Help Print this page 
Title and reference
Comunicación de la Comisión - Cooperación medioambiental UE-Rusia

/* COM/2001/0772 final */
Languages and formats available
BG ES CS DA DE ET EL EN FR GA HR IT LV LT HU MT NL PL PT RO SK SL FI SV
HTML html ES html DA html DE html EL html EN html FR html IT html NL html PT html FI html SV
PDF pdf ES pdf DA pdf DE pdf EL pdf EN pdf FR pdf IT pdf NL pdf PT pdf FI pdf SV
Multilingual display
Text

52001DC0772

Comunicación de la Comisión - Cooperación medioambiental UE-Rusia /* COM/2001/0772 final */


COMUNICACIÓN DE LA COMISIÓN Cooperación medioambiental UE-Rusia

ÍNDICE

Resumen

Introducción

1. Beneficios de las actuaciones medioambientales para Rusia

2. Situación medioambiental de Rusia

3. Contexto económico

4. Marcos existentes para la cooperación medioambiental

5. Consolidación del diálogo: objetivos clave

5.1. Objetivos

5.2. Instrumentos

6. Propuesta de agenda común

7. Propuestas para el diálogo

8. Conclusión y próximos pasos

ANEXO : AYUDA MEDIOAMBIENTAL DE LA UE A RUSIA

Resumen

En la séptima cumbre Rusia-EU, celebrada el 17 de mayo de 2001, ambas partes reafirmaron su compromiso para consolidar su asociación estratégica a largo plazo y avanzar hacia el logro de objetivos como el crecimiento económico y la prosperidad, el desarrollo social, un medio ambiente libre de contaminación y el refuerzo de la seguridad y la estabilidad en Europa, sobre la base de valores compartidos. Asimismo, se hizo hincapié en la necesidad de profundizar en la cooperación en materia medioambiental, objetivos que volvieron a ser confirmados en la octava cumbre, celebrada el 3 de octubre de 2001.

En la presente Comunicación, la Comisión presenta sus ideas y propuestas para avanzar hacia dichos objetivos. En ella, se tiene en cuenta la cooperación existente en materia medioambiental dentro del Acuerdo de Asociación y Cooperación Unión Europea - Rusia (AAC), que entró en vigor en 1997, así como en el marco de otros acuerdos políticos. En la Comunicación se sostiene que ha llegado el momento de desarrollar un diálogo bilateral más estrecho y coordinado en materia medioambiental aprovechando el AAC, con una agenda estratégica común y procedimientos más consolidados. La base está constituida por las ideas establecidas en la Comunicación sobre Cooperación medioambiental UE-Rusia presentada al Colegio de comisarios en mayo de 2001 (SEC(2001) 723). Se subraya especialmente la importancia de aunar los objetivos medioambientales, económicos y sociales en la construcción de un espacio económico europeo común y sostenible.

Introducción

La estrategia comunitaria para el desarrollo sostenible, "Desarrollo sostenible en Europa para un mundo mejor", aprobada por el Consejo de Gotemburgo en junio de 2001, representa una visión a largo plazo basada en el reconocimiento de que el crecimiento económico debe servir de base a los avances sociales y respetar el medio ambiente, de que la política social sirve de apoyo a los resultados económicos y de que la política ambiental debe ser rentable. Subraya el papel clave que la UE tiene en el logro de un desarrollo sostenible en Europa y a escala mundial. En la estrategia se identifican las principales amenazas para el desarrollo sostenible. Entre ellas están el calentamiento del planeta, los riesgos para la salud pública, la pérdida de biodiversidad y la erosión, la congestión en los transportes, el envejecimiento de la población, la pobreza y la exclusión social. Muchos de estos problemas requieren actuaciones a escala internacional. En la estrategia, se invita a los países desarrollados a unirse a la UE y liderar la resolución de estos desafíos. Asimismo, se subraya que las políticas de la UE (internas y externas) deben apoyar activamente los esfuerzos de otros países para lograr un desarrollo más sostenible.

La estrategia comunitaria para el desarrollo sostenible forma parte de los preparativos de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible que se celebrará en Johannesburgo en el año 2002. Como preparación de esta cumbre mundial, la UE ha invitado a Rusia y sus otros socios europeos a intensificar el diálogo y las actuaciones en los siguientes aspectos:

* La protección de los recursos naturales que constituyen la base del desarrollo económico

* La integración del medio ambiente y la erradicación de la pobreza

* La mundialización sostenible

* Promover el buen gobierno y la participación

Para lograr un desarrollo sostenible en Europa y a escala mundial, la asociación de la UE con Rusia es cada vez más importante, tanto por razones ambientales como económicas. A medida que la UE se amplíe hacia el Este y se produzca la transformación económica de Europa Central y Oriental, y de Rusia, la necesidad de cooperación en materia medioambiental será cada vez más necesaria.

La UE y Rusia tienen ante sí toda una serie de problemas medioambientales mundiales, regionales y transfronterizos comunes, entre los que se cuentan:

* El derroche energético y el cambio climático

* Los riesgos para la salud humana derivados de la contaminación de las aguas y la atmósfera

* El agotamiento de los recursos naturales y la gestión de residuos, incluido los residuos radiactivos

* La pérdida de sistemas y de biodiversidad naturales

* La contaminación de los mares Báltico, de Barent, Caspio y Negro.

Por otra parte la UE se ha comprometido a contribuir a los esfuerzos de Rusia por superar la herencia de problemas ambientales a que se enfrenta y conservar las inmensas áreas de naturaleza no degradada que aun disfruta.

1. Beneficios de las actuaciones medioambientales para Rusia

Los avances en materia medioambiental son importantes por derecho propio, pero las actuaciones en este campo reportan también importantes beneficios económicos y sociales. Las medidas y normas medioambientales eficaces:

* Mejoran la eficiencia económica y aumentan la productividad al aplicar, por ejemplo, tecnologías y técnicas de gestión más limpias y modernas.

* Facilitan el acceso de exportaciones a mercados extranjeros y mejoran las condiciones para las inversiones extranjeras.

* Rinden beneficios económicos al reducir el derroche de energía, agua y materias primas.

* Reducen los futuros costes de limpieza así como el riesgo de accidentes y enfermedades medioambientales, que preocupan a la población, dificultan el proceso de reforma y son causa de pérdida de productividad.

Esto puede comprobarse, por ejemplo, en tres áreas de particular importancia para Rusia:

* Energía: hay enormes beneficios económicos y ambientales que pueden obtenerse mejorando el rendimiento energético, el ahorro de energía y la producción y distribución de energía, reduciendo, por ejemplo, las pérdidas de los oleoductos. Los beneficios que pueden lograrse gracias a la mejora de la eficiencia energética equivalen prácticamente a la producción rusa de gas natural. Esto representa unas enormes cantidades de emisiones de gases de efecto invernadero, cantidades que puedan reducirse para atenuar el cambio climático. Otro grave problema es la contaminación del suelo debida a los escapes de petróleo, al igual que el riesgo de vertidos de petróleo en el transporte marítimo. El derroche en la distribución energética incide en costes sociales como los causados por la interrupción del abastecimiento energético en invierno.

* Agua: el agua es vital para la vida y la salud de los seres humanos y los ecosistemas, pero también es un requisito básico para el buen desarrollo económico. Muchas ramas de la industria, la agricultura, el turismo y la pesca dependen de un suministro de agua eficiente y limpio. La ineficacia en la recuperación de costes en la distribución de aguas representa una enorme carga para las arcas públicas e impide generar recursos que son esenciales para el funcionamiento y el mantenimiento adecuados y para realizar inversiones en infraestructuras. La eliminación de la contaminación reduce la necesidad de costosos tratamientos de aguas residuales.

* Comercio e inversión: el acceso a los mercados mundiales requiere producir bienes y servicios acordes con normas mundiales (especialmente medioambientales) y la capacidad de asegurar a los consumidores que esas normas se están haciendo cumplir. El programa económico de Rusia subraya la importancia de crear condiciones para atraer la inversión extranjera y los inversores buscan minimizar los riesgos e incertidumbres, desean un marco regulador claro, estable y aplicado eficientemente, de modo que puedan evaluar con confianza cuáles son sus responsabilidades medioambientales.

2. Situación medioambiental de Rusia

Debe subrayarse que, en muchos aspectos, Rusia es un importante contribuidor neto a la calidad medioambiental europea y mundial. El 65% del territorio de Rusia no ha sido afectado por la actividad económica y hay enormes zonas virtualmente intactas. Rusia contiene el 20% de los recursos mundiales de agua y el 22% de los bosques de todo el mundo, por lo que resulta fundamental proteger estos inmensos activos ambientales.

Sin embargo, Rusia se enfrenta también a inmensos problemas medioambientales. Según las fuentes oficiales rusas, la situación medioambiental típica de las zonas urbanas e industriales densamente pobladas (10-15% del país) es "alarmante":

* El suministro municipal de agua no es fiable en muchas ciudades donde la contaminación del agua, incluida la contaminación grave por metales pesados, es una verdadera amenaza. La tercera parte de los conductos de agua y el 17 % de los conductos de aguas residuales deben reemplazarse urgentemente. Las aguas residuales sobrepasan la capacidad de sus conductos de evacuación en un 60 por ciento.

* Los sistemas de tratamiento de residuos industriales y domésticos de Moscú y otras ciudades son inadecuados. Se han acumulado 1.800 millones toneladas de residuos tóxicos y el crecimiento anual es de 108 millones de toneladas.

* Las emisiones industriales y de los vehículos son causa de contaminación atmosférica grave en muchas ciudades.

La situación sanitaria de Rusia es una cuestión que suscita gran preocupación. Las enfermedades y el envenenamiento por metales pesados y otros materiales tóxicos son un factor significativo en la disminución de la esperanza de vida que para los varones es actualmente de sólo 58 años. De continuar las tendencias actuales, la población disminuiría de los 145 millones de hoy a 135 millones antes de 2015 y a 100 millones antes de 2050.

La situación edáfica es deficiente y, en algunas regiones, crítica debido a la erosión, la pérdida de humus, la desertización y las inundaciones, la salinización, la nitrificación y la contaminación por plaguicidas, metales pesados y radionúclidos [1].

[1] Perfil nacional de la Federación Rusa presentado a la Comisión sobre el desarrollo sostenible de Naciones Unidas.

El potencial de ahorro energético es enorme. El potencial de aumento de la eficiencia energética se calcula en 400 millones de TEP (la producción anual de gas natural es de 490 TEP). Las empresas petroleras rusas derraman cada año cerca de 20 millones de toneladas de petróleo (el 5% de la extracción total). El derramamiento de petróleo en aguas de Alaska que causó el Exxon Valdez en 1989 es inferior al derramamiento de un sólo día en los campos rusos.

Muchos de estos problemas tienen una dimensión transfronteriza o mundial. Las emisiones rusas representan el 7% de las emisiones mundiales de dióxido de carbono mientras que su PIB representa el 1% de la producción mundial. La reducción de la contaminación de los mares Báltico, Caspio y Negro requiere acciones conjuntas de la UE y Rusia. La vigilancia de la contaminación atmosférica, las sustancias químicas y residuos peligrosos como el combustible nuclear y los deshechos radiactivos también exige una estrecha colaboración y ofrece importantes beneficios mutuos. Así, por ejemplo, en un reciente estudio se calculó que los beneficios para los países no pertenecientes a la UE (especialmente Rusia, Bielorrusia y Ucrania) de la aplicación de medidas por los países candidatos para ajustarse a los requisitos de las Directivas de la UE serían de al menos 9.500 millones de euros al año [2].

[2] ECOTEC et al: Benefits of Compliance with EU environmental acquis for the candidate countries.

3. Contexto económico

Tras una década de declive económico virtualmente ininterrumpido, el PIB de Rusia creció en un 3,5% en 1999 y más del 8% en el año 2000. Por su parte, la producción industrial se incrementó en aproximadamente un 17% en el mismo período. No obstante, se espera que la tasa de crecimiento disminuya a partir del 2001, con previsiones que, en su mayor parte, prevén un crecimiento del PIB de entre el 5 y el 6%. El declive económico ha tenido como efecto la reducción de los niveles de contaminación, pero se espera que éstos vuelvan a aumentar a medida que crezca la economía.

La renta real disponible aumentó un 9% en 2000. Sin embargo, el 35% de la población (50 millones de personas) vive por debajo del nivel de subsistencia de 50 euros al mes. El salario mensual nominal medio era de 130 euros a mediados de 2001. Todo ello limita el margen de recuperación de costes de los servicios medioambientales.

Los presupuestos del Estado, aunque equilibrados en 2001 y 2002 (proyecto), están sometidos a una gran presión, especialmente por la carga de la deuda exterior, que en 2001 supone alrededor de un tercio de los ingresos presupuestarios previstos, lo que limita la financiación de la política medioambiental y de las instituciones encargadas de aplicarla. No se ha dispuesto durante varios años de garantías soberanas para préstamos destinados al medio ambiente.

El índice de inversión pública y privada es críticamente bajo y es necesaria una modernización masiva en cuanto a tecnología y gestión (especialmente en el ámbito medioambiental). Ésta debe venir del extranjero, pero la inversión directa extranjera en Rusia es muy baja comparada con la de otras nuevas economías, ya que entre 1991 y 1999 ascendió a alrededor de 23.000 millones de euros (compárese con los 36.000 millones de Polonia o los 340.000 millones de China).

La UE es, con mucho, el principal socio comercial de Rusia, al abarcar alrededor de un tercio de las importaciones y las exportaciones rusas, proporción que podría alcanzar el 50% después de la ampliación. Rusia tiene un amplio excedente comercial con la UE. El suministro de energía procedente de Rusia es particularmente importante para ambas partes, ya que el 53% de las exportaciones del petróleo y el 62% de las exportaciones de gas natural de Rusia van a la UE, lo cual representa el 16% del consumo de petróleo y el 19% del consumo de gas de esta última. El carácter creciente de las relaciones comerciales ofrece incentivos para armonizar las normas medioambientales.

En suma, el contexto económico de la mejora del rendimiento medioambiental de Rusia sigue siendo muy difícil, pero si se mantiene la reciente mejora de las condiciones macro y microeconómicas (incluida la actual reforma de los monopolios naturales), aumentarán las oportunidades de lograr avances en el terreno medioambiental en ámbitos como:

* Inversiones de demostración con instituciones financieras internacionales y donantes en la distribución de agua y otros servicios municipales, la mejora del rendimiento energético y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero aplicando el Protocolo de Kyoto.

* Reequipamiento y mejora de la gestión medioambiental, especialmente en sectores atractivos para las inversiones nacionales y extranjeras y los que operan en los mercados internacionales.

* Instrumentos económicos y mejora de la recuperación de costes.

4. Marcos existentes para la cooperación medioambiental

La estrategia común de la UE para Rusia, adoptada por los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE en el Consejo de Colonia (junio de 1999), establece en el epígrafe desafíos comunes en el continente europeo que "El medio ambiente es patrimonio común de los pueblos de Rusia y de la Unión Europea (...) son prioridades el uso sostenible de los recursos naturales, la gestión de los residuos nucleares y la lucha contra la contaminación del aire y del agua, en particular a través de las fronteras".

El medio ambiente constituye una prioridad reconocida de las actuaciones realizadas en el marco del AAC. El diálogo tiene lugar a través del Subcomité de medio ambiente, energía y seguridad nuclear del AAC y se ha fijado un programa de trabajo conjunto para la Federación Rusa con las siguientes prioridades:

* Armonización de normas y legislación medioambientales

* Iniciativas transfronterizas y regionales (incluidos el Mar Negro y el Mar Báltico)

* Fomento de las inversiones medioambientales en Rusia

* Armonización de procedimientos de evaluación del impacto medioambiental

* Cooperación en materia de vigilancia e información del medio ambiente

* Cambio climático: reducción de emisiones de gas de efecto invernadero

* Seguridad de instalaciones nucleares y gestión de residuos radiactivos

* Temas transversales como la sensibilización pública, la integración del medio ambiente en otros sectores y la capacitación de las instituciones

En la cumbre UE-Rusia de mayo de 2001, se acordó crear un grupo conjunto de alto nivel dentro del marco del AAC para trabajar en la elaboración del concepto de espacio económico europeo común. Ya están en marcha los debates sobre las posibles áreas que debe cubrir esta iniciativa y hay prevista una primera reunión del grupo de alto nivel, copresidido por el Comisario Patten y el Vice-primer ministro Khristenko para finales de 2001.

La relación entre el medio ambiente y el rendimiento energético fue uno de los cuatro temas analizados por los expertos durante la fase preparatoria del Diálogo UE-Rusia sobre energía, que tuvo lugar en la cumbre UE-Rusia celebrada en París en octubre de 2000, con el mandato de avanzar hacia el establecimiento de una asociación UE-Rusia en materia energética dentro del marco del AAC. Para acelerar la formalización de la iniciativa, el Presidente Putin nombró al Vice-primer ministro Khristenko como interlocutor ruso mientras que el Presidente Prodi designó al Sr. Lamoureux, Director General de Energía y Transportes.

El Diálogo proporciona un marco para examinar y debatir conjuntamente todos los problemas de interés común relacionados con el sector de la energía, entre los que están la cooperación en materia de ahorro energético, la racionalización de las infraestructuras de producción y transporte, las posibilidades de inversiones europeas y las relaciones entre los países productores y los países consumidores. El objetivo global es mejorar las relaciones en materia energética al tiempo que se vela por la aplicación de medidas de apertura e integración de los mercados energéticos. En este sentido, la Comisión actúa principalmente como "facilitador" para mejorar las oportunidades de inversión en el sector ruso de la energía, para modernizar la infraestructura, fomentar el uso de tecnologías eficientes desde el punto de vista energético y respetuosas del medio ambiente, y aumentar el ahorro de energía en Rusia.

El 15 de mayo de 2001 se presentó la Comunicación a la Comisión sobre el Diálogo en materia de energía entre la UE y Rusia (SEC(2001) 712/5), donde se dan a conocer los avances logrados hasta el momento.

Los dos únicos interlocutores elaboraron un informe de síntesis de los cuatro informes presentados por los expertos en junio de 2001 y lo presentaron en la cumbre UE-Rusia celebrada en Bruselas en octubre de 2001. En este informe se resaltan varias áreas en las que pueden lograrse avances a corto plazo y se indican varios aspectos importantes que requerirán contactos exploratorios y exámenes técnicos para continuar avanzando.

La UE proporciona asistencia a Rusia principalmente mediante el Programa TACIS. El medio ambiente no es actualmente una de las tres áreas prioritarias especificadas en el Programa nacional TACIS para Rusia, pero, de todas formas, se presta apoyo a varios proyectos con beneficios medioambientales transversales (así, por ejemplo, para el Programa indicativo nacional de 2002-3 para Rusia, está estudiándose la cofinanciación de inversiones en servicios municipales, particularmente el de tratamiento de aguas residuales de San Petersburgo). También se presta apoyo a proyectos medioambientales relacionados con Rusia dentro de otros programas TACIS, especialmente los programas regionales y transfronterizos (véase en el anexo el listado de asistencia TACIS y otras ayudas medioambientales de la UE a Rusia).

La Comisión también colabora con el Banco Europeo de Inversiones (BEI), las instituciones financieras internacionales y entidades donantes, para fomentar las inversiones medioambientales en Rusia. De acuerdo con las conclusiones del Consejo Europeo de Estocolmo de marzo de 2001, la Comunidad actuará como garante ante el BEI, para posibilitar préstamos a proyectos medioambientales seleccionados para la cuenca rusa del Mar Báltico, especialmente en las áreas de San Petersburgo y Kaliningrado. Los préstamos serán evaluados por el BEI caso por caso, deben ser de interés significativo para la UE, estarán sujetos a un techo orientativo de 100 millones de euros y Rusia debe cumplir sus obligaciones financieras internacionales, incluidas las adquiridas con el Club de París. El BEI cooperará y cofinanciará con otras instituciones financieras internacionales mediante la Asociación medioambiental para la dimensión septentrional (AMDS), que proporciona un marco para la fijación de prioridades en el que participan la Comisión, los donantes bilaterales y multilaterales, las instituciones financieras internacionales y Rusia.

Rusia es también un socio clave para la UE en los acuerdos medioambientales multilaterales y los foros e iniciativas internacionales en los que quiere darse respuesta a los desafíos medioambientales a que ambos se enfrentan. Entre ellos están:

* Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (Protocolo de Kyoto)

* Convenio sobre la diversidad biológica

* Proceso "Medio ambiente para Europa" y los convenios regionales europeos de la UNECE

* Dimensión septentrional, incluida la AMDS

* Programa multilateral de energía nuclear y medio ambiente para Rusia

* Mares regionales: Báltico (Convenio de Helsinki), Mar Negro (Convenio de Bucarest) y Océano Atlántico (Convenio OSPAR), y organizaciones pesqueras regionales del mar Báltico y el Atlántico Noreste.

5. Consolidación del diálogo: objetivos clave

5.1. Objetivos

El margen de mejora del diálogo medioambiental con Rusia es considerable. Aunque se han lanzado numerosas y valiosas iniciativas en aspectos concretos, esto no ha propiciado un diálogo sustantivo y estratégico. Las estructuras existentes ofrecen suficientes oportunidades para desarrollar el diálogo, pero existe una clara necesidad de ampliar el compromiso político para aprovechar todas las posibilidades. En este sentido, resulta esencial atraer al diálogo a los actores clave de ambos lados, ya que las responsabilidades relacionadas con el medio ambiente están muy dispersas en el seno del Gobierno ruso y de la Comisión Europea.

Así pues, el objetivo principal es lograr un diálogo más fluido y completo entre la UE y Rusia en asuntos medioambientales y desarrollo sostenible, lo cual debería centrarse en una agenda común sobre las áreas en que las medidas medioambientales pueden resultar más beneficiosas para la reforma económica rusa en su sentido más amplio y viceversa.

5.2. Instrumentos

Las actuales estructuras deben desarrollarse para facilitar un diálogo más amplio. Dichas estructuras deben:

* Estar integradas en la estructura del AAC.

* Ser permanentes y continuas entre las reuniones anuales o semestrales del Subcomité del AAC.

* Ser flexibles y receptivas, para facilitar debates sustantivos en toda la variedad de asuntos que actualmente son de interés común.

* Estar coordinadas mediante la participación de todos los ministerios y organismos pertinentes del lado ruso y todas las Direcciones Generales pertinentes del lado de la Comisión, para asegurar la integración del medio ambiente en otros ámbitos políticos. Dada la importancia de la interacción con problemas económicos, resulta esencial la plena participación de los ministerios rusos responsables de la reforma económica.

* Estar bien equipadas con suficientes recursos humanos y financieros aportados por ambas partes, para asegurar un funcionamiento eficaz.

6. Propuesta de agenda común

El programa de trabajo conjunto acordado en el marco del AAC sigue siendo válido y su aplicación debe continuar con la ampliación del diálogo. Sin embargo, conviene recordar que el programa fue elaborado en 1999 por la DG de Medio Ambiente y el anterior Comité estatal de protección medioambiental y que desde entonces se han registrado, tanto en Rusia como en la UE, cambios organizativos y políticos importantes, que exigen una nueva agenda más amplia en la que esto se tenga en cuenta.

El punto de partida fundamental son los objetivos de Rusia en materia de política medioambiental y gestión de recursos según lo establecido en el Programa de desarrollo económico a medio plazo para la Federación Rusa (2002-2004):

* Preservar la estabilidad y mantener un equilibrio sostenible en los ecosistemas regionales y nacionales como parte del equilibrio ecológico mundial.

* Crear condiciones ecológicas favorables como factor de mejora del hábitat humano.

* Establecer una economía respetuosa del medio ambiente, para minimizar el impacto negativo en el medio ambiente y velar por el uso eficaz de los recursos y la energía.

* Mantener la sostenibilidad general de la biosfera.

Las prioridades de las medidas a medio plazo incluyen:

* tecnologías, procesos y productos de ahorro de recursos y energía

* instrumentos económicos, normas ambientales, mejoras de la vigilancia y la inspección del medio ambiente, y evaluaciones medioambientales

* construcción y renovación de depuradoras, y reducción de las emisiones atmosféricas

* aplicación del "principio de quien contamina paga", incluida la internalización de los costes medioambientales mediante tasas de contaminación

* nuevos mecanismos financieros de fomento de la inversión y aspectos presupuestarios; mejora de la política medioambiental para atraer inversiones extranjeras

* introducción de cambios estructurales en los sectores industriales más contaminantes

* papel activo en los procesos internacionales

Estos objetivos y prioridades son los que dirigirán la Estrategia de desarrollo sostenible de Rusia, que está actualmente en fase de preparación.

La agenda estratégica común debe reflejar también las prioridades y los objetivos de la UE fijados en la estrategia de la Unión Europea para un desarrollo sostenible "Desarrollo sostenible en Europa para un mundo mejor", concretamente:

* Limitar el cambio climático e incrementar el uso de energías no contaminantes

* Responder a las amenazas a la salud pública

* Gestión más responsable de los recursos naturales

* Mejorar el sistema de transportes y la ordenación territorial

* Luchar contra la pobreza y la exclusión social

* Tratar las implicaciones económicas y sociales del envejecimiento de la población

En el Sexto Programa de Acción de la Comunidad Europea en materia de Medio Ambiente Medio ambiente 2010: el futuro está en nuestras manos se establecen cuatro ámbitos principales: cambio climático, naturaleza y biodiversidad, medio ambiente y salud, recursos y residuos y calidad de vida; así como cinco planteamientos estratégicos:

* Velar por el cumplimiento de la legislación medioambiental vigente

* Integrar los temas medioambientales en todas las áreas políticas de importancia

* Colaborar estrechamente con las empresas y consumidores para encontrar soluciones

* Garantizar a los ciudadanos una información mejor y más accesible sobre el medio ambiente

* Fomentar un uso del suelo más cuidadoso desde el punto de vista del medio ambiente

Así pues, se propone que, dadas las prioridades de ambas partes, el nuevo diálogo ampliado se centre en las siguientes áreas:

Uso eficiente de la energía y la lucha contra el cambio climático: la mejora de la generación, distribución y utilización de los recursos energéticos es clave para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y, además, reporta importantes beneficios económicos. En la sesión de clausura de la Séptima Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP-7, celebrada en Marrakech en noviembre de 2001), la Federación Rusa subrayó que los resultados obtenido han abierto el camino de la ratificación del Protocolo de Kyoto por parte de todos los países, incluida Rusia. La UE y Rusia comparten el interés por la aplicación de la Convención Marco y el protocolo de Kyoto. Una cooperación más intensa en la lucha contra el cambio climático dentro del Acuerdo de Asociación y Cooperación debe maximizar las sinergias con el Diálogo UE-Rusia sobre energía, cuyo objetivo es atraer inversiones al sector energético y la mejora del rendimiento energético en Rusia. En este sentido, el Diálogo también debería facilitar el desarrollo en Rusia de proyectos de realización conjunta. El diálogo ampliado debería incluir el estudio de acciones conjuntas concretas para cumplir los compromisos adquiridos en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el Protocolo de Kyoto, incluidas las actividades de capacitación para supervisar los gases de efecto invernadero y de suministro de información. Esto debería facilitar la pronta ratificación del Protocolo de Kyoto por parte de Rusia y la UE, y la participación de ambos en los mecanismos de Kyoto, especialmente los de intercambio de derechos de emisión y aplicación conjunta. Con este fin, deberán reforzarse, en cooperación con las instituciones financieras internacionales, las actuales herramientas financieras existentes y los métodos de asistencia técnica de la UE.

Mejora de la salud pública: las medidas medioambientales pueden contribuir considerablemente a reducir los riesgos sanitarios que afectan particularmente a grupos vulnerables como los niños y los más pobres. Una prioridad urgente es la situación de la red de suministro de agua, que es crítica en muchas partes de Rusia. Es fundamental actuar para mejorar la gestión y el mantenimiento de la red, reformar su financiación y reducir los riesgos para la salud pública. El diálogo debería aprovechar iniciativas y proyectos ya en curso (por ejemplo, la Conferencia de ministros de Medio Ambiente y Economía celebrada en Almaty en el año 2000 y el proyecto para el tratamiento de aguas residuales de San Petersburgo), pero también debería desarrollar una nueva agenda común, particularmente en materia de calidad del aire.

Mejora del aprovechamiento de los recursos: comercio, inversión, reequipamiento industrial y gestión de residuos: este es otro ámbito fundamental en el que coinciden los intereses económicos y ambientales. La cooperación debería centrarse en el fomento de la internalización de los costes ambientales mediante la reducción de las subvenciones, la mejora de la recuperación de costes, el aumento del uso de instrumentos económicos y el estímulo de la aplicación del principio de quien contamina paga. Esto rendirá beneficios gracias a la mejora del uso de las infraestructuras, la energía y las materias primas, generando ingresos para la mejora de los servicios y la inversión, y permitiendo una aplicación más eficiente y efectiva de políticas ambientales.

Asimismo, la cooperación debería centrarse en los asuntos relacionados con la sustitución de tecnologías y procesos industriales anticuados y la mejora de la gestión medioambiental en las empresas, algo particularmente importante en el ámbito de la gestión de residuos peligrosos. Rusia tiene ante sí la ingente tarea de modernizar en los próximos años la infraestructura y el equipamiento de todo su sistema económico. Esto producirá importantes beneficios medioambientales y económicos a medida que vayan sustituyéndose las viejas tecnologías contaminantes. Los resultados económicos también se beneficiarán de la introducción en las empresas de otras mejoras menos costosas en gestión medioambiental.

En este contexto, un asunto muy importante es el de la gestión del combustible usado proveniente de las centrales y submarinos nucleares, así como de los residuos nucleares. La amenaza medioambiental que supone el legado de residuos del noroeste de Rusia para los mares árticos está bien contrastada, pero hay otras áreas con problemas de igual gravedad como el entorno del complejo de reprocesado de combustible de Mayak y las instalaciones de Krasnoyarsk y Tomsk.

El diálogo también debería prestar atención al papel de la mejora, armonización y aplicación de las normas medioambientales en la creación de condiciones más favorables para el comercio y la inversión extranjera. Los debates deberían estar vinculados con la cooperación al desarrollo dentro del espacio económico europeo común.

Otros asuntos: el diálogo ampliado debe también resaltar otras áreas importantes de cooperación:

* Vigilancia del medio ambiente: Rusia está llevando a cabo una iniciativa conjunta con la Agencia Europea de Medio Ambiente para reforzar la vigilancia del medio ambiente y la distribución de información a nivel paneuropeo. Además, recientemente se acordó que la iniciativa comunitaria de la CE y la AEE sobre vigilancia mundial del medio ambiente y la seguridad (GMES) sea objeto de un análisis detallado de las oportunidades de cooperación que existen entre la Federación Rusa, la Unión Europea y la Agencia Espacial Europea.

* Concienciación pública e información sobre el medio ambiente.

* Cooperación internacional y aplicación de acuerdos multilaterales en materia medioambiental: aquí debe incluirse los papeles respectivos de las autoridades federales y regionales rusas.

* Dimensión septentrional, cooperación Danubio/mares Negro y Caspio.

* Uso sostenible de recursos naturales de interés común.

7. Propuestas para el diálogo

El Subcomité del AAC debería continuar reuniéndose al menos una vez al año como foro supervisor del diálogo ampliado, presidido a nivel de Ministro o Viceministro por parte rusa y de Director General o Director General adjunto por parte de la UE.

A propuesta rusa, se sugiere establecer un grupo de trabajo informal que se reúna regularmente (2 ó 3 veces al año), a fin de que el diálogo continúe entre las reuniones del Subcomité del AAC, y proceda de acuerdo con los procedimientos fijados para este último. Pueden celebrarse reuniones de grupos de expertos para tratar problemas concretos como, por ejemplo, el cambio climático o la dimensión septentrional. El grupo de trabajo debería estar copresidido por la Dirección General de Medio Ambiente y el Ministerio de Desarrollo Económico y Comercio.

Resulta esencial coordinar las aportaciones que los ministerios, los organismos y las Direcciones Generales pertinentes hagan en las reuniones. En concreto, debe mejorarse la vinculación con otras áreas políticas tratadas en el Subcomité (energía y seguridad nuclear). Por el lado ruso, debe contarse con la estrecha colaboración del Ministerio de Desarrollo Económico y Comercio, el Ministerio de Recursos Naturales, el RosGydroMet y el Ministerio de Energía. Del lado de la UE, los participantes fundamentales son las Direcciones Generales de Medio Ambiente, Relaciones Exteriores (incluida la delegación de la CE en Moscú), Energía y Transportes, Investigación, Política Regional y EuropeAid.

Ambas partes deben proporcionar recursos adecuados así como representantes a nivel de alto directivo, a fin de garantizar un funcionamiento eficaz.

Uno de los primeros cometidos del grupo de trabajo informal podría ser la actualización del Programa de Trabajo Conjunto para la Federación Rusa acordado por el Subcomité de medio ambiente, energía y seguridad nuclear del AAC.

Además de reforzar el diálogo bilateral UE-Rusia, deben estudiarse nuevos planteamientos para consolidar la cooperación multilateral en materia medioambiental.

En este contexto, puede resultar importante y positivo el papel del Centro Regional Ruso del Medio Ambiente, que recibe apoyo de la Comisión Europea y el Gobierno ruso con la participación también de otras partes interesadas (ONG, centros académicos y empresas).

8. Conclusión y próximos pasos

La ampliación del diálogo sobre asuntos medioambientales y desarrollo sostenible es un componente esencial de la asociación estratégica a largo plazo, basada en valores comunes, que fue refrendada en la séptima cumbre Rusia-EU, celebrada en de 2001.

La propuesta es continuar avanzando en las ideas y sugerencias de la presente Comunicación en colaboración con la parte rusa, a fin de establecer a la mayor brevedad una agenda y unos procedimientos comunes.

ANEXO : AYUDA MEDIOAMBIENTAL DE LA UE A RUSIA

Programa nacional TACIS para la Federación Rusa

2000

* Armonización de normas ambientales (2 millones de euros)

1999

* Sistemas de vigilancia del medio ambiente en Rusia (2,5 millones de euros)

* Ayuda a la gestión de residuos en Rusia (2,4 millones de euros)

* Reestructuración de las antiguas instalaciones de producción de armas químicas (3 millones de euros)

1998

* Apoyo al Ministerio de urgencias en la prevención de accidentes laborales (3 millones de euros)

* Asesoramiento al Ministerio de recursos naturales en la gestión de las aguas (2,5 millones de euros)

* Armamento químico II (3,9 millones de euros)

1997

* Formación para la gestión medioambiental en la cuenca del Volga, apoyo al programa del Banco Mundial (2,9 millones de euros)

* Mejora del sistema de lucha contra los incendios forestales (1,95 millones de euros)

* Armamento químico I (3,9 millones de euros)

1996

* Apoyo institucional al Comité de Estado de protección medioambiental (2 millones de euros)

1995

* Lago Baikal, información ecológica y concienciación pública (0,5 millones de euros)

Proyectos en el campo de la energía y el medio ambiente de TACIS Rusia

* Código de prácticas para la industria del petróleo (finalizado en septiembre de 2000)

* Reglamento sobre el desarrollo de recursos energéticos y protección del medio ambiente en la región de Timan-Pechora (en curso)

Medidas especiales para la región báltica 2000

* Kaliningrado: gestión de residuos (2 millones de euros)

* Lago Chudsoe: gestión ambiental (2 millones de euros)

Programa TACIS de cooperación transfronteriza

2000

* Rehabilitación de la depuradora de aguas residuales de Sortavala (4,5 millones de euros)

1998

* Gestión de calidad de las aguas de Kaliningrado (2,4 millones de euros)

* Gestión de la calidad medioambiental, río Patsojoki (1,4 millones de euros)

1997

* Gestión de áreas protegidas, Carelia (3,5 millones de euros)

* Restauración del salmón en el río Tuloma (1 millón de euros)

1996

Suministro de agua y gestión de aguas residuales, Carelia (1,5 millones de euros)

TACIS regional (para los NEI)

2000

* Mar Negro: asistencia técnica (3 millones de euros)

* Iniciativa de vigilancia medioambiental (1,5 millones de euros)

* Información, educación y concienciación pública sobre el medio ambiente (3 millones de euros)

1999

* Aplicación de políticas medioambientales y Planes nacionales de acción medioambiental, concentración en las aguas (3 millones de euros)

* Gestión conjunta de los ríos: capacitación, cuencas transfronterizas (4 millones de euros)

1998

* Programa medioambiental conjunto, proyecto elaborado en colaboración con el Banco Mundial (5 millones de euros)

* Nuevos centros medioambientales regionales (REC), fase 3, incluye el REC de Rusia (3,1 millones de euros)

Tacis ha contribuido desde 1994 a la investigación medioambiental y el desarrollo de proyectos con 19,5 millones de euros a través del Centro Internacional de Ciencia y Tecnología.

TACIS: Programas de pequeños proyectos

2000

* Programa de apoyo a la inversión municipal: preparación institucional y de proyectos para los proyectos de las instituciones financieras internacionales en materia de aguas y alcantarillado, calefacción urbana y gestión de residuos (4,5 millones de euros).

* Programa de asesoramiento político: medidas a corto plazo y asesoramiento jurídico a organismos de toma de decisiones de alto nivel, incluidas la aplicación del AAC y las medidas medioambientales (6,2 millones de euros).

TACIS Bistro

1999

* Río Tver: instrumento económico (97.000 euros)

* Astracán: investigación sobre la cría del esturión (75.000 euros)

* Chuvashia: reciclaje de sustancias químicas peligrosas (98.000 euros)

* Región de Moscú: reducción/prevención de la contaminación por hidrocarburos (99.000 euros)

* Servicio estatal de estudios medioambientales, formación (97.000 euros)

* Región de Moscú: mejora medioambiental de antiguos centros militares (96.000 euros)

* Cáucaso norte: mejora medioambiental de centro de tratamiento sanitario (95.000 euros)

Programa Tacis de seguridad nuclear para Rusia

Tacis también contribuye a la mejora de la seguridad de las centrales nucleares y otras instalaciones nucleares de uso civil situadas en la Federación Rusa, colaborando en aspectos como el ciclo del combustible y la gestión de los residuos.

La Dirección General de Medio Ambiente ha apoyado una serie de estudios sobre residuos radiactivos en el noroeste de Rusia y en los alrededores de Mayak, Krasnoyarsk y Tomsk.

Programa Life Terceros países (San Petersburgo, Kaliningrado)

1999

* Programa de acción sobre biodiversidad (220.000 euros)

* Límites para efluentes según las recomendaciones Helcom (141.000 euros)

* Protección de la fauna y los hábitats naturales, Leningrado (173.000 euros)

* Ecoauditoría en San Petersburgo (220.000 euros)

1998

Sistema de observación y vigilancia forestal (210.000 euros)

Contaminación por lixiviados en el mar Báltico, San Petersburgo (201.000 euros)

Top