Help Print this page 
Title and reference
2000/458/PESC: Estrategia común del Consejo Europeo, de 19 de junio de 2000, para la región mediterránea

OJ L 183, 22.7.2000, p. 5–11 (ES, DA, DE, EL, EN, FR, IT, NL, PT, FI, SV)
Special edition in Czech: Chapter 18 Volume 001 P. 129 - 134
Special edition in Estonian: Chapter 18 Volume 001 P. 129 - 134
Special edition in Latvian: Chapter 18 Volume 001 P. 129 - 134
Special edition in Lithuanian: Chapter 18 Volume 001 P. 129 - 134
Special edition in Hungarian Chapter 18 Volume 001 P. 129 - 134
Special edition in Maltese: Chapter 18 Volume 001 P. 129 - 134
Special edition in Polish: Chapter 18 Volume 001 P. 129 - 134
Special edition in Slovak: Chapter 18 Volume 001 P. 129 - 134
Special edition in Slovene: Chapter 18 Volume 001 P. 129 - 134
Languages, formats and link to OJ
Multilingual display
Text

32000E0458

2000/458/PESC: Estrategia común del Consejo Europeo, de 19 de junio de 2000, para la región mediterránea

Diario Oficial n° L 183 de 22/07/2000 p. 0005 - 0011


Estrategia común del Consejo Europeo

de 19 de junio de 2000

para la región mediterránea

(2000/458/PESC)

EL CONSEJO EUROPEO,

Visto el Tratado de la Unión Europea y, en particular, el apartado 2 de su artículo 13,

HA ADOPTADO LA PRESENTE ESTRATEGIA COMÚN:

PARTE I

VISIÓN DE FUTURO DE LA UE PARA LA REGIÓN MEDITERRÁNEA

1. La región mediterránea posee una importancia estratégica para la Unión Europea. La prosperidad, la democracia, la estabilidad y la seguridad en esta región, junto con una vocación abiertamente europea, repercuten en beneficio de la Unión Europea y de Europa en su conjunto.

2. La región mediterránea sigue enfrentada a retos políticos, económicos, judiciales, ecológicos y sociales. Para superar esos retos diversos y complejos, la Unión Europea y los socios mediterráneos deben trabajar juntos en una misma dirección; con unas mismas preocupaciones y dentro del respeto mutuo.

3. La política mediterránea de la Unión Europea está basada en el principio de asociación, que debería contar con el apoyo de ambas partes. La Unión Europea trabajará con sus socios mediterráneos para fomentar unas relaciones de buena vecindad, aumentar la prosperidad, erradicar la pobreza, fomentar y proteger todos los derechos humanos y libertades fundamentales, la democracia, el buen gobierno y el Estado de Derecho, promover la tolerancia cultural y religiosa y desarrollar la cooperación con la sociedad civil, incluidas las ONG. Para ello prestará su apoyo a los esfuerzos de los socios mediterráneos por alcanzar los objetivos establecidos por la Asociación euromediterránea, utilizando sus relaciones bilaterales para perseguir dichos objetivos y contribuyendo a la creación de un entorno pacífico en Oriente Próximo.

4. La presente Estrategia común está basada en la Asociación euromediterránea establecida mediante la Declaración de Barcelona, así como en su acervo ulterior, en la Declaración de Berlín y en la política que he venido aplicando la Unión Europea en relación con la región mediterránea, con sus elementos bilaterales y regionales.

5. La Unión Europea está convencida de que la conclusión con éxito de todos los aspectos del proceso de paz en Oriente Próximo y la resolución de otros conflictos en la zona constituyen requisitos previos importantes para la paz y la estabilidad en el Mediterráneo. Atendiendo a sus intereses en la región y a sus antiguas y estrechas relaciones con los países que la componen, la Unión aspira a participar plenamente en el logro de la estabilidad y el desarrollo en Oriente Medio. La cooperación ya emprendida en el marco del proceso de Barcelona constituye un elemento determinante para sentar las bases de las relaciones para la "post-pacificación". Así pues, la Unión apoyará los esfuerzos de las partes por aplicar los acuerdos de paz. En este sentido, la adopción de la Carta euromediterránea para la paz y la estabilidad, objetivo anterior a la adopción de la presente Estrategia, debería constituir un elemento decisivo para la situación resultante tras la conclusión del proceso de paz en la región mediterránea.

6. Teniendo en cuenta la importancia vital de la región mediterránea para la Unión Europea y con vistas a seguir reforzando su dimensión mediterránea, el Consejo Europeo adopta la presente Estrategia común, que abarca todas las relaciones de la Unión Europea con todos sus socios en el proceso de Barcelona y con Libia, pero que no incluye las relaciones bilaterales de la Unión Europea con aquellos países mediterráneos candidatos a la adhesión a la Unión Europea, pues dichas relaciones están cubiertas por el proceso de adhesión. A la vez que la Unión Europea seguirá desempeñando plenamente sus funciones en el proceso de paz de Oriente Medio según el acervo y la Declaración de Berlín, la presente Estrategia común cubrirá la contribución de la Unión Europea a la consolidación de la paz en Oriente Medio una vez se haya llegado a un acuerdo de paz global.

PARTE II

OBJETIVOS

7. La Unión Europea ha fijado los objetivos siguientes en su política relativa a la región mediterránea:

- avanzar de manera apreciable y significativa para alcanzar los objetivos de la Declaración de Barcelona y su acervo ulterior, es decir:

- establecer un área común de paz y estabilidad mediante una asociación política y en materia de seguridad,

- crear un área de prosperidad compartida mediante una asociación económica y financiera,

- establecer una asociación en materia de asuntos sociales, culturales y humanos: desarrollo de recursos humanos, fomento del entendimiento entre culturas e intercambios entre las sociedades civiles;

- promover los valores fundamentales asumidos por la Unión Europea y por sus Estados miembros, incluidos los derechos humanos, la democracia, el buen gobierno, la transparencia y el Estado de Derecho, entre otros;

- alentar y prestar asistencia a los socios mediterráneos en el proceso hacia el libre comercio con la Unión Europea entre sí en los términos de la Declaración de Barcelona, en la transición económica y para atraer mayores inversiones a la región;

- reforzar la cooperación en el ámbito de justicia y asuntos de interior, tal y como se subrayó en el Consejo Europeo de Tampere;

- proseguir el diálogo entre culturas y civilizaciones para luchar contra la intolerancia, el racismo y la xenofobia.

8. Por lo que respecta a las cuestiones sobre seguridad, la Unión Europea tiene el propósito de hacer uso de la política europea común sobre seguridad y defensa en desarrollo para considerar el modo de fortalecer junto con sus socios mediterráneos la cooperación para la seguridad en la región.

9. La Unión ya desempeñó en el pasado un papel activo en los esfuerzos para instaurar una paz justa, global y duradera así como para lograr la estabilidad y el desarrollo en Oriente Medio. La Unión considera que la cooperación ya iniciada en el marco del proceso de Barcelona constituye un elemento determinante para establecer las bases de las relaciones una vez que se haya alcanzado la paz. En el marco de la presente Estrategia común y teniendo en cuenta el apartado 6 de la misma, la Unión Europea se fija como objetivos:

- promover las condiciones que ayuden a las partes a aplicar los acuerdos concluidos entre ellas;

- sentar las bases de unas relaciones de buena vecindad normales y animar a las partes a que se comprometan en la cooperación regional;

- contribuir a la consolidación de la paz en la región, a la integración económica y al entendimiento mutuo entre las sociedades civiles.

10. Para acentuar la eficacia, la repercusión y la perceptibilidad de las acciones e iniciativas de la Unión Europea en la región, se intentarán lograr los objetivos generales siguientes:

- aumentar la coordinación, la coherencia y la complementariedad y garantizar la armonización de las diferentes actividades regionales y subregionales existentes, de los instrumentos y de las intervenciones de la Unión Europea y de sus Estados miembros;

- garantizar la complementariedad de la política mediterránea de la Unión Europea y las políticas de la Unión Europea relativas a otros países asociados.

PARTE III

ÁMBITOS DE ACCIÓN E INICIATIVAS ESPECÍFICAS

11. La Unión Europea emprenderá, junto con sus socios mediterráneos, una revisión del proceso de Barcelona para revitalizarlo y orientarlo más hacia las acciones y la obtención de resultados.

12. La Unión Europea procurará llevar a cabo las iniciativas concretas que se presentan a continuación, sin perjuicio de que se presenten otras nuevas; estas iniciativas podrán, en su caso, tener en cuenta la situación y necesidades específicas de los países, regiones o subregiones a que se refieran.

Política y seguridad

13. La Unión Europea fortalecerá a todos los niveles el diálogo político y en materia de seguridad con sus socios mediterráneos: bilateralmente, con cada uno de los socios mediterráneos; en el marco de Barcelona, incluida la Carta euromediterránea para la paz y la estabilidad una vez que entre en vigor; y en otros contextos multilaterales, con objeto de:

- determinar una base común en temas de seguridad, con el objetivo de establecer un área común de paz y estabilidad;

- elaborar medidas tendentes a crear una asociación, especialmente promoviendo consultas e intercambios de información periódicos con sus socios mediterráneos;

- facilitar información oportuna y adecuada sobre iniciativas que puedan afectar a otros socios mediterráneos;

- reforzar la cooperación para hacer frente a los problemas mundiales en materia de seguridad, tales como el terrorismo, la delincuencia organizada y el narcotráfico;

- cooperar en posibles acuerdos para la prevención de conflictos, el control de crisis y la rehabilitación al término de conflictos, y fomentar la pacificación en conflictos y enfrentamientos, incluso por medios judiciales;

- analizar las posibilidades para hacer frente a los problemas planteados por las minas antipersonas en la región mediterránea mediante la cooperación en la remoción de las minas, el desminado, la concienciación sobre este tema y la asistencia a las víctimas, para fomentar los objetivos de la Convención de Ottawa;

- promover la firma y la ratificación por parte de los socios mediterráneos de todos los instrumentos de no proliferación, incluidos el Tratado de no proliferación, la Convención sobre las armas químicas y su destrucción, la CABT y el Tratado de prohibición completa de los ensayos nucleares;

- aspirar a un desarme mutuo y demostrable en la zona de Oriente Próximo por lo que respecta a las armas de destrucción masiva, a las armas nucleares, químicas y biológicas, y sus sistemas de suministro.

En este contexto, la Unión Europea tendrá en cuenta la posterior evolución de la política europea común de seguridad y defensa.

Democracia, derechos humanos y Estado de Derecho

14. En el marco del proceso de Barcelona y en sus relaciones bilaterales con los socios mediterráneos, la Unión Europea:

- fomentará activamente el fortalecimiento de las instituciones democráticas y el Estado de Derecho, en particular mediante el diálogo político, y favorecerá la reforma judicial, el establecimiento de instituciones y la libertad de expresión, especialmente mediante el refuerzo de los medios de comunicación independientes;

- apoyará y alentará los esfuerzos por fomentar el buen gobierno;

- subrayará la importancia de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales para todos, dando apoyo a los agentes gubernamentales y no gubernamentales en la región mediante una labor de formación, supervisión, defensa y concienciación en materia de derechos humanos;

- en el contexto de la Carta de la ONU y de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, instará a la adhesión a los instrumentos internacionales sobre derechos humanos y a la completa aplicación de los derechos civiles, culturales, económicos, políticos y sociales sin discriminación por motivos de raza, sexo, lengua o religión;

- adoptará medidas para convencer a todos los socios mediterráneos de la abolición de la pena de muerte, de acuerdo con las directrices acordadas por la Unión Europea.

Paz en Oriente Próximo

15. Teniendo en cuenta el apartado 6 de la presente Estrategia común, la Unión Europea:

- facilitará asesoramiento, presentará ideas y pondrá a disposición de las principales partes en el proceso de paz sus buenos oficios y su asistencia para contribuir a la celebración de los acuerdos de paz y ayudar a preparar la "era post-pacificación" en Oriente Próximo;

- trabajará por que se siga la vía multilateral en el proceso de paz, apoyándose asimismo en el proceso de Barcelona. En cuanto a puntos clave como el agua y los refugiados, la Unión Europea facilitará sus conocimientos en la materia siempre que sea necesario;

- en el contexto de un acuerdo global y previa petición de las principales partes, considerará la participación de Estados miembros en la aplicación in situ de los acuerdos en materia de seguridad;

- contribuirá al compromiso internacional necesario para aplicar y consolidar la paz en Oriente Próximo, especialmente respaldando la cooperación y la integración económica regional y la expansión de las relaciones comerciales;

- trabajará por el fortalecimiento de la estabilidad en Oriente Próximo mediante la cooperación en materia de seguridad a través de sus contribuciones para la aplicación de la Carta euromediterránea para la paz y la estabilidad, una vez que ésta haya sido adoptada y haya entrado en vigor.

Economía y finanzas

16. La Unión Europea:

- trabajará activamente por la aplicación de los Acuerdos de asociación euromediterránea, en especial, fomentando en mayor grado la liberalización progresiva del comercio en todos los sectores que interesen a las Partes, según la Declaración de Barcelona;

- hará todo lo posible por agilizar la celebración y aplicación de los Acuerdos de asociación pendientes;

- respaldará las medidas para atraer más inversiones a la región, particularmente mediante la creación de un mercado más amplio, alentando la uniformidad de las políticas relativas al mercado único de la Unión Europea, mejorando el marco normativo, garantizando un trato justo y equitativo de los inversores y concienciando a la Unión Europea, de las oportunidades de inversión en la región;

- animará y apoyará la cooperación subregional, como en la Unión del Magreb Árabe, en un marco orientado a una cooperación regional más amplia;

- animará y apoyará los esfuerzos de los socios mediterráneos por incrementar el comercio sur-sur, en especial mediante acuerdos comerciales sur-sur y la armonización progresiva de las normas de origen;

- ayudará a los socios mediterráneos a fortalecer su capacidad para formular políticas comerciales adecuadas y para participar activamente en negociaciones comerciales, en particular con vistas al desarrollo de la zona euromediterránea de libre comercio y a futuras negociaciones en la OMC;

- apoyará la liberalización de los pagos por cuenta corriente con vistas a la completa liberalización de la circulación de capitales lo antes posible. Fomentará asimismo el euro como moneda contractual y liquidativa para el comercio mediterráneo;

- favorecerá la interrelación de infraestructuras entre los socios mediterráneos y entre ellos y la Unión Europea, a partir de la experiencia de las redes transeuropeas (RTE) en el transporte, la energía y las telecomunicaciones;

- alentará las políticas que acrecienten en los países mediterráneos asociados el papel del sector privado y la promoción de las pequeñas y medianas empresas, sobre todo de las PYME en el sector de la exportación, como uno de los medios más eficaces para crear más trabajo;

- garantizará que se otorgue la consideración adecuada al objetivo de crear una economía de mercado con una dimensión social, incluidas las normas laborales fundamentales y el fomento de la igualdad entre los sexos.

17. La Unión Europea fomentará en los términos adecuados la pertenencia a la OMC de todos los socios.

18. La Unión Europea ampliará al máximo la repercusión de la cooperación financiera a través del presupuesto de la Unión Europea, en especial MEDA, y del BEI, con las siguientes medidas:

- la Comunidad Europea y los Estados miembros coordinarán sus respectivas estrategias financieras y de cooperación al desarrollo, así como sus programas y acciones en favor de los socios mediterráneos, y trabajará asimismo con otros donantes para garantizar la coherencia, la complementariedad y, en su caso, la cofinanciación;

- la Unión Europea promoverá el diálogo económico con los socios mediterráneos, sobre todo, en la programación de la asistencia financiera, a fin de agilizar la transición económica, una política monetaria y fiscal correcta y la reforma estructural;

- la Comisión garantizará que se utilicen de manera coherente otros recursos del presupuesto comunitario disponibles para beneficiar a los socios mediterráneos. Se intentará mejorar la coordinación con otros programas pertinentes de la Unión Europea (quinto programa marco de I+D, confirmando el papel internacional de la investigación comunitaria con socios, Synergy, LIVE, Interreg III).

19. La Unión Europea fomentará en la región mediterránea estrategias hidrológicas y políticas de gestión de los recursos hídricos mejor integradas.

Medio ambiente

20. La Unión Europea garantizará que se tenga en cuenta la necesidad de fomentar una mejor integración de los asuntos medioambientales con vistas a obtener un desarrollo económico de tipo sostenible.

Ámbito social y cultural

21. Además de la cooperación dentro de la Asociación euromediterránea, la Unión Europea:

- adoptará todas las medidas necesarias para facilitar y fomentar la participación de la sociedad civil, así como un mayor impulso al intercambio de personal entre la Unión Europea y los socios mediterráneos. Se animará a las ONG a que participen en la cooperación a nivel bilateral y regional. Se prestará especial atención a los medios de comunicación y a las universidades;

- respaldará los esfuerzos por promover la cooperación en materia de asuntos sociales, incluida la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, y por reforzar el diálogo social;

- alentará los esfuerzos por mejorar la educación y la formación profesional, en especial la de jóvenes y mujeres, con objeto de mejorar su integración en los mercados laborales. En este contexto, se favorecerá la cooperación regional mediante el intercambio de las mejores prácticas, la transferencia de experiencia y el aumento de la capacidad.

Justicia y asuntos de interior

22. Partiendo del acervo del proceso de Barcelona y de las Conclusiones del Consejo Europeo de Tampere, la Unión Europea:

- actuará de conformidad con la Convención de Ginebra sobre los Refugiados y otros instrumentos pertinentes y fomentará su completa aplicación por parte de los socios mediterráneos;

- estudiará la simplificación y aceleración de los procedimientos de expedición de visados;

- fomentará que se establezcan correspondencias entre los sistemas jurídicos de distinta inspiración para resolver problemas jurídicos en materia civil que afectan a los ciudadanos: derecho de sucesiones y ley sobre la familia, incluido el divorcio;

- fomentará la transparencia y una mayor previsibilidad de los sistemas jurídicos en los países asociados con vistas a favorecer la inversión extranjera y para animar a los emigrantes legales a llevar a cabo actividades en favor del desarrollo conjunto con sus países de origen;

- garantizará que se liberalicen las normas sobre la transferencia de ganancias y hallará soluciones que eviten la doble imposición, particularmente para los emigrantes legales y los de doble nacionalidad;

- creará mecanismos eficaces de cooperación para luchar contra las redes de inmigración ilegal, incluido el tráfico de seres humanos, mediante el establecimiento de acuerdos de readmisión relativos a los nacionales propios y de terceros países, así como a los apátridas, entre otras medidas;

- entablará diálogos con vistas a establecer sistemas de control fronterizo modernos y eficaces, ofreciendo acceso a programas de formación y a intercambios de agentes, entre otras medidas;

- trabajará con los socios mediterráneos para abordar la cuestión de la inmigración, teniendo plenamente en cuenta la realidad económica, social y cultural a la que se enfrentan los países asociados. Este planteamiento implicará la lucha contra la pobreza, mejorando las condiciones de vida y las posibilidades de trabajo, previniendo conflictos, consolidando los Estados democráticos y garantizando el respeto de los derechos humanos;

- establecerá un planteamiento común para garantizar la integración social de los nacionales de los socios mediterráneos que hayan residido legalmente en uno de los Estados miembros durante un determinado período y sean titulares de un permiso de residencia de larga duración, con el objetivo de aproximar su situación legal en el Estado en cuestión a la de los ciudadanos de la Unión Europea;

- intercambiará información y estadísticas con los socios mediterráneos sobre las corrientes migratorias.

23. La Unión Europea seguirá impulsando su cooperación con los socios mediterráneos para luchar contra la delincuencia organizada, incluido el narcotráfico y el blanqueo de dinero, especialmente a través de las medidas siguientes:

- asistencia para la formación de los miembros de las autoridades judiciales y policiales, haciendo especial hincapié en la información sobre el acervo de la Unión en materia de delincuencia organizada;

- oferta de colaboración con los socios mediterráneos para establecer el marco jurídico, institucional y judicial necesario para el enjuiciamiento efectivo de esos delitos y para desarrollar mecanismos de cooperación con el objeto de combatir la delincuencia transfronteriza.

La Unión Europea continuará alentando a los socios mediterráneos a que se adhieran a las convenciones internacionales de la ONU relativas al terrorismo y a que se atengan a la tesis de que la lucha contra el terrorismo debe estar firmemente basada en los principios del Derecho internacional y el respeto de los derechos humanos.

PARTE IV

INSTRUMENTOS Y MEDIOS

Disposiciones generales

24. La presente Estrategia común será aplicada por las instituciones y órganos de la Unión Europea, actuando cada uno de ellos dentro de las competencias que les atribuyan los Tratados y de conformidad con los procedimientos aplicables en virtud de dichos Tratados.

25. Por lo que respecta a aquellos aspectos de la presente Estrategia común que correspondan a la PESC de la Unión, el Secretario General del Consejo/Alto Representante para la PESC, apoyado por el enviado especial para el proceso de paz de Oriente Próximo, asistirá al Consejo y a la Presidencia en la aplicación de los mismos y en la aplicación de los actos adoptados sobre esta base. Sin perjuicio de sus competencias en virtud del Tratado CE, la Comisión participará de pleno derecho con arreglo a los artículos 18 y 27 del Tratado de la Unión Europea.

26. El Consejo y la Comisión, de acuerdo con el artículo 3 del Tratado de la Unión Europea, velarán por la coherencia, la unidad y la eficacia de la acción de la Unión. Se mejorará la eficacia de la presente Estrategia común garantizando la mayor coherencia posible entre los distintos instrumentos y ámbitos de actividades emprendidas por la Unión y entre las actividades de la Unión y las de los Estados miembros. La Unión garantizará la complementariedad entre su política relativa al Mediterráneo y otras políticas.

27. Los Estados miembros contribuirán a los objetivos de la presente Estrategia común haciendo un uso adecuado y coordinado de todos los instrumentos y medios pertinentes a su disposición. La presente Estrategia común no afectará a los acuerdos vigentes en virtud de los cuales los Estados miembros reconocen Estados, deciden la pertenencia de un Estado a organizaciones internacionales o deciden el mantenimiento y el rumbo de las relaciones diplomáticas bilaterales u otras (como las relaciones bilaterales políticas, en materia de deporte y cultura).

El Consejo, la Comisión y los Estados miembros

28. El Consejo, la Comisión y los Estados miembros:

- revisarán, de acuerdo con sus competencias y capacidades, las acciones, los programas, los instrumentos y las políticas existentes al margen de la Declaración de Barcelona y los actos para su aplicación, con vistas a garantizar su coherencia con la presente Estrategia común y, en caso de que se planteen incoherencias, para realizar las modificaciones necesarias en la fecha de revisión más temprana;

- utilizarán de manera completa y adecuada los instrumentos y medios existentes, así como todos los programas pertinentes de la y los Estados miembros, y elaborarán y mantendrán a tal fin un inventario indicativo de los recursos de la Unión, la Comunidad y los Estados miembros mediante los que se aplicará la presente Estrategia común.

Coordinación

29. Los Estados miembros realizarán esfuerzos adicionales para coordinar sus acciones en la región del Mediterráneo, incluido dentro de organizaciones regionales e internacionales como el Consejo de Europa, las ONU, la OSCE y las instituciones financieras internacionales (IFI); dicha coordinación tendrá debidamente en cuenta la competencia comunitaria.

30. Los Estados miembros que participen en otros foros dedicados -como objetivo principal o secundario- a actividades relacionadas con el Mediterráneo actuarán de manera coherente con los objetivos de la presente Estrategia común.

31. Los Representantes de los Estados miembros y de la Comisión en los países mediterráneos asociados tendrán absolutamente en cuenta la presente Estrategia común a la hora de coordinar sus actividades en el terreno.

32. El Consejo, la Comisión y los Estados miembros trabajarán en pro de una cooperación más eficaz con las organizaciones regionales e internacionales, e intentarán alcanzar los objetivos de la presente Estrategia común con otros países afines.

Aplicación y revisión

33. El Consejo Europeo solicita al Consejo:

- que garantice que cada Presidencia entrante presente al Consejo, en el marco de su programa general, prioridades para la aplicación de la presente Estrategia común basadas en los objetivos de la parte II y teniendo debidamente en cuenta los ámbitos de acción de la parte III;

- que revise y evalúe la acción de la Unión a tenor de la presente Estrategia común y que informe al Consejo Europeo al menos una vez al año de los avances logrados en relación con los objetivos de la misma;

- que revise la situación en la región del Mediterráneo y la cooperación de los socios mediterráneos en la aplicación de la presente Estrategia común, y que haga una evaluación en su informe al Consejo Europeo;

- en su caso, que presente al Consejo Europeo recomendaciones para modificar las partes II y III de la presente Estrategia común.

34. La Comisión contribuirá a todas estas medidas dentro de sus competencias.

Cooperación con los socios mediterráneos

35. La Unión Europea y sus Estados miembros trabajarán estrechamente con los socios mediterráneos en la aplicación de la presente Estrategia común, en especial mediante los Acuerdos de asociación y el Comité euromediterráneo del proceso de Barcelona, y considerando las recomendaciones y las preocupaciones expresadas por los socios mediterráneos.

PARTE V

Duración

36. La presente Estrategia común se aplicará a partir de la fecha de su publicación durante un período inicial de cuatro años. El Consejo Europeo, por recomendación del Consejo, podrá prorrogarla, revisarla y, en su caso, adaptarla.

Publicación

37. La presente Estrategia común se publicará en el Diario Oficial.

Hecho en Santa Maria da Feira, el 19 de junio de 2000.

Por el Consejo Europeo

El Presidente

A. Guterres

Declaración del Consejo Europeo sobre la Estrategia común relativa a la región del mediterráneo

El Consejo se pronunciará por mayoría cualificada al adoptar acciones comunes, posiciones comunes o cualesquiera otras decisiones incluidas en el título V del Tratado de la Unión Europea (Política exterior y de seguridad común) sobre la base de la Estrategia común.

Los actos adoptados no incluidos en el título V del Tratado de la Unión Europea continuarán adoptándose con arreglo a los correspondientes procedimientos de toma de decisiones que establezcan las disposiciones aplicables de los Tratados, incluido el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea y el título VI del Tratado de la Unión Europea.

Con motivo de la adopción de la Estrategia común de la Unión Europea sobre la región mediterránea, el Consejo Europeo confirma que la Unión Europea continuará apoyando los esfuerzos de las partes con vistas a la conclusión y posterior aplicación de los acuerdos de paz. Para ello, la Unión Europea se basará en los principios establecidos en la Declaración efectuada por el Consejo Europeo de Berlín en marzo de 1999.

El Consejo Europeo invita al Consejo, asistido por el Secretario General/Alto Representante para la PESC, con la ayuda del enviado especial de la Unión Europea para el proceso de paz, y a la Comisión a que reflexionen sobre el respaldo que el proceso de Barcelona puede aportar a la estabilidad en Oriente Medio, a que trabajen para reforzar la perceptibilidad de la Unión y a que propongan iniciativas concretas para favorecer el desarrollo de la región en el marco de la "post-pacificación". Se transmitirá al Consejo Europeo un informe sobre estas cuestiones.

Top