Help Print this page 
Title and reference
Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social y al Comité de las Regiones - Cuadro de indicadores sobre la aplicación de la agenda de política social

/* COM/2002/0089 final */
Languages and formats available
Multilingual display
Text

52002DC0089

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social y al Comité de las Regiones - Cuadro de indicadores sobre la aplicación de la agenda de política social /* COM/2002/0089 final */


COMUNICACIÓN DE LA COMISIÓN AL CONSEJO, AL PARLAMENTO EUROPEO, AL COMITÉ ECONÓMICO Y SOCIAL Y AL COMITÉ DE LAS REGIONES - CUADRO DE INDICADORES SOBRE LA APLICACIÓN DE LA AGENDA DE POLÍTICA SOCIAL

ÍNDICE

1. Introducción

2. El empleo y la situación social

3. La aplicación de la agenda de política social

3.1. HACIA MÁS Y MEJORES PUESTOS DE TRABAJO

3.2. PREVISIÓN Y GESTIÓN DEL CAMBIO

3.3. FOMENTO DE LA INCLUSIÓN SOCIAL

3.4. MODERNIZACIÓN DE LA PROTECCIÓN SOCIAL

3.5. PROMOCIÓN DE LA IGUALDAD ENTRE HOMBRES Y MUJERES

3.6. REFUERZO DE LOS ASPECTOS DE POLÍTICA SOCIAL DE LA AMPLIACIÓN Y DE LAS RELACIONES EXTERIORES DE LA UNIÓN EUROPEA

4. Conclusiones y perspectivas

1. Introducción

La Agenda de política social es la hoja de ruta de la Unión Europea de cara a la modernización y la mejora del modelo social europeo a través de la inversión en las personas y de la construcción de un Estado del bienestar activo. Debería contribuir a la consecución del objetivo estratégico establecido en el Consejo Europeo de Lisboa de marzo de 2000.

Su objetivo es responder a los retos comunes a los que se ve confrontada la UE y al mismo tiempo lograr que se aprovechen al máximo las nuevas oportunidades que se presentan. La finalidad esencial de esta Agenda es transponer el objetivo de Lisboa -perfilado en las subsiguientes reuniones del Consejo Europeo- mediante el establecimiento de una interacción dinámica de medidas sociales, laborales y económicas que se refuercen mutuamente.

La Agenda debería reforzar el papel de la política social como factor productivo y también la solidaridad y el bienestar social. La promoción de la calidad es uno de los ejes fundamentales en torno a los que se articula la Agenda.

Tanto el Parlamento Europeo como el Consejo Europeo subrayaron la importancia que revestía disponer de un cuadro de indicadores para el seguimiento de los resultados y para verificar la determinación y las contribuciones de los diferentes agentes a la hora de aplicar esta Agenda.

El punto de referencia respecto al cual deben medirse los progresos realizados es la Comunicación [1] de la Comisión de junio de 2000 y las orientaciones políticas formuladas en el Consejo Europeo de Niza de diciembre de 2000. Éste es el segundo cuadro de indicadores, cuya finalidad es presentar los progresos realizados hasta el momento.

[1] COM(2000)379 de 28.6.2000

Este cuadro complementa, en relación con las acciones que forman parte de la agenda de política social, el informe de síntesis anual que se presentará al Consejo Europeo de primavera de Barcelona [2].

[2] COM(2002)14 de 15.1.2002

2. El empleo y la situación social

El crecimiento del empleo fue en 2000 el mayor de la pasada década. Se crearon casi tres millones de nuevos puestos de trabajo, con lo que la tasa de empleo alcanzó el 63,2 %, es decir, un 1 % más que en 1999 pero todavía un 4 % por debajo del objetivo intermedio de Estocolmo y un 7 % inferior al objetivo de Lisboa para 2010. Según recientes estimaciones, el empleo aumentará en un 1,1 % en 2001 y la tasa de empleo alcanzará el 64 %.

En el periodo 1998-2000, se crearon más puestos de trabajo a tiempo completo que a tiempo parcial. Los puestos de trabajo a tiempo completo representaron el 70 % de los puestos de trabajo netos creados en 2000, mientras que en 1999 esta proporción era del 60 % y en 1998 del 54 %.

La tasa de desempleo descendió en 2000 desde el 9,1 % hasta el 8,2 % y el número de personas desempleadas disminuyó en 1,5 millones, lo cual representa el mayor descenso de la década. De esta forma el número total de personas desempleadas, todavía demasiado elevado, pasó a ser de 14,5 millones. El desempleo de larga duración disminuyó más rápido que el desempleo general, llegando a un 3,6 %. Para 2001, se estima que la tasa de desempleo media de la UE-15 será del 7,7 %, lo que corresponde a casi un millón de desempleados menos, mientras que la de la zona del euro será del 8,4 %.

Los resultados de las reformas estructurales de los mercados de trabajo europeos empiezan a ser visibles, especialmente en lo que respecta a un aumento de la intensidad de creación de empleo del crecimiento, a una mayor creación de puestos de trabajo en los sectores de las altas tecnologías y de intensa concentración cognitiva -reflejo de la transición hacia una economía basada en el conocimiento- y a una mayor participación de la mujer en el mercado de trabajo. Los sectores de las altas tecnologías y de fuerte concentración cognitiva han sido el motor de la creación de puestos de trabajo en estos últimos tiempos, contribuyendo con más del 60 % a los 10 millones de puestos de trabajo creados entre 1995 y 2000. Ello benefició no sólo a los trabajadores altamente cualificados sino también a las personas de cualificaciones medias y bajas empleadas en dichos sectores. Más de 1,6 millones de los nuevos puestos de trabajo fueron para las mujeres, cuya tasa de empleo ascendió desde el 52,8 % de 1999 hasta el 54 % de 2000, estimándose que puede alcanzar el 54,7 % en 2001.

No obstante, aún subsisten algunas flaquezas estructurales en el empleo que requieren una atención permanente y reforzada:

* Baja tasa de empleo de los trabajadores de más edad: una tasa estimada del 38,3 % para 2001, cuando el objetivo de Estocolmo es alcanzar el 50 % en 2010.

* Brechas significativas entre hombres y mujeres: 18 % en la tasa de empleo y 14 % en la remuneración.

* Niveles elevados de desempleo: alrededor del 8 % de la población activa, con un 3,6 % de desempleo de larga duración y más de un 16 % de desempleo para los jóvenes.

* Diferencias regionales respecto al empleo y al desempleo, que siguen siendo pronunciadas.

A corto plazo, y habida cuenta de las poco favorables perspectivas económicas para 2001 y 2002 [3], la economía de la UE no ofrecerá el mismo entorno propicio a las mejoras en el ámbito del empleo. Aún se desconoce con exactitud la profundidad y la duración de la ralentización económica y su impacto preciso en el empleo.

[3] Véase Commission Economic Forecasts 2001-2003 - European economy; economic trends nº 10/11 - 2001

En su contribución [4] al Consejo Europeo informal de Gante de octubre de 2001, la Comisión presentó un análisis de la ralentización económica subrayando que todas las regiones más significativas del mundo estaban ya experimentando una ralentización antes de los trágicos acontecimientos del 11 de septiembre en Estados Unidos. A pesar de que sus cimientos son sólidos, la UE no ha podido substraerse a la ralentización y sus efectos en términos de empleo ya se dejaron sentir durante la segunda mitad de 2000 en algunos Estados miembros y, con distintos grados de intensidad, en diversos sectores de la economía. En el informe anual de síntesis [5] que se presentará al Consejo Europeo de primavera de Barcelona se profundiza en este análisis y se subraya que las condiciones políticas y económicas existentes en marzo de 2000 o incluso en marzo de 2001 cuando se celebró el pasado Consejo Europeo de primavera, eran muy diferentes de las actuales. No obstante, hay razones para pensar, con cauto optimismo, que la actual ralentización no va a durar mucho.

[4] COM(2001)611 de 17.10.2001

[5] COM(2002)14 de 15.1.2002

Aun así, a finales de 2001 la ralentización económica ya había acabado con el descenso mensual de las tasas de desempleo. Esta tendencia supone un desafío para las políticas activas del mercado de trabajo a la hora de ayudar a los desempleados a encontrar nuevos trabajos y de combatir el desempleo de larga duración. Exigen asimismo el respeto del compromiso con la estrategia de Lisboa destinada a conseguir una mayor participación de las mujeres y de los trabajadores de más edad en el mercado de trabajo.

La aceptación general de que la situación económica y laboral experimentó una mejoría global hasta 2001 contrasta con la muy desigual percepción en los diferentes Estados miembros de la evolución de la situación respecto a la pobreza y la exclusión social.

La pobreza y la exclusión social siguen estando muy extendidas en la Unión Europea pero la magnitud y la naturaleza del problema varían significativamente de unos Estados miembros a otros. No obstante, como subsiste un problema relacionado con la falta de estadísticas actualizadas y comparables, no es posible disponer de una visión completa de la situación actual y es difícil evaluar el impacto del periodo de crecimiento económico, de descenso del desempleo y de aumento del empleo de la segunda mitad de la pasada década.

Por lo que se refiere a la distribución de la renta, los datos del Panel de Hogares de la Comunidad Europea, presentado como el indicador estructural sobre el que se basa el informe de síntesis anual, ponen de manifiesto la existencia de desigualdades significativas en la distribución de la renta per cápita. La relación entre la renta media del 20 % de la población con mayores ingresos y la del 20 % con ingresos más reducidos es de 5,7 para el conjunto de la UE, una cifra que disfraza las acusadas diferencias existentes entre los Estados miembros [6].

[6] Véase el indicador estructural IV.1 - distribución de la renta. Fuente: SEC(2002)29, anexo 2 del documento de trabajo de los servicios de la Comisión en apoyo del informe de la Comisión al Consejo Europeo de primavera de Barcelona.

Resulta especialmente preocupante la proporción, todavía demasiado elevada, de personas que viven con reducidos ingresos. Alrededor del 18 % de la población, es decir, más de 60 millones de personas, se hallan expuestos al riesgo de caer en la pobreza, al vivir por debajo de un umbral establecido en el 60 % de los ingresos medios equivalentes. En este terreno se registran también considerables diferencias entre los Estados miembros con una población por debajo del umbral establecido que varía entre el 8 % y el 23 % [7].

[7] Véase el indicador estructural IV.2.2 - índice de riesgo de pobreza tras las transferencias sociales. Fuente: véase la nota anterior.

Si no fuera por las transferencias sociales -excluidas las pensiones- un 26 % de la población de la UE viviría en la pobreza, en comparación con el 18 % actual. Este ejemplo específico muestra los efectos que tendría la ausencia de política social en la sociedad europea. [8] Además, al examinar la cuestión de la exclusión social y de la pobreza debe prestarse especial atención a la situación de las personas que llevan viviendo con reducidos ingresos durante un largo periodo de tiempo. Un 9 % de la población, es decir alrededor de 30 millones de personas, estaba en situación de riesgo continuado de pobreza. Esta proporción varía, según los diferentes Estados miembros, entre el 3 % y el 15 % [9].

[8] Véase el indicador estructural IV.2.1 - índice de riesgo de pobreza antes de las transferencias sociales. Fuente: véase la nota anterior.

[9] Véase el indicador estructural IV.3 - riesgo continuado de pobreza. Fuente: la misma de la nota anterior.

3. La aplicación de la agenda de política social

La Comunicación de la Comisión de junio de 2000 contenía en su anexo 1 las propuestas e iniciativas presentadas por la Comisión y un calendario al respecto. Todas las iniciativas anunciadas para 2000 y 2001 se han presentado y las cuestiones de mayor calado -como la revisión en profundidad de la estrategia europea de empleo y la nueva estrategia comunitaria sobre salud y seguridad- están en plena fase de preparación. Por lo tanto, ya se han dado los pasos iniciales que resultaban necesarios. Algunas iniciativas han conducido a la adopción de decisiones, mientras que otras están siendo objeto de negociación.

Más que una descripción detallada de las medidas puestas en marcha por la Comisión, lo que se presenta a continuación es una visión de conjunto de las medidas y de los resultados, con una especificación en caso necesario del papel de los diferentes actores. No obstante, habida cuenta de que la Agenda de política social está todavía en una fase bastante temprana de su aplicación, en la que se acaban de proponer y transmitir nuevas iniciativas a las demás instituciones y actores, estas nuevas medidas constituyen una parte significativa del presente cuadro de resultados.

La estructura de esta visión de conjunto se ajusta a las orientaciones políticas adoptadas en el Consejo Europeo de Niza para la Agenda de política social.

3.1. HACIA MÁS Y MEJORES PUESTOS DE TRABAJO

Aumento de la participación en el empleo y lucha contra el desempleo de larga duración

El Consejo Europeo de Lisboa situó los esfuerzos para alcanzar el pleno empleo entre las prioridades clave de la Unión Europea [10]. La dinámica de la Agenda de Lisboa, basada en la consecución de más y mejores puestos de trabajo, recibió el apoyo del Consejo Europeo de Estocolmo, en el que los Jefes de Estado y de Gobierno decidieron complementar los objetivos de Lisboa con diversos objetivos cuantitativos intermedios para 2005 y con uno específico para los trabajadores de más edad [11]. Se pidió a los Estados miembros que definieran enfoques e indicadores comunes sobre la calidad del trabajo. Se pidió que se emprendieran varias iniciativas en favor de las cualificaciones y de la movilidad. Se pidió al Consejo y a la Comisión que presentaran un informe conjunto sobre la manera de incrementar la tasa de actividad y de promover la prolongación de la vida activa.

[10] Objetivos acordados en Lisboa: actuar para acercar la tasa de empleo lo más cerca posible del 70% antes de 2010 y aumentar el número de mujeres empleadas a más del 60% en 2010, teniendo siempre en cuenta los diferentes puntos de partida de los Estados miembros.

[11] Se especificaban para 2005 los objetivos de alcanzar una tasa de empleo global del 67 % y una tasa de empleo femenino del 57 %, así como el objetivo de haber alcanzado en 2010 el 50% para la tasa de empleo de las personas de más edad (55-64).

Calidad del trabajo

La cantidad de trabajo no debe oponerse a la calidad del mismo. En concreto, la opción escogida para la UE es el refuerzo de la calidad del trabajo como contribución al incremento del empleo. Esta opción quedaba reflejada con claridad en las orientaciones políticas de Lisboa -«más y mejores puestos de trabajo»- y de Estocolmo y también se indicaba explícitamente en la Agenda de política social adoptada en Niza. La Comunicación de la Comisión, de junio de 2001, sobre un marco para invertir en la calidad contenía una propuesta concreta para avanzar en la consecución de este objetivo, propuesta que se incorporó a las directrices de empleo para el año 2002.

El Consejo, siguiendo el informe elaborado por el Comité de Empleo, expresó su acuerdo sobre todos los componentes clave de la calidad, así como sobre los indicadores principales asociados y los indicadores secundarios que permitan realizar el seguimiento de los cambios y medir los progresos realizados. Pero es necesario proseguir el trabajo. En este sentido, podría desempeñar un importante papel el programa de investigación socioeconómica, que fomenta y apoya la investigación sobre el perfeccionamiento de los indicadores destinados a medir la calidad del trabajo.

* Comunicación sobre un marco para invertir en la calidad [12].

[12] COM(2001)313 de 20.6.2001

* Objetivos cualitativos incorporados a las directrices de empleo para 2002.

* Indicadores cualitativos adoptados en el Consejo Europeo de Laeken.

Refuerzo y continuación de la estrategia coordinada de empleo

La Comisión propuso, el 12 de septiembre de 2001, un nuevo conjunto de medidas en favor del empleo que, previa consulta al Parlamento Europeo, el Comité de las Regiones y el Comité Económico y Social, fue adoptado por el Consejo el 3 de diciembre y presentado en el curso de la Cumbre de Laeken.

El análisis de las políticas de empleo de los Estados miembros contenido en el informe conjunto sobre el empleo de 2001 ponía de manifiesto que en conjunto se habían realizado notables progresos pero que seguían existiendo algunos problemas estructurales. La evaluación de los resultados del empleo y de los progresos realizados, en combinación con unas perspectivas económicas menos favorables, pone de manifiesto la necesidad de proseguir sin complacencia las reformas estructurales del mercado de trabajo.

Por lo que se refiere a los cuatro pilares de la estrategia de empleo, las combinaciones de políticas [13] siguen desequilibradas en favor de las acciones del pilar empleabilidad, seguido del pilar espíritu de empresa. Todavía son relativamente poco importantes las acciones de los pilares adaptabilidad e igualdad de oportunidades. Aunque ha mejorado la colaboración entre las autoridades públicas y los interlocutores sociales, las contribuciones específicas de estos últimos son difíciles de concretar. Ello es válido sobre todo para el caso del pilar adaptabilidad.

[13] En el contexto de la aplicación de las directrices de empleo, la expresión «combinación de políticas» se refiere al equilibrio entre los cuatro pilares de las directrices.

Se ha avanzado claramente en el desarrollo del aprendizaje permanente, que se ha confirmado como una prioridad política en toda la Unión Europea. Aproximadamente la mitad de los Estados miembros han adoptado ya estrategias globales en materia de aprendizaje permanente, si bien su aplicación es sólo incipiente. Uno de los puntos débiles a los que debe prestarse atención es que pocos Estados miembros se han fijado objetivos de aumento de la inversión en recursos humanos o de participación en el aprendizaje complementario.

Los avances de la reforma de los sistemas de prestaciones y de las estructuras incentivadoras son, con frecuencia, insuficientes para fomentar la participación. Asimismo debe prestarse mayor atención a la interacción entre los sistemas fiscal y de prestaciones.

La mayoría de los Estados miembros no dispone aún de un planteamiento global respecto a la integración de la igualdad entre hombres y mujeres en el conjunto de las políticas. Las medidas adoptadas para reducir las todavía muy elevadas diferencias de remuneración entre hombres y mujeres son limitadas y apenas existen nuevas iniciativas para promover la participación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones. Los servicios de guardería siguen siendo insuficientes en muchos Estados miembros y tampoco se dispone todavía de un enfoque claro sobre la cuestión del cuidado de las personas de la tercera edad o de otras personas dependientes.

Por lo que se refiere a las directrices de empleo para 2002, la Comisión, apoyada por las demás instituciones de la UE, optó por la continuidad en el año 2002, a la vista de los cambios significativos realizados en 2001 y de la revisión en profundidad prevista en 2002. No obstante, las directrices incorporan los nuevos objetivos sobre empleo acordados en Estocolmo así como el nuevo objetivo horizontal específico sobre la calidad en el trabajo.

Además, se ha dirigido a los Estados miembros una serie de recomendaciones en materia de empleo.

En 2001 se emprendieron trabajos sustanciales, en estrecha cooperación con las autoridades nacionales, para evaluar la estrategia de empleo y preparar la revisión quinquenal de 2002.

También se han realizado progresos en cuanto a la adopción de una decisión sobre medidas comunitarias de incentivación en el ámbito del empleo. En junio de 2001 el Consejo adoptó una posición común que tenía en cuenta el dictamen del Parlamento Europeo. Se espera que el Parlamento Europeo y el Consejo lleguen en breve a un acuerdo sobre el programa de acción.

La estrategia de empleo se elabora teniendo en cuenta las Orientaciones Generales de Política Económica. Así, la política de empleo y la política económica se refuerzan mutuamente.

Medidas clave

* Adopción del informe conjunto sobre el empleo de 2001, de las directrices de empleo para 2002 y de las recomendaciones sobre política de empleo [14].

[14] COM (2001)438 de 12.9.2001

* Programa de acción sobre medidas de incentivación del empleo (posición común en junio - segunda lectura en el Parlamento Europeo) [15].

[15] COM(2000)459 de 20.7.2000

El papel del Fondo Social Europeo

Como recuerdan las directrices para el empleo, el Fondo Social Europeo apoya y complementa las actividades de los Estados miembros dirigidas al desarrollo de sus mercados de trabajo y de sus recursos humanos, especialmente en el contexto de la estrategia europea de empleo y de los planes nacionales de acción en favor del empleo. Si observamos los programas adoptados en el año 2000 veremos que más de la mitad de la ayuda correspondiente al periodo de programación 2000-2006 se destinará a la empleabilidad, y especialmente a la promoción de políticas activas de mercado de trabajo y a la prevención del desempleo. Una parte considerable de la ayuda se destinará a la adaptabilidad de la población activa y al desarrollo de métodos de aprendizaje permanente. El Fondo Social Europeo fomenta también actividades destinadas a las PYME e impulsa la creación de nuevas empresas y de nuevos puestos de trabajo en el sector de los servicios. Por último, y como complemento de la integración de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en todas las actividades financiadas por el Fondo, están proyectadas acciones específicas para mejorar el acceso de las mujeres al mercado de trabajo y su participación en el mismo.

Los Estados miembros deben aplicar los programas de forma flexible, teniendo siempre en cuenta las circunstancias cambiantes en las que se desarrolla la estrategia de empleo. Un país ha puesto en marcha un seguimiento continuo de la coherencia entre los planes nacionales de acción y los programas del Fondo Social Europeo. Otros Estados miembros podrían seguir este ejemplo en el contexto de sus procesos de seguimiento, tal como dispone el nuevo Reglamento sobre los Fondos Estructurales [16].

[16] Reglamento 1260/1999, artículo 36.

Medidas clave

* Acuerdo con los Estados miembros sobre los marcos comunitarios de apoyo y otros documentos de programación para el Fondo Social Europeo.

* Adopción de 17 programas operativos para EQUAL.

Las dimensiones local y regional de la estrategia de empleo

En el contexto de una nueva y mejor gobernanza, se ha prestado especial atención al refuerzo de la dimensión regional y local de la política de empleo. Aunque la concepción global de la estrategia de empleo se realiza a nivel europeo, su formulación y aplicación satisfactorias dependen en gran medida de los actores locales. Para ello se requiere la movilización de todos los recursos disponibles y el apoyo activo de las autoridades regionales y locales.

La razón por la que son tan importantes estas dimensiones local y regional es que se quiere conseguir la máxima difusión de la amplia experiencia y de los numerosos conocimientos acumulados a estos niveles. Por ello, la Comisión propuso la difusión de las mejores prácticas entre los Estados miembros y en el interior de los mismos, así como el desarrollo de unas estrategias locales de empleo que sean coherentes con los planes nacionales de acción y reflejen las prioridades a escala local.

Medidas clave

* Comunicación sobre la actuación local en favor del empleo - Una dimensión local para la estrategia europea de empleo [17].

[17] COM(2000)196 de 7.4.2000

* Comunicación sobre el fortalecimiento de la dimensión local de la estrategia europea de empleo [18].

[18] COM(2001)629 de 7.11.2001

* Convocatoria de propuestas según el artículo 6 del Fondo Social Europeo para financiar proyectos relacionados con el desarrollo de estrategias locales de empleo [19].

[19] DO C 306 de 31.10.2001

Dimensión social y de empleo de la sociedad de la información

Uno de los elementos esenciales de la estrategia de Lisboa es la rápida transición hacia una economía basada en el conocimiento, cuya dimensión social y de empleo se examinó en un informe de análisis comparativo que subraya el rápido aumento de la influencia de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) en los puestos de trabajo, en la formación y en la organización del trabajo. Por otro lado, se puso en marcha el plan de acción «elearning: Concebir la educación del futuro».

La cuestión de la acreditación en materia de tecnologías de la información, uno de los elementos de la iniciativa e-Europe, fue examinada por el grupo de alto nivel sobre la dimensión social y de empleo de la sociedad de la información, que consideró que el Permiso de Conducción Informático Europeo (PCIE) puede constituir un sistema de acreditación y solicitó que para la concepción del futuro título europeo en competencias informáticas de base se tenga en cuenta el plan de acción eLearning, tal como se indica en el propio plan.

Medidas clave

* Comunicación sobre eEurope 2002 - Impacto y prioridades [20].

[20] COM(2001)140 de 13.3.2001

* Informe de evaluación comparativa a raíz de la Comunicación «Estrategias para la creación de empleo en la sociedad de la información. [21].

[21] SEC(2001)222 de 7.2.2001

* Comunicación sobre el Plan de acción eLearning [22].

[22] COM(2001)172 de 28.3.2001

Movilidad

Además, una Europa basada en el conocimiento requiere nuevas iniciativas en favor de la movilidad, dirigidas en particular a los profesores, los investigadores, los profesionales de la formación y las personas en proceso de formación. Estos grupos destinatarios fueron objeto de atención en la Recomendación del Parlamento Europeo y del Consejo de 10 de julio de 2001 [23]. La Comisión adoptó también una Comunicación sobre una estrategia de movilidad para el espacio europeo de investigación [24]. A finales de febrero de 2001, la Comisión adoptó una Comunicación sobre los nuevos mercados de trabajo europeos, abiertos a todos y accesibles para todos [25]. Esta iniciativa está destinada a eliminar los obstáculos a la movilidad y a aumentar las competencias de la población activa europea a todos los niveles. Uno de sus frutos ha sido el establecimiento de un grupo operativo sobre las capacidades y la movilidad cuyo informe contribuirá al desarrollo de un plan de acción sobre la movilidad que se presentará a principios de 2002. Por lo que se refiere al aumento de las competencias, también se presentó un programa de trabajo sobre los objetivos concretos de los sistemas de educación y formación [26].

[23] COM(1999)708 de 21.1.2000

[24] COM(2001)331 de 20.6.2001

[25] COM(2001)116 de 28.2.2001

[26] COM(2001)501 de 7.9.2001

Estas medidas en el ámbito del empleo deberían complementarse con progresos concretos en lo relativo a la coordinación de los sistemas de seguridad social. El Consejo ha realizado progresos en lo relativo a la coordinación de los sistemas de seguridad social al adoptar parámetros para la modernización del Reglamento CEE nº1408/71. Por lo que se refiere a la salvaguarda de los derechos complementarios de pensión de los trabajadores que se desplazan en la Unión Europea, en julio de 2001 se creó un comité que estudiará la cuestión de las pensiones complementarias [27].

[27] C(2001)1775 de 2.7.2001

Medidas clave

* Creación de un grupo operativo sobre las capacidades y la movilidad - su informe de diciembre de 2001 contribuirá al desarrollo de un plan de acción sobre la movilidad que se presentará a principios de 2002 [28].

[28] Creación de un grupo de trabajo sobre capacitación y movilidad, de acuerdo con lo dispuesto en el Consejo Europeo de Estocolmo y la Comunicación de la Comisión

* Comunicación sobre el aprendizaje permanente [29].

[29] COM(2001)678 de 21.11.2001

* Adopción de parámetros para la modernización del Reglamento 1408/71 sobre la coordinación de los sistemas de seguridad social [30].

[30] COM(1998)779 de 21.12.1998

3.2. PREVISIÓN Y GESTIÓN DEL CAMBIO

Mayor participación de los trabajadores en la gestión del cambio

El acuerdo final del Consejo sobre el Reglamento por el que se establece el estatuto de la sociedad europea y sobre la Directiva relativa a la participación de los trabajadores en dichas sociedades es uno de los logros más importantes de 2001. Va a resultar crucial para que las empresas puedan sacar más provecho del mercado interior, ya que mejorará los aspectos organizativos y de gestión. Puede decirse que se ha superado un obstáculo importante en relación con las diferentes series de normas y procedimientos dirigidos a las empresas que operan en la Unión Europea. Se han adoptado normas específicas respecto a la participación de los trabajadores en este nuevo tipo de empresas.

Además, el Consejo y el Parlamento Europeo han adoptado una Directiva por la que se establece un marco general relativo a la información y la consulta de los trabajadores en la Comunidad Europea. Asimismo, en 2001 se codificó la Directiva sobre traspasos de 1977 y 1988 [31]

[31] COM(2000)259

Medidas clave

* Estatuto de la sociedad anónima europea y Directiva sobre la implicación de los trabajadores (acuerdo) [32].

[32] COM(1989)268 de 24.8.1989

* Directiva sobre la información y la consulta (acuerdo) [33].

[33] COM(1998)612 de 11.11.1998

* Apoyo de conformidad con el artículo 6 del Fondo Social Europeo a 35 medidas innovadoras relativas a la adaptación a la nueva economía dentro del marco del diálogo social [34].

[34] La lista de medidas puede consultarse en la siguiente dirección: http://europa.eu.int/comm/dgs/employment_social/tender_en.htm (referenciaVP/2001/005)

Salud y seguridad en el trabajo

La salud y la seguridad en el trabajo constituyen un elemento esencial de la calidad del trabajo y contribuyen al establecimiento de un terreno común con condiciones similares para todas las empresas que operan en la UE en la medida en que deben ajustarse a un conjunto uniforme de normas mínimas. Estas normas proporcionan seguridad a los trabajadores y ayudan a las empresas a reducir, mediante la prevención, los costes derivados de las enfermedades y accidentes relacionados con el trabajo.

El establecimiento de normas mínimas por las que se garantiza un nivel elevado de protección y se crean unas condiciones similares obliga a la adopción de medidas legislativas.

El trabajo legislativo se ha centrado en cuatro cuestiones: andamios, amianto, vibraciones y ruido. Además, se ha consultado a los interlocutores sociales sobre la salud y la seguridad de los trabajadores por cuenta propia.

Estos últimos años se han realizado progresos en cuanto a la reducción de los accidentes laborales y el número total de accidentes graves ha disminuido significativamente desde mediados de los noventa, aunque no todos los territorios de la Unión Europea han experimentado este descenso. El descenso general de los accidentes de casi un 10 % para el periodo 1994-1998 pone de manifiesto los beneficios de las medidas preventivas y de las normas de salud y seguridad.

No obstante, la alta incidencia de accidentes laborales sigue siendo una carga muy pesada para la competitividad europea: tanto en 1998 como en 1999 se perdieron casi 148 millones de jornadas de trabajo a causa de dichos accidentes. En 1998 la incidencia de accidentes laborales graves descendió hasta los 4 089 por 100 000 trabajadores, es decir que el número total de accidentes fue todavía de 4,7 millones. Hubo también, en 1998, 5 476 accidentes mortales en el trabajo [35]. Esta cifra demuestra la insuficiencia de las prácticas actuales en materia de salud y seguridad en el trabajo y, como consecuencia, el coste de una política no social para las empresas y los trabajadores.

[35] Accidentes laborales en la UE 1998-1999. Fuente: Statistics in focus. Population and social conditions (16-2001).

En esta cuestión intervienen diferentes modelos de composición sectorial de la economía y de categorías profesionales. La incidencia de accidentes laborales es superior a la media en la industria pesquera (2,4), la agricultura (1,3), la construcción (1,4) y los transportes (1,1) y afecta, en especial, a varones que no han cursado estudios secundarios, mayoritarios en dichos sectores [36].

[36] Fuente: Statistics in focus. Population and social conditions (16-2001).

Además, las rápidas transformaciones del mundo del trabajo, que imponen nuevas formas de organización del mismo, amén de ritmos y cadencias más febriles, crean nuevos problemas y exigen nuevas soluciones. Aparecen nuevos tipos de riesgos que originan nuevos problemas de salud, como por ejemplo las lesiones musculoesqueléticas y las enfermedades denominadas psicosociales, como el estrés, la depresión y la ansiedad, que representan un 26 % de las ausencias del trabajo de más de dos semanas [37].

[37] Problemas de salud relacionados con el trabajo en la UE 1998-1999. Fuente: Eurostat statistics in focus. Population and social conditions (17-2001).

Para preparar la nueva estrategia de salud y seguridad que se presentará a principios de 2002, el Comité Económico y Social emitió un dictamen exploratorio. Este informe -preparado conjuntamente por representantes de los empresarios, los trabajadores y otras partes interesadas- ofrece una sólida base para la nueva estrategia, al señalar la forma en que la Unión Europea puede responder a los nuevos y los antiguos riesgos en el trabajo, y analiza la forma en que pueden combinarse los diferentes instrumentos disponibles a escala europea para mejorar las normas y las prácticas en el conjunto de la Unión.

Medidas clave

* Directiva sobre andamios (adoptada en junio de 2001) [38].

[38] COM(1998)678 de 27.11.1998

* Salud y seguridad de los trabajadores por cuenta propia - segunda fase de la consulta a los interlocutores sociales (junio de 2001) [39].

[39] C(2001)1535 de 7.6.2001

* Directiva sobre vibraciones (posición común en junio de 2001 // segunda lectura del Parlamento Europeo en octubre) [40].

[40] COM(1992)560 de 23.12.1992

* Directiva sobre el ruido (posición común en octubre de 2001) [41].

[41] COM(1992)560

* Directiva sobre el amianto (propuesta de la Comisión - julio de 2001) [42].

[42] COM(2001)417 de 20.7.2001

* Informe de propia iniciativa del Comité Económico y Social sobre salud y seguridad en el trabajo [43].

[43] CES(2001)937 de 11.7.2001

Entorno de trabajo y relaciones laborales

En 2001 se creó el Observatorio Europeo del Cambio cuya función es recoger y difundir información sobre aspectos del cambio económico y social derivados de las transformaciones en los ámbitos de las tecnologías, de la organización del trabajo, de los modelos de producción y de empresa y de las prácticas laborales.

También se creó un Grupo de Alto Nivel sobre las relaciones laborales que se centrará en las cuestiones clave que afectan a las relaciones laborales en un entorno en continua transformación y que dedicará especial atención a la futura ampliación. Este grupo preparará un informe para el Consejo Europeo de Primavera de Barcelona en el que se presentará a grandes rasgos una serie de propuestas destinadas a ayudar a los responsables de la toma de decisiones en Europa, y en particular a los interlocutores sociales, a que contribuyan eficazmente a mejorar el proceso de gestión del cambio. Los interlocutores sociales han abordado, en la primera y la segunda fase de consultas, la modernización y la mejora de las relaciones laborales y han entablado negociaciones sobre el teletrabajo, al objeto de alcanzar un acuerdo que pueda ser aplicado por sus miembros nacionales, de acuerdo con el apartado 2 del artículo 139 del Tratado CE. Sobre esta cuestión, ya se han adoptado directrices en el sector de las telecomunicaciones (febrero de 2001) y en el del comercio (abril de 2001).

Por lo que se refiere al trabajo a través de agencias de trabajo temporal, las negociaciones llevadas a cabo por los interlocutores sociales no han conducido a ningún acuerdo. La Comisión presentará una propuesta de directiva del Consejo y del Parlamento Europeo a principios de 2002, en la que se tendrá en cuenta el resultado de las negociaciones de los interlocutores sociales y, en particular los aspectos en los que se haya alcanzado un consenso. También se tendrá en cuenta la declaración conjunta de octubre de 2001 realizada por los interlocutores sociales sectoriales respecto al trabajo a través de agencias de trabajo temporal.

En agosto de 2001, la Comisión puso en marcha la primera fase de consultas con los interlocutores sociales sobre la protección de los datos de los trabajadores.

Además, se ha invitado a los interlocutores sociales a contribuir a la aplicación de la estrategia europea de empleo, y en particular de su pilar adaptabilidad.

La formación profesional es también un elemento clave en este ámbito. Los interlocutores sociales a nivel interprofesional están preparando actualmente un informe conjunto para el Consejo Europeo de Barcelona que se centrará en un conjunto de acciones clave entre las que cabe destacar la identificación y previsión de las necesidades en cuanto a las competencias; el reconocimiento y la validación de las competencias; la información, el apoyo y la orientación; y la movilización de los recursos. La intención es abrir posteriormente negociaciones sobre estas cuestiones.

También a nivel sectorial, los interlocutores sociales están trabajando sobre la cuestión de la formación profesional, en particular mediante algunos proyectos conjuntos específicos.

En el campo de la legislación, se ha avanzado en lo concerniente a la propuesta de la Comisión sobre una directiva por la que se modificará la Directiva 80/987/CEE del Consejo relativa a la protección de los trabajadores asalariados en caso de insolvencia del empresario. El dictamen del Parlamento Europeo en primera lectura se adoptó el 29 de noviembre de 2001 y el Consejo alcanzó un acuerdo político sobre una posición común el 3 de diciembre de 2001. Para preparar la Comunicación y el plan de acción sobre la participación financiera de los trabajadores y para facilitar una amplia consulta sobre este tema, la Comisión publicó en julio un documento de trabajo [44].

[44] SEC 2001 (1308) de 26.7.2001

La Comisión adoptó también una Comunicación sobre los aspectos sociales de la contratación pública.

* Creación de un Observatorio Europeo del Cambio.

* Contribución de los interlocutores sociales a la aplicación de la estrategia de empleo.

* Adaptabilidad y modernización de las relaciones laborales en relación con la estrategia de empleo -segunda fase de consultas a los interlocutores sociales previas a la apertura de negociaciones sobre el teletrabajo- inicio en octubre de 2001.

* Insolvencia - posición común en diciembre de 2001 [45].

[45] COM(2000)832 de 15.1.2001

* Comunicación por la que se interpretan aspectos sociales de la contratación pública [46]

[46] COM 2001 (566) de 15.10.2001

Responsabilidad social de las empresas

Como resultado del Libro Verde sobre el fomento de un marco europeo para la responsabilidad social de las empresas se ha puesto en marcha a escala europea un amplio debate y un intercambio de buenas prácticas. Aunque sobre una base totalmente voluntaria, las empresas han mostrado gran interés en desarrollar y reforzar su propia responsabilidad social respecto a sus trabajadores y al entorno en el que están ubicadas. Es un aspecto esencial de cara a la aplicación del desarrollo sostenible y a una mejor articulación de los imperativos económicos, sociales y medioambientales, especialmente a la luz de las exigencias de los consumidores.

* Libro Verde sobre la responsabilidad social de las empresas [47]

[47] COM(2001)366 de 18.7.2001

3.3. FOMENTO DE LA INCLUSIÓN SOCIAL

Las conclusiones del Consejo Europeo de Lisboa señalaban explícitamente que «es inaceptable el número de personas que viven en la Unión por debajo del umbral de pobreza y excluidas socialmente». También explícitamente las conclusiones exigían que se tomaran medidas que tuvieran un impacto decisivo en la erradicación de la pobreza antes de 2010. Aunque no llegó a fijar unos objetivos comúnmente aceptados, Lisboa estableció las primeras medidas que deberían orientar los esfuerzos dirigidos a reforzar la cooperación a escala de la UE sobre las políticas de lucha contra la pobreza y la exclusión social. También afirmaba explícitamente que el «método abierto de coordinación» debía ser la base adecuada para dicha cooperación.

Estrategia de inclusión social - el método abierto de coordinación

Este salto adelante, de gran importancia política, se desarrolló aún más en la Agenda de política social, principalmente a través del compromiso de presentar a más tardar en junio de 2001 un plan nacional de acción para los dos años siguientes. Los objetivos de la estrategia a los que pretenden responder estos planes se fijaron en el Consejo Europeo de Niza [48]. Abordan la naturaleza compleja y multidimensional de la pobreza y de la exclusión social y movilizan un amplio abanico de políticas. Son cuatro los objetivos identificados:

[48] Acuerdo político del Consejo el 17 de octubre de 2000

* fomento de la participación en el empleo y del acceso a los recursos, derechos, bienes y servicios por parte de todos,

* prevención de los riesgos de exclusión,

* actuación en favor de los más vulnerables,

* movilización de todos los agentes.

El informe conjunto sobre la integración social contiene un análisis detallado de la situación en todos los Estados miembros, una evaluación de los desafíos clave de cara al futuro y una identificación de las buenas prácticas y de los enfoques innovadores de interés general. Sobre la base de los planes nacionales de acción contra la pobreza y la exclusión social presentados por todos los Estados miembros en junio de 2001, y a la luz de los cuatro objetivos comunes, el informe es el primer documento político de la Comisión y el Consejo sobre la pobreza y la exclusión social a escala de la UE y, en consecuencia, constituye un hito en el fortalecimiento del modelo social europeo. Proporciona asimismo una demostración de la viabilidad del método abierto de coordinación en el ámbito social y del potencial del método de revisión por los pares, esencial para conseguir la íntegra aplicación de esta estrategia.

También se han realizado progresos significativos en lo relativo al desarrollo y perfeccionamiento de indicadores definidos y adoptados de común acuerdo para el campo de la integración social. Además, se pondrá en marcha un plan de acción quinquenal (2002-2006) que promoverá la mejora de la comprensión y la medición de la pobreza y la exclusión social, el intercambio de información y de buenas prácticas y el establecimiento de redes entre las organizaciones competentes al respecto a través de toda una serie de acciones a las que se destinarán 75 millones de euros. Por otra parte, dichas acciones favorecerán la participación activa de las organizaciones no gubernamentales y de otras partes interesadas que pueden desempeñar un papel fundamental en la aplicación de esta estrategia. El programa de acción contienen una iniciativa centrada en las políticas que complementa la investigación científica sobre exclusión social e integración social financiada por el programa de investigación socioeconómica de la Comunidad Europea.

Medidas clave

* Aplicación, plenamente satisfactoria, del método abierto de coordinación en el ámbito de la integración social.

* Acuerdo sobre objetivos comunes alcanzado en el Consejo Europeo de Niza.

* Desarrollo de indicadores definidos y adoptados de común acuerdo bajo los auspicios del Comité de Protección Social.

* Preparación y presentación por los Estados miembros de planes nacionales de acción bienales contra la pobreza y la exclusión social.

* Informe conjunto sobre la integración social presentado por la Comisión y los Estados miembros en el que se identifican las buenas prácticas y los enfoques innovadores de interés común [49].

[49] COM(2001)565 de 10.10.2001

* Decisión del Consejo y del Parlamento por la que se establece un programa de acción comunitario quinquenal para luchar contra la exclusión social [50].

[50] COM(2000)368 de 16.6.2000

Estas medidas constituyen otros tantos puntos de partida importantes pero habrán de intensificarse las acciones y deberán realizarse mayores esfuerzos políticos durante los cinco próximos años si queremos que el impacto sobre la pobreza y la exclusión social sea realmente decisivo.

La brecha digital

Para prevenir la exclusión social y la pobreza se requieren medidas que garanticen el acceso a las nuevas tecnologías. La existencia de una brecha digital crearía nuevos obstáculos y barreras a la plena participación en el mercado de trabajo y en la sociedad. Por otro lado, las tecnologías de la información ofrecen oportunidades para desmantelar algunas de las barreras existentes. Además de los trabajos en curso tanto en el contexto de la estrategia europea de empleo como en el del método abierto de coordinación sobre la integración social, el Consejo adoptó una Resolución relativa a la integración social mediante las tecnologías electrónicas, que implicaba una intensificación de los esfuerzos políticos y respondía a los desafíos identificados en un documento de la Comisión sobre el potencial de la sociedad de la información en términos de integración social.

Medidas clave

* Comunicación sobre eEurope 2002: Impacto y prioridades [51].

[51] COM(2001)140 de 13.3.2001

* Integración social mediante las tecnologías electrónicas - El potencial de la sociedad de la información en términos de integración social en Europa [52].

[52] SEC(2001)1428 de 28.9.2001

* Resolución del Consejo de 8 de octubre de 2001 relativa a la integración social mediante las tecnologías electrónicas - aprovechar las oportunidades de integración social que brinda la sociedad de la información [53].

[53] «e-inclusion - Aprovechar las oportunidades de integración social que brinda la sociedad de la información»

Lucha contra todos los tipos de discriminación

La equidad social exige el respeto de los derechos fundamentales y la lucha contra la discriminación. Son éstos los componentes esenciales de una sociedad equitativa y del respeto de la dignidad humana. La Agenda de política social hizo mucho hincapié en este aspecto, sobre todo en lo que se refiere al establecimiento de normas comunes obligatorias.

Esta política queda reflejada claramente en dos Directivas basadas en el artículo 13 del Tratado CEE -el artículo antidiscriminación- y que deben incorporarse al Derecho interno a más tardar en 2003. La promoción de la sensibilización sobre esta cuestión y la puesta en marcha de acciones concretas dirigidas a potenciar la no discriminación se apoyan mediante el programa de acción acordado por el Consejo y el Parlamento Europeo, por el que se ponen 100 millones de euros a disposición durante un periodo de seis años. Este programa favorece también la participación activa de la sociedad civil.

Medidas clave

* Directiva relativa a la aplicación del principio de igualdad de trato de las personas independientemente de su origen racial o étnico [54].

[54] COM(1999)566 de 24.11.1999

* Directiva relativa al establecimiento de un marco general para la igualdad de trato en el empleo y la ocupación [55].

[55] COM(1999)565 de 25.11.1999

* Decisión por la que se establece un programa de acción comunitario para luchar contra la discriminación [56].

[56] COM(1999)567 de 25.11.1999

Política de integración de los ciudadanos de terceros países

Además de la estrategia europea de empleo, con su insistencia en la igualdad de acceso al mercado de trabajo, y de la estrategia de integración social, las conclusiones del Consejo han supuesto un paso adelante de gran importancia en la extensión de la coordinación de los regímenes de seguridad social a los nacionales de terceros países sobre la base jurídica de la ampliación del Reglamento (CEE) nº 1408/71 a estas personas. El Consejo Europeo de Laeken pidió al Consejo que adoptara cuanto antes las medidas necesarias [57].

[57] Véase el punto 29 de las conclusiones de la Presidencia del Consejo Europeo de Laeken

La Comisión también ha propuesto una directiva sobre las condiciones de entrada y residencia de nacionales de terceros países por razones de trabajo por cuenta ajena y de actividades económicas por cuenta propia.

Medidas clave

* Acuerdo sobre la base jurídica de la ampliación del Reglamento 1408/71 sobre la extensión de la coordinación de los regímenes de seguridad social a los nacionales de terceros países [58].

[58] COM(1998)779 de 21.12.1998

* Propuesta de directiva sobre las condiciones de entrada y residencia de nacionales de terceros países por razones de trabajo por cuenta ajena y de actividades económicas por cuenta propia [59].

[59] COM(2001)386 de 11.7.2001

Integración de las personas con discapacidad

Para aumentar la sensibilización sobre la discapacidad, profundizar en la integración de las personas con discapacidad en la economía y reforzar las oportunidades de que disponen para participar plenamente en la sociedad, el año 2003 se declaró Año europeo de las personas con discapacidad. La sensibilización sobre la discapacidad y el intercambio de experiencias y de buenas prácticas deberán servir para la aplicación eficaz de las medidas adoptadas en el contexto de la estrategia europea de empleo y del método abierto de coordinación en el ámbito de la integración social.

Medidas clave

* Decisión sobre el Año europeo de las personas con discapacidad [60].

[60] COM(2001)271 de 29.5.2001

Cooperación eficaz

Las políticas de lucha contra la pobreza, la exclusión y la discriminación son, por definición, ámbitos en los que una amplia gama de agentes debe participar en la concepción y la aplicación de las medidas. En este sentido, son ámbitos en los que es de plena aplicación la noción de mejor gobernanza, a través de una participación activa de los diferentes agentes a todos los niveles y de la responsabilidad compartida. Esta mejor gobernanza exige apertura, transparencia, eficacia, coherencia y respondibilidad. Asimismo debe implicar el compromiso de respetar las diferentes culturas y tradiciones.

La participación de la sociedad civil se basa en una amplia definición y abarca una amplia gama de agentes, en especial las ONG, las autoridades locales y regionales, los sindicatos y las organizaciones empresariales.

3.4. MODERNIZACIÓN DE LA PROTECCIÓN SOCIAL

También en lo referente a la protección social aportó el Consejo Europeo de Lisboa un impulso de gran importancia, al señalar que los desafíos comunes pueden afrontarse mejor mediante la cooperación. Por su parte, las orientaciones políticas de Niza subrayan que la modernización de los sistemas de protección social debe satisfacer los requisitos de la solidaridad, sobre todo en lo que se refiere a la jubilación y a la asistencia sanitaria, pero debe contribuir también a un Estado activo del bienestar que favorezca la participación en el empleo.

Cooperación para unas pensiones seguras y viables

La primera cuestión es la relativa a los sistemas de pensión. Es un ámbito en el que la modernización es urgente habida cuenta del envejecimiento demográfico y de su impacto en el ratio de dependencia de las personas de edad avanzada. Si no se adoptan medidas -dirigidas principalmente a incrementar la participación en el empleo, a consolidar las finanzas públicas y a adaptar los sistemas de protección social- en el futuro las pensiones podrían resultar insostenibles económicamente con lo que desaparecería su capacidad de satisfacer sus objetivos sociales.

Aunque la reforma de los sistemas de pensiones sigue siendo competencia de los Estados miembros, la cooperación a escala de la Unión Europea se ha intensificado, principalmente a través del Comité de Protección Social, y se ha beneficiado del trabajo llevado a cabo por el Comité de Política Económica y de su análisis del impacto presupuestario del envejecimiento. En el Consejo Europeo de Gotemburgo se subrayó el potencial del método abierto de coordinación y en el Consejo Europeo de Laeken se aprobaron los objetivos marcados para los informes nacionales.

Estos objetivos comunes para unos sistemas de pensiones sostenibles hacen hincapié en la necesidad de mantener la solidaridad de los mismos y a la vez un nivel adecuado de las pensiones, en la necesidad de garantizar la sostenibilidad financiera mediante un alto nivel de empleo, una gestión solvente de las finanzas públicas y unas reformas adecuadas de las pensiones y, por último, en la de modernizar los sistemas de pensiones para reflejar las necesidades cambiantes de la sociedad y de los individuos.

Medidas clave

* Comunicación sobre la evolución futura de la protección social desde una perspectiva a largo plazo [61].

[61] COM(2000)622 de 11.10.2000

* Comunicación sobre el apoyo a las estrategias nacionales para garantizar pensiones seguras y viables [62].

[62] COM(2001)362 de 3.7.2001

* Contribuciones del Comité de Protección Social y del Comité de Política Económica: examen del impacto social y financiero del envejecimiento demográfico -incluida la elaboración de un informe conjunto- y promoción de la cooperación en favor de unas pensiones seguras y viables.

* Objetivos para un método abierto de coordinación en materia de pensiones adoptados en el Consejo Europeo de Laeken.

Sanidad

El plazo marcado por la Agenda de política social para la acción concreta en materia de asistencia sanitaria es 2003 [63]. La Comisión ha preparado el terreno para este trabajo presentando una Comunicación sobre el futuro de la asistencia sanitaria y de la atención a las personas mayores, particularmente en el contexto del envejecimiento demográfico [64].

[63] COM(2000)285 de 16.5.2000

[64] COM(2001)723 de 5.12.2001

Esta Comunicación examina las bases de cooperación del Tratado y del acervo comunitario y subraya que los sistemas nacionales se enfrentan a retos comunes, como el envejecimiento, las innovaciones técnicas y las nuevas demandas de los ciudadanos derivadas de la mejora del nivel de vida y de la información. Establece tres objetivos a largo plazo que deberían alcanzarse simultáneamente:

* Garantizar el acceso de todos los ciudadanos a la asistencia sanitaria

* Mejorar la calidad de los sistemas de asistencia sanitaria

* Mantener la estabilidad financiera de los sistemas de sanidad

Esta Comunicación contribuirá a la elaboración del informe conjunto de situación relativo a las orientaciones en el ámbito de la sanidad y de la asistencia a las personas mayores que el Comité de Protección Social y el Comité de Política Económica presentarán al Consejo Europeo de Barcelona.

Los trabajos en este ámbito deben realizarse a la luz de la estrategia comunitaria en materia de sanidad.

3.5. PROMOCIÓN DE LA IGUALDAD ENTRE HOMBRES Y MUJERES

Integración en las demás políticas

La promoción de la igualdad entre hombres y mujeres en toda la Unión Europea se sustenta en dos pilares: la integración en las demás políticas y la aplicación de medidas específicas. La integración implica que la igualdad entre hombres y mujeres debe convertirse en un foco de atención -y de los ajustes que resulten necesarios- en todos los ámbitos políticos. La promoción de la igualdad entre hombres y mujeres, además de basarse en derechos, constituye uno de los elementos esenciales del progreso social y económico. Ésta es la razón por la que tiene tanta relevancia dentro de la estrategia de empleo y por la que ocupa también un lugar en la estrategia de integración. El objetivo general es fomentar la plena participación de la mujer en la vida económica, científica, social, política y ciudadana.

El informe anual contenía un examen general de los progresos realizados en el ámbito de la igualdad entre hombres y mujeres; en él se sentaban las bases del primer programa de trabajo anual de cada servicio de la Comisión para la aplicación de la estrategia marco sobre la igualdad entre hombres y mujeres [65]. Por otro lado, una Comunicación sobre la integración de la igualdad entre hombres y mujeres en la cooperación al desarrollo ilustraba la forma en que dicha integración tiene lugar en otros ámbitos políticos [66].

[65] SEC(2001)382 de 2.3.2001

[66] COM(2001)295 de 21.6.2001

Medidas antidiscriminación de obligado cumplimiento

El Parlamento Europeo y el Consejo están negociando la revisión de la Directiva 76/207 relativa a la aplicación del principio de igualdad de trato entre hombres y mujeres en lo que se refiere al acceso al empleo, a la formación y a la promoción profesionales, y a las condiciones de trabajo. El Consejo adoptó una posición común en julio de 2001 y el Parlamento Europeo emitió en octubre su dictamen en segunda lectura que dará paso a un procedimiento de conciliación entre estas dos instituciones con vistas a la adopción de una decisión durante el primer semestre de 2002.

Aumento de la sensibilización

El programa de acción que forma parte de la estrategia marco sobre la igualdad entre hombres y mujeres es decisivo para el aumento de la sensibilización y el intercambio de buenas prácticas. En el año 2001, la atención se centró en las diferencias salariales entre hombres y mujeres y en la forma en que dichas diferencias pueden reducirse hasta desaparecer por completo [67].

[67] COM(2001)119 de 2.3.2001

Se ha puesto en marcha un estudio de viabilidad sobre la creación de un instituto europeo de estudios en materia de género.

Igualdad de remuneración

El principio de que a un mismo trabajo le debe corresponder una misma retribución es uno de los principales del Tratado. Es también el aspecto más visible de la discriminación entre hombres y mujeres en la Europa actual. En el programa para la igualdad se consideró que era el tema prioritario para 2001. En marzo de 2001 el Consejo Europeo planteó la cuestión de las diferencias salariales entre hombres y mujeres y subrayó la necesidad de disponer de indicadores para proceder al seguimiento de la situación al respecto. A través de la valoración de la calidad en el trabajo y de los conocimientos prácticos obtenidos en el marco del proceso de empleo, las diferencias salariales no ajustadas entre hombres y mujeres se incluyeron entre los indicadores estructurales con los que se miden los progresos realizados en el marco de la estrategia de Lisboa. El Parlamento Europeo apoyó estos esfuerzos en su informe de propia iniciativa sobre «igual salario a igual trabajo», adoptado en septiembre de 2001, y el Consejo adoptó nueve indicadores sobre diferencias salariales como seguimiento de la plataforma de Pekín.

Reconciliación entre vida laboral y vida familiar

Éste es un ámbito ampliamente tratado en el contexto de la estrategia europea de empleo, principalmente en el del pilar igualdad de oportunidades. De todos modos, la reconciliación se ve también facilitada por la legislación existente en materia de permiso parental, que será objeto de un informe de la Comisión que ya está en curso de preparación.

Medidas clave

* Integración de la igualdad entre hombres y mujeres en todos los ámbitos pertinentes.

* Informe anual sobre la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en la Unión Europea (2000) [68].

[68] COM(2001)179 de 2.4.2001

* Lucha contra las diferencias salariales entre hombres y mujeres: informe de propia iniciativa del PE [69], programa de acción sobre la igualdad entre hombres y mujeres, indicadores estructurales para el seguimiento de la estrategia de Lisboa.

[69] Informe de propia iniciativa del PE A5/2001/275 de 11.7.2001

* Refuerzo del pilar igualdad de oportunidades de la estrategia de empleo.

* Progresos del Parlamento Europeo y del Consejo en la revisión de la Directiva sobre el acceso al empleo, a la formación y la promoción profesionales, y a las condiciones de trabajo.

3.6. REFUERZO DE LOS ASPECTOS DE POLÍTICA SOCIAL DE LA AMPLIACIÓN Y DE LAS RELACIONES EXTERIORES DE LA UNIÓN EUROPEA

Ampliación

La Agenda de política social destacaba una serie de medidas que podían ayudar a preparar la ampliación de la Unión en condiciones de desarrollo económico y social equilibrado. El seguimiento del cumplimiento del acervo comunitario en el ámbito social y laboral es un aspecto importante de la preparación de la ampliación. En la estrategia de preadhesión, una de las cuestiones más importantes es ayudar a los países candidatos a prepararse para que, cuando se incorporen a la UE, puedan participar inmediata y plenamente en los procesos políticos existentes. Este objetivo no sólo se aplica a los procesos de integración laboral y social sino también a la plena participación de los interlocutores sociales y de las ONG en la elaboración y puesta en práctica de las políticas. Este trabajo se lleva a cabo esencialmente a través del establecimiento de contactos bilaterales, la organización de actos conjuntos y la elaboración de informes conjuntos.

La aplicación de la estrategia de empleo es objeto de atención en la evaluación conjunta de las prioridades de la política de empleo que deben suscribir la Comisión y el país candidato en cuestión. A finales de 2001, la República Checa, Eslovenia, Polonia, Estonia, Malta, Hungría, Eslovaquia y Chipre habían ya suscrito sus documentos conjuntos. La Comisión también está preparando propuestas para el desarrollo de la cooperación con los países candidatos en materia de integración social. Para ayudar a los interlocutores sociales de los países candidatos a preparar la adhesión y para reforzar las estructuras de los interlocutores sociales, la Comisión ha prestado su apoyo a las iniciativas más oportunas de los interlocutores sociales.

Se están adoptando medidas para preparar a los países candidatos a participar en el Fondo Social Europeo. La Comisión presentó una Comunicación sobre el impacto de la ampliación en las regiones fronterizas de los países candidatos a la adhesión.

Medidas clave

* Seguimiento en curso del cumplimiento del acervo comunitario.

* Documentos de evaluación conjunta de las prioridades de las políticas de empleo.

* Contactos bilaterales y actos conjuntos en apoyo del papel de los interlocutores sociales.

* Apoyo a la sociedad civil.

* Preparación de la participación en el FSE.

* Comunicación sobre la acción comunitaria en favor de las regiones fronterizas [70].

[70] COM(2001)437 de 25.7.2001

Cooperación internacional

La Comisión contribuyó con una Comunicación a la Conferencia mundial de Durban contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y formas conexas de intolerancia. También presentó una Comunicación sobre las normas fundamentales del trabajo y la mejora de la gobernanza social en el contexto de la mundialización. El intercambio de correspondencia entre la Comisión y la OIT que tuvo lugar en mayo de 2001 es también importante en este contexto. En la cuarta Conferencia ministerial de la OMC celebrada en noviembre de 2001, los miembros de la OMC reafirmaron su compromiso respecto a las normas fundamentales del trabajo y confirmaron la cooperación entre las secretarías de la OIT y de la OMC. A tal fin, la Comunidad alentará a la secretaría de la OMC a que desempeñe un papel activo. Además, la cooperación con la OIT se reforzará a tenor de las conclusiones de Doha.

Por lo que se refiere a la situación de la mujer en los países mediterráneos, el Parlamento Europeo aprobó una Resolución sobre las consecuencias de la globalización.

Para dar mayor visibilidad a la dimensión exterior de su política social, la Comisión organizó en noviembre de 2001 la Conferencia «La Agenda social europea y los socios internacionales de la UE».

Medidas clave

* Comunicación para la Conferencia de Durban contra el racismo [71].

[71] COM(2001)291 de 1.6.2001

* Comunicación sobre las normas fundamentales del trabajo [72].

[72] COM(2001)416 de 18.7.2001

* Resolución del PE sobre las consecuencias de la globalización para las mujeres emigrantes de los países mediterráneos [73].

[73] «Las consecuencias de la globalización para las mujeres emigrantes de los países mediterráneos»

4. Conclusiones y perspectivas

En conjunto, la Agenda está bien encaminada en cuanto a la traducción de los compromisos en acciones concretas. Ya se han emprendido todas las iniciativas cuya puesta en marcha había sido prevista explícitamente por la Comisión para antes de que concluyera 2001.

La aplicación de la Agenda de política social es un claro ejemplo de nueva y mejor gobernanza y de cómo pueden las autoridades públicas a escala local, regional, nacional y europea trabajar conjuntamente con los interlocutores sociales y la sociedad civil con vistas a la introducción satisfactoria de reformas. Este proceso está vinculado estrechamente a la utilización de la adecuada combinación de instrumentos políticos.

La reforma de los mercados de trabajo se realiza a través de la estrategia europea de empleo y se apoya mediante el Fondo Social Europeo, en particular a través de la inversión en recursos humanos. El Consejo y el Parlamento Europeo han proseguido sus negociaciones en torno a una serie de propuestas legislativas en ámbitos como la salud y la seguridad en el trabajo, la participación de los trabajadores y la igualdad de trato entre hombres y mujeres. El método abierto de coordinación está permitiendo la adopción de medidas concretas para luchar contra la pobreza y la exclusión social. Se está procediendo a la reforma de los sistemas de seguridad social, y en particular de las pensiones, con la perspectiva de responder de forma viable tanto a los objetivos financieros como a los sociales. Las negociaciones de los interlocutores sociales conducirán a una modernización de la flexibilidad y de la seguridad en la organización del trabajo, con especial énfasis en el teletrabajo. Los programas de acción de lucha contra la discriminación, de promoción de la igualdad de oportunidades y de fomento de la integración social no sólo facilitan el intercambio de experiencia y de buenas prácticas sino que favorecen también la participación de todas las partes interesadas, incluidas las ONG a nivel europeo. Por otro lado, el Libro Verde sobre la responsabilidad social de las empresas ha abordado el fomento de las actividades voluntarias de las empresas en favor del desarrollo sostenible.

En cuanto al futuro, en 2002 se pondrán en marcha varias nuevas iniciativas de importancia. El principal objetivo será el de continuar la reforma estructural prevista en Lisboa y perfilada en la Agenda de política social en el marco de los diferentes procesos y políticas, aunque podrán introducirse nuevos elementos para responder a los nuevos retos, lo cual será reflejo del carácter flexible y dinámico de la Agenda.

- En cuanto al empleo, las iniciativas clave serán:

* La realización de una evaluación de los cinco primeros años de aplicación del proceso de Luxemburgo, la cual dará pie a una comunicación que a su vez inspirará el paquete de medidas sobre el empleo de 2002.

* Un informe sobre el aumento de la tasa de actividad de la población activa y sobre el fomento de la prolongación de la vida activa, de acuerdo con las peticiones de la Cumbre de Estocolmo.

* La presentación, antes del Consejo Europeo de Barcelona, de un plan de acción sobre competencias y movilidad. También podría representar una novedad la preparación de un carné europeo del seguro de enfermedad en el contexto del plan de acción sobre la movilidad. Esta iniciativa sería esencial para conseguir una mejora real de la libertad de circulación en la Unión Europea y favorecería el desarrollo de la movilidad de los trabajadores. Más entrado el año se presentará también una propuesta de revisión de la base jurídica de EURES.

* La presentación en 2003 de una comunicación sobre la integración de los aspectos relativos al empleo en las demás políticas comunitarias.

- En cuanto a la transformación del entorno de trabajo:

* La naturaleza dinámica y flexible de la Agenda quedará reflejada en una nueva iniciativa sobre la previsión y la gestión del cambio y sobre la necesidad de un nuevo enfoque en relación con los aspectos sociales de la reestructuración de las empresas. Esta iniciativa tiene por objeto estimular el diálogo entre los interlocutores sociales para identificar y desarrollar las mejores prácticas sobre previsión y gestión de las reestructuraciones. El objetivo de los nuevos focos de atención será facilitar la mejora de la economía y contribuir a la creación de un entorno en el que la recuperación económica pueda traducirse rápidamente en una mayor creación neta de puestos de trabajo. El objetivo de conseguir que la economía europea sea la más competitiva del mundo en 2010 exigirá la adopción de medidas para hacer posible que los objetivos a corto plazo encajen en los objetivos estratégicos a largo plazo.

* La Comisión presentará a principios de 2002 una nueva estrategia de salud y seguridad.

* A partir de la declaración conjunta realizada por los interlocutores sociales en Laeken, la renovación del diálogo social en el contexto económico podría incluir también:

- nuevos «acuerdos voluntarios» sobre el aprendizaje permanente y el teletrabajo;

- el refuerzo de la participación de los interlocutores sociales en el método abierto de coordinación, y especialmente en la estrategia de empleo;

- el refuerzo del diálogo social sectorial en relación con la evolución económica;

- la promoción de la responsabilidad social de las empresas, con un marco de referencia para el futuro, sobre la base de una nueva comunicación sobre la responsabilidad social de las empresas.

* La Comisión presentará también antes del verano de 2002 una comunicación sobre el diálogo social con una propuesta de creación de un nuevo comité de concertación.

* Además, en el primer semestre de 2002 la Comisión abrirá una segunda fase de consultas sobre la protección de los datos relativos a los trabajadores. También presentará una comunicación y un plan de acción sobre la participación financiera.

* Por lo que se refiere a la legislación, la Comisión presentará a principios de 2002 una propuesta de directiva sobre el trabajo a través de agencias de trabajo temporal. También examinará la revisión de la Directiva sobre la constitución de un Comité de Empresa Europeo.

- En cuanto a la integración social:

* El establecimiento de objetivos concretos a largo plazo para la Unión, a la luz del compromiso de Lisboa de conseguir para antes de 2010 efectos decisivos en la erradicación de la pobreza, a partir del informe ya aprobado sobre indicadores de integración social, podría constituir una importante iniciativa en la lucha contra la pobreza y la exclusión social.

* Sin embargo, 2002 debería ser en conjunto un año de consolidación del proceso de integración puesto en marcha recientemente. En 2002 también debería empezar a aplicarse el programa de acción.

* Además, se prestará especial atención a la preparación del Año europeo de las personas con discapacidad.

- En cuanto a la protección social:

* Las primeras estrategias nacionales sobre pensiones están previstas para antes de septiembre de 2002, mientras que un primer informe conjunto de la Comisión y el Consejo lo está para diciembre.

* Por lo que se refiere a la asistencia sanitaria y a la asistencia de las personas mayores, se presentará un informe inicial antes del Consejo Europeo de Barcelona.

- En cuanto al fomento de la igualdad entre hombres y mujeres, en 2002 se combinarán los instrumentos disponibles con vistas a las siguientes iniciativas clave:

* Una propuesta de directiva, basada en el artículo 13 del Tratado CEE, para luchar contra la discriminación por motivos de sexo en ámbitos diferentes del empleo y el trabajo.

* Una iniciativa política sobre la igualdad entre hombres y mujeres en las relaciones exteriores.

* La concentración de esfuerzos en el tema de la reconciliación entre la vida laboral y la vida familiar en el contexto del pilar de igualdad de oportunidades de la estrategia europea de empleo.

* El programa de acción en el ámbito del permiso parental, sobre el cual la Comisión está preparando un informe.

* Una conferencia sobre la violencia contra las mujeres.

- En cuanto a la ampliación y las relaciones exteriores:

* Se intensificará la cooperación con los países candidatos y el informe anual de síntesis de la Comisión para 2003 se referirá a los progresos realizados en los ámbitos social y laboral.

* En la estrategia de preadhesión se subrayarán las medidas preparatorias destinadas a facilitar la participación de los países candidatos en el método abierto de coordinación en el ámbito del empleo y de la integración social; también se hará hincapié en la progresiva apertura de los programas sociales y de empleo a los países candidatos.

* Por lo que se refiere a las actividades de cooperación internacional, a principios de 2002 la Comisión organizará actos comunes sobre competencias y movilidad con Estados Unidos y sobre los trabajadores de más edad con Japón.

* La prolongación de la vida activa estará también en el centro de atención de la asamblea mundial sobre envejecimiento que se celebrará en Madrid y en el de la reunión del G-8 que tendrá lugar en Montreal en abril de 2002.

* En cooperación con la OIT se prestará atención específica a las normas del trabajo, especialmente en el contexto del seguimiento de la Comunicación sobre las normas fundamentales del trabajo.

También en 2002, la Agenda constituirá un buen ejemplo de la forma en que pueden combinarse los diferentes instrumentos comunitarios para alcanzar objetivos estratégicos. El método abierto de coordinación, la legislación, el diálogo social, el apoyo de los fondos estructurales, los programas europeos de ayuda están todos ellos dirigidos a la consecución de los objetivos de progreso económico y social.

Sin embargo, el éxito de su aplicación dependerá enteramente de la determinación con la que los diferentes agentes asumen sus responsabilidades.

Top