ó 4 tipos de actividades diferentes, como festivales, conferencias, seminarios, exposiciones, jornadas de puertas abiertas, minicursos de idiomas o concursos. La mayoría disponía de un sitio web y de publicaciones ampliamente difundidas. Los proyectos cubrieron más de 60 lenguas, con una representación equilibrada de lenguas oficiales, regionales y minoritarias, lenguas de países candidatos y lenguajes de signos. La media de beneficiarios por proyecto superó las 12 000 personas. En la selección se incluyeron varias iniciativas de los medios de comunicación que llegaron a varios millones de telespectadores o radioyentes.

La campaña de información tenía tres elementos destacados: una campaña en prensa y medios de comunicación; la elaboración de un logotipo, de publicaciones y de artículos de promoción; y la creación de un sitio web europeo. La campaña en prensa y medios de comunicación comprendía un apoyo directo a los ONC y tres iniciativas de prensa específicas (la encuesta Eurobarómetro, la cofinanciación de proyectos y el Día Europeo de las Lenguas). Entre las publicaciones figuraban un paquete informativo, un prospecto sobre el AEL y sus objetivos, una guía para estudiantes de idiomas y un folleto sobre los hechos destacados del AEL. Durante el Año Europeo se produjeron y distribuyeron más de cuatro millones de artículos de promoción, como bolígrafos, camisetas o carteles. Se distribuyeron también tarjetas postales junto con las publicaciones oficiales de la UE o directamente en bares y cafés. El sitio web era especialmente interactivo y estaba disponible en once lenguas. Fue accesible hasta el final del AEL. Su objetivo era facilitar información sobre el Año Europeo, sus objetivos y sus actividades. Contenía vínculos directos con sitios web nacionales u otros sitios relacionados con las lenguas, así como una serie de recursos para ayudar a los interesados a aprender idiomas. Asimismo, los diferentes servicios de las instituciones de la UE contribuyeron a dar visibilidad al AEL en sus actividades de comunicación respectivas.

En conjunto, el Año Europeo de las Lenguas logró crear un marco de fomento de actividades a todos los niveles con una identidad europea común lo suficientemente flexible como para incluir los diversos contextos y prioridades nacionales, tanto en términos de los objetivos perseguidos como de los instrumentos elegidos.

El AEL cumplió todos sus objetivos. Apoyó la promoción de un gran número de lenguas y, en las diferentes actividades y labores de desarrollo político y estratégico, se utilizaron conjuntamente diferentes tipos de idiomas.

En conjunto, el AEL tuvo especial repercusión en profesionales (profesores y estudiantes) y en círculos políticos. Sus actividades, especialmente en torno al Día Europeo de las Lenguas y de la Semana Europea de los Adultos que aprenden idiomas, fueron elementos focalizadores para los medios de comunicación, y los resultados de la encuesta Eurobarómetro tuvieron una amplia cobertura en la prensa. La participación de personajes famosos en actividades del AEL fue también un gancho eficaz para atraer la atención de los medios de comunicación.

Es demasiado pronto para decir qué efectos del AEL perdurarán, sobre todo en el campo del aprendizaje de idiomas. Según algunos datos anecdóticos ha aumentado su demanda, especialmente entre los adultos, al igual que la demanda de nuevos cursos de lenguas. Uno de los efectos más destacables del AEL es el fortalecimiento de los vínculos entre organizaciones interesadas en las lenguas. El valor de estas nuevas redes es inestimable.

El AEL, además de sensibilizar al público en general, fue una oportunidad para que las autoridades y las ONG nacionales y regionales debatieran acerca de la enseñanza y el aprendizaje de idiomas. Las conferencias, los seminarios y los acontecimientos científicos fueron un excelente foro de debate sobre el aprendizaje de idiomas que contó con la participación de responsables políticos, científicos y profesionales de la enseñanza de idiomas. Estos debates dieron pie a varios documentos políticos a favor del multilingüismo y la diversidad lingüística que ya han provocado algunos cambios en las políticas lingüísticas. El AEL ofreció también la oportunidad a varios países de estudiar la introducción del Carné europeo de lenguas del Consejo de Europa y del Marco europeo común de referencia.

La propuesta de que los europeos terminen su escolaridad sabiendo al menos dos lenguas además de su lengua materna figura en numerosas declaraciones políticas y fue respaldada a nivel europeo por el Consejo de Barcelona. Otros debates políticos se han centrado en la situación de las lenguas como capacidad básica de los jóvenes europeos. También gana terreno la opinión de que es importante garantizar un nivel de comunicación en inglés de todos los ciudadanos, pero que no basta con esta lengua.

El AEL ha dejado claro que se pueden promover de manera integrada todas las lenguas de las comunidades. Debe estudiarse la integración política de la promoción de las lenguas regionales, minoritarias y de los inmigrantes, así como de los lenguajes de signos, y el desarrollo de un planteamiento más integrado que permita valorar y promover las capacidades de los ciudadanos bilingües.

Los organismos nacionales responsables del AEL han hecho un claro llamamiento para que se mantenga el impulso logrado durante el mismo. A corto plazo, deben proseguirse acciones específicas. A tal fin, los programas comunitarios se consideran instrumentos esenciales. Es preciso difundir ampliamente ejemplos de buenas prácticas sobre promoción del aprendizaje de lenguas y de la diversidad lingüística para animar a otros agentes a organizar actividades en el futuro.

A nivel europeo, el AEL es un estímulo para futuros cambios definidos en una serie de resoluciones y dictámenes aprobados por el Parlamento Europeo, el Comité de las Regiones y el Consejo de la UE. La Comisión presentará, a mediados de 2003, una comunicación al Parlamento Europeo y al Consejo sobre un plan de acción para promover la diversidad lingüística y el aprendizaje de idiomas con recursos de programas y actividades comunitarios existentes.

Introducción al informe

1. El 17 de julio de 2000, una Decisión del Parlamento Europeo y del Consejo [1] establecía el Año Europeo de las Lenguas 2001 con el objetivo general de fomentar el aprendizaje de idiomas entre todas las personas residentes en los Estados miembros. El 15 de diciembre de 2000, el AEL se incluía también en el Acuerdo del EEE [2]. Se organizó en colaboración con el Consejo de Europa, por lo que se celebró en 45 países europeos.

[1] Decisión n° 1934/2000/CE, publicada en el DO L 232 de 14 de septiembre de 2000, p. 1.

[2] Decisión del Comité Mixto del EEE n° 112/2000, publicada en el DO L 52 de 22 de febrero de 2001, p. 37.

2. El contenido del informe se ha extraído de varias fuentes, en particular: la evaluación independiente de la empresa ECOTEC Research and Consulting Limited, contratada por concurso público [3], cuyo informe fue presentado a la Comisión Europea en septiembre de 2002 [4]; informes nacionales de evaluación (cuando se ha dispuesto de ellos) y el informe de evaluación elaborado por el Consejo de Europa; documentos políticos elaborados por las autoridades nacionales y regionales, y las ONG publicados durante el AEL o a raíz del mismo; el informe final de la empresa EurO&M, contratada para prestar servicios en materia de comunicación y producción tras una convocatoria de concurso público [5], y los informes finales de los proyectos cofinanciados.

[3] Por procedimiento público, a través del contrato de servicio público n° DG EAC/28/2001, publicado en el DO 2001/S 128-086687 de 6 de julio de 2001. Anuncio previo publicado en el DO 2001/S 100-068433 de 26 de mayo de 2001.

[4] Véanse en el anexo 1 las principales recomendaciones de los evaluadores.

[5] Por procedimiento público, a través del contrato n° EAC 31/00, publicado en el DO 2000/S 67-043013 de 5 de abril de 2000. Anuncio previo publicado en el DO 2000/S 33-019578 de 17 de febrero de 2000.

3. La gestión del AEL se caracterizó por un alto grado de descentralización y la variedad de sus fuentes de financiación. En consecuencia, no siempre se dispone de datos completos y comparables, especialmente sobre los presupuestos nacionales, la cuantificación de las actividades y la cobertura de los medios de comunicación. No obstante, el informe abarca las principales tendencias e incluye todos los datos cuantitativos disponibles (que, al ser incompletos, ofrecen una estimación a la baja).

4. El presente informe cubre las actividades realizadas en, y por cuenta de, los quince Estados miembros de la UE además de los tres países del EEE (Liechtenstein, Islandia y Noruega). La campaña general se desarrolló también en el conjunto de los países candidatos, al ser miembros del Consejo de Europa. «AEL» y «Año Europeo» hacen referencia al Año Europeo de las Lenguas y «ONC» a los organismos nacionales de coordinación, responsables de la aplicación nacional.

5. El informe se divide en dos partes. La primera contiene información descriptiva sobre las estructuras y el contenido del AEL, así como conclusiones sobre su aplicación. La segunda está dedicada a los resultados políticos y estratégicos del AEL.

Parte 1: Descripción de las estructuras y la aplicación

1. Objetivos y grupos destinatarios del año europeo de las lenguas

En la Decisión por la que se establece el Año Europeo de las Lenguas 2001 se fijaron cinco objetivos específicos que pueden resumirse de la manera siguiente:

- Sensibilizar sobre la diversidad lingüística y cultural en Europa

- Alentar el multilingüismo

- Promover las ventajas de dominar varios idiomas

- Fomentar el aprendizaje permanente

- Promover diversos métodos de enseñanza y aprendizaje de idiomas

La Decisión estaba dirigida a todas las personas residentes en los Estados miembros y cubría las once lenguas oficiales [6] de la UE, además del irlandés y el luxemburgués. Los Estados miembros podían, no obstante, incluir otras lenguas y como ninguno de ellos deseaba presentar un lista de idiomas restrictiva, en la práctica, el AEL cubrió todas las lenguas utilizadas y aprendidas por los europeos.

[6] Castellano, dansk, Deutsch, elliniká, inglés, français, italiano, Nederlands, português, suomi, svenska.

Entre las medidas contempladas en la Decisión cabe destacar la celebración de reuniones y acontecimientos a nivel europeo y nacional, la realización de campañas de información y de promoción, de encuestas y estudios y de un número limitado de proyectos cofinanciados y la concesión de apoyo moral a actividades organizadas sin la financiación de la UE. Son destacables tres elementos del AEL: una campaña de información y comunicaciones, gestionada a través de EurO&M, empresa de comunicación externa; proyectos cofinanciados, seleccionados en el marco de una convocatoria de propuestas que constaba de dos rondas de selección; y el etiquetado de otras actividades que no recibieron financiación de los presupuestos de la UE pero llevaban la identidad del Año Europeo de las Lenguas 2001 y contribuyeron a realizar sus objetivos.

2. Colaboración con el Consejo de Europa

La colaboración con el Consejo de Europa fue uno de los elementos destacados del AEL, no sólo porque amplió el área geográfica del acontecimiento sino porque permitió un enriquecimiento de los conocimientos mutuos. Estuvo centrada en varias iniciativas conjuntas: el acto de apertura europeo en Lund y el acto de clausura en Bruselas (organizados respectivamente con las presidencias sueca y belga); la Semana Europea de los Adultos que aprenden Idiomas (5 - 11 de mayo de 2001) y el Día Europeo de las Lenguas (26 de septiembre de 2001); la publicación de una guía para estudiantes de idiomas adultos titulada «Así se puede aprender idiomas»; la creación de un sitio web conjunto del AEL; la elaboración de un logotipo (cuatro cabezas sobrepuestas) y el lema del AEL (los idiomas abren puertas).

El Consejo de Europa y la Comisión desempeñaron un papel activo en los comités de ambos. Organizaron reuniones conjuntas de los organismos responsables de la coordinación del AEL a nivel nacional y muchos países designaron a las mismas personas de contacto para el Consejo de Europa y la UE. La Comisión Europea asignó una parte proporcional de las publicaciones y de los artículos de promoción al Consejo de Europa para su distribución entre los países no miembros de la UE y el EEE y puso todos los diseños gráficos a disposición de las autoridades en los Estados miembros del Consejo de Europa en formato electrónico. Los evaluadores del Consejo de Europa y de la Comisión Europea compartieron también información sobre sus ejercicios de evaluación respectivos.

3. Cooperación con los países participantes

En septiembre de 2000 se creó un comité consultivo, de conformidad con la Decisión del Parlamento y del Consejo, que para julio de 2002 se había reunido cinco veces. Con anterioridad, en febrero y mayo de 2000, se había reunido un grupo de trabajo de expertos nacionales que permitió iniciar el trabajo antes de finalizar la Decisión. Había excesiva duplicidad de tareas entre estos dos grupos. Por otra parte, la Decisión exigía a los Estados miembros la creación de organismos nacionales de coordinación (ONC) para el AEL. El trabajo de estos organismos fue sustancial: selección de proyectos cofinanciados; difusión de información sobre el AEL; relaciones con los medios de comunicación nacionales y con el público; organización de actividades y acontecimientos a nivel nacional. Los ONC de muchos países no tenían experiencia previa de trabajo con la Comisión Europea y los recursos nacionales disponibles eran a veces muy limitados.

4. Recursos

Los datos proporcionados a la Comisión Europea indican que se hizo una inversión de al menos 30,7 millones de euros en los dieciocho países que cubre el presente informe. Esta cifra incluye las contribuciones de los ministerios nacionales y regionales y de los coordinadores de proyectos cofinanciados, así como los presupuestos asignados directamente por la UE. No incluye las inversiones de organizaciones que realizaron actividades del AEL sin ayuda financiera de la UE o de sus Gobiernos nacionales o regionales. La inversión total es por lo tanto significativamente más alta. La situación global oculta variaciones significativas entre los países, aunque, si tenemos en cuenta la población, la inversión per cápita es más coherente: en la mayoría de los países la inversión osciló entre 0,10 y 0,50 euros per cápita.

4.1. Presupuesto europeo

El presupuesto asignado al AEL por la UE ascendió a unos once millones de euros, repartidos en dos partes: medidas financiables hasta en un 100 % y medidas financiables hasta en un 50 % [7]. Entre 1999 y 2002 la Comisión Europea invirtió aproximadamente 170 meses de trabajo de su personal en las actividades de base del AEL.

[7] Véase en el anexo 2 un desglose de los compromisos presupuestarios europeos.

Aunque la gestión del presupuesto del AEL estaba centralizada, el 70 % de los fondos se canalizaron directamente hacia organizaciones que trabajaban a nivel nacional, regional o local. La UE invirtió 7,6 millones de euros en proyectos, actos de apertura, los artículos de promoción y las publicaciones que distribuyeron directamente los ONC y las actividades nacionales específicas organizadas por la Comisión Europea el 26 de septiembre para celebrar el Día Europeo de las Lenguas. El resto se utilizó a nivel central en diseño gráfico, un sitio web, estudios, material y asistencia técnica para la selección de proyectos.

La Comisión Europea, consciente de la exigüidad del presupuesto del AEL, teniendo en cuenta los objetivos perseguidos, hizo todo lo posible para que cada partida presupuestaria tuviera el máximo impacto. Con objeto de reducir los costes de los artículos de prmoción elaborados para los organizadores de actividades y aumentar así el número de unidades, todos estos artículos podían utilizarse en todas las situaciones lingüísticas. Para que los mensajes del AEL y la identidad visual llegara al máximo de personas, las publicaciones y los artículos de promoción se distribuyeron a través de varios canales: los ONC, el Consejo de Europa y los propios servicios de la Comisión. Con el fin de obtener la máxima cobertura posible de los medios de comunicación durante el AEL, se elaboraron comunicados de prensa a nivel central, con una aportación significativa de los ONC para que el producto final fuera pertinente en un contexto local. Asimismo, en la selección de proyectos se tuvo en cuenta el posible interés qué éstos podían suscitar en los medios de comunicación.

4.2. Recursos nacionales

Los ministerios, los patrocinadores privados y los coordinadores de proyectos invirtieron 19,7 millones de euros en el AEL [8].

[8] Véase en el anexo 3 un desglose detallado de los gastos en los Estados miembros.

- Los ministerios aportaron 10,7 millones de euros directamente a los ONC.

- Los patrocinadores privados aportaron 1,8 millones de euros.

- Las organizaciones beneficiarias invirtieron 7,2 millones de euros en proyectos cofinanciados.

Ahora bien, se trata de un cálculo a la baja, pues no incluye la inversión de organizaciones en nada menos que otras 8 000 actividades sobre las que se carece de datos financieros. La Comisión no tiene acceso a los datos completos sobre la asignación de recursos en los países: en algunos casos la información presupuestaria nacional incluye, por ejemplo, los costes de personal y en otros no. Sin embargo, globalmente, puede decirse que todos los países organizaron por lo menos un acontecimiento estratégico o festivo además de un acto de apertura oficial y muchos de ellos organizaron un acto de clausura. Casi todos los países produjeron sus propios artículos de promoción, como sellos, guías de recursos de aprendizaje de idiomas o paneles de exposición.

5. Reuniones y acontecimientos

5.1. Actos de apertura europeos

Las presidencias belga y sueca organizaron, en colaboración con la Comisión Europea y el Consejo de Europa, actos específicos de apertura y clausura del AEL. El acto de apertura, que incluyó una mesa redonda de alto nivel, espectáculos y actividades de celebración de la diversidad lingüística, demostraciones de métodos de enseñanza y debates, contó con la participación de la Comisaria Viviane Reding y de Walter Schwimmer, Secretario General del Consejo de Europa. El acontecimiento se benefició de una amplia cobertura por parte de los medios de comunicación en Europa, principalmente a través de un comunicado de prensa simultáneo sobre los resultados de la encuesta Eurobarómetro que se menciona más adelante. El acto de clausura, organizado en el Parlamento Europeo, fue inaugurado oficialmente por SAR el Príncipe Felipe de Bélgica e incluyó una exposición de proyectos, así como varias mesas redondas presididas por organizadores de actividades del AEL.

5.2. Actos de apertura nacionales y presentaciones

Se organizaron actos de apertura en todos los países, la mayoría de los cuales recibieron fondos de los presupuestos de la UE. Fueron de muy diversa naturaleza: festivos, políticos e informativos. Casi todos recibieron el respaldo de destacados políticos y personajes famosos.

5.3. Otras reuniones

En octubre de 2001, se celebró una conferencia en Rotterdam en la que se presentaron algunos de los últimos avances en los métodos de enseñanza y aprendizaje de idiomas, en particular los obtenidos a través de los programas Sócrates y Leonardo da Vinci. Este acto fue organizado por el Ministerio neerlandés de Educación en colaboración con la Comisión Europea y el Consejo de Europa, y recibió fondos de Sócrates y Leonardo da Vinci, lo que permitió a los países candidatos acceder plenamente a los presupuestos de la UE.

A lo largo del Año Europeo, además de los actos de apertura nacionales, casi todos los países organizaron como mínimo un gran acontecimiento centrado en la principal estrategia nacional para el AEL. Los acontecimientos en cuestión fueron de diversa naturaleza, desde festiva a política, y contaron con la participación de todos los sectores interesados en la educación, la formación, la cultura y la integración. En numerosos países se están estudiando ahora las declaraciones y los documentos políticos derivados de dichos acontecimientos.

5.4. La Semana Europea de los Adultos que aprenden Idiomas (5-11 de mayo de 2001)

Se organizó una semana de actividades orientadas a destacar el aprendizaje permanente de idiomas y, en particular, las necesidades de los adultos. En ella se publicó y difundió ampliamente la guía para adultos «Así se puede aprender idiomas». La Comisión Europea produjo también un artículo de promoción especialmente para la Semana Europea, a saber, un bloc de apuntes con consejos sobre el aprendizaje de idiomas en once lenguas que se promocionó en particular en las celebraciones del 9 de mayo en Estrasburgo y Bruselas. Algunos proyectos cofinanciados centraron sus energías en la Semana, y en la mayoría de los países participantes se organizaron actividades, como festivales, publicaciones, cursos de lenguas de prueba y conferencias. La Semana fue objeto de una amplia cobertura de los medios de comunicación.

5.5. El Día Europeo de las Lenguas (26 de septiembre de 2001)

El Día Europeo de las Lenguas cosechó un enorme éxito. Como elemento focalizador de miles de festivales, conferencias, publicaciones y otras actividades, fue el tema de bastante más de la mitad de los proyectos cofinanciados y recibió más cobertura de los medios de comunicación que cualquier otro momento del AEL. La Comisión Europea organizó actividades en diecisiete países en asociación con una emisora de radio nacional o local.

6. Información y comunicaciones

6.1. Introducción

La campaña de información fue la segunda contribución más importante de la UE. Recibió el 30 % del total de los fondos. Aunque representaba una cantidad significativa, no bastaba en absoluto para financiar una campaña publicitaria en los medios de comunicación del conjunto de la UE, por lo que la gestión de la campaña se basó en una estrategia de creación de efectos multiplicadores. A continuación se analizan sus aspectos principales.

6.2. Una campaña en los medios de comunicación

Esta campaña estratégica se basó en dos observaciones clave. En primer lugar, a falta de los recursos necesarios para una campaña publicitaria de gran envergadura difundida a nivel central, el AEL debía recurrir a su capacidad de suscitar contenido editorial en los medios de comunicación. En segundo lugar, era preciso organizar una campaña de prensa a nivel nacional y local. La colaboración con los ONC fue especialmente importante para desarrollar este aspecto de la campaña.

En una primera fase, la empresa EurO&M hizo un estudio de todos los ONC para asegurarse de sus conocimientos y experiencia en temas relacionados con la prensa y las relaciones públicas y obtener información sobre las prioridades y actividades previstas. El estudio determinó que los ONC tenían necesidades específicas de diferente naturaleza y alcance en función de los países. Se decidió, pues, establecer un contrato entre cada uno de los ONC y una empresa local de relaciones públicas en el que se reflejaran las necesidades definidas en el estudio. Asimismo, en enero de 2001, se organizó un curso de formación en temas relativos a la comunicación y sus medios. El curso tuvo una acogida favorable pero se lamentó que no se hubiese organizado antes. En febrero de 2001 se publicó un manual de comunicación y se distribuyó a todos los ONC. Se elaboró también una versión modificada del manual y se envió a los promotores de todos los proyectos cofinanciados.

Se determinaron elementos clave del Año Europeo para los que podía resultar eficaz un impulso específico de los medios de comunicación, a saber: la publicación de los resultados de la encuesta Eurobarómetro en febrero de 2001, coincidiendo con la inauguración del AEL a nivel europeo; la publicación de la lista de proyectos cofinanciados en junio de 2001 y el Día Europeo de las Lenguas en septiembre de 2001. En estos casos, además de un comunicado de prensa europeo estándar, se elaboraron y publicaron veinte comunicados de prensa individuales, en las diferentes lenguas nacionales, adaptados a la situación de cada país.

La campaña de información y comunicación se basó en gran medida en el efecto multiplicador de las actividades organizadas en los países participantes. La cobertura dada por la prensa al Año Europeo de las Lenguas fue generalmente amplia, especialmente en torno al Día Europeo de las Lenguas, celebrado en septiembre de 2001. A menudo, dicha cobertura giró en torno a sólidas afirmaciones basadas en material objetivo, como los resultados de encuestas Eurobarómetro o la participación de personajes relevantes. Resultó también brillante y destacable la influencia de los proyectos en la cobertura por parte de la prensa local y regional. Numerosos miembros de los ONC y del comité opinaban que hubiera sido deseable una mayor cobertura televisiva, aunque se mostraron realistas acerca de las posibilidades en ese campo.

6.3. Logotipo, artículos de promoción y publicaciones

El logotipo del AEl se eligió por concurso [9], previa consulta al Consejo de Europa y a los Estados miembros. Se difundió ampliamente a través de los ONC y los sitios web europeos y nacionales, y se puso directamente a disposición de las partes interesadas. Su utilización se ajustaba a una serie de normas. La evaluación externa pone de manifiesto que el logotipo obtuvo buenos resultados en términos de utilización, pertinencia y reconocimiento. Seguirá utilizándose como distintivo del Día Anual de las Lenguas, que se celebrará anualmente el 26 de septiembre bajo los auspicios del Consejo de Europa.

[9] Por procedimiento restringido n° DG EAC/33/00 de 31 de marzo de 2000, basado en una lista de diseñadores gráficos establecida tras la convocatoria de manifestaciones de interés n° 97/S 153-97419 de 8 de agosto de 1997.

La Comisión Europea, por medio de EurO&M, produjo y distribuyó también en torno a dos millones de artículos de promoción (carteles, camisetas, tarjetas postales, bolígrafos, cajas de lápices, blocs, globos, bolsas de plástico y alfombrillas de ratón). Había artículos adecudos para la mayoría de los grupos destinatarios, y especialmente para los niños. El material gráfico de todos estos artículos se puso a disposición de los interesados en el sitio web europeo para garantizar una presentación coherente de los productos del AEL, lo cual permitía asimismo realizar adaptaciones lingüísticas y de diseño según las necesidades individuales. Se realizó una corta película de animación y se distribuyó a múltiples cadenas de televisión, proyectos y organizadores de acontecimientos. Ésta estaba también disponible en el sitio web europeo.

Se elaboró y distribuyó una serie de publicaciones: un paquete informativo, con información sobre el Año Europeo de las Lenguas y las actividades de la UE y del Consejo de Europa en materia de aprendizaje de idiomas y datos estadísticos; un prospecto basado en el paquete informativo; una guía sobre aprendizaje de idiomas para adultos y un folleto con aspectos destacados del AEL. Todas estas publicaciones se distribuyeron en las once lenguas oficiales de la UE y se dio amplio acceso a las ilustraciones gráficas y a su contenido para que pudieran realizarse otras versiones lingüísticas conservando el estilo de la casa. Estas publicaciones tuvieron generalmente buena acogida.

Todo el material se produjo a nivel central y los ONC distribuyeron el 72 % del mismo a nivel nacional. La UE distribuyó directamente el 18 %, principalmente en conferencias y exposiciones, mientras que el Consejo de Europa distribuyó el 10 %. Ello generó una carga de trabajo considerable a nivel nacional. Todos los artículos tuvieron una buena acogida pero muchos ONC lamentaron la escasez de algunos de ellos. A juzgar por la evaluación externa, hubiera sido mejor producir cantidades superiores de un número más limitado de artículos. No obstante, las diversas reacciones recibidas ponen de manifiesto que este aspecto de la campaña fue un éxito, aunque los presupuestos del AEL deben integrar mejor los costes de logística, almacenamiento y distribución. Se desconoce el impacto de la película de animación, aunque en Grecia, de hecho, se difundió en una cadena de televisión de ámbito nacional.

6.4. El sitio web europeo

El sitio web fue un elemento clave de la campaña de información. Se le dedicó en torno al 25 % del presupuesto de la campaña. Su dirección figuraba en la práctica totalidad de las publicaciones y artículos de promoción. El sitio, disponible en las once lenguas oficiales de la UE, estuvo plenamente operativo en línea desde febrero de 2001 a finales de enero de 2002, atrajo a más de 75 000 visitantes diferentes y recibió algo más de 170 000 visitas.

El sitio se dividía en cuatro áreas distintas cuya interactividad era una de sus características fundamentales: una sección informativa, que ofrecía explicaciones acerca del AEL y sus actividades y la descarga de logotipos, publicaciones y noticias; una sección de aprendizaje con consejos sobre el aprendizaje de idiomas e información acerca de las actividades de la UE y del Consejo de Europa; una sección dedicada a la poesía en la que los niños podían participar y traducir poemas; y un foro de debate. El sitio contenía también una extensa lista de vínculos clasificados por categorías.

Setecientos usuarios contribuyeron a una encuesta en línea y se solicitó la opinión de los responsables de los ONC y los coordinadores de proyectos. En términos generales, los usuarios acogieron y valoraron favorablemente el sitio. Apreciaron su diseño, su claridad y su facilidad de utilización. Acudieron a él principalmente personas interesadas en cuestiones relativas al aprendizaje de idiomas que lo utilizaron sobre todo para recabar información. En la evaluación se cuestionó el corto periodo de vida del sitio, pero la Comisión conserva todo su material para utilizarlo en el futuro. Se elogió la posibilidad de enlazar con los sitios web de los ONC, así como la gran variedad de vínculos disponibles en el sitio. Se utilizaron todas las versiones lingüísticas aunque para algunos usuarios resultó frustrante que el sitio no estuviera disponible en más lenguas. Se registraron unas 50 000 descargas de documentos, lo que indica que se descargó algún documento en algo menos del 30 % de las visitas.

6.5. Actividades de promoción adicionales

Los servicios de la Comisión Europea contribuyeron notoriamente a la visibilidad del Año Europeo y de sus objetivos en sus respectivas actividades. La DG EAC elaboró una serie de paneles sobre el AEL para el stand de exposición principal y dos stand portátiles, utilizados por organizaciones de toda Europa, así como un breve vídeo para promover los objetivos del Año Europeo. La Oficina de Publicaciones produjo dos millones de tarjetas postales y las distribuyó junto con las publicaciones oficiales. El Servicio de Traducción y el Servicio Común Interpretación-Conferencias colaboraron en la publicación de un manual [10] que contenía información para las personas interesadas en trabajar como traductores o intérpretes y consejos para obtener la máxima satisfacción de los servicios de traducción e interpretación. La DG PRESS colaboró en la organización de una actividad de sensibilización de la comunidad periodística de Bruselas previa al Día Europeo de las Lenguas. El Parlamento Europeo organizó una conferencia y elaboró y distribuyó un póster sobre el Año Europeo.

[10] Puede descargarse en la dirección http://europa.eu.int/comm/translation/en/eyl/traduc-int-es.pdf

7. Eurobarómetro 54 [11]

[11] Eurobarómetro 54 «Los europeos y las lenguas 2001»: http://europa.eu.int/comm/education/languages/lang/eurobarometer54_en.html

La encuesta de opinión pública Eurobarómetro realizada en diciembre de 2000 a 16 000 ciudadanos de la Unión Europea ofrece información sobre el conocimiento de idiomas de los europeos y sus posibilidades de practicarlos, su opinión acerca de la utilidad de hablar otras lenguas, su interés en hablarlas y las formas de aprenderlas. El informe de la encuesta fue presentado a la prensa en febrero de 2001 con motivo de la puesta en marcha del Año Europeo en Estocolmo. Desde su publicación, se ha hecho amplia referencia a sus resultados, que siguen reflejándose en documentos estratégicos y políticos en toda Europa.

8. Proyectos cofinanciados

La Comisión asignó seis millones de euros a un total de 185 proyectos cofinanciados, e incluyó otros 21 en una lista de espera, utilizada una vez concluidas todas las asignaciones presupuestarias. Finalmente se cofinanciaron 190 proyectos, 40 más que la cantidad prevista en la convocatoria de propuestas. Los proyectos recibieron una media de 32 000 euros, que se añadieron a una media 41 000 euros procedentes de otras fuentes de financiación, lo que elevó su coste medio a 73 000 euros. En su evaluación independiente, Ecotec realizó una encuesta detallada por medio de un cuestionario electrónico sobre los proyectos cofinanciados. Poco menos del 50 % de los promotores rellenaron el cuestionario. Se hizo también una entrevista pormenorizada a los promotores de una selección de 45 proyectos cofinanciados y de 27 actividades no cofinanciadas.

8.1. El procedimiento de selección

Las solicitudes, que respondían a una convocatoria de propuestas [12], se presentaron por medio de los ONC, que las enviaron a la Comisión Europea acompañadas de sus comentarios. La Comisión Europea, asistida por un grupo de expertos nombrado por el Comité consultivo, llevó a cabo la selección teniendo en cuenta los comentarios recibidos. Se recibieron casi 1 300 propuestas, para las que se solicitaban más de 47 millones de euros. Muchas de ellas no pudieron financiarse porque sus actividades podían financiarse en el marco de iniciativas comunitarias existentes, hacia las cuales fueron orientadas.

[12] Convocatoria de propuestas n° EAC/66/00, publicada en el DO C 257 de 8 de septiembre de 2000, p. 6. Los plazos de presentación finalizaban el 2 de octubre de 2000 y el 15 de febrero de 2001.

La mayoría de los ONC se mostraron satisfechos con el procedimiento de selección, aunque algunos que quejaron de la carga administrativa que suponía para ellos. Algunos opinaron también que una selección descentralizada habría sido más eficaz. Los coordinadores de los proyectos encontraron pesados los procedimientos de selección, gestión e información, aunque en general los entrevistados reconocieron que una selección justa exige disponer de información detallada y la mayoría de ellos calificaron de positivos sus contactos con el personal de la Comisión Europea responsable de los proyectos.

La Comisión Europea considera que el procedimiento centralizado garantizó la presencia en la selección final de una gran variedad de actividades, así como un planteamiento coherente con los criterios de selección y las prioridades que se habían publicado. El planteamiento adoptado permitió también tomar en consideración las prioridades nacionales y asegurarse de que los escasos fondos del Año Europeo no se destinaran a actividades que podían financiar las medidas existentes. Permitió también a los ONC tener una relación directa con los proyectos cofinanciados.

8.2. Características de los proyectos seleccionados

Los proyectos podían organizarse a nivel local, regional, nacional o transnacional. Aunque sólo podían financiarse organizaciones situadas en los dieciocho países participantes, el impacto de algunos proyectos rebasó esas fronteras geográficas, dado que otras fuentes permitieron financiar la participación de organizaciones de otros países. Los proyectos fueron gestionados por muy diversas instituciones. Las organizaciones coordinadoras de proyectos más numerosas fueron con diferencia las asociaciones no lucrativas, seguidas de los poderes públicos y las instituciones de enseñanza superior. También estuvieron representados los proveedores de formación para adultos o de formación continua. Las empresas privadas y las escuelas fueron menos numerosas.

La mayor parte de los proyectos incluían 3 ó 4 tipos de actividad [13]. En la mayoría de los casos, la «actividad principal» era una conferencia o un festival y las «actividades secundarias» estaban relacionadas con los medios de comunicación. Los cursos de lenguas de prueba y los concursos fueron también frecuentes, en particular como actividades dentro de un festival. La mayoría de los proyectos se ejecutaron a nivel regional y local.

[13] Véanse en el anexo 4 los datos estadísticos relativos a los proyectos seleccionados.

Aunque la mayoría de las actividades iban dirigidas al público en general, se organizaron también numerosas actividades para expertos. Los festivales, los cursos de idiomas de prueba y los concursos tuvieron una amplia participación (una media de 11 000 personas), pero las actividades en medios de comunicación, como cadenas de radio y televisión llegaron a un público aún más amplio. La mayoría de los proyectos del AEL se dirigían al «público en general», seguidos de los proyectos para estudiantes y profesores de diversos niveles de educación. Cabe mencionar también que casi cincuenta actividades dentro de los proyectos iban destinadas a responsables políticos. Es éste el octavo grupo destinatario más frecuente de un total de diecisiete, lo que abre posibilidades de prolongar el impacto. Por término medio, cada uno de los proyectos cubría doce lenguas diferentes, de un total de al menos 65, observándose un buen equilibrio entre las lenguas de la UE, las lenguas de Europa Central y Oriental, las lenguas externas a la UE, los lenguajes de signos, las lenguas regionales y minoritarias y las lenguas de las comunidades inmigrantes.

8.3. Resultados e impacto de los proyectos cofinanciados [14]

[14] En el anexo 5 se recogen algunos ejemplos de actividades de proyectos.

Un gran número de beneficiarios

Los proyectos en cadenas de radio o televisión fueron los que llegaron al mayor número de personas. Es evidente que una emisión en una cadena de televisión de ámbito nacional en horas de máxima audiencia llega a muchos millones de espectadores. Asimismo, una serie de programas de radio, distribuida a cadenas de radio asociadas de diversos países y difundida en la misma franja horaria, consiguió una importante audiencia. La sensibilización sobre las lenguas era el principal objetivo de este tipo de actividad, cuyos temas más destacados eran la diversidad lingüística en Europa y el valor de los conocimientos lingüísticos. Se organizaron además otras actividades audiovisuales no cofinanciadas que permitieron promover ampliamente los objetivos y las actividades del AEL.

Fuerte impacto en la promoción del aprendizaje de lenguas

Durante el AEL se organizaron numerosos cursillos o cursos de idiomas de prueba. Los organizadores solían ofrecer más de una sesión en su proyecto y a menudo se podía elegir entre una gran variedad de lenguas. Estos proyectos tuvieron un gran impacto en la promoción del aprendizaje de idiomas, dado que integraban a los participantes en el proceso de aprendizaje. Este modo de proceder permitía también dar información directa sobre las diversas formas de aprender un idioma y demostrar que pueden resultar divertidas y útiles.

Fuerte impacto en la política lingüística

La evaluación externa puso de manifiesto que un número significativo de actividades, especialmente las conferencias, los seminarios y las encuestas, iban dirigidas a los responsables políticos y los agentes multiplicadores, en particular los profesionales de la enseñanza. La segunda parte de este informe contiene un resumen de los resultados de muchas de estas actividades.

Sensibilización sobre el Año Europeo

Todos los proyectos incluían la exigencia contractual de promocionar el Año Europeo utilizando su logotipo. Además, la Semana Europea de los Adultos que aprenden Idiomas y el Día Europeo de las Lenguas sirvieron de marco a muchas actividades. Algunos proyectos fueron mucho más lejos y generaron actividades en numerosos lugares a través de redes existentes o de otras que crearon. En un caso, una asociación europea organizó un curso de lengua simultáneo en 50 ciudades de Europa. En otro, una asociación nacional de enseñanza para adultos proporcionó una base informativa para sus miembros y realizó una encuesta de opinión pública en siete grandes ciudades en el contexto de un festival del Día Europeo de las Lenguas.

Crear un entorno propicio para las lenguas

En un número significativo de actividades del AEL, especialmente los festivales, quedó claro cómo puede ser un entorno realmente propicio para las lenguas. Por ejemplo, en un festival se podría incluir cine de otros países en versión original y facilitar información sobre los centros de aprendizaje de lenguas o dar a la gente la oportunidad de probar nuevas formas de aprender un idioma. Los niños en edad escolar podrían descubrir las lenguas habladas en sus comunidades y las lenguas y culturas de sus amigos y de otros colegios. Atraídos por esta actividad, los medios de comunicación locales podrían descubrir historias interesantes, tanto periodística como visualmente, relacionadas con este tema. Internet actuaría entonces como fuente de información complementaria y medio para la práctica de idiomas. Las empresas locales, deseosas de establecer relaciones más estrechas con sus futuros trabajadores, podrían aportar patrocinio y premios para los ejemplos de buenas prácticas.

Continuidad

En la evaluación se realizaron entrevistas detalladas a los organizadores de 72 actividades del AEL, de las cuales 45 se habían cofinanciado y 27 no habían recibido cofinanciación. Se les preguntó específicamente si tenían planes para continuarlas. Casi 3 de cada 4 organizadores habían previsto alguna forma de continuidad de sus actividades. Las iniciativas cofinanciadas tenían más posibilidades de continuidad que las no cofinanciadas.

9. Conclusiones de la celebración del Año Europeo de las Lenguas

Si nos basamos específicamente en el informe de la evaluación externa, resulta evidente el éxito global de los tres tipos de actividad que articularon el Año Europeo (la campaña de información; la cofinanciación de una pequeña cantidad de proyectos; y el fomento de actividades «espontáneas» portadoras de la enseña europea). A pesar de un arranque tardío, de la escasez de recursos humanos y del limitado presupuesto respecto a las tareas previstas, el AEL se convirtió en un catalizador que estimuló el desarrollo de más de 8 000 actividades en las que todo el mundo podía participar y sentó las bases de futuras políticas a nivel nacional y europeo. Los proyectos cofinanciados contribuyeron de una manera tangible a lograr estos resultados, y la campaña de información aportó material, asesoramiento e identidad gráfica que podían utilizar, y de hecho utilizaron, los agentes a todos los niveles.

Si bien existen datos que indican que el AEL ha sido un éxito de por sí, merece la pena detenerse en algunas cuestiones prácticas para futuros años europeos.

* Un año europeo es una iniciativa de tres años. Es necesario disponer de fondos y recursos humanos para el año preparatorio, durante el cual se puede definir las estrategias, realizar labores de información y formación, seleccionar proyectos, elaborar material informativo y publicitario y crear un sitio web; el año de ejecución, cuya actividad se centrará en la coordinación y la supervisión; y el año de balance, dedicado a la evaluación y la elaboración de conclusiones. El Año Europeo de las Lenguas no dispuso de suficientes recursos humanos y financieros durante el año preparatorio, por lo que en 2001 el personal disponible aún estaba desarrollando aspectos clave y, al mismo tiempo, debía poner en marcha las actividades planificadas.

* La organización de un año a nivel europeo exige cierto conocimiento del tema en cuestión y cualificaciones genéricas, por ejemplo, en materia de comunicaciones y de gestión logística y del proyecto en sí. Es esencial formar un equipo de base de los años europeos que afronte estos problemas genéricos, mientras que las cuestiones específicas del tema en cuestión podrían gestionarse en cooperación con la unidad apropiada.

* A nivel nacional lo ideal es gestionar los años europeos con la misma combinación de cualificaciones. Sería útil mantener tanto la formación como la red sobre relaciones públicas en el contexto de otros años europeos. Es necesario también llegar a un consenso sobre el presupuesto y el personal necesarios para el almacenamiento y la distribución de publicaciones y artículos de promoción a fin de garantizar el abastecimiento de los grupos destinatarios a nivel local sin agotar los tan necesarios recursos humanos tanto en los ONC como en la Comisión. Esta tarea podría ser objeto de una licitación particular.

* El Año Europeo de las Lenguas fue el primer año europeo con una presencia significativa en Internet, aspecto del que conviene sacar las enseñanzas pertinentes. La Comisión Europea considera que un sitio web multilingüe debe ser un elemento fundamental de todo año europeo dirigido al público en general. Ahora bien, ese sitio debe reflejar el tiempo disponible y las necesidades de la campaña. Conviene prever también un sitio específico dedicado a las actividades y las noticias de base, del que se pueda descargar información y que contenga vínculos claros con sitios web nacionales y otros sitios pertinentes. No se justifica una inversión en un sitio web interactivo en el marco de un año europeo, a no ser que se disponga de fondos para el futuro alojamiento (hosting) y la gestión.

Parte 2 : Resultados del AEL - política y estrategia

10. Resultados del AEL en función de los objetivos definidos:

10.1. Sensibilización sobre la diversidad lingüística y cultural en Europa

En las comunidades locales de Europa domina un número escaso de lenguas: una o dos lenguas oficiales y las aprendidas con frecuencia. El Año Europeo de las Lenguas sirvió de marco a las diversas comunidades lingüísticas europeas para promover su presencia e integrar la promoción de sus culturas y lenguas en un contexto más amplio. El 94 % de los proyectos cofinanciados se marcaron este objetivo y cubrieron 65 lenguas diferentes.

La diversidad de las comunidades fue manifiesta a lo largo del Año y en todos los niveles de actuación. Si bien las lenguas enseñadas con frecuencia en las escuelas estuvieron presentes en muchas actividades, los lenguajes de signos, las lenguas regionales y minoritarias y otras lenguas como el árabe o el turco, aportadas por sucesivas olas de inmigración, compartieron la escena, quizás por primera vez, con lenguas más «dominantes». Existen también datos de que la inclusión en el Año de todas las lenguas habladas en Europa dio apoyo a los ciudadanos que hablan lenguas poco utilizadas fuera de sus casas y les hizo orgullosos de su legado.

10.2. Fomento del multilinguismo

La toma en consideración de las diferentes lenguas es una saludable característica del Año Europeo que permitió ilustrar y promover las ventajas del bilingüismo y el multilinguismo, hasta ahora relativamente infravalorados. Numerosos proyectos pusieron de manifiesto la curiosidad de las personas por las lenguas y su interés en adquirir conocimientos básicos de un lenguaje de signos, una lengua regional o una lengua que antes consideraban exótica. Los «cursos de lenguas de prueba» resultaron particularmente eficaces para informar a personas interesadas, aunque quizás también escépticas, acerca de nuevas y diferentes maneras de aprender idiomas y permitirles ensayarlas.

10.3. Promover las ventajas de tener conocimientos en varias lenguas

Hay datos que demuestran que gracias al Año Europeo existe mayor conciencia de las ventajas que supone tener conocimientos en varios idiomas. La encuesta Eurobarómetro demuestra que la mayoría de los ciudadanos europeos están convencidos de que es importante tener conocimientos en varias lenguas.

Gracias a los proyectos del Año Europeo miles de niños en edad escolar pudieron reflexionar acerca del valor de los conocimientos lingüísticos y de intentar aprender nuevas lenguas. Las conferencias y los seminarios más relevantes se saldaron con declaraciones y comunicados políticos en los que se pide a los responsables nacionales e institucionales que los sistemas educativos permitan la diversidad en la elección de los idiomas aprendidos, y en algunos Estados miembros hay indicios de que se han tenido en cuenta. Entretanto, los medios de comunicación han desvelado deficiencias en los contextos nacionales y han promovido activamente las buenas prácticas.

10.4. Promover el aprendizaje permanente de idiomas

Las actividades del Año Europeo hicieron hincapié en que el aprendizaje permanente de idiomas debe iniciarse a la edad más temprana posible y continuar en la escuela, el ámbito laboral y la vida personal. Dieron visibilidad a numerosas iniciativas que promueven el inicio del aprendizaje antes de la enseñanza primaria y durante la misma. Los organizadores de actividades fomentaron la reflexión acerca del objetivo del aprendizaje de idiomas a todos los niveles educativos y de formación, en entornos formales o informales, y en todas las fases de la vida, y expusieron diferentes planteamientos para diversos tipos de estudiantes. Las conclusiones de estas actividades son variadas pero inciden en una creencia común: cada fase de aprendizaje de idiomas en el sistema educativo convencional debe aportar bloques de conocimiento, capacidad y comprensión sobre los que podrán asentarse nuevos bloques de aprendizaje de idiomas.

El Año Europeo también puso de manifiesto que muchas personas tienen conocimientos lingüísticos infrautilizados en el lugar de trabajo y que los empresarios intentan contratar a trabajadores que ya tengan conocimientos lingüísticos, hayan vivido en otro país y tengan la capacidad de adquirir conocimientos en otros idiomas. En la educación para adultos se hace hincapié en tres áreas: el desarrollo profesional, la integración en la comunidad local y las actividades de ocio. Algunas actividades del AEL se centraron también en los recursos que representan las personas jubiladas con conocimientos lingüísticos.

10.5. Divulgación de diversos métodos de enseñanza y aprendizaje de idiomas

La encuesta Eurobarómetro revela que, si bien muchos ciudadanos consideran útil que ellos y sus hijos hablen idiomas, son menos los que declaran tener el tiempo, el dinero o las capacidades suficientes para estudiarlos, y muchos consideran inadecuados los recursos disponibles para aprender idiomas en sus localidades. A la luz de estos datos, los responsables locales, regionales y nacionales tienen ante sí la misión de mejorar esos recursos.

Numerosas escuelas de idiomas abrieron sus puertas al público y expusieron nuevas técnicas de aprendizaje de idiomas. Las autoridades nacionales y regionales elaboraron catálogos electrónicos y en papel de los proveedores de enseñanza de lenguas. Expertos de diferentes países se dieron cita en múltiples seminarios y conferencias para explicar los últimos avances en la enseñanza y el aprendizaje de idiomas, y editaron manuales para los padres y las escuelas sobre las ventajas de nuevas técnicas como el aprendizaje integrado del contenido y la lengua (el aprendizaje de una materia a través de una lengua extranjera).

11. Resultados políticos y estratégicos

El Año Europeo sirvió de plataforma de reflexión y debate a todos los niveles. A nivel europeo, tanto el Parlamento Europeo como el Comité de las Regiones publicaron declaraciones en 2001 en apoyo de la diversidad lingüística en Europa y, en particular, de la promoción de las lenguas regionales y minoritarias. La Comisión Europea ha recibido un flujo continuo de documentos políticos y estratégicos de ministerios, ONC, asociaciones europeas, centros de investigación, autoridades locales y proyectos cofinanciados.

Aunque no es posible facilitar una lista exhaustiva de esos documentos en este informe y las generalizaciones pueden simplificar excesivamente temas complejos, algunas cuestiones y realizaciones clave merecen figurar aquí para ampliar la reflexión sobre los temas fundamentales. Por otra parte, el Año Europeo no puede arrogarse el mérito de todos los avances políticos: algunos países ya habían puesto en marcha un proceso de revisión de los recursos de aprendizaje de idiomas antes del Año Europeo, por lo que éste sirvió de marco para ampliar el debate, más que para iniciarlo. En otros casos, quedó claro que el Año Europeo sirvió de impulso para nuevas acciones.

Esta sección contiene una panorámica de las políticas, las declaraciones y los informes ya presentados a la Comisión, así como un resumen de los principales temas de debate y de los problemas que éstos han evidenciado.

11.1. Perspectiva general

A nivel nacional y regional el AEL ha contribuido a la puesta en marcha de cambios estratégicos a un alto nivel. Austria, Alemania, los Países Bajos, Irlanda y el Reino Unido han publicado informes sobre las actividades y los resultados del Año Europeo. En muchos de ellos se anuncian futuros cambios políticos. En Francia el anuncio ministerial de abril de 2002 de la creación de una casa de las lenguas (Maison des Langues) anticipa también una amplia serie de cambios en la enseñanza de idiomas. En Dinamarca y en el Reino Unido se ha anunciado una disminución de la edad de inicio del aprendizaje de lenguas en las escuelas e Irlanda está elaborando su primera política lingüística nacional. Ya a finales de 2002, los debates suscitados por estos cambios aún son objeto de una amplia cobertura en la prensa.

A nivel regional, el Año Europeo ha suscitado actividades significativas, diversos estudios sobre esas actividades y documentos estratégicos. En España, la Comunidad de Madrid ha emprendido un estudio de un año sobre la enseñanza de idiomas, y Cataluña ha publicado un informe detallado sobre las iniciativas estratégicas y políticas iniciadas durante el Año Europeo. Todos los Estados federados alemanes han contribuido notoriamente al desarrollo de nuevas prácticas en el conjunto del país. Varias autoridades educativas regionales, especialmente en el Reino Unido e Italia, han actuado como punto focalizafor de diversas actividades.

Antes del Año Europeo, y en previsión de él, varias asociaciones y ONG europeas habían iniciado ya una reflexión sobre los temas que se abordarían. La Asociación de Padres Europea y el Comité sindical europeo de la educación (European Trade Union Committee for Education) publicaron, ya en noviembre de 2000, una declaración titulada «Successful Language Learning» (aprendizaje de idiomas eficaz) [15].

[15] Disponible en http://www.epa.be/eindex.html y http://www.csee-etuce.org/main/english/index.html

En 2001, grandes asociaciones europeas que promueven lenguas específicas movilizaron a sus miembros y reflexionaron acerca de la situación de las lenguas que representan. La Unión Europea de Sordos publicó su «Resolución sobre las Lenguas de Signos» [16] en diciembre, y miembros de esta asociación organizaron acontecimientos relevantes durante el Año Europeo en numerosos países, especialmente en Alemania, España, Finlandia y Grecia. Estudiantes y jóvenes aprovecharon también la oportunidad que les ofrecía el AEL para reflexionar sobre temas relacionados con las lenguas. Si bien la Oficina Europea de lenguas minoritarias (EBLUL) no hizo declaraciones oficiales durante el Año Europeo, sí facilitó una gran visibilidad del mismo entre sus miembros. Esta contribución ha influido claramente en los acontecimientos de muchos países y ha dado voz a las resoluciones de la EBLUL. Los institutos culturales celebraron el AEL de muchas maneras. En varias capitales europeas, institutos que representaban lenguas y culturas diferentes trabajaron juntos para incrementar el impacto de sus actividades.

[16] Disponible en http://www.eudnet.org/shownews.php3?id=35

En el sector escolar, la plataforma de organizaciones estudiantiles OBESSU (Organising Bureau of European School Student Unions) preparó en otoño una declaración sobre el aprendizaje de idiomas, que se publicará en el transcurso de 2002, centrada específicamente en la necesidad de iniciar el aprendizaje permanente en la escuela [17]. Los sindicatos de profesores escolares prepararon también una resolución en el marco del Comité sindical europeo de la educación mencionado anteriormente. En la enseñanza superior se publicaron dos resoluciones significativas. En diciembre, el Foro de estudiantes de Europa - AEGEE publicó un documento político sobre las lenguas («AEGEE Language Policy Paper») [18], y a nivel institucional, el Consejo europeo de las lenguas desarrolló su declaración de Berlín «El estudio de las lenguas en la enseñanza superior: una contribución fundamental a la integración europea» (Language Studies in Higher Education: A key contribution to European integration») [19].

[17] Para más información puede ponerse en contacto con OBESSU a través de la dirección http://www.obessu.org/index2.htm

[18] Disponible en

[19] Disponible en http://www.fu-berlin.de/elc/en/berldecl.html

11.2. Resumen de las comunicaciones y declaraciones políticas

La semántica de la política lingüística ha evolucionado: el multilingüismo se ha expresado en términos de derechos de los ciudadanos a utilizar sus propias lenguas, de necesidad de las comunidades de disponer de recursos de aprendizaje de idiomas de calidad con una amplia oferta de lenguas, de ventajas de los conocimientos lingüísticos para la sociedad, el comercio y las personas y de deber de los gobiernos y las autoridades europeas de promover la diversidad lingüística de Europa y de asegurarse de que la educación incluya el aprendizaje permanente de idiomas. Los temas lingüísticos están también estrechamente vinculados a los problemas de inclusión social, en particular por lo que respecta a los lenguajes de signos y al reconocimiento de que éstos no sólo tienen interés para las personas sordas y sus familias, y a los conocimientos lingüísticos de los inmigrantes, en cuyo caso se ha hecho especial hincapié en el aprendizaje de una segunda lengua.

En las declaraciones se reitera que al final de la educación formal la cualificación de los jóvenes debe incluir el conocimiento de dos lenguas además de su lengua materna. En algunos países, la continuidad a lo largo del sistema educativo, y después de él, sigue siendo tema de actualidad y se está consolidando una corriente de opinión según la cual el dominio de lenguas extranjeras debe considerarse una capacidad básica al igual que la lectura y la escritura, la aritmética y las TI. Varios países han fijado edades para la introducción de cada una de, como mínimo, dos lenguas extranjeras en el plan de estudios y, en los casos en los que ya se habían fijado antes del AEL, existen ejemplos de disminución de las edades de inicio del aprendizaje.

Por último, las declaraciones políticas realizadas a nivel nacional expresan un firme deseo de continuidad del impulso creado durante el Año Europeo de las Lenguas. En algunos países esta continuidad reviste carácter político, y se considera esencial la existencia, a menudo por primera vez, de medidas para implantar una política lingüística de ámbito nacional. Las redes creadas durante el AEL son también objeto de gran atención en los informes nacionales: las nuevas relaciones entre educadores, empresarios, interlocutores sociales y organizaciones culturales se consideran vectores esenciales para lograr nuevos avances. En otros países se piensa que los promotores del Año Europeo y el legado de sus iniciativas suscitarán más y mejores actividades de promoción del aprendizaje de idiomas y sensibilización sobre las lenguas.

11.3. Propuestas de acción específicas

La necesidad de mejorar los conocimientos lingüísticos

Se ha definido una nueva y urgente necesidad de mejorar los conocimientos lingüísticos de todos los ciudadanos europeos. Los factores económicos y las necesidades profesionales determinan una clara agenda, pero las cuestiones relativas a la identidad personal y al desarrollo de la comprensión mutua son también factores fundamentales. Los trabajadores con conocimientos lingüísticos constituyen un valor añadido en el lugar de trabajo, no sólo porque estos conocimientos pueden utilizarse en beneficio de la empresa, sino también porque a menudo estas personas tienen otras cualidades útiles: son buenos comunicadores, su forma de pensar es estratégica y lógica y tienen una capacidad especial para resolver problemas.

¿Cómo mejorar el aprendizaje de idiomas?

Se hace hincapié en la cuestión fundamental de la motivación para aprender idiomas, y los estudiantes se declaran dispuestos a asumir la responsabilidad de sus propios itinerarios educativos. Éstos mencionan específicamente su necesidad de determinar y desarrollar los motivos de su propio aprendizaje y reconocen que los avances deben derivarse de la cooperación entre profesores y estudiantes. Los profesores desean también poder participar más de cerca en la selección de materiales y métodos apropiados.

En la enseñanza superior, los estudiantes y los profesionales coinciden en que debería imponerse el aprendizaje de idiomas obligatorio, independientemente de las materias estudiadas, así como la enseñanza de programas de estudios, o partes de programas, en otras lenguas. Las instituciones deben crear entornos adaptados al aprendizaje de idiomas independiente, aprovechando las TIC y el aprendizaje electrónico, y establecer objetivos de aprendizaje y comunicación claros en todos los programas de aprendizaje de idiomas.

El contacto directo con personas de otros países se considera parte esencial del aprendizaje de idiomas. A este respecto, la movilidad es un aspecto clave, aunque se admite que las TIC deben desempeñar un papel importante introduciendo en las aulas otras lenguas y culturas. Debería mejorarse la preparación lingüística e intercultural y el apoyo a la movilidad. Ello viene a corroborar la importancia de desarrollar nuevos itinerarios de aprendizaje que permitan a los estudiantes adquirir cierta capacidad de comunicación en los países de sus socios y en aquéllos en los que vayan a realizar estancias de estudio o de trabajo.

¿Cómo mejorar la calidad de la enseñanza de idiomas?

Está cambiando la relación entre los profesores y los estudiantes en la escuela y en el proceso de aprendizaje, y los profesores se están orientando hacia una facilitación del aprendizaje. Éstos piden también una mejora del acceso a prácticas innovadoras y a los resultados de programas de investigación. Asimismo, quieren tener más oportunidades de organizar y participar en proyectos de investigación.

Resultaría beneficioso contar con un mayor número de profesores nativos en la enseñanza en general, y en la enseñanza superior en particular, así como la exigencia de que todos los profesores de idiomas estudien o trabajen al menos seis meses en un país cuya lengua enseñen. Los profesionales de la enseñanza superior desean disponer profesores de lenguas universitarios altamente cualificados, por lo que son partidarios de la introducción de programas complementarios y de módulos de formación permanente. Desean asimismo que todos estos profesores sean capaces de enseñar en su lengua extranjera. Proponen además que los futuros profesores de idiomas en formación aprendan una nueva lengua como parte de su programa de estudios.

Debe insistirse en el aprendizaje permanente. El sector docente pone especial énfasis en la necesidad de sensibilizar a los niños sobre diferentes lenguas y culturas. Incide también en las necesidades específicas de los adultos cuya lengua materna no es la lengua nacional. Entre otros aspectos resaltados figura la necesidad de potenciar el acceso de todos al aprendizaje de idiomas después de la educación formal y de poner a disposición un amplio abanico de posibilidades, incluidos los cursos de verano y un aprendizaje a distancia y electrónico de alta calidad.

Multilingüismo

El aprendizaje de «dos lenguas además de la lengua materna» se considera un objetivo básico del sistema educativo y muchos opinan que no basta con el inglés, cuyo conocimiento, no obstante, se considera un requisito mínimo esencial al final de la escolaridad. En su aprendizaje de idiomas, los estudiantes de la enseñanza superior deben adquirir una buena capacidad de comunicación y conocimientos específicos que les permitan adaptar y desarrollar su repertorio lingüístico ante nuevas necesidades. Debe animarse a los estudiantes de idiomas a estudiar una segunda lengua además de la principal y permitir a aquéllos que sigan cursos iniciales acceder a cursos intensivos previos a los estudios superiores.

Evaluación y acreditación

Existen un consenso general en torno a la necesidad de mejorar los sistemas de evaluación de los conocimientos lingüísticos. En efecto, los estudiantes observan la existencia de múltiples sistemas de reconocimiento de los conocimientos lingüísticos, pero lamentan su escasa utilización. Los estudiantes y los profesionales coinciden en la necesidad de reconocer los conocimientos adquiridos a través de la educación no formal, por ejemplo, en programas de movilidad, en cursos de verano o en entornos de aprendizaje informal. Asimismo, requieren mayor atención la transparencia y comparabilidad de los conocimientos lingüísticos y de las cualificaciones. A este respecto, el Carné europeo de lenguas y el Marco europeo común de referencia del Consejo de Europa se consideran herramientas esenciales. Se acogen con especial interés iniciativas como Dialang, proyecto europeo destinado a poner a disposición de los ciudadanos un sistema para evaluar los conocimientos lingüísticos en línea.

12. Evolución futura a nivel europeo

El Año Europeo dio un nuevo impulso y mayor visibilidad a actividades en el campo de las lenguas. La Comisión Europea velará por que se mantenga ese impulso.

El 13 de diciembre de 2001, el Parlamento Europeo adoptó una resolución [20] en la que pedía medidas para promover el aprendizaje de idiomas y la diversidad lingüística, y hacía hincapié en las capacidades de comunicación y la conservación y promoción de las lenguas regionales o minoritarias. El Parlamento, cuyo trabajo sobre educación y formación mantiene una dimensión lingüística, ha integrado también, a través de las iniciativas de sus comisiones, la promoción de la diversidad lingüística y del aprendizaje de idiomas en ámbitos tan diversos como la distribución de películas, el teatro y las artes escénicas, la edición y la exclusión social.

[20] Resolución publicada en el DO C 177E de 25 de julio de 2002, p. 334.

El 14 de febrero de 2002, el Consejo de Educación y Juventud y la Comisión adoptaron un programa de trabajo detallado para el seguimiento de los objetivos concretos futuros de los sistemas de educación y formación en Europa, en el que se mencionan explícitamente las lenguas extranjeras como «conocimientos básicos» que deben poseer todos los ciudadanos europeos. Un objetivo específico es «mejorar el aprendizaje de idiomas extranjeros».

En la misma fecha, el Consejo de Educación y Juventud pidió a los Estados miembros que adoptaran iniciativas concretas e invitó a la Comisión a elaborar, para principios de 2003, propuestas de acciones para promover la diversidad lingüística y el aprendizaje de idiomas [21].

[21] Resolución publicada en el DO C 50 de 23 de febrero de 2002, p. 1.

En el Consejo Europeo de Barcelona de 15 y 16 de marzo de 2002, los Jefes de Estado y de Gobierno pidieron nuevas medidas para mejorar los conocimientos básicos, en particular mediante la enseñanza de al menos dos idiomas extranjeros a una edad muy temprana. Pidieron también la creación de un indicador de conocimientos lingüísticos común para 2003 [22].

[22] Las conclusiones del Consejo Europeo de Barcelona pueden consultarse en http://europa.eu.int/council/off/conclu/

Para ayudar a la Comisión a avanzar en este campo, los Estados miembros han formado un grupo de expertos nacionales en el campo de las lenguas. Éste tendrá una doble misión: asesorar e informar sobre la forma en que los Estados miembros pueden, en la práctica, alcanzar los objetivos lingüísticos que se han planteado y contribuir a la elaboración de las propuestas de acción a nivel europeo solicitadas por el Consejo.

La Comisión publicará un documento de reflexión en otoño de 2002 sobre cuestiones destacadas tanto durante el Año Europeo como durante la década de compromiso de la Comisión con el aprendizaje de idiomas y la diversidad lingüística. Se emprenderá una amplia consulta a organizaciones pertinentes. A partir de las respuestas obtenidas, la Comisión presentará a mediados de 2003 una comunicación al Parlamento Europeo y al Consejo sobre un plan de acción para promover el aprendizaje de idiomas y la diversidad lingüística utilizando para ello recursos disponibles en los programas y las actividades comunitarios existentes.

La Comisión está haciendo balance de su inversión hasta la fecha y estudiando nuevos medios y formas de promover el aprendizaje de idiomas y la diversidad lingüística a nivel europeo. Se compromete a seguir un planteamiento coherente y dinámico en todos los programas y acciones que adopte en los campos de la educación y la cultura para complementar el trabajo de los Estados miembros.

Como se explica en el presente documento, los resultados del Año Europeo de las Lenguas 2001 sin duda contribuirán de manera significativa a estos futuros cambios.

ANEXOS

1. Principales recomendaciones de la evaluación externa

(1) Informar sobre los proyectos y las publicaciones del AEL, quizás a través de un compendio de buenas prácticas de los proyectos realizados. Para mantener el impulso generado, convendría también garantizar un amplio acceso a la información sobre las posibilidades de financiación y las actividades previstas para el Día Europeo de las Lenguas.

(2) Los organizadores de futuros años europeos deberían determinar el tiempo y los recursos necesarios para la planificación y ejecución de un año europeo. Un año es un período corto para lograr objetivos ambiciosos y la puesta en marcha previa del proceso es un importante factor de éxito. Sería conveniente seguir un ciclo de tres años, dividido en un año de preparación, un año de ejecución y un año de acciones de seguimiento.

(3) En la designación de los órganos nacionales de coordinación deberían utilizarse, en la medida de lo posible, las redes europeas existentes y determinarse explícitamente las capacidades y obligaciones de gestión.

(4) En futuros años europeos debería mantenerse la buena estructura del AEL, atendiendo a las consideraciones siguientes:

(a) Debería mantenerse la creación de un sitio web pero, teniendo en cuenta los recursos disponibles y los objetivos a más largo plazo, debería estudiarse detenidamente su papel y las cuestiones en las que ha de centrarse. El sitio debería estar diseñado y disponer de recursos suficientes para seguir funcionando después del año europeo.

(b) El logotipo del AEL fue un gran éxito pero, a la luz de la experiencia, debería reconsiderarse la necesidad de un eslogan común. Sería preferible animar a los países participantes a adoptar un eslogan adaptado a su situación nacional.

(c) Debería mantenerse y mejorarse el apoyo nacional en materia de relaciones públicas y definirse claramente su contenido en función de las necesidades de los ONC. Sería útil orientar ese apoyo hacia una ayuda a los ONC para que utilicen más eficazmente las actividades cofinanzadas en sus campañas en medios de comunicación nacionales.

(d) Deberían elaborarse menos artículos de promoción pero en mayores cantidades y prever los costes de almacenamiento y distribución de dichos artículos.

(5) Para aprovechar la experiencia acumulada, podría diseñarse una «plantilla operativa de los años europeos» que establezca las necesidades en recursos financieros y humanos en cada fase, el perfil de los recursos financieros y humanos necesarios, la identificación de los tipos de actividad y los requisitos mínimos de control.

(6) Sería útil también determinar un papel estratégico adecuado de los años europeos en la promoción continua de temas de interés europeo.

2. Desglose detallado de los compromisos del presupuesto comunitario

>SITIO PARA UN CUADRO>

3. Desglose detallado del gasto en los países participantes

>SITIO PARA UN CUADRO>

Notas explicativas

(1) Fuente: todos los datos proceden de entrevistas con los ONC realizadas por Ecotec entre mayo y junio de 2002, excepto en el caso de Luxemburgo, sobre el que se carece de datos, y Dinamarca, cuyos datos proceden del cuestionario enviado al Consejo de Europa en marzo de 2002.

(2) Fuente: informe final de EurO&M. El valor relativo a la cobertura radiofónica está basado en información facilitada por las emisoras de radios que se asociaron oficialmente a los acontecimientos. En Francia y Suecia no se logró la asociación de ninguna emisora de radio.

(3) Fuente: archivos de la Comisión Europea. Todos los países participantes podían solicitar cofinanciación para los actos nacionales de apertura y otras presentaciones del Año Europeo. Todos los países participantes, excepto Finlandia, Islandia y Noruega, solicitaron financiación. Las presidencias belga y sueca recibieron también fondos para los actos europeos de apertura y clausura.

(4) Fuente: archivos de la Comisión Europea. No se excluyó a los ONC y los ministerios de la convocatoria de ofertas para la cofinanciación de proyectos. No obstante, éstos debían declarar si existían conflictos de intereses que les impedían dar recomendaciones nacionales sobre determinados proyectos. Se financiaron iniciativas nacionales en cuya gestión o participación estaban implicados ONC o ministerios en Bélgica, Dinamarca, Francia, Italia, Países Bajos, Austria, Portugal, Finlandia y el Reino Unido.

(5) Fuente: informe final de EurO&M. Los datos sobre las publicaciones y los artículos de promoción se obtienen multiplicando el número de copias de cada artículo distribuidas directamente a los países participantes por el coste unitario de cada artículo. Los artículos restantes fueron distribuidos directamente por EurO&M, la Comisión Europea y el Consejo de Europa. En estos cálculos no se incluye el tiempo dedicado por el personal de base al contenido y diseño de los artículos.

(6) Fuente: informe final de EurO&M. Parte del presupuesto gestionado por EurO&M se dedicó a financiar contratos con empresas de relaciones públicas en los países participantes que trabajaron directa y exclusivamente en tareas definidas por los ONC en colaboración con ellos. Esta parte del presupuesto cubría también los costes de la formación en comunicación de los ONC impartida en enero de 2001 en París.

(7) Fuente: informe final de EurO&M. Se mencionan dieciocho países participantes aunque el lanzamiento de globos tuvo lugar sólo en diecisiete. Uno de ellos abandonó la idea tras el 11 de septiembre pero ya se habían invertido algunas cantidades en la preparación de este acontecimiento.

(8) Fuente: informe final de EurO&M. La campaña de tarjetas postales se llevó a cabo a nivel de la UE puesto que su texto estaba impreso en las once lenguas oficiales.

(9) Fuente: informes de la Comisión Europea sobre los proyectos. Las diferencias con el importe total comprometido se explican por el abandono de una pequeña cantidad de proyectos después de que se realizaran los compromisos finales.

(10) Fuente: Informes de la Comisión Europea sobre los proyectos.

Gasto del AEL en los países participantes per cápita de población

>SITIO PARA UN CUADRO>

En este cuadro no se tienen en cuenta los datos relativos a los proyectos europeos dado que su financiación no puede atribuirse correctamente a países específicos.

4. Selección de proyectos: datos estadísticos

Distribución de proyectos cofinanciados según los tipos de actividad

>SITIO PARA UN CUADRO>

Temas desarrollados en los proyectos

// %

Aprendizaje de una o varias lenguas específicas // 73 %

Conocimientos sobre una o varias lenguas específicas // 72 %

Métodos o planteamientos específicos de aprendizaje de idiomas // 59 %

Ventajas de los conocimientos lingüísticos en el desarrollo personal // 94 %

Ventajas de los conocimientos lingüísticos en el desarrollo profesional // 77 %

Capacidades genéricas del aprendizaje de idiomas // 65 %

Conocimientos de culturas específicas // 79 %

Conocimiento de proveedores de aprendizaje de idiomas o acceso a ellos // 57 %

Conocimiento o incremento del uso del aprendizaje electrónico (utilización de Internet o de otras tecnologías para el aprendizaje de idiomas) // 61 %

Desarrollo político o institucional en relación con la enseñanza y el aprendizaje de idiomas // 38 %

Lenguas beneficiarias

Grupo de lenguas // Veces que se benefició de una acción una de las lenguas del grupo

Lenguas oficiales (países de la UE y del EEE) [23] // 812

[23] Incluidos el islandés, el noruego, el irlandés y el luxemburgués.

Lenguas de los países candidatos // 111

Lenguas de otros países de Europa Central y Oriental // 68

Lenguajes de signos // 60

Lenguas regionales o minoritarias // 53

Lenguas con un presencia significativa en Europa como consecuencia de la inmigración // 42

Fuente: encuesta de ECOTEC sobre los proyectos cofinanciados.

5. Proyectos y actividades cofinanciados del AEL: ejemplos de buenas prácticas

Actividades cofinanciadas en las que participaron cadenas de radio o televisión

Danmarks Radio emitió una serie de diez programas de quince minutos cada uno y cuatro programas de treinta minutos cada uno en otras lenguas de la UE para animar a la gente a aprender idiomas. Un total de 758 000 personas siguieron estos programas.

En Grecia, ERT produjo cien espacios de televisión (de dos minutos cada uno) en los que personajes conocidos hablaban de sus experiencias personales en el aprendizaje de idiomas. Estos espacios se emitieron diariamente en horario de máxima audiencia, después de las noticias, (entre las 8 y las 11 de la noche) del 26 de septiembre al 30 de noviembre de 2001. Aproximadamente 200 000 personas los vieron cada noche.

En Finlandia, la Federación de profesores de idiomas (SUKOL) produjo un anuncio de televisión (de 20 segundos) destinado a animar a los niños de diez a catorce años a aprender idiomas. El anunció se difundió 32 veces en la cadena MTV3 entre el 17 y el 26 de septiembre de 2001. Según un análisis de la campaña, el anuncio fue visto 425 000 veces por el 65 % de la población destinataria. Concretamente, unos 200 000 niños de diez a catorce años vieron el anuncio aproximadamente dos veces. Uno de los factores de éxito fue el acuerdo con MTV3, que se comprometió a emitir el anuncio las veces necesarias para llegar al número de telespectadores acordado.

TV5, emisora francófona internacional, realizó 84 anuncios con jóvenes que explicaban cómo disfrutaban de su capacidad de expresarse en varios idiomas y qué les habían ayudado a conseguir sus conocimientos lingüísticos. Cada anuncio fue emitido veinte veces al día en las 120 redes transnacionales de televisión de que dispone TV5, así como en las redes asociadas, lo que supone una audiencia potencial de 600 millones de telespectadores. Los anuncios se emitieron también de forma continuada a lo largo del día en una estación de metro parisina durante un año y se incluyeron en un paquete para profesores enviado directamente a 14 5000 profesores de francés como lengua extranjera. Están también disponibles en el sitio web de TV5.

En Francia, la Confédération nationale des Radios Libre realizó y emitió, en colaboración con redes de Bélgica, Italia y España, 30 programas de radio dedicados específicamente a las lenguas regionales. Se hizo una amplia distribución de estos programas a las redes de las empresas que los produjeron y se pusieron a disposición de 275 cadenas que los difundieron. Según las estadísticas de audiencia, al menos cuatro millones de personas sintonizaron los programas, pero se trata de cálculo prudente basado en estudios fiables de audiencia. CNRL puso a disposición una aplicación de Internet específica sobre las lenguas regionales que permite descargar los programas, y creó un puesto de vicepresidente para las lenguas.

Cobertura televisiva y radiofónica no cofinanciada

En Austria, ORF se mostró especialmente comprometida con el AEL, el cual se benefició de una amplia cobertura televisiva y radiofónica. El proyecto Sprachpavillon, realizado conjuntamente por el Ministerio de Educación, Ciencia y Cultura y ORF, fue un magnífico ejemplo de actividad de sensibilización. Consistía en un pabellón móvil, transportado por un camión, equipado principalmente con pantallas para presentaciones y terminales de acceso a Internet. En mayo de 2001, el camión hizo una gira por todas las provincias austriacas en apoyo de los actos de apertura regionales, atrayendo al público en general con múltiples actividades. El pabellón sirvió también de actividad de acompañamiento de iniciativas austriacas del AEL de menor envergadura, como el proyecto Youki, cofinanciado por la Comisión Europea. Todos los acontecimientos del Sprachpavillon fueron emitidos y figuraron en espacios de ámbito nacional y regional. En la mayoría de las provincias, la cadena regional de ORF cooperó con emisiones regionales de los países vecinos (por ejemplo, RAI Trieste o Radio Maribor).

En Irlanda, el Autobús de las lenguas (Language Bus) era en sí una actividad de sensibilización que fue objeto de una excelente cobertura televisiva. El impulso inicial lo dio un comunicado de prensa con motivo de la puesta en marcha del autobús, que acabó teniendo repercusión nacional al convertirse en el tercer titular de las noticias del día. Ello contribuyó a dar identidad al autobús, que generó numerosas llamadas de personas deseosas de recibir su visita.

En Noruega, la emisora NRK realizó seis programas dedicados específicamente al AEL en la serie «On the blackboard» (en la pizarra), programa semanal dedicado al aprendizaje, el desarrollo y la enseñanza. Algunos de los temas eran «Conoce tu lengua y las de otros», «Las lenguas en Noruega: algo más que las dos lenguas noruegas escritas», «¿A quién le interesa aprender noruego?», «El panorama de las lenguas en Europa». Se difundió también una serie de diez programas de verano con consejos para hacer turismo en Europa.

Desarrollo o puesta en común de información sobre nuevos materiales de aprendizaje de idiomas

Uno de los objetivos de la conferencia Eurosign, organizada por la Asociación de sordos alemanes en Munich, era promover el uso de nuevas tecnologías para sordos, incluidas la televisión, Internet y Visicast (tecnología del lenguaje virtual). Se debatió también la idea de crear una universidad europea para sordos. La conferencia sirvió de foro de debate sobre estas cuestiones a los participantes de quince países. Se ha creado una red y en junio de 2002 se celebró una segunda conferencia en España.

En Weilburg, Alemania, se organizó un congreso específico para intercambiar experiencias sobre la enseñanza y el aprendizaje de idiomas en la escuela. Reunió a profesores del ámbito escolar y universitario para debatir cuestiones como programas lingüísticos, planes de estudios de base, el aprendizaje de idiomas en escuelas primarias, la enseñanza bilingüe y el uso de los medios de comunicación modernos. Los resultados de estos debates constituyen una contribución directa al desarrollo de un nuevo plan de estudios en Hessen. La red creada sigue funcionando tanto con grupos de trabajo formales como sobre una base informal.

Un grupo de profesionales puso en marcha en 2001 una «clase de autoaprendizaje», que se completará en 2002, como actividad paralela al proyecto KELTIC (España). El Congreso internacional sobre el aprendizaje de lenguas extranjeras en edades tempranas ha permitido también intercambiar experiencias y buenas prácticas sobre la enseñanza a una edad temprana. Se está preparando una publicación sobre las conclusiones del congreso.

En Italia, IRRE Lombardia elaboró un CD-ROM con los resultados de dieciséis conferencias sobre diferentes aspectos metodológicos de la enseñanza de idiomas en los jardines de infancia. Se identificaron las buenas prácticas en cada región y se sometieron al examen de equipos de estudio territoriales, y a continuación se difundió información en conferencias. Cada región recibirá 100 copias del CD-ROM.

En Islandia, se creó un sitio web y un CD-ROM sobre planteamientos alternativos en el aprendizaje y la enseñanza de idiomas a raíz de una conferencia sobre este tema. El CD-ROM y el sitio web contienen presentaciones de expertos de toda Europa. A la conferencia asistieron 200 profesores de idiomas (30-40 % de los profesores de idiomas de Islandia). Las presentaciones están disponibles en Islandia y fuera del país.

Desarrollo de instrumentos de sensibilización

En Bélgica, el Centro de educación para adultos de la Cámara de comercio de Bruselas creó una serie cursos de idiomas de prueba (Lingua-Snacks) de treinta minutos de duración basados en el método de respuesta física total. Se seleccionaron y formaron estudiantes adultos que debían hacer de profesores en el proyecto del AEL. Los cursos de prueba se impartieron a 417 participantes en quince lenguas. El promotor del proyecto creó un CD-ROM interactivo con cursos de lenguas de prueba basados en este método, titulado «Lingua-Snacks - Teaching Language Taster Courses with Total Physical Response», que está a disposición de todos los profesores y centros que deseen iniciar este tipo de cursos.

TV5 emitió una clase de francés al aire libre (une classe dans la Ville), a iniciativa de la Asociación de profesores de francés en Grecia, en la plaza principal de Tesalónica. A partir de las emisiones se creó un instrumento de aprendizaje, así como vídeos, juegos y actividades interactivas. El día siguiente se organizó un seminario de formación con profesores locales que explicaron el método aplicado durante el curso. Se elaboró y distribuyó también un vídeo para divulgar el instrumento de aprendizaje. Éste contiene extractos de los cursos y explica el método utilizado en el curso, basado en actividades televisivas e interactivas.

La Secretaría general de educación para adultos de Grecia elaboró también un carné de lenguas. La novedad es que se trata de un carné del aprendizaje de idiomas tanto formal como informal, mientras que la mayoría de los carnés se centran en las cualificaciones lingüísticas formales. Este carné tiene por objeto sensibilizar a los adultos que conocen algunas palabras en otros idiomas sin tener conciencia de ello. El carné piloto fue desarrollado por 100 adultos y lo completarán otros 300 usuarios en el transcurso de 2002, antes de ponerlo a disposición de todos los adultos que participen en programas de aprendizaje para adultos.

En Francia, «la Fête de Toutes les Langues» consistió en dos concursos sobre la mejor fiesta organizada por una clase para promover la diversidad lingüística. Los preparativos de la fiesta incluyeron actividades de investigación, aprendizaje de formas de escritura, estudio de la historia de las lenguas y las diferencias lingüísticas y utilización de las lenguas en el entorno local. Se desarrollaron cuatro materiales de enseñanza experimentales, adaptados del programa EV-lang, financiado por la Comisión Europea, y se distribuyeron a los colegios para apoyar sus actividades.

Dentro de su campaña de sensibilización «El lenguaje de signos: una de nuestras lenguas», la Asociación de sordos finlandesa desarrolló un paquete de materiales para la enseñanza del lenguaje de signos, que se distribuyó a 1 200 colegios de secundaria inferior y superior en Finlandia. Los materiales están también disponibles en el sitio web de la organización.

Iniciativas transfronterizas

Alemania y los Países Bajos: Se organizó un concurso de la «autoridad más favorable a las lenguas» entre los servicios públicos de ambos lados de la frontera. En la evaluación de las contribuciones, los organizadores se aseguraron de que se realizaban visitas in situ para evaluar la calidad de las iniciativas y aportar información y asesoramiento para nuevas evoluciones.

Suecia y Dinamarca: En el marco de un proyecto del ayuntamiento de Malmoe se desarrollaron varias actividades en ambos lados del Oresund destinadas a aumentar la sensibilidad de los niños y profesores de la enseñanza primaria sobre las lenguas de sus vecinos, así como su comprensión. Se dará continuidad a la iniciativa con otro proyecto apoyado en el marco del programa comunitario para la enseñanza secundaria Interreg III-A.

Austria y la República Checa (y otros PECO): Gymradio Hollabrunn es un programa de radio desarrollado por profesores y alumnos de la enseñanza secundaria de Hollabrunn para mejorar la comprensión de la población austriaca y checa en la región transfronteriza. A tal fin, se considera que la lengua es un importante vehículo y, dos veces por semana, se emiten cursos radiofónicos de checo para oyentes principiantes y avanzados. Para promocionar el programa, se entrevistó al Primer Ministro checo, Vaclav Klaus. En 2001, la escuela austriaca que inició el proyecto y una escuela checa cercana a la frontera crearon una asociación en la que la radio actúa de plataforma para el intercambio de alumnos, artistas y operadores turísticos locales.

Irlanda, España y el Reino Unido: El proyecto de teatro irlandés dirigido por Artslab tenía por objeto animar a los jóvenes irlandeses a establecer vínculos con los jóvenes de otras regiones bilingües como Navarra y Cataluña. Aunque ya existía una red internacional, los proyectos anteriores se habían centrado más en temas culturales que en temas lingüísticos. Esta vez, se destacó la importancia de las lenguas e intervinieron en el proyecto artistas creativos que participaron en laboratorios, actividades de formación y representaciones en tres países y en cinco lenguas (castellano, euskera, catalán, irlandés e inglés). Las actividades se completaron con una fiesta común organizada en cada una de las seis ciudades participantes.

España y otras instituciones de países del «arco atlántico»: El proyecto español KELTIC, basado en redes y articulado en torno a los cinco objetivos clave del AEL, desarrolló una red local/regional con instituciones asturianas, una red nacional y una red internacional. En él participaron también instituciones del arco atlántico. Entre sus iniciativas más destacadas cabe reseñar una reunión de tres días, con múltiples actividades orientadas a las lenguas y la cultura, estructurada en torno a talleres y mesas redondas, proyecciones de vídeos en Oviedo y un congreso internacional sobre el aprendizaje de idiomas a una edad temprana.

Rotterdam-Francfort-Bruselas: El Tren de las lenguas, un proyecto organizado por la academia de las lenguas de Maastricht, reunió en un tren a veinte jóvenes de cuatro países diferentes. El objetivo era que los jóvenes estudiaran las lenguas de sus compañeros durante un trayecto en tren. Las actividades tuvieron eco en los medios de comunicación, entre ellos, la radio, la prensa y la televisión. En las paradas del tren se llevaron a cabo acciones de sensibilización del público. Se está preparando otro proyecto basado en un trayecto en tren de Atenas a Bruselas.

Francia, Bélgica, Luxemburgo y Alemania: El Autobús de las lenguas hizo varias paradas en Francia, Luxemburgo, Alemania y Bélgica, y en cada una de ellas se organizó un festival para sensibilizar sobre las lenguas vecinas y promoverlas. Los ayuntamientos participaron estrechamente en la preparación del proyecto, que resultó, pues, un instrumento eficaz para sensibilizar a los responsables políticos locales sobre las lenguas y reunir a los alumnos, los profesores y los responsables políticos.

Top