Help Print this page 

Document 31998D0685

Title and reference
98/685/CE: Decisión del Consejo de 23 de marzo de 1998 relativa a la celebración del Convenio sobre los Efectos Transfronterizos de los Accidentes Industriales

OJ L 326, 3.12.1998, p. 1–4 (ES, DA, DE, EL, EN, FR, IT, NL, PT, FI, SV)
Special edition in Czech: Chapter 11 Volume 030 P. 64 - 67
Special edition in Estonian: Chapter 11 Volume 030 P. 64 - 67
Special edition in Latvian: Chapter 11 Volume 030 P. 64 - 67
Special edition in Lithuanian: Chapter 11 Volume 030 P. 64 - 67
Special edition in Hungarian Chapter 11 Volume 030 P. 64 - 67
Special edition in Maltese: Chapter 11 Volume 030 P. 64 - 67
Special edition in Polish: Chapter 11 Volume 030 P. 64 - 67
Special edition in Slovak: Chapter 11 Volume 030 P. 64 - 67
Special edition in Slovene: Chapter 11 Volume 030 P. 64 - 67
Special edition in Bulgarian: Chapter 11 Volume 018 P. 92 - 95
Special edition in Romanian: Chapter 11 Volume 018 P. 92 - 95
Special edition in Croatian: Chapter 11 Volume 016 P. 152 - 155

ELI: http://data.europa.eu/eli/dec/1998/685/oj
Multilingual display
Text

31998D0685

98/685/CE: Decisión del Consejo de 23 de marzo de 1998 relativa a la celebración del Convenio sobre los Efectos Transfronterizos de los Accidentes Industriales

Diario Oficial n° L 326 de 03/12/1998 p. 0001 - 0004


DECISIÓN DEL CONSEJO de 23 de marzo de 1998 relativa a la celebración del Convenio sobre los Efectos Transfronterizos de los Accidentes Industriales (98/685/CE)

EL CONSEJO DE LA UNIÓN EUROPEA,

Visto el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea y, en particular, el apartado 1 de su artículo 130 S, en relación con la primera frase del apartado 2 y el párrafo primero del apartado 3 de su artículo 228,

Vista la propuesta de la Comisión (1),

Visto el dictamen del Parlamento Europeo (2),

Considerando que la Comisión participó, en nombre de la Comunidad, en las negociaciones relativas a la celebración del Convenio sobre los Efectos Transfronterizos de los Accidentes Industriales; que dicho Convenio se firmó en Helsinki, el 18 de marzo de 1992, en nombre de la Comunidad;

Considerando que el objetivo del Convenio es la protección de la salud humana y el medio ambiente contra los accidentes industriales capaces de tener efectos transfronterizos, así como promover una cooperación internacional activa entre las Partes contratantes antes, durante y después de este tipo de accidentes;

Considerando que la celebración del Convenio se inscribe en el marco de la participación de la Comunidad en las acciones internacionales para la protección del medio ambiente preconizada por el Consejo y por los representantes de los gobiernos de los Estados miembros, reunidos en el seno del Consejo, en su Resolución de 1 de febrero de 1993 (3);

Considerando que, en virtud de los principios enunciados en el artículo 130 R del Tratado, el control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervengan sustancias peligrosas es un objetivo primordial para todos los Estados miembros, dado el carácter transfronterizo de los efectos sobre el medio ambiente y la salud humana de los accidentes industriales en los que intervengan dichas sustancias;

Considerando que la Directiva 82/501/CEE del Consejo, de 24 de junio de 1982, relativa a los riesgos de accidentes graves en determinadas actividades industriales (4), y la Directiva 96/82/CE del Consejo, de 9 de diciembre de 1996, relativa al control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervengan sustancias peligrosas (5), tienen por objetivo la prevención de los peligros relacionados con los accidentes graves y la limitación de sus consecuencias para las personas y para el medio ambiente, y que dichas Directivas contienen disposiciones en materia de cooperación transfronteriza;

Considerando que es preciso, por tanto, que la Comunidad apruebe el Convenio;

Considerando que, por ejemplo, en lo que se refiere a determinadas sustancias, en particular el bromo, el metanol, el oxígeno y sustancias peligrosas para el medio ambiente, las cantidades límite establecidas en la Directiva 96/82/CE del Consejo difieren de las mencionadas en la parte I del anexo I del Convenio;

Considerando que no será posible aplicar a las sustancias anteriormente indicadas las cantidades límite mencionadas en la parte I del anexo I del Convenio, y considerando que, por esta razón, deberán formularse reservas en el momento de la aprobación del Convenio;

Considerando que, para permitir la pronta entrada en vigor del Convenio, es necesario que los Estados miembros firmantes cumplan, a la mayor brevedad, sus procedimientos de ratificación, aceptación o aprobación del Convenio, para que la Comunidad y los Estados miembros puedan depositar sus instrumentos de ratificación, aceptación o aprobación,

DECIDE:

Artículo 1

Se aprueba, en nombre de la Comunidad Europea, el Convenio sobre los Efectos Transfronterizos de los Accidentes Industriales, con las reservas que se indican en el anexo I de la presente Decisión.

El texto del Convenio se adjunta a la presente Decisión.

Artículo 2

Se autoriza al Presidente del Consejo para que designe a la persona o las personas facultadas para depositar, en poder del Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, el instrumento de aprobación, en nombre de la Comunidad de conformidad con lo dispuesto en el artículo 28 del Convenio. En el momento de depositar el instrumento de aprobación y las reservas que figuran en el anexo I, la persona o las personas depositarán la declaración de competencia que figura en el anexo II de la presente Decisión.

Artículo 3

La presente Decisión se publicará en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas.

Hecho en Bruselas, el 23 de marzo de 1998.

Por el Consejo

El Presidente

M. MEACHER

(1) DO C 267 de 3.9.1997, p. 60.

(2) DO C 339 de 10.11.1997, p. 26.

(3) DO C 138 de 17.5.1993, p. 1.

(4) DO L 230 de 5.8.1992, p. 1; Directiva cuya última modificación la constituye el Acta de adhesión de 1994.

(5) DO L 10 de 14.1.1997, p. 13.

ANEXO I

RESERVAS

Los Estados miembros de la Comunidad Europea, en sus relaciones recíprocas, aplicarán el Convenio con arreglo a las normas internas de la Comunidad.

En consecuencia, la Comunidad se reserva el derecho de:

i) por lo que se refiere a las cantidades límite mencionadas en la parte 1 del anexo I, números 3, 4 y 5, del Convenio, aplicar al bromo (sustancia muy tóxica) una cantidad límite de 100 toneladas, al metanol (sustancia tóxica), una cantidad límite de 5 000 toneladas, y al oxígeno (sustancia comburente), una cantidad límite de 2 000 toneladas;

ii) por lo que se refiere a la cantidad límite mencionada en la parte 1 del anexo I (número 8), del Convenio, aplicar a las sustancias peligrosas para el medio ambiente cantidades límite de 500 toneladas [frase de riesgo R50 53 (1*): sustancias muy tóxicas para los organismos acuáticos y que pueden tener efectos nefastos a largo plazo para el medio acuático] y de 2 000 toneladas [frase de riesgo R51 53 (2*): sustancias tóxicas para los organismos acuáticos y que pueden tener efectos nefastos a largo plazo para el medio acuático].

(1*) Sustancias clasificadas conforme a la Directiva 67/548/CEE del Consejo, de 27 de junio de 1967, relativa a la aproximación de las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas en materia de clasificación, embalaje y etiquetado de las sustancias peligrosas (DO 196 de 16.8.1967, p. 1), cuya última modificación la constituye la Directiva 96/56/CE (DO L 236 de 18.9.1996, p. 35).

ANEXO II

DECLARACIÓN DE LA COMUNIDAD EUROPEA, DE CONFORMIDAD CON EL APARTADO 4 DEL ARTÍCULO 29 DEL CONVENIO SOBRE LOS EFECTOS TRANSFRONTERIZOS DE LOS ACCIDENTES INDUSTRIALES, RELATIVA A LA AMPLITUD DE SUS COMPETENCIAS

En virtud de lo dispuesto en el Tratado CE, y en particular en los apartados 1 y 2 de su artículo 130 R, los objetivos y los principios de la política medioambiental de la Comunidad son principalmente la preservación y la protección de la calidad del medio ambiente y la salud de las personas mediante medidas preventivas. Para ello, el Consejo adoptó la Directiva 82/501/CEE del Consejo, de 24 de junio de 1982, relativa a los riesgos de accidentes graves en determinadas actividades industriales, sustituida por la Directiva 96/82/CE del Consejo, de 9 de diciembre de 1996, relativa al control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervengan sustancias peligrosas. El objetivo de dichas medidas es la prevención de los accidentes graves en los que intervengan sustancias peligrosas y la limitación de sus consecuencias para las personas y para el medio ambiente, y abarcan los ámbitos que son objeto del Convenio sobre los efectos transfronterizos de los accidentes industriales. La Comunidad informará al depositario sobre cualquier modificación de dicha Directiva y sobre cualquier cambio significativo que tenga lugar en el futuro en el ámbito cubierto por el Convenio.

Por lo que a la aplicación del Convenio se refiere, la Comunidad y los Estados miembros serán responsables, dentro de sus competencias respectivas.

Top