Help Print this page 
Title and reference
Commission working document - Perspectives and Priorities for the ASEM Process (Asia Europe Meeting) into the new decade
Languages and formats available
BG ES CS DA DE ET EL EN FR GA HR IT LV LT HU MT NL PL PT RO SK SL FI SV
HTML html ES html DA html DE html EL html EN html FR html IT html NL html PT html FI html SV
PDF pdf ES pdf DA pdf DE pdf EL pdf EN pdf FR pdf IT pdf NL pdf PT pdf FI pdf SV
Multilingual display
Text

52000DC0241




DOCUMENTO DE TRABAJO DE LA COMISIÓN - Perspectivas y prioridades del proceso ASEM (Conferencia Asia-Europa) en la nueva década

DOCUMENTO DE TRABAJO DE LA COMISIÓN - Perspectivas y prioridades del proceso ASEM (Conferencia Asia-Europa) en la nueva década

RESUMEN

Los progresos realizados desde la primera Conferencia Asia-Europa celebrada en Bangkok en 1996 han puesto de relieve la interdependencia de ambas regiones y la importancia del proceso ASEM en el refuerzo del diálogo y la cooperación Asia-Europa. La tercera cumbre ASEM, que se celebrará en Seúl en octubre de 2000, será fundamental para hacer avanzar este proceso, asegurar que siga siendo de interés para nuestros ciudadanos y definir las directrices generales para la próxima década. La finalidad de este documento es hacer sugerencias sobre las principales perspectivas y prioridades que podría abordar el proceso ASEM en Seúl y después.

A partir de las decisiones adoptadas en las cumbres de Bangkok y Londres, el proceso ASEM ha logrado ya un éxito considerable, con un diálogo activo y constructivo basado en los tres pilares constituidos por las cuestiones políticas, las cuestiones económicas y financieras y las cuestiones culturales e intelectuales. Los socios deberían seguir desarrollando su carácter informal, multidimensional y de participación a alto nivel. Subsisten importantes desafíos para asegurar que el proceso siga progresando en cada uno de los tres pilares que lo componen, al tiempo que se refuerza el compromiso público en las relaciones Asia-Europa, y tener en cuenta las expectativas de los socios que todavía no participan en él. De cara al futuro, las perspectivas fundamentales del proceso ASEM deberían mantenerse esencialmente como se establecieron en las dos primeras cumbres.

Al definir las prioridades futuras, se hace una distinción entre prioridades generales y prioridades específicas para acciones a corto plazo. En cada uno de los tres pilares se establecen unas prioridades generales. Éstas se basan en gran medida en las actividades en curso en el ámbito del proceso ASEM. Tratan de avanzar a partir de los resultados obtenidos y proponen profundizar de relaciones entre las dos regiones. Continuará priviligiándose el potencial de ASEM como foro de intercambio informal de opiniones, contribuyendo a reforzar la conciencia y la cooperación mutuas de las dos regiones en relación con cuestiones políticas y de seguridad, económicas, financieras y sociales, así como en un contexto intelectual y cultural más amplio. Estas prioridades deberían integrarse en el marco de cooperación Asia-Europa que se aprobará en Seúl y que establecerá los parámetros generales del proceso ASEM en la próxima década.

Además, se sugiere la aprobación en ASEM III de cinco prioridades específicas: un mayor intercambio de opiniones sobre cuestiones de seguridad regionales y mundiales; una mayor cooperación en los ámbitos comercial y económico orientada a los resultados, incluido el diálogo sobre cuestiones de política social; una intensificación de los intercambios en el ámbito de la educación entre las dos regiones; la creación de redes y la cooperación en el campo de la protección de los consumidores, y una eventual ampliación de la participación en el proceso ASEM.

1. Introducción

La Conferencia Asia-Europa (ASEM) comenzó con la cumbre de Bangkok celebrada en marzo de 1996. Los Jefes de Estado y Gobierno de Asia y Europa y el Presidente de la Comisión Europea iniciaron un nuevo proceso de diálogo y cooperación para establecer una nueva relación entre ambas regiones. El objetivo del proceso ASEM es construir una amplia asociación entre iguales, basada en la promoción de los tres pilares del diálogo político, la profundización de relaciones económicas y el refuerzo de las relaciones culturales entre los pueblos. Participan en el proceso diez países asiáticos [1], los quince Estados miembros de la UE y la Comisión Europea.

[1] Brunei, China, Indonesia, Japón, Corea del Sur, Malasia, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam

Eclipsada por la crisis económica y financiera en Asia, la segunda cumbre ASEM celebrada en Londres en abril de 1998 confirmaba el compromiso de Europa respecto a Asia y su recuperación. La cumbre reconoció la importancia de la cooperación entre las dos regiones para abordar estos desafíos y se comprometió a mantener flujos comerciales y de inversión para hacer frente a la crisis. Los jefes de gobierno se manifestaron también en favor de la profundización ulterior de nuestra asociación y expresaron su fe en la recuperación que hoy es claramente visible.

La tercera cumbre, que se celebrará en Seúl, tendrá la misión de confirmar y consolidar la importancia de esta asociación entre las dos regiones y de mantener su ritmo y su relevancia para contrarrestar actitudes de "fatiga" en el proceso ASEM. En ASEM III se establecerán las principales perspectivas y prioridades que Asia y Europa, con acciones conjuntas como socios en igualdad de condiciones, podrán tratar en la primera década del nuevo siglo. La coyuntura actual ofrece, por consiguiente, la ocasión oportuna para hacer balance de los resultados ya obtenidos y considerar cuestiones nuevas.

La evolución desde la cumbre de Bangkok ha puesto de relieve la interdependencia de ambas regiones. Políticamente, Asia y Europa pueden encontrar una causa común en la promoción de la paz y la estabilidad en las zonas de las respectivas regiones en las que los conflictos siguen siendo motivo de preocupación. Desde el punto de vista económico, la reactivación de un crecimiento sostenido en Asia, que ya está en marcha, tendrá un impacto muy positivo en el crecimiento de la economía mundial en general y de Europa en especial. Los socios asiáticos de ASEM representan el 31,5% de la población mundial, producen el 18,9% del PIB mundial, suponen el 24,7% de las exportaciones mundiales de mercancías (15,9% de los servicios) y 17,5% de las importaciones mundiales de mercancías (22,5% de los servicios), y generan el 7,5% de las salidas de inversión directa extranjera (IDE), al tiempo que abosorben el 14,5% de las entradas IDE [2]. Desde el punto de vista cultural, un mayor conocimiento recíproco y un contacto directo entre las dos regiones contribuirán considerablemente a la comprensión mutua, facilitando los intercambios políticos y económicos.

[2] Cifras para 1998 (fuente: DG Comercio, diciembre 1999).

En junio de 1997, con vistas a la preparación de la segunda cumbre ASEM de Londres, la Comisión Europea presentó un documento de trabajo sobre el proceso ASEM, con las perspectivas y prioridades específicas de la Unión Europea [3]. El presente documento tiene como finalidad examinar y poner al día ese análisis y hacer sugerencias para las perspectivas y prioridades principales que el proceso ASEM podría abordar en Seúl y en el futuro. La cumbre ofrece una excelente oportunidad de volver a posicionarse y de reforzar las relaciones entre Asia y Europa tras la crisis y en una época de globalización de las relaciones internacionales.

[3] SEC (97) 1239, 26 de junio de 1997. Se puede también hacer referencia a la Comunicación de la Comisión "hacia una nueva estrategia para Asia" (COM (94) 314, 13 de julio de 1994), que, aunque es anterior a la iniciativa ASEM, sin embargo prevé algunos de sus elementos importantes.

2. Resultados y desafíos

Si se compara con los objetivos definidos en las cumbres, el proceso ASEM ha demostrado ya su utilidad. Se ha establecido un diálogo activo y constructivo entre las dos regiones, centrado en las reuniones bienales de Jefes de Estado y de Gobierno y apoyado por reuniones de los Ministros de Asuntos Exteriores, de Finanzas y de Economía [4], celebradas en los años entre una cumbre y otra. Altos funcionarios de los ministerios de Asuntos Exteriores, de Finanzas y de Economía se reúnen regularmente, mientras que el sector empresarial se reúne anualmente en el foro empresarial Asia-Europa.

[4] Los Ministros de Asuntos Exteriores ASEM se reunieron en febrero de 1997 en Singapur y en marzo de 1999 en Berlín; los Ministros de Hacienda, en septiembre de 1997 en Bangkok y en enero de 1999 en Frankfurt, y los Ministros de Economía, en octubre de 1997 en Japón y en octubre de 1999 en Berlín. Además, se celebró una Conferencia Ministerial sobre ciencia y tecnología en Pekín en octubre de 1999. El anexo 1 ofrece un resumen más detallado del proceso, tal como se ha desarrollado hasta ahora, mientras que el anexo 2 ilustra la relación del proceso ASEM con otros diálogos en curso.

El diálogo sobre asuntos políticos de interés común se ha desarrollado en las cumbres y a nivel ministerial y de altos funcionarios. Además, en seminarios informales, talleres y simposios, organizados por socios individuales ASEM o por la fundación Asia-Europa, se han tratado asuntos tales como los derechos humanos, la globalización y otros aspectos de las relaciones internacionales.

En los ámbitos económico y financiero, ha habido un diálogo activo entre ministros y altos funcionarios sobre temas tales como el comercio, la inversión y la OMC, así como sobre cuestiones relativas a la política macroeconómica y la supervisión del sector financiero. Esto se ha completado con la aplicación de dos planes de acción importantes (sobre facilitación del comercio y promoción de las inversiones), la celebración de reuniones y simposios sobre temas como la infraestructura y las PYME, el establecimiento de sitios Internet [5] accesibles al público y la cooperación intensificada entre autoridades aduaneras.

[5] Para la información sobre las normas de inversión, se puede consultar el sitio Internet intercambio de información virtual http://www.asem.vie.net y para la información sobre oportunidades de inversión http://www.asemconnect.sg

En respuesta a la crisis económica y financiera en Asia, en la cumbre de Londres tuvo lugar una discusión franca y concreta sobre la crisis y sus implicaciones para las relaciones Asia-Europa. Los jefes de gobierno se comprometieron a mantener abiertos los mercados ante eventuales medidas proteccionistas que puedan surgir de la crisis (el compromiso ASEM sobre comercio e inversiones), y acordaron lanzar un fondo fiduciario ASEM para proporcionar conocimientos técnicos a fin de prestar asistencia con objeto de abordar los problemas financieros y sociales derivados de la crisis. También acordaron establecer una red financiera europea de expertos financieros (EFEX) que pueda contribuir a identificar expertos de alto nivel tanto en el sector público como en el privado, a la que puedan recurrir los socios asiáticos.

En el campo de la ciencia y de la tecnología, una Conferencia Ministerial ASEM sobre ciencia y tecnología celebrada en Pekín sentó las bases para el lanzamiento de una serie de nuevas actividades de cooperación encaminadas a fomentar los contactos científicos entre las dos regiones, aumentar el intercambio de información, estimular el libre flujo de ideas entre las comunidades científicas y la creación de redes entre investigadores, así como favorecer formas de cooperación entre la universidad y la industria [6].

[6] Se ha creado en un sitio Internet relativo a la cooperación científica y tecnológica ASEM en http://www.cordis.lu/asem.home.atml

En cuanto al medio ambiente, se ha creado en Bangkok un Centro Asia Euroa de tecnología ambiental (AEETC) para promover la cooperación en actividades de I+D en materia de medio ambiente.

En el campo cultural e intelectual, la fundación Asia-Europa de Singapur ha apoyado un programa de difusión de conferencias y actividades en red dirigidas a reforzar la comprensión y el contacto mutuos entre los pueblos de las dos regiones. Además, algunos socios de ASEM han lanzado una serie de iniciativas de creación de redes y foros de diálogo en campos tan diversos como el bienestar de la infancia, el patrimonio cultural y la política socioeconómica.

Al tratar de establecer los parámetros globales del proceso ASEM, la cumbre de Londres adoptó un marco de cooperación Asia-Europa que define los objetivos y prioridades fundamentales del proceso y puso en marcha un grupo "Visión Asia-Europa" para abordar las perspectivas a medio y largo plazo de las relaciones Asia-Europa en la próxima década. El informe del grupo "Visión" [7] fue presentado a los Ministros de Asuntos Exteriores en marzo de 1999 y se discutirá en la cumbre en Seúl.

[7] El texto completo del informe está disponible http://www.mofat.go.kr/aevg

Además, parece que el proceso ASEM ha coincidido con un sentimiento creciente de diálogo y cooperación regional en Asia. La tercera cumbre informal "ASEAN más Tres" celebrada en Manila en noviembre de 1999 estableció una base de diálogo más sólida entre la ASEAN y sus socios del nordeste asiático (China, Japón y Corea) y brindó también una ocasión para la primera cumbre de la historia entre China, Japón y Corea.

Al margen del proceso oficial ASEM, colectivos de la sociedad civil han organizado también una serie de acontecimientos y de redes que se han inspirado en el espíritu de la nueva asociación establecida por nuestros jefes de gobierno. Esto ha llevado, por ejemplo, a establecer contactos entre ONG europeas y asiáticas, al margen de las cumbres de Bangkok y Londres. Es importante que el resultado de estos encuentros se refleje en el proceso ASEM "oficial" y, concretamente, que el alcance y la intensidad del diálogo de la sociedad civil entre nuestras regiones pueden reforzarse en un amplio número de sectores.

Por consiguiente, en términos generales, el proceso ASEM ha abordado eficazmente las ambiciosas expectativas establecidas por los Jefes de Estado y Gobierno. Sin embargo, subsisten muchos desafíos. En especial, existe el riesgo de que el proceso pierda ímpetu si no logra confirmar y mantener su estrecha relación con los intereses de los sectores público y empresarial. Por lo tanto, la cumbre ASEM de Seúl será particularmente importante para asegurar que el proceso ASEM pueda continuar realizando progresos válidos en cada uno de los tres pilares previstos en 1996. El diálogo político, desarrollado a partir de su carácter informal, debe seguir contribuyendo a impulsar el entendimiento entre los socios en una amplia gama de temas políticos, de seguridad y relativos a la elaboración de políticas, incluso en sectores donde nuestras opiniones podrían diferir. El diálogo económico y la cooperación deben tener un impacto efectivo en las condiciones comerciales y de inversión de los respectivos agentes económicos. La creación de redes culturales e intelectuales debe contribuir a crear una conciencia mayor y más profunda de la importancia de las relaciones Asia-Europa en la opinión pública en general. Responder a estos desafíos será esencial para que la opinión pública se interese en el proceso ASEM y lo apoye, en especial la comunidad empresarial que espera resultados concretos de los planes de acción reforzados en materia de comercio e inversión.

Estas iniciativas han llevado a un número impresionante de actividades, organizadas conjuntamente por socios ASEM a iniciativa propia y a sus expensas [8]. Por lo tanto, la gestión del proceso ASEM es cada vez más importante, especialmente para evitar la "fatiga del foro" (un problema que no es exclusivo de ASEM). Hay que poner de relieve el valor añadido y minimizar el solapamiento de los diálogos bilaterales y multilaterales, y asegurarse de que se mantiene el interés y compromiso de todos los participantes a través de actividades bien definidas, pertinentes y con resultados concretos. Es especialmente necesario garantizar que la opinión pública en general se comprometa con nuestro trabajo.

[8] La "Matriz de actividades ASEM", un documento informal actualizado regularmente por la Comisión, describe en 39 páginas las muchas actividades ASEM llevadas a cabo.

3. Perspectivas y prioridades futuras

El documento de trabajo de la Comisión de julio de 1997 había identificado ya una serie de perspectivas fundamentales para el proceso ASEM. Se sugirió que la auténtica ventaja de ASEM radicaba en su carácter informal (diálogo en vez de negociación), su multidimensionalidad (abarca simultáneamente aspectos políticos, económicos y culturales), y en su alto nivel (el único foro de jefes de gobierno que conecta las dos regiones).

A partir de todo ello, se sugirió que la principal ventaja comparativa de ASEM radicaría en su capacidad de estimular y facilitar el trabajo en foros bilaterales y multilaterales, promover el diálogo y la comprensión en los ámbitos en que nuestras opiniones puedan diferir y prever una cooperación más activa en la que exista puntos de vista comunes. También se puso de relieve que ASEM, como asociación entre iguales, debe evitar privilegiar las actividades relacionadas con la ayuda.

Estas perspectivas continúan siendo válidas. Pero los nuevos desafíos a los que deberán enfrentarse las relaciones Asia-Europa (por ejemplo, en el contexto de la globalización) indican que hay que hacer especial hincapié en el potencial de ASEM de servir de foro para el diálogo informal y utilizar este foro para aumentar el conocimiento y la comprensión entre las dos regiones. Ahora más que nunca será importante consolidar esta conciencia recíproca en las cuestiones políticas y de seguridad, económicas, financieras y sociales en un contexto cultural e intelectual más amplio que implique directamente a los ciudadanos de las dos regiones.

Será también importante considerar cómo y cuándo podrá ampliarse la participación en el proceso ASEM. Un diálogo con Asia en el que no esté representado un componente importante de esa región no podrá rentabilizar al máximo su potencial y ha llegado el momento de que nuestros socios asiáticos consideren la posibilidad de ampliar la presencia asiática en el ASEM y tomen en consideración las expectativas de Asia del Sur y Australasia. Por su parte, Europa debe confirmar que la Unión Europea, como Unión, se mantiene en la base del proceso, dado que los objetivos subyacentes al proceso ASEM son y seguirán siendo intereses fundamentales de la Unión. Con la ampliación de la Unión Europea en los próximos años, los nuevos Estados miembros se convertirán, naturalmente, en socios de ASEM de pleno derecho, como en otros aspectos de las relaciones exteriores de la Unión.

Además, la importancia de obtener el apoyo de la opinión pública para reforzar la relación entra las dos regiones supone que se preste una atención particular a las actividades que interesen directamente al público (incluidas, por ejemplo, actividades en el campo de la educación, la cultura y la sensibilización y la comprensión de la ciencia por parte de la opinión pública). Se debe fomental igualmente el diálogo entre nuestros parlamentos, incluidos el Parlamento Europeo y los Parlamentos [9] nacionales, así como la participación de la sociedad civil en el diálogo entre las dos regiones.

[9] Una iniciativa prometedora a este respecto es la reunión de los parlamentarios jóvenes organizada por ASEF, incluida una primera reunión celebrada en Cebú (Filipinas) en noviembre de 1998, y una segunda reunión que debe celebrarse en Lisboa en abril de 2000

Estas perspectivas generales, que subrayan en especial la ventaja comparativa del proceso ASEM debido a su carácter informal y multidimensional y al hecho de que participen en él dirigentes de alto nivel, deben orientar la valoración de las prioridades específicas de ASEM para la próxima década.

En muchos aspectos, las principales prioridades del proceso ASEM han sido ya detalladas en las decisiones tomadas en las cumbres de Bangkok y Londres. El marco de cooperación Asia-Europa aprobado en la cumbre de Londres desarrolló con más detalle ciertas prioridades específicas, y el informe del grupo "Visión Asia-Europa" aporta también algunas sugerencias interesantes para las perspectivas a más largo plazo. En Londres ya se señaló que el marco de la cooperación debe efectivamente actualizarse en la cumbre de Seúl para tomar en consideración las opiniones de los ministros sobre las recomendaciones del grupo "Visión".

Teniendo en cuenta tanto las prioridades ya definidas como los temas principales que surgen del trabajo del grupo "Visión" y los debates iniciales relacionados con ello, es posible proponer ya una serie de prioridades generales que el proceso ASEM puede abordar en los próximos años. Además, en la perspectiva de la cumbre de Seúl, será importante resaltar un reducido número de temas prioritarios específicos a los que se podrá dedicar una atención especial en la cumbre y que podrán ser especialmente importantes para asociar a la opinión pública en este proceso.

3.1. Prioridades generales

En el ámbito político, los esfuerzos de ASEM deben centrarse en cuestiones de interés común, avanzando gradualmente en un proceso de consensos sin cuestiones excluidas a priori, con objeto de aumentar el conocimiento y la comprensión recíproca entre los socios, particularmente en las áreas donde nuestras opiniones pueden diferir. En este contexto, las prioridades generales deben incluir:

(1) la intensificación, a nivel ministerial y de altos funcionarios, del diálogo de alto nivel sobre cuestiones regionales e internacionales de interés común y cuestiones relativas a las políticas temáticas que condicionan nuestro futuro común;

(2) el intercambio de puntos de vista entre los asociados ASEM en el contexto de instituciones internacionales adecuadas;

(3) el refuerzo del diálogo político informal, reuniendo a académicos y funcionarios de ambas regiones, a través de seminarios y talleres ASEM en campos como las relaciones internacionales, la política y la economía;

(4) el refuerzo de la creación de redes y el diálogo entre las dos regiones, por ejemplo mejorando las redes y los intercambios académicos, promoviendo los intercambios bilaterales de funcionarios jóvenes y fomentando el debate público de temas relevantes para el futuro común;

(5) el apoyo a los derechos humanos, la democracia y el Estado de Derecho;

(6) el tratamiento de cuestiones globales sobre las que Asia y Europa pueden aportar una contribución conjunta en los foros internacionales pertinentes y, siempre que sea oportuno, estudiar la posibilidad de llevar a cabo esfuerzos conjuntos en el tratamiento de cuestiones claves. Se deberá hacer hincapié en sectores en los que el proceso ASEM pueda aportar un auténtico valor añadido, incluidos por ejemplo el diálogo y la cooperación en sectores como el medio ambiente (con la introducción de algunos elementos como el uso sostenible de los bosques y de los recursos hídricos), la lucha contra el crimen internacional, el blanqueo de dinero, la violencia contra las mujeres y los niños, así como el racismo y la xenofobia y los intercambios de conocimientos en campos relativos a la prevención de conflictos y al mantenimiento de la paz, e intensificar los esfuerzos para controlar el comercio de armas.

Cabe señalar que el grupo "Visión" también había sugerido que la cumbre de Seúl podría "afirmar los principios de buena gestión". La cumbre puede efectivamente ser una ocasión apropiada para efectuar una declaración política en la que se afirme el compromiso de todos los socios respecto a los principios de buena gestión y del Estado de Derecho, a condición, por supuesto, de que tal declaración no vaya en detrimento de las obligaciones internacionales existentes.

En el terreno económico, los esfuerzos ASEM deben centrarse en consolidar la asociación económica entre las dos regiones, con objeto de intensificar nuestras relaciones económicas y empresariales, promover el desarrollo sostenible y equitativo, y contribuir juntos al diálogo económico global. En este contexto, las principales prioridades deben incluir:

* la intensificación del diálogo entre los Ministros de Economía y los altos funcionarios correspondientes, haciendo hincapié en:

- integrar y reforzar las iniciativas para potenciar conjuntamente el sistema de comercio multilateral abierto y basado en el respeto de las normas que representa la OMC, especialmente tras la cumbre de Seattle, a fin de proseguir las negociaciones comerciales globales en el ámbito de la OMC y aprovechar el carácter informal de ASEM para facilitar este proceso;

- reforzar los flujos de comercio y de inversión entre Asia y Europa en los dos sentidos, especialmente a través de la aplicación activa de los planes de acción para la facilitación del comercio y la promoción de las inversiones (TFAP e IPAP) a fin de reducir o eliminar obstáculos en estos campos; se prestará una atención especial a los principales obstáculos técnicos al comercio (en sectores como aduanas, normas y medidas sanitarias y fitosanitarias), los obstáculos identificados por ambos planes de acción (como los derechos de propiedad intelectual y la contratación pública), así como a un diálogo activo sobre los obstáculos al comercio más onerosos y las medidas más eficaces de promoción de las inversiones y las relativas a las políticas a adoptar;

- crear un clima favorable para la cooperación entre empresas de ambas regiones, que responda a los problemas concretos del entorno empresarial, y prestar una atención especial a los problemas de las PYME;

- reforzar el diálogo y la cooperación en los sectores clave que darán forma a nuestras economías en la próxima década, incluyendo por ejemplo sectores esenciales como servicios, infraestructuras y sistemas de transporte, y sectores de alta tecnología tales como información y telecomunicaciones (incluido el comercio electrónico), aviación y sector aeroespacial, energía y medio ambiente;

* consolidar el diálogo entre empresas en las dos regiones, realzar el papel fundamental del Foro Empresarial Asia-Europa, fomentar su continuidad y facilitar el diálogo en los dos sentidos entre el Gobierno y la comunidad empresarial;

* mejorar el diálogo y la cooperación entre los actores de los sectores público y privado activos en el ámbito de la ciencia y la tecnología, aumentar el uso eficaz de los instrumentos de coordinación existentes y nuevos en este campo y promover la cooperación científica y la adquisición de conocimientos encaminada a la solución de problemas económicos y sociales comunes;

* entablar un diálogo sobre las grandes cuestiones socioeconómicas que determinarán el futuro común. Los temas de este diálogo informal, que deberá contar también con la participación de docentes universitarios y de la sociedad civil, incluyen el desarrollo sostenido y la protección y la conservación del medio ambiente, el empleo y la seguridad social [10], la gestión del sector público y del privado, la política de la competencia y de protección de los consumidores, las cuestiones relativas a la sociedad de la información y a la economía en red, así como las relativas al crecimiento y a la gestión del medio urbano;

[10] La propia experiencia de Europa en el establecimiento y la modernización de sistemas de seguridad social puede, por ejemplo, ser de interés particular para los asociados asiáticos tras la crisis asiática.

* intensificar el diálogo entre los Ministros de Hacienda y sus respectivos viceministros, principalmente para reforzar el diálogo sobre las cuestiones financieras globales, intensificando las consultas sobre la política macroeconómica, reforzando la cooperación en materia de supervisión y regulación financieras, luchando contra el blanqueo de dinero y reforzando la cooperación aduanera. Teniendo en cuenta que las cuestiones financieras y económicas se superponen, puede que sea oportuno celebrar periódicamente reuniones conjuntas a nivel ministerial.

En el campo cultural e intelectual, los esfuerzos de ASEM deben centrarse en la promoción de mayores contactos y un mayor conocimiento mutuo entre la población de ambas regiones, para que la sociedad civil de Europa y Asia pueda comprender mejor y discutir las cuestiones que afectan a nuestro futuro común, contribuyendo así a generar el cambio deseado de la percepción subyacente al establecimiento de este proceso. En este contexto, las prioridades principales incluirán:

* reforzar el diálogo y la cooperación en los ámbitos de ciencia y tecnología, medio ambiente (teniendo en cuenta el trabajo del AEETC), ciencias sociales, artes y letras, promover el establecimiento de redes y el intercambio de investigadores y de responsables políticos y estimular la protección del patrimonio cultural;

* fomentar un diálogo más profundo y el establecimiento de redes entre los representantes parlamentarios y entre los grupos de la sociedad civil en general (incluidas las autoridades locales, los interlocutores sociales y las ONG);

* continuar prestando nuestro apoyo al ASEF como un catalizador para el diálogo cultural e intelectual entre las dos regiones, fomentando también varias formas de diálogo entre la sociedad civil en los campos cultural e intelectual.

Finalmente, por lo que se refiere a la educación, deben reforzarse principalmente los contactos e intercambios en el campo de la educación, incluidos los intercambios de estudiantes y de personal docente, así como la cooperación interuniversitaria, debiendo facilitarse la creación de redes electrónicas entre escuelas de las dos regiones [11]. Estas medidas serán adicionales y complementarias respecto de las iniciativas en curso, reforzando la cooperación estructural en el sector de la educación, en el ámbito de programas de cooperación bilateral y horizontal con los países asiáticos. Se debe fijar un objetivo ambicioso para multiplicar los intercambios de estudiantes entre las dos regiones, con objeto de reflejar los esfuerzos de los socios individuales para intensificar sus actividades en este ámbito. El grupo "Visión" ha propuesto ya un programa de becas de alto perfil. También se deben apoyar los intercambios de profesionales jóvenes y los programas de prácticas para estudiantes, el refuerzo de la cooperación estructural entre las instituciones escolásticas y la promoción del establecimiento de redes electrónicas. Además, no deben olvidarse los aspectos relacionados con la formación profesional y la formación continua.

[11] Basándose por ejemplo en los modelos proporcionados por el programa empresarial de prácticas Europa-Asia, el nuevo programa "Asia Link", o Netd@ysprograma, que promociona el establecimiento de redes electrónicas entre escuelas.

3.2. Prioridades específicas para ASEM III

Mientras que las prioridades generales indicadas pueden proporcionar los principales elementos de un programa de trabajo sustancial y activo para el proceso ASEM en la próxima década, también será importante seleccionar un pequeño número de prioridades específicas en las que se puede concentrar la próxima cumbre de Seúl. Resaltar estas cuestiones específicas podría servir para identificar los resultados concretos previstos de la propia cumbre y reforzar el impacto de ésta en la opinión pública.

Entre la gran diversidad de prioridades que se han sugerido, y teniendo en cuenta el trabajo del grupo "Visión", así como los intereses subyacentes de la UE, la Comisión propone cinco prioridades principales para discutir en detalle en la cumbre de Seúl.

En primer lugar, en el ámbito político hay que señalar la capacidad especial del proceso ASEM para promover y facilitar el intercambio de puntos de vista y el entendimiento mutuo sobre cuestiones relativas a la seguridad regional y global. La importancia cada vez mayor de la dimensión relativa a la seguridad, su interés para el ciudadano común y el reconocimiento de este hecho a nivel de cumbre por los Ministros de Asuntos Exteriores y por el grupo "Visión" justifican tal iniciativa.

Para alcanzar el objetivo de la seguridad global, la Unión Europea está interesada en entablar un diálogo sobre seguridad con los socios asiáticos de ASEM que debe complementar las actividades en curso, aprovechando el carácter informal del proceso ASEM y compartiendo las respectivas experiencias regionales en campos como el análisis, la planificación y la formación en lo que respecta a la prevención de conflictos y el mantenimiento de la paz, los procesos de reconciliación, la ayuda humanitaria y otros aspectos de la cooperación en materia de seguridad no militar (soft security). Serán igualmente importantes los intercambios sobre las "nuevas cuestiones de seguridad" que incluyen el crimen y el terrorismo internacionales, la información y otras formas de piratería y guerras informáticas. El orden del día podría completarse mediante el incentivo al apoyo, en las instancias pertinentes, a determinadas acciones encaminadas a frenar la proliferación de las armas de destrucción masiva y los medios de entrega de estas armas, fomentando el respeto universal del Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares, el Tratado sobre la prohibición total de los ensayos con armas nucleares, el Convenio sobre la destrucción de las armas químicas y el Convenio sobre las armas biológicas.

Para ser más eficaces, estos debates deben iniciarse de la forma más informal posible, por ejemplo a través de seminarios para funcionarios asociados a reuniones de altos funcionarios, incluyendo eventualmente sesiones especiales a nivel de Ministros de Asuntos Exteriores. Los intercambios entre analistas y planificadores, así como las discusiones informales entre académicos y funcionarios, podrían ser útiles. La experiencia europea en materia de gestión de crisis y la creación de instituciones no militares podría compartirse y discutirse con los asociados asiáticos. Es evidente que estos intercambios no deben duplicar el trabajo en curso en otras instancias multilaterales o regionales, como las Naciones Unidas, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) o el Foro regional del ASEAN.

En segundo lugar, en relación con el pilar económico y financiero, será útil hacer especial hincapié en el diálogo sobre los aspectos de comercio e inversión y las cuestiones vinculadas a la política socioeconómica y sobre la cooperación regional macroeconómica.

* En relación con el comercio y las inversiones, será importante emplear todos los medios disponibles para lanzar amplias negociaciones comerciales en el ámbito de la OMC, con vistas a una mayor liberalización del comercio y al refuerzo del sistema de normas de la OMC, utilizando para ello el carácter informal del ASEM. La reciente Conferencia Ministerial de la OMC celebrada en Seattle ha demostrado claramente la necesidad de profundizar el entendimiento mutuo y construir alianzas teniendo en cuenta este objetivo. Basándonos en la reciente decisión de los Ministros de Economía ASEM que modernizaron el TFAP y adoptaron medidas en el ámbito del IPAP, también es necesario seguir dinamizando nuestro trabajo para facilitar y promover los flujos comerciales y de inversión entre las dos regiones, así como para vencer los obstáculos en el ámbito de las iniciativas TFAP e IPAP. Por lo que se refiere a la política socioeconómica, la experiencia reciente de la crisis económica y financiera en Asia ha demostrado el carácter común de las cuestiones socioeconómicas a las que se enfrentan tanto los países industrializados como los países en vías de industrialización. El debate público en torno a la Conferencia Ministerial de la OMC también ha subrayado la importancia de promover un amplio debate público sobre las implicaciones de la globalización. Tanto a nivel oficial como a través del diálogo con la sociedad civil, el ASEM constituye un foro excelente para el intercambio de experiencias sobre cuestiones socioeconómicas pertinentes, incluidas por ejemplo cuestiones políticas relativas a desequilibrios sociales y exclusión social, pobreza y desarrollo equitativo.

* En cuanto a la cooperación macroeconómica regional, será particularmente importante a consecuencia de la crisis asiática, a fin de proseguir e intensificar el diálogo ya en curso entre los Ministros de Hacienda, promover un cambio activo de puntos de vista y compartir experiencias en relación con nuestros esfuerzos de cooperación regional en materia de intercambio de información, vigilancia y control y supervisión financiera.

En tercer lugar, en un mundo en que los intereses de los consumidores son cada vez más globales, puede iniciarse un diálogo entre los consumidores de ambas regiones. La seguridad alimentaria, por ejemplo, es una preocupación pública apremiante tanto en Europa como en Asia y hay otras cuestiones relativas a la calidad y la seguridad de los bienes y servicios de consumo que interesan directamente a los ciudadanos de ambas regiones (por ejemplo, el etiquetado de los productos de consumo, incluido el etiquetado ecológico). El diálogo y el establecimiento de redes entre grupos de consumidores, organismos de control y órganos legislativos de las dos regiones, que no necesitan recursos oficiales importantes, pueden tener un interés considerable para compartir las respectivas experiencias y promover la cooperación transfronteriza en un área que es también de gran importancia para el comercio internacional. Este diálogo podría también contribuir a la creación de asociaciones adecuadas en los países asiáticos donde todavía no hay tradición de organizaciones de consumidores.

En cuarto lugar, es necesario privilegiar los intercambios educativos. El grupo "Visión" había subrayado ya que este aspecto merecía una especial atención y hay varias iniciativas en preparación, además de que se está ejecutando una amplia gama de programas de cooperación a nivel bilateral y subregional. Para que este tema pueda recibir el tratamiento adecuado en la cumbre de Seúl, la Comisión propone una iniciativa tripartita que se presentará en la cumbre:

* un compromiso político de todos los asociados ASEM a fin de aumentar los intercambios educativos entre Asia y Europa, basado tanto en programas bilaterales e interregionales como en las propias actividades del ASEM, y con el objetivo de aumentar las becas para quintuplicar el número de intercambios de estudiantes entre las dos regiones en el plazo de diez años;

* el lanzamiento de un programa de becas ASEM de alto nivel. Se podrían aprovechar ejemplos como las becas Jean Monnet, así como los programas Rhodes y Fulbright, con el objetivo de crear un observatorio para sensibilizar a los futuros dirigentes de nuestras sociedades respecto de las tradiciones culturales, sociales y científicas de las dos regiones.

* el estímulo de intercambios entre profesionales jóvenes, utilizando y mejorando los modelos existentes.

A este respecto, se debería animar a los socios a presentar en la cumbre objetivos concretos (dependiendo, naturalmente, de la disponibilidad de recursos) que permitan un análisis anual de los resultados. También se debe animar a las empresas para que participen en la financiación de tales programas (eventualmente vinculados a prácticas).

En quinto lugar, en relación con la ampliación de ASEM, la cumbre de Seúl ofrece la oportunidad de aceptar el desafío expresado en Bangkok y Londres y crear una asociación Asia-Europa global que reúna a la Unión Europea con representantes de Asia en su conjunto. Conforme a las decisiones adoptadas en la cumbre de Londres, los Ministros de Asuntos Exteriores están analizando la cuestión y se están discutiendo ya algunos parámetros básicos para la ampliación. Sin embargo, tanto para asegurar la pertinencia del proceso ASEM a largo plazo, como para convencer a la opinión pública de su importancia, es importante obtener resultados concretos sobre esta cuestión en la cumbre de Seúl. Aunque el actual "desequilibrio numérico" sugiere que los principales candidatos para la ampliación de ASEM son países asiáticos, debe continuar realzándose el papel de la Unión Europea como Unión.

4. Coordinación del proceso ASEM

El informe de grupo "Visión" abordó superficialmente la forma de reforzar la coordinación en el ámbito del proceso ASEM, incluyendo la posibilidad de crear una secretaría ASEM "pequeña pero eficaz". Sin embargo, teniendo en cuenta el carácter informal del proceso, según lo establecido en Bangkok y confirmado en Londres, y el valor clave de este planteamiento informal para el desarrollo del diálogo entre las dos regiones, este planteamiento institucional podrá parecer inoportuno y contraproducente. Además, será importante asegurarse de que los socios ASEM sigan sintiéndose propietarios y responsables de las iniciativas que se propongan.

El propio éxito del proceso ASEM, así como la creciente diversidad de asuntos y actividades tratados actualmente, hace ciertamente necesario considerar la mejor forma de reforzar la coordinación y mejorar la definición y la gestión de las actividades ASEM. Debe hacerse todo lo posible para aprovechar los medios disponibles (consolidando el papel de los coordinadores y de las personas de contacto y aprovechando al máximo las posibilidades que ofrecen las comunicaciones electrónicas) y evitar la proliferación de reuniones. Debe confirmarse el papel fundamental de los Ministros de Asuntos Exteriores en la coordinación y gestión globales del proceso ASEM. Estas cuestiones institucionales se desarrollarán necesariamente en el marco de cooperación Asia-Europa actualizado que será adoptado en la cumbre de Seúl, y por lo tanto no es necesario elaborarlas en el presente documento.

5. Conclusiones

La importancia esencial de Asia para Europa y de Europa para Asia es innegable. Los países asiáticos o las agrupaciones como China, la India, el Japón, Corea o ASEAN son protagonistas importantes en el ámbito global y regional, mientras que la región también incluye algunos de los focos de tensión potenciales más importantes del mundo, incluida la situación en la dividida península de Corea, Cachemira y las islas Spratlys. La tensión permanente entre China y Taiwán justifica la atención internacional. En Indonesia, pieza importante para la estabilidad regional, se han celebrado elecciones democráticas pero el país atraviesa un período de transición y de cambios estructurales. En términos económicos, la Unión Europea es una potencia global y, mediante una voluntad política cada vez mayor, participará activamente en la política mundial. Tras el Tratado de Amsterdam y la Declaración del Consejo Europeo de Colonia, en la reciente cumbre de Helsinki los dirigentes europeos decidieron aceptar el desafío de reflejar los buenos resultados económicos y el éxito de las democracias estables en la política exterior de la Unión Europea. Al mismo tiempo, la Unión reconoce que también los márgenes del continente europeo poseen algunos focos potenciales que son de interés para Asia.

Por consiguiente, los asociados ASEM deben seguir atentamente lo que sucede en la otra región. Desde un punto de vista político y de seguridad, el mundo se está convirtiendo en un lugar cada vez más pequeño y las crisis de una región pueden repercutir en otra. Por esta razón, es necesario desarrollar más el diálogo y la cooperación política en cuestiones de interés mutuo. El argumento para tal cooperación y diálogo es especialmente válido si se consideran las amenazas globales (por ejemplo, el terrorismo, el crimen organizado y la proliferación nuclear). Estos problemas pueden resolverse más eficazmente actuado de manera concertada. Con este fin, es necesario un planteamiento global que movilice la cooperación política, económica, social y humanitaria a todos los niveles para asegurar la prevención de conflictos y el mantenimiento de la paz. A nivel del ASEM, el intercambio de experiencias regionales para solucionar problemas de seguridad podría contribuir a la estabilidad de las respectivas regiones.

La importancia de Europa y Asia en la economía mundial y el proceso de globalización en curso hacen que la prosperidad de las dos regiones está inseparablemente ligada. La larga tradición asiática de crecimiento dinámico y la rápida recuperación de la reciente crisis (sin olvidar los actuales desafíos de los esfuerzos de reforma) hace de ese continente un socio esencial para Europa. El propio peso de Europa en la economía internacional, como el mayor mercado único, mayor fuente de inversión directa extranjera y principal donante a nivel mundial, además de sus experiencias en el ámbito de la cooperación económica y monetaria a nivel regional, convierten a Europa en un socio esencial para Asia.

La prosperidad económica de Europa y de Asia se puede ver comprometida no sólo por crisis financieras, sino también por la inestabilidad política en una región distante. El compromiso político de Europa con Asia refleja no solamente intereses económicos, sino también un interés en la estabilidad y muchos valores compartidos. Esto se ha demostrado en la respuesta internacional concertada para hacer frente a las necesidades humanitarias en crisis políticas como la de Timor Oriental y Corea del Norte. Por otra parte, la atención que presta Europa a los problemas de Asia se ha visto reflejada en la considerable ayuda financiera concedida por Japón a la ayuda internacional, la reconstrucción y la paz en los Balcanes que se ha complementado por contribuciones de otros países asiáticos como Corea del Sur y Malasia.

Una cooperación entre las dos regiones para promover la paz y la prosperidad no sería completa sin la implicación de la sociedad civil. Por lo tanto, ASEM debe seguir promoviendo la colaboración entre las sociedades civiles asiática y europea y forjando la comprensión mutua a través de mayores intercambios intelectuales, culturales y entre la población, principalmente más becas de estudio e intercambios de estudiantes. El valioso trabajo emprendido ya en los sectores del medio ambiente y la educación son sólo dos ejemplos de la contribución del proceso ASEM. Además, el desarrollo de contactos entre organizaciones no gubernamentales, así como la profundización de intercambios culturales, contribuirán a la comprensión mutua entre las dos regiones. Para lograr que el proceso ASEM sea más pertinente y transmitir este hecho a la opinión pública, sería útil adoptar una estrategia de comunicación elaborada conjuntamente para sensibilizar a la opinión pública. Una medida importante consistiría en la sensibilización de la opinión pública para ASEM III, así como sobre el papel constructivo que esta cumbre desempeñará en la profundización de las relaciones entre las dos regiones.

Aunque la Unión Europea tenga que enfrentarse a desafíos tales como la Unión Económica y Monetaria, la ampliación, la cuenca mediterránea y los Balcanes, mantendrá su compromiso con esta región dinámica y compleja que comprende la mitad de la población mundial y gran parte de la cual, a pesar de la gravedad de la crisis financiera, tiene excelentes perspectivas para el futuro, tanto desde el punto de vista económico como político. Las perspectivas de ambas regiones en el sentido de una mayor integración podrán ser un creciente factor de diálogo entre los socios de ASEM asiáticos y europeos, especialmente si Asia pretende privilegiar la integración regional, tal como se sugirió en la reunión celebrada recientemente en Manila "ASEAN más Tres".

La tercera cumbre de Seúl definirá las principales directrices para la asociación Asia-Europa durante la próxima década. El presente documento propone cinco prioridades específicas para su adopción en la cumbre: profundización del intercambio de opiniones sobre cuestiones de seguridad; refuerzo del diálogo y la cooperación en materia de comercio, política social y económica; intensificación de los intercambios educativos; cooperación en el campo de la defensa de los consumidores y de la posible ampliación de la participación en el proceso ASEM. Es importante que la cumbre confirme y profundice las relaciones entre Asia y Europa y que se defina la futura orientación del proceso. Para lograr esto, se ha de seguir privilegiando el carácter informal del proceso ASEM que representa su ventaja comparativa.

La Comisión, en colaboración con los Estados miembros y los asociados asiáticos, continuará participando plenamente en el proceso.

ANEXO 1

El proceso ASEM

La reunión de Jefes de Estado y de Gobierno y el Presidente de la Comisión Europea confiere a este proceso una dinámica propia y las directrices necesarias. En la cumbre de Londres, se acordó el marco de la cooperación Asia-Europa, que define los principales parámetros del proceso ASEM.

Se ha establecido un proceso para asegurar la continuidad del diálogo y de los progresos realizados entre las cumbres. El papel de coordinación general, así como la responsabilidad del diálogo político, se ha asignado a los Ministros de Asuntos Exteriores, que se reúnen durante el año entre las cumbres y en la víspera de las cumbres. Los ministros se reunieron en febrero de 1997 (Singapur) y marzo de 1999 (Berlín) y también en ambas cumbres. Se reunirán de nuevo la víspera de la cumbre de Seúl.

Los Ministros de Economía se reunieron en septiembre de 1997 (Makuhari) y octubre de 1999 (Berlín) y volverán a reunirse en 2001 (en Asia - el lugar debe confirmarse). Trataron entre otras cosas de las relaciones económicas, los efectos de la crisis, el comercio, las inversiones, las cuestiones relacionadas con la OMC y el crecimiento económico. En la reunión de Berlín, los ministros ampliaron el mandato del grupo de expertos en materia de inversiones por un período suplementario de dos años y adoptaron un documento que define las acciones futuras que se emprenderán en el plan de acción para la facilitación del comercio. El foro empresarial Asia-Europa anual constituye una plataforma para el intercambio de opiniones de representantes de los sectores privado y público, principalmente en materia de inversiones y comercio; la quinta reunión se celebrará en Viena en septiembre de 2000.

Los Ministros de Hacienda se reunieron en septiembre de 1997 (Bangkok) y enero de 1999 (Frankfurt) y volverán a reunirse en 2001 (Japón). Entre los asuntos que se debatirán figuran la perspectiva macroeconómica, la evolución de los tipos de cambio, la unión económica y monetaria y el sector financiero. Se ha acordado poner en marcha iniciativas en el ámbito de la cooperación aduanera, el blanqueo de dinero y el control financiero. Los Directores Generales de Aduanas se reúnen cada dos años con objeto de discutir cuestiones relacionadas con los regímenes aduaneros y su aplicación.

Una Conferencia Ministerial sobre Ciencia y Tecnología celebrada en octubre de 1999 (Pekín) sentó las bases para una mejor comunicación y el desarrollo de redes entre las comunidades científicas de las dos regiones.

La dimensión cultural y humana de ASEM intenta promover los contactos y reforzar la conciencia mutua de las poblaciones a través de una amplia gama de actividades, incluida la definición de los intercambios educativos, la colaboración entre representantes de la sociedad civil y diputados, preservar el patrimonio cultural y mejorar el bienestar infantil. La Fundación Asia-Europa establecida en Singapur (ASEF) tiene como objetivo promover los intercambios entre Asia y Europa en los ámbitos intelectual, social y cultural. El Centro Tecnológico Asia-Europa (AEETC) de Bangkok tiene como objetivo promover la cooperación en temas ambientales básicos.

En el nivel inmediatamente inferior a las reuniones ministeriales, los altos funcionarios de Asuntos Exteriores se han reunido en cinco ocasiones distintas para examinar cuestiones políticas. Además, se han reunido también cinco veces los altos funcionarios para el comercio y las inversiones. Los viceministros de finanzas se han reunido en tres ocasiones para discutir problemas macroeconómicos y preparar las reuniones de los Ministros de Hacienda. Por debajo del nivel de altos funcionarios existen otros 10 grupos de trabajo. Aunque tratan una amplia gama de temas, estos grupos se ocupan principalmente de la aplicación del plan de acción para la facilitación del comercio. Un punto fuerte del proceso ASEM es la reunión de coordinadores para preparar los distintos acontecimientos. Los dos coordinadores de la UE son la Presidencia y la Comisión. Los coordinadores asiáticos tienen carácter rotativo y actualmente son Corea y Tailandia.

Las características clave del proceso son las siguientes:

(1) su carácter informal (complementando el trabajo en instancias bilaterales y multilaterales);

(2) su carácter multidimensional (dimensión política, económica y cultural);

(3) el énfasis en una asociación equitativa, eliminando una relación basada en las ayudas (concretizada en el ámbito de las relaciones bilaterales) a favor de un proceso más global de diálogo y cooperación;

(4) su carácter de alto nivel, inherente a las propias cumbres.

>REFERENCIA A UN GRÁFICO>

Top