Help Print this page 
Title and reference
Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo sobre la aplicación del Plan de acción sobre drogas (2000-2004) de la UE

/* COM/2001/0301 final */
Languages and formats available
BG ES CS DA DE ET EL EN FR GA HR IT LV LT HU MT NL PL PT RO SK SL FI SV
HTML html ES html DA html DE html EL html EN html FR html IT html NL html PT html FI html SV
PDF pdf ES pdf DA pdf DE pdf EL pdf EN pdf FR pdf IT pdf NL pdf PT pdf FI pdf SV
Multilingual display
Text

52001DC0301

Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo sobre la aplicación del Plan de acción sobre drogas (2000-2004) de la UE /* COM/2001/0301 final */


COMUNICACIÓN DE LA COMISIÓN AL CONSEJO Y AL PARLAMENTO EUROPEO sobre la aplicación del Plan de acción sobre drogas (2000-2004) de la UE

1. Introducción

Abordar el problema de las drogas es una prioridad de la Unión Europea frente a los altos niveles de consumo y comercio de drogas y el daño que causa a nuestras sociedades la delincuencia relacionada con la drogas así como los problemas sanitarios y la exclusión social que ocasiona. Los ciudadanos de la UE también estiman que abordar el problema de las drogas debe ser una prioridad para la UE.

Recientemente se han logrado avances significativos tras la aprobación de la Estrategia sobre drogas de la UE 2000-2004 en el Consejo Europeo de Helsinki. El Consejo Europeo de Feira incluía la estrategia sobre drogas de la UE en un Plan de acción detallado de la UE sobre la materia (2000-2004) que establece claramente las medidas que las instituciones de la UE y los Estados miembros deben tomar durante los próximos cinco años. Las medidas cubren tanto la reducción de la demanda como la de la oferta, y ponen de relieve la necesidad de la cooperación internacional y una información, evaluación y coordinación eficaz a todos niveles. Los objetivos de la estrategia y el Plan de acción son:

- proporcionar una guía a todos los actores en la UE estableciendo sus prioridades en el campo de las drogas durante los próximos cinco años;

- asegurarse de que el problema de las drogas recibe el apoyo necesario entre las altas instancias, a pesar de su naturaleza compleja y fragmentada; y

- proporcionar una base sólida para las evaluaciones, que deberán llevarse a cabo a medio plazo (2002) y tras la realización por la Comisión de las acciones antidroga de la UE durante este período quinquenal.

La estrategia establece once objetivos generales y seis objetivos principales para la UE en este período [1], y examina parte de los problemas planteados. El Plan de acción convierte los objetivos previstos en la Estrategia en aproximadamente cien acciones concretas que deben ejecutarse durante el período en cuestión para asegurar la puesta en práctica de la estrategia.

[1] Los once objetivos generales de la estrategia son: (a) garantizar que las drogas siguen siendo una prioridad para la UE; (b) garantizar que se evalúan las acciones; (c) continuar el planteamiento equilibrado sobre las drogas; (d) dar prioridad a la prevención del uso de drogas, a la reducción de la demanda y a la reducción de las consecuencias adversas del uso de las drogas; (e) reforzar la lucha contra el tráfico de droga e intensificar la cooperación policial entre los Estados miembros; (f) fomentar la cooperación entre los diferentes organismos y la participación de la sociedad civil; (g) emplear a fondo las posibilidades ofrecidas por el Tratado de Amsterdam, particularmente lo dispuesto en la letra e) del artículo 31 sobre normas mínimas sobre el tráfico de droga; (h) garantizar la recopilación y la difusión de datos fiables y comparables sobre las drogas en la UE; (i) integrar progresivamente a los países candidatos e intensificar la cooperación internacional; (j) promover la cooperación internacional, basada en los principios UNGASS; y (k) subrayar que la puesta en práctica de la estrategia requerirá unos recursos apropiados.

El objetivo de la Comunicación, que está basado en contribuciones de la Comisión, el Observatorio Europeo de la Droga y las Toxicomanías (OEDT) y EUROPOL, es garantizar que la Unión Europea pueda hacer frente a los ambiciosos desafíos del Plan de acción sobre drogas en el plazo previsto. Más concretamente, la Comunicación:

(i) propone una herramienta en forma de cuadro de seguimiento para la evaluación de los avances en la aplicación del Plan de acción;

(ii) resume el método mediante el cual la Comisión se propone llevar a cabo las evaluaciones de la Estrategia sobre drogas y del Plan de acción;

(iii) resume la manera en que la Comisión se propone lograr que los países solicitantes se ocupen tan eficazmente como sea posible del problema de las drogas y propone que la Comisión mantenga una base de datos sobre todas las actividades de la UE, financiada por la Comisión o los Estados miembros en los países candidatos;

(iv) sugiere que la UE examine cómo reforzar mejor el intercambio de información sobre los proyectos que se llevan a cabo en los países no candidatos. Esta información debería constituir la base para las discusiones anuales sobre la cooperación internacional relacionada con la droga; y

(v) examina los medios para mejorar la coordinación a nivel de la UE.

2. Estudio sobre el desarrollo de la aplicación del plan de acción de UE sobre las drogas

El Plan de acción de la UE sobre las drogas subraya la necesidad de una respuesta global, multidisciplinar e integrada basada en los siguientes cuatro elementos fundamentales: (i) reducción de la demanda, (ii) reducción de la oferta y de la lucha contra el tráfico ilícito, (iii) cooperación internacional y (iv) coordinación a nivel nacional y de la Unión.

La Comisión ha elaborado un cuadro de seguimiento (véase el anexo 1) para supervisar si las actividades previstas en el Plan de acción se realizan en los plazos y hacer un seguimiento de la ejecución. El OEDT y EUROPOL han contribuido conjuntamente al mismo. Para cada actividad del Plan de acción que requiere la acción de la Comisión, del OEDT o de EUROPOL, el cuadro de seguimiento registra el estado de la situación, el calendario para la acción y el grado de prioridad que se le ha concedido.

En opinión de la Comisión el cuadro de seguimiento debe llevarse a cabo en colaboración con todos los actores afectados con el fin de permitir la supervisión de cada acción prevista en el Plan de acción. La Comisión anima por lo tanto a los otros actores implicados en la aplicación del Plan de acción, en especial los Estados miembros, a emprender una tarea similar. Una vez que se han presentado todos los cuadros de seguimiento, la Comisión considerará cómo vincularlos entre sí. La Comisión propone un solo cuadro de seguimiento basado en las contribuciones de los Estados miembros que:

- suponga un instrumento flexible para la constatación y evaluación del desarrollo del Plan de acción de la UE;

- contribuya a una mejor asignación de los recursos humanos y financieros para una aplicación efectiva del Plan de acción; y

- ayude a todos los actores a prepararse de cara a las evaluaciones a medio plazo y al concluirse la aplicación.

3. Evaluación de la estrategia de la UE sobre drogas

La Estrategia sobre drogas y el Plan de acción invitan a la Comisión a organizar una evaluación de la estrategia global sobre drogas y su impacto. El Plan de acción de la UE sobre drogas identifica tres etapas de la evaluación:

- Etapa 1: evaluación del nivel de realización de las actividades previstas en el Plan de acción;

- Etapa 2: evaluación que determine en qué medida la realización del Plan de acción resolvió los objetivos de la Estrategia sobre drogas; y

- Etapa 3: evaluación del impacto de la situación en el ámbito de las drogas, particularmente en relación con los seis objetivos principales identificados en la Estrategia y las acciones emprendidas en el marco del Plan de acción y la estrategia.

Para la primera fase, la adopción de técnicas comunes de evaluación y cuadros de seguimiento por todos los implicados permitirá a la Comisión evaluar los progresos alcanzados en la realización de las acciones identificadas en el Plan de acción. El OEDT está desarrollando herramientas metodológicas comunes para el control de las actividades de lucha contra la droga. Sería muy útil si todos los actores implicados utilizaran estas herramientas OEDT al evaluar sus actividades de lucha contra las drogas, y al completar sus cuadros de seguimiento. De esta manera se conseguiría que los resultados de los diversos agentes en la UE fueran comparables. Los cuadros de seguimiento deberían ponerse al día periódicamente y en especial a medio plazo y tras la conclusión del Plan de acción.

La segunda fase requerirá que la Comisión compare la realización de las acciones en el Plan de acción con los objetivos de la Estrategia sobre drogas. Esto permitirá una evaluación sobre el nivel de cumplimiento de los objetivos de la Estrategia.

La tercera etapa evaluará el impacto de las medidas tomadas en relación con las drogas y, en especial, los objetivos principales identificados en la Estrategia. Para valorar si se han cumplido estos objetivos la Comisión necesitará contar con información sobre las tendencias de la demanda y la oferta de drogas. Esto debería ser proporcionado por el OEDT y EUROPOL.

La información sobre la cual concentrarán su trabajo durante los próximos tres años el OEDT y sus socios, especialmente por lo que respecta a los tres primeros objetivos, se recoge en el anexo 2. El OEDT y EUROPOL crearon conjuntamente, en el marco del punto 2.2.2 del Plan de acción, dos grupos de trabajo sobre "los criterios de evaluación del efecto" para definir, a partir de los conocimientos propios de los Estados miembros, los criterios y las técnicas que podían contribuir a la evaluación final de impacto, y para garantizar la consistencia entre los esfuerzos de evaluación del OEDT y EUROPOL. EUROPOL está trabajando en estadísticas sobre delitos relacionados con las drogas. El OEDT centró su programa de trabajo 2001-2003 sobre la supervisión de los cambios en la situación de las drogas a través del establecimiento de un conjunto de indicadores epidemiológicos y datos pertinentes sobre la materia. Para facilitar la comparación a nivel de la UE, el OEDT ha elaborado ya directrices para la puesta en práctica en los Estados miembros de los cinco indicadores epidemiológicos fundamentales [2] que serán adoptados por su Consejo de administración en septiembre de 2001. La puesta en práctica de los indicadores fundamentales requerirá el decidido compromiso de los Estados miembros, y debería tener lugar con la mayor brevedad posible.

[2] Los principales indicadores son: - alcance y características del consumo de drogas entre el público en general; - tipo de problemas ligados al consumo de droga; - demanda de tratamiento por los consumidores de droga; - número de muertes relacionadas con la droga y la mortalidad de los consumidores de droga; así como; - índices de enfermedades infecciosas relacionadas con la droga (VIH, hepatitis).

Por supuesto, la Comisión intentará tener en cuenta los puntos de vista de otras partes en esta fase, pero asumirá la responsabilidad última del contenido de la evaluación. El objetivo será intentar evaluar el impacto de la puesta en práctica de la Estrategia sobre drogas y el Plan de acción. Sobre la base de esta evaluación, la Comisión estudiará proponer o no cualquier modificación a la futura política sobre drogas.

Por último, la Comisión desearía informar a sus socios que, dada la carencia de información fiable y comparable sobre los aspectos epidemiológicos y criminales del problema de las drogas en la UE, tiene la intención de limitar la evaluación a medio plazo (es decir, en 2002) a la primera fase mencionada anteriormente. EUROPOL y la OEDT deberían estar en condiciones de proporcionar esta información para finales del período de aplicación de la Estrategia y del Plan de acción, y de este modo, en 2004, se habrán concluido las tres etapas mencionadas más arriba.

4. Ampliación

La Comisión considera la intensificación de la lucha contra las drogas en los países candidatos como una prioridad.

El pacto de preadhesión sobre la delincuencia organizada en el que se constataba la importancia de la información y de la cooperación operativa, comprometió a la UE y a los países candidatos (PECO y Chipre - el pacto debe ampliarse a Malta y Turquía) a desarrollar cada año una estrategia anual común con la ayuda de Europol con el fin de valorar las principales amenazas relacionadas con la delincuencia organizada, incluido el narcotráfico.

El apoyo a los países candidatos incluye la integración del 'acervo comunitario', el desarrollo de planes de acción y la participación en las actividades del OEDT. Se prestará una atención especial a la cooperación con Turquía.

La Estrategia sobre drogas 2000-2004 de la UE puso el énfasis en la lucha contra la tenencia ilícita de drogas y el tráfico en los países candidatos. Los dos principales objetivos de la UE son facilitar que los países candidatos ejecuten el acervo relacionado con las drogas, y lograr que la UE y los países candidatos mantengan una colaboración más estrecha en el ámbito de las drogas. La Comisión comparte plenamente este planteamiento.

El Plan de acción conjunto sobre drogas de la UE / países candidatos debería cubrir la gama completa de problemas de demanda y oferta y debería facilitar el trabajo con cada país candidato para supervisar y evaluar los programas de lucha contra la droga. La Comisión subraya la necesidad de una complementariedad entre el Plan de acción y las negociaciones para la adhesión.

El Consejo adoptó en marzo de 2001 una decisión que permitía a la Comisión negociar la participación de los países candidatos en la red REITOX del OEDT. La Comisión considera la participación de los países candidatos en el OEDT un paso muy importante en la integración del acervo relacionado con las drogas y las negociaciones sobre esta cuestión se pondrán en marcha a mediados de 2001.

En total, se han comprometido 53 millones EUR en el marco de PHARE desde 1992 en relación con las drogas. A finales de 1999, la Comisión Europea decidió integrar el control de las drogas en los distintos programas nacionales Phare. En este marco la Comisión decidió proporcionar una asignación específica de 1 millón EUR a cada país candidato, con el objetivo de desarrollar un componente específico sobre las drogas. Los problemas principales abordados en los proyectos nacionales PHARE sobre drogas 2000 son la institucionalización de los focos nacionales de información sobre las drogas teniendo en cuenta la participación futura de los países candidatos en las actividades del OEDT y la consolidación de las estrategias nacionales sobre drogas y la coordinación interministerial. La mayor parte de los proyectos se llevan a cabo como proyectos de hermanamiento.

Se ha asignado un presupuesto de 2 millones EUR del programa PHARE pluribeneficiarios sobre drogas 1998 a un proyecto conjunto OEDT/PECO que permita al OEDT ayudar directamente a los países candidatos a preparar su participación en las tareas del centro.

Además, la Comisión decidió destinar 10 millones de euros para el programa PHARE pluribeneficiarios sobre drogas 2000 dirigido a la consolidación de las capacidades y el aumento de la eficacia de la cooperación regional en el área de la reducción de la oferta entre los países candidatos y los Estados miembros de la UE, especialmente en relación con la lucha contra las drogas sintéticas, consolidando la cooperación en la aplicación de la ley y el blanqueo de dinero. La Comisión también buscará la financiación para la cooperación antidroga con los países solicitantes no cubiertos por el programa PHARE (Malta, Chipre y Turquía). La Comisión se propone en especial consolidar su cooperación con Turquía y pretende empezar pronto las negociaciones para un Acuerdo entre la UE y Turquía sobre la prevención de la sustracción de precursores químicos.

Para evitar duplicidades y lagunas en la ayuda en materia de drogas a los países candidatos, la Comisión propone establecer una base de datos para todos los proyectos de ayuda financiados por los Estados miembros o la Comisión en los países candidatos, sobre la base de la información proporcionada periódicamente por los Estados miembros.

5. Medidas exteriores

La Comisión considera la cooperación internacional como elemento fundamental de la lucha contra las drogas. En este campo, la Comisión dará especial importancia a las rutas principales de narcotráfico que abastecen a la UE.

La Comisión aplica actualmente proyectos relacionados con las drogas en 100 países por un valor total de más de 100 millones de euros. Los proyectos cubren una gama amplia de actividades, incluidas la prevención, el tratamiento, la reinserción social y profesional para consumidores de droga, además de la epidemiología, el desarrollo alternativo, los controles sobre los precursores químicos, la cooperación policial y aduanera, el apoyo institucional al desarrollo de políticas nacionales, el blanqueo de dinero, y la elaboración de una nueva legislación.

Según lo indicado en el Plan de acción, la Comisión concentrará sus esfuerzos en los países de tránsito y de producción, y en especial en las dos rutas principales de tráfico a la UE: la ruta de heroína de Afganistán a la UE vía Asia central, Irán, el Cáucaso, Turquía, Europa Oriental y los Balcanes; y la ruta de la cocaína desde América Latina vía el Caribe. Según lo previsto en la reforma de la ayuda exterior, la asignación de recursos para actividades relacionadas con la droga se incluirá en los programas plurianuales. Esta programación tendrá en cuenta la necesidad de un planteamiento global para cada ruta de tráfico.

Centrarse en las dos rutas principales de tráfico dará a la Comisión un perspectiva coherente y permitirá concentrar sus esfuerzos en el campo de la reducción de la oferta procedente de las rutas principales que suministran más del 80 por ciento de las drogas ilícitas a Europa.

En la ruta de la cocaína, la Comisión ya ha puesto en marcha programas importantes: 20 millones de euros para el plan Barbados y 60 millones de euros para proyectos de desarrollo alternativos en Perú y Bolivia. El énfasis otorgado al desarrollo alternativo mediante un esfuerzo global para facilitar unos medios de subsistencia alternativos al cultivo de drogas y el narcotráfico, diferencia la actividad exterior de la UE en este ámbito de la de sus otros socios. En cuanto a Colombia, la Comisión aspira a ser un actor fundamental en el proceso de paz y promete, dentro del marco de un paquete completo de ayuda de la UE, una cantidad de 105 millones de euros con este fin. De esta cantidad, 30 millones se dedicarán al apoyo a programas alternativos de desarrollo. A escala regional, la Comisión también está apoyando varias iniciativas en beneficio de los países andinos en los ámbitos del blanqueo de dinero, el control de los precursores y la armonización de la legislación. En los últimos años, nueve países latinoamericanos recibieron apoyo de la Comisión para los proyectos de prevención de alrededor de 2 millones de euros. La última iniciativa comunitaria fue ayudar al Gobierno de Venezuela a crear un Centro de supervisión nacional sobre drogas (2 millones de euros). Además, se debe recordar que para apoyar sus esfuerzos en la lucha contra las drogas, los países andinos y centroamericanos reciben un tratamiento especial en el marco del sistema de preferencias generalizadas (drogas SPG). Junto con la cláusula de la NMF, este trato generoso garantiza hasta un 80% de las exportaciones andinas y el acceso con franquicia al mercado de la UE. La UE, los EE.UU. y el PNUFID cooperan estrechamente en la aplicación del plan de acción Barbados que aborda el problema de las drogas en el Caribe.

Por lo que se refiere a la ruta de la heroína, se están aplicando una serie de acciones en Asia central y el Cáucaso, Europa del Este y Turquía, con el objetivo de crear un "sistema de filtro" entre Afganistán y Europa Occidental. Dichas acciones se desarrollarán a través de programas adicionales que abordan tanto la reducción de la oferta como la reducción de la demanda. El Plan de acción de la UE sobre drogas para Asia central debería firmarse en un futuro próximo y creará un marco para el conjunto de las actividades relacionadas con la droga previstas por la UE en esta región. La UE es también consciente de los problemas que se le plantean a la India por la proximidad a Afganistán y Myanmar, los dos productores más importantes de heroína ilícita, y de la necesidad de una mayor cooperación. Además, el problema de las drogas también es tratado en el diálogo para la asociación y cooperación con Rusia, Ucrania y Moldavia, especialmente en el contexto de los avances en el ámbito de la justicia y los asuntos de interior. Las estrategias comunes en la Federación Rusa y Ucrania así como el Plan de acción de la Unión Europea relativo a una acción común en la Federación Rusa sobre la lucha contra la delincuencia organizada, destaca, entre otros aspectos, el interés común por promover la cooperación en la lucha contra el narcotráfico. Actualmente, se está estudiando el desarrollo de un plan de acción de la Unión Europea sobre aspectos relacionados con la justicia y los asuntos de interior para Ucrania. Recientemente, se han previsto varias actividades en apoyo de los esfuerzos de Bielorrusia, Moldavia y Ucrania en la lucha contra el desafío que suponen las drogas, actividades cuya ejecución se está tramitando actualmente. En Irán, se están preparando proyectos en asociación con el PNUFID para apoyar los importantes esfuerzos iraníes en la lucha contra la tenencia ilícita de drogas y el narcotráfico. La cooperación con Turquía tendrá lugar en el marco de la ampliación. En los Balcanes, la aplicación del programa CARDS en el ámbito de la Justicia y los Asuntos de Interior tendrá en cuenta las drogas, especialmente el contrabando de drogas, como prioridad fundamental con el objetivo de aumentar la capacidad global de lucha contra la delincuencia (cuestiones legales, de investigación y judiciales en cada país, además de la cooperación regional) e impartiendo una formación especializada sobre las drogas, incluido el apoyo a una red regional relacionada con los sistemas de inteligencia en el ámbito de las drogas.

Por lo que se refiere a la cuenca mediterránea, se debería mencionar la ruta del cannabis que conecta Marruecos en tanto que país productor y principal exportador de cannabis con la UE, donde sigue siendo la droga más común y la más consumida.

En el ámbito del blanqueo de dinero, la Comisión participa con los EE.UU. y el Reino Unido, en el marco del Plan de Acción Barbados, en un programa de 8 millones de euros en los Caribes. También ha puesto en marcha recientemente un programa para Asia Sudoriental. Finalmente, se ha avanzando bastante en el trabajo preparatorio sobre un nuevo programa para Ucrania, Rusia, Bielorrusia, Moldavia y Kazajstán.

El diálogo político que la UE mantiene con muchos grupos regionales y subregionales (incluida Latinoamérica, el Caribe, el Mediterráneo y varios socios asiáticos) muestra la firme voluntad de la UE de aplicar su postura sobre las drogas. De particular importancia a este respecto son los diálogos sobre las drogas con los países andinos y el mecanismo de coordinación y cooperación sobre drogas entre la UE, Latinoamérica y el Caribe.

La Comisión continuará movilizando la experiencia adquirida por la UE con el fin de reforzar la identidad europea de su acción exterior en relación con la droga y apoyar el desarrollo de los contactos entre terceros países y la UE.

La Comisión es uno de los donantes principales al PNUFID y continuará cooperando con todos los organismos de la ONU competentes en el ámbito de las drogas así como con otros donantes. El nuevo ámbito de cooperación con los Estados Unidos se centra en las drogas sintéticas.

En lo que respecta al control de la toxicomanía, la Comisión considerará como prioridad el desarrollo de indicadores y metodologías apropiadas para los países menos desarrollados.

La aplicación del Plan de acción sobre drogas puede llevar a una mejor coordinación de las actividades exteriores relacionadas con las drogas emprendidas por la Comisión y los Estados miembros sobre la base de unos objetivos bien definidos y acordados y una división clara de las responsabilidades entre todos los actores.

6. refuerzo de la coordinación

La adecuada coordinación entre las instituciones de la UE y todos los actores implicados es un requisito esencial en la lucha contra las drogas dada la naturaleza compleja y fragmentaria del problema de las drogas. Por consiguiente, la coordinación ha sido fundamental para la UE desde la adopción del segundo Plan de acción de la UE sobre drogas en 1995.

En el punto 1.1.7 del último Plan de acción se pide a la Comisión, con la ayuda del OEDT, que informe sobre las medidas existentes en favor de la coordinación y las posibles mejoras. En marzo de 2001 el OEDT presentó a la Comisión su contribución al informe sobre medidas de coordinación en los Estados miembros. La Comisión se propone presentar su informe sobre la base del trabajo del OEDT en un futuro próximo.

Para la financiación de las actividades relacionadas con la droga, la Comisión no tiene una línea presupuestaria específica, por lo que puede beneficiarse de un gran número de diversas líneas presupuestarias. El propio Plan de acción no crea ningún nuevo compromiso financiero. Se adjunta en el Anexo 3 un resumen de las líneas presupuestarias y de las cantidades disponibles en noviembre de 2000. La Comisión se propone poner al día esta información anualmente. El punto 1.4.1 del Plan de acción invita al Consejo y a la Comisión a estudiar, sobre la base de los esfuerzos actuales en este ámbito del OEDT y del Grupo Pompidou, un planteamiento para establecer una lista de todo el gasto público sobre drogas. Cuando el OEDT y el Grupo Pompidou presenten sus recomendaciones sobre cómo clasificar el gasto, la Comisión intentará adaptar su información presupuestaria para reflejar las recomendaciones. La Comisión anima a los Estados miembros a examinar este problema y a compartir toda la información disponible cuanto antes y, en todo caso, de cara a la evaluación a medio plazo.

La Comisión contribuirá al debate anual de todos los proyectos de asistencia sobre drogas de la UE y continuará suministrando información apropiada sobre sus proyectos de cooperación en la lucha contra las drogas de los terceros países y los países candidatos.

Sin embargo, convendría mejorar la coordinación de la acción exterior entre los Estados miembros y la Comisión. Debería prestarse una atención especial a la coordinación de la acción de la UE en relación con las dos rutas principales de tráfico, que suministran drogas a la UE y a los países candidatos. La cooperación con los organizaciones multilaterales o internacionales debería también reforzarse.

Aunque la Comisión y los Estados miembros tengan que informarse entre sí sobre todos los proyectos en los terceros países, no se ha establecido ningún sistema. Y por ello, el intercambio de información no funciona realmente. La Comisión hará propuestas a nivel del Grupo horizontal sobre drogas del Consejo para fijar unos criterios prácticos.

7. Conclusión

La Comisión:

* anima a todos los actores en la Estrategia de la UE sobre drogas y el Plan de acción sobre drogas durante el período 2000-2004, y en especial a los Estados miembros, a elaborar y actualizar regularmente cuadros de seguimiento similares a al que prepara la Comisión, el OEDT y EUROPOL;

* solicita al Parlamento Europeo y al Consejo que aprueben el principio de un único cuadro de seguimiento que cubra la gama entera de actividades mencionadas en el Plan de acción;

* exhorta al Parlamento Europeo y al Consejo a estudiar el método por el cual la Comisión se propone llevar a cabo las evaluaciones de la Estrategia sobre drogas y el Plan de acción y hacer observaciones sobre el mismo;

* solicita a los otros actores implicados, en especial los Estados miembros, proporcionar información tan completa y exacta como sea posible sobre su aplicación de la Estrategia y del Plan de acción, particularmente a medio plazo y tras la aplicación del mismo, permitiendo así a la Comisión llevar a cabo evaluaciones completas;

* recomienda a los Estados miembros que utilicen las técnicas y los criterios de evaluación y control elaborados por el OEDT y sus socios nacionales a la hora de evaluar sus actividades con el fin de que los resultados sean comparables;

* invita al Parlamento y al Consejo a tomar nota y apoyar su planteamiento sobre las drogas y la ampliación de la UE;

* solicita que los Estados miembros le suministren información sobre todos sus proyectos de ayuda con los países candidatos, de modo que la Comisión pueda mantener una matriz exacta y actualizada; y

* sugiere que el Parlamento y el Consejo tomen nota de las medidas de coordinación actualmente en funcionamiento a nivel de la UE y que todas las instituciones de la UE lleven a cabo iniciativas apropiadas para aumentar la actual coordinación interinstitucional.

ANNEXE 1

MISE EN oeUVRE DU PLAN D'ACTION ANTIDROGUE DE L'UE (2000-2004):

TABLEAU DE SUIVI DESTINÉ À LA COMMISSION, À L'OEDT ET À EUROPOL

>SITIO PARA UN CUADRO>

ANNEXE 2

Indicateurs et données de base de l'OEDT, et liens avec l'évaluation de la stratégie antidrogue de l'Union européenne (2000-2004)

>SITIO PARA UN CUADRO>

>SITIO PARA UN CUADRO>

ANNEXE 3

Novembre 2000

Vue d'ensemble des programmes et actions de lutte contre la drogue et des lignes budgétaires mobilisables

>SITIO PARA UN CUADRO>

>SITIO PARA UN CUADRO>

Top